BOSCH

La con­duc­ción en mo­to­ci­cle­ta re­quie­re aten­ción a di­ver­sas con­di­cio­nes que gi­ran a su al­re­de­dor. Pa­ra me­jo­rar el ni­vel de se­gu­ri­dad de los mo­to­ci­clis­tas, Bosch desa­rro­lló va­rios sis­te­mas

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Redacción au­tos@eleconomista.mx

El ob­je­ti­vo del desa­rro­llo de es­tos sis­te­mas es dis­mi­nuir los pe­li­gros que ro­dean a los con­duc­to­res de mo­to­ci­cle­ta. Hay des­de fre­nos has­ta asis­ten­cias vía sa­té­li­te.

Una de las si­tua­cio­nes más pe­li­gro­sas tie­ne que ver con la pér­di­da de aga­rre que se pue­de pre­sen­tar por las ma­las con­di­cio­nes del ca­mino

Ya en otras edi­cio­nes he­mos to­ca­do el te­ma se­gu­ri­dad pa­ra las mo­to­ci­cle­tas. Es­te vier­nes ha­re­mos lo mis­mo gra­cias a los ade­lan­tos pre­sen­ta­dos por Bosch. Es­ta or­ga­ni­za­ción ale­ma­na desa­rro­lla so­lu­cio­nes en­ca­mi­na­das a di­fe­ren­tes campos, des­de el au­to­mo­triz has­ta el ca­se­ro, pa­san­do por di­fe­ren­tes ti­pos de he­rra­mien­tas.

NO MÁS CAÍ­DAS

En el cam­po del mo­to­ci­clis­mo, la in­ves­ti­ga­ción es­tá cen­tra­da en ha­cer más se­gu­ra la con­duc­ción en un vehícu­lo de dos rue­das. Una de las si­tua­cio­nes más pe­li­gro­sas tie­ne que ver con la pér­di­da de aga­rre que se pue­de pre­sen­tar por las ma­las con­di­cio­nes del ca­mino. Re­cor­de­mos que, a di­fe­ren­cia de un au­to­mó­vil, el mo­to­ci­clis­ta es­tá ex­pues­to a ma­yo­res da­ños, por lo que una caí­da pue­de re­sul­tar mor­tal. Uno de los ries­gos más co­mu­nes es el des­li­za­mien­to por pér­di­da de la ad­he­ren­cia de los neu­má­ti­cos. Ya sean ho­jas mo­ja­das, una man­cha de acei­te o gra­va so­bre el pa­vi­men­to, las rue­das co­men­za­rán a des­li­zar­se ha­cia los la­dos cuan­do sean in­ca­pa­ces de apli­car la su­fi­cien­te fuer­za la­te­ral en una cur­va. En si­tua­cio­nes co­mo és­tas, los mo­to­ci­clis­tas no tie­nen prác­ti­ca­men­te nin­gu­na po­si­bi­li­dad de re­cu­pe­rar el con­trol de sus vehícu­los. Pa­ra man­te­ner­se en la tra­yec­to­ria ideal, es ne­ce­sa­rio apli­car una fuer­za la­te­ral ex­ter­na adi­cio­nal. Es­ta es la idea de­trás del Sis­te­ma de mi­ti­ga­ción des­li­zan­te que Bosch es­tá desa­rro­llan­do la cual, al igual que una mano má­gi­ca, man­tie­ne la mo­to­ci­cle­ta en la pis­ta y re­du­ce con­si­de­ra­ble­men­te el ries­go de una caí­da. El prin­ci­pio de es­ta he­rra­mien­ta es un sen­sor que de­tec­ta el des­li­za­mien­to la­te­ral de la rue­da. Si se ex­ce­de un de­ter­mi­na­do va­lor, se li­be­ra un gas de un acu­mu­la­dor del ti­po uti­li­za­do en los air­bags de los au­to­mó­vi­les, el cual flu­ye en de­ter­mi­na­da di­rec­ción a tra­vés de una bo­qui­lla. Es­te em­pu­je in­ver­so man­tie­ne la mo­to­ci­cle­ta en la pis­ta.

ASIS­TEN­CIAS VÍA RA­DAR

Gran par­te de es­tas he­rra­mien­tas ya se apli­can al mun­do de los au­to­mó­vi­les y re­sul­tan muy efi­ca­ces por­que, me­dian­te la te­le­má­ti­ca, es po­si­ble an­ti­ci­par­se a las con­di­cio­nes del ca­mino, cli­ma o del trán­si­to. Las tres prin­ci­pa­les son: Con­trol crucero adap­ta­ti­vo, Sis­te­ma ad­ver­ten­cia de co­li­sión y Re­co­no­ci­mien­to de pun­to cie­go.

CON­TROL CRUCERO ADAP­TA­TI­VO

Con­du­cir con mu­cho trá­fi­co y man­te­ner la dis­tan­cia co­rrec­ta con el vehícu­lo que es­tá de­lan­te re­quie­re una gran con­cen­tra­ción y es ex­te­nuan­te du­ran­te lar­gos pe­rio­dos. Es­te sis­te­ma ajus­ta la ve­lo­ci­dad del vehícu­lo al flu­jo de trá­fi­co y man­tie­ne la dis­tan­cia de se­gui­mien­to ne­ce­sa­ria. De es­ta for­ma se pue­den evi­tar co­li­sio­nes tra­se­ras cau­sa­das por la po­ca dis­tan­cia ha­cia el vehícu­lo que es­tá de­lan­te.

RE­CO­NO­CI­MIEN­TO DE PUN­TO CIE­GO

Co­mo sa­bes, es­te ade­lan­to mo­ni­to­rea la si­tua­ción del trán­si­to a nues­tros la­dos. En el ca­so del ma­ne­jo en mo­to, es un asis­ten­te pa­ra cam­biar de ca­rril de for­ma se­gu­ra. Un sen­sor de ra­dar es el en­car­ga­do de re­gis­trar a los ob­je­tos que es­tán a los cos­ta­dos pa­ra lan­zar una ad­ver­ten­cia y evi­tar una po­si­ble co­li­sión.

CON­TROL DE ES­TA­BI­LI­DAD PA­RA MO­TO­CI­CLE­TA

El MSC (Mo­torcy­cle Sta­bi­lity Con­trol) es el pri­me­ro de su ti­po en el mun­do. Si­guien­do el prin­ci­pio que apli­ca en los au­to­mó­vi­les, una cen­tral mo­ni­to­rea en mi­li­se­gun­dos los pa­rá­me­tros en­via­dos por los sen­so­res de las rue­das, el án­gu­lo de in­cli­na­ción y la ve­lo­ci­dad. Cuan­do los pa­rá­me­tros sa­len del ran­go pres­ta­ble­ci­do de ope­ra­ción, en­ton­ces es­te sis­te­ma in­ter­vie­ne me­dian­te el fre­na­do electrónico pa­ra re­cu­pe­rar el con­trol y man­te­ner a la mo­to­ci­cle­ta den­tro de una si­tua­ción de no pe­li­gro. El sis­te­ma Bosch pue­de evi­tar que la mo­to­ci­cle­ta des­cien­da o se ele­ve re­pen­ti­na e in­con­tro­la­ble­men­te al fre­nar en cur­vas, que es don­de ocu­rre la ma­yo­ría de los ac­ci­den­tes de mo­to­ci­cle­tas. El nue­vo sen- sor 6D del Con­trol de es­ta­bi­li­dad pa­ra mo­to­ci­cle­ta es el más pe­que­ño y li­viano del mer­ca­do.

En la si­guien­te edi­ción com­ple­ta­re­mos el re­pa­so por los sis­te­mas di­se­ña­dos y per­fec­cio­na­dos por Bosch pa­ra ser apli­ca­dos en las mo­to­ci­cle­tas.

LOS MÚL­TI­PLES SEN­SO­RES analizan los águ­los de in­cli­na­ción y ac­ti­van las asis­ten­cias cuan­do su­pe­ran los va­lo­res nor­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.