RU­TA TRES CA­ÑO­NES

Una du­ra tra­ve­sía en la que apren­di­mos co­mo ven­cer un en­torno lleno de pie­dras

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Re­dac­ción au­tos@ele­co­no­mis­ta.mx

Ro­cas de to­dos los ta­ma­ños fue­ron el re­to en es­ta tra­ve­sía. Ade­más co­no­ce­re­mos la téc­ni­ca ade­cua­da en es­te te­rreno

Uno de los lu­ga­res más re­cón­di­tos de la Sie­rra Gor­da, en don­de con­ver­gen los es­ta­dos de Que­ré­ta­ro e Hi­dal­go, es el po­bla­do mi­ne­ro de Zi­ma­pán. En es­te lu­gar reuni­mos 15 vehícu­los 4x4 pa­ra tran­si­tar por los es­car­pa­dos ca­mi­nos de los al­re­de­do­res, mu­chos de los cua­les ha­bían des­apa­re­ci­do por el avan­ce de la flo­ra so­bre el te­rreno. To­dos los par­ti­ci­pan­tes sa­bía­mos que se­ría una lar­ga jor­na­da en la que se pre­sen­ta­rían fallas, re­tra­sos y mo­men­tos de ten­sión; sin em­bar­go, el ob­je­ti­vo era cla­ro y sa­bía­mos del pun­to exac­to al que de­be­ría­mos lle­gar no sin an­tes atra­ve­sar un te­rreno agres­te ac­ci­den­ta­do por las fallas geo­ló­gi­cas del lu­gar y que le con­fie­ren a es­ta zo­na es­ce­na­rios na­tu­ra­les que me­re­cen ser vi­si­ta­dos.

Uno de los tra­mos más de­man­dan­tes fue el que nos lle­vó has­ta el ca­ñón del río Moc­te­zu­ma, pues tu­vi­mos que pres­tar aten­ción a di­fe­ren­tes fac­to­res co­mo su con­fi­gu­ra­ción de un so­lo sen­ti­do —que pu­so a con­duc­to­res al lí­mi­te del con­trol de sus ner­vios— por­que ha­bía que com­par­tir­lo con ca­mio­nes de car­ga que trans­por­tan ma­te­rial ex­traí­do de las mi­nas del lu­gar. Ol­vi­dé men­cio­nar que, ade­más del trán­si­to del lu­gar, es­tán un sin­nú­me­ro de cur­vas que es­con­den pe­li­gro­sos vo­la­de­ros.

CON­DUC­CIÓN EN RO­CAS:

An­tes de co­men­zar a tran­si­tar, es re­co­men­da­ble mi­rar la zo­na pa­ra de­ter­mi­nar los me­jo­res lu­ga­res pa­ra pa­sar y co­no­cer los más pe­li­gro­sos. De esa for­ma, for­ma­re­mos una es­tra­te­gia en la que siem­pre to­ma­re­mos en cuen­ta que don­de pi­sa­rá ca­da llan­ta de­lan­te­ra no se­rá el mis­mo pun­to don­de lo ha­gan las tra­se­ras, por­que co­rre­mos el riesgo de pa­sar por un lu­gar en don­de no ha­ya po­si­bi­li­dad de ejer­cer trac­ción. Es ne­ce­sa­rio man­te­ner el ritmo de con­duc­ción y pa­ra ello lo me­jor es co­lo­car un pie en el ace­le­ra­dor y el otro en del freno. El ob­je­ti­vo es man­te­ner la iner­cia (cru­cial pa­ra no que­dar atas­ca­dos) y fre­nar de for­ma in­me­dia­ta cuan­do sea su­ma­men­te ne­ce­sa­rio. El mo­do de trac­ción que ele­gi­re­mos en la ca­ja de trans­fe­ren­cia se­rá 4Low pues así ten­dre­mos el má­xi­mo tor­que. Siem­pre in­ten­ta­re­mos pa­sar so­bre las pie­dras gran­des, la par­te me­dia del au­to de­be que­dar li­bre, o bien, con ro­cas más pe­que­ñas. La ra­zón por la que es me­jor pa­sar por en­ci­ma de las rue­das más gran­des es que, de no ha­cer­lo, es muy pro- ba­ble que que­den en la par­te de aba­jo del vehícu­lo y pue­dan oca­sio­nar un da­ño se­rio al cha­sis o a ele­men­tos co­mo el tu­bo de es­ca­pe, una lí­nea de freno, el cár­ter de acei­te, el tren de ro­da­je o el ár­bol de car­dan.

PRE­PA­RA­CIÓN DEL VEHÍCU­LO:

Rea­li­zar una ru­ta so­bre ro­cas exi­ge una sus­pen­sión ca­paz de ab­sor­ber los mo­vi­mien­tos y vi­bra­cio­nes que pro­vo­can las irre­gu­la­ri­da­des del ca­mino. Los amor­ti­gua­do­res de­ben te­ner gran ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción a ba­ja ve­lo­ci­dad y mos­trar­se fir­mes en te­rra­ce­rías de al­ta ve­lo­ci­dad, pa­ra que sean efi­ca­ces. El ob­je­ti­vo es que im­pi­dan que las vi­bra­cio­nes se trans­mi­tan al cha­sis.

EL NEU­MÁ­TI­CO

De­bi­do a las con­di­cio­nes del te­rreno y al des­li­za­mien­to cons­tan­te oca­sio­na­do por las pie­dras suel­tas, la llan­ta Mud-Te­rrain T/A KM2 es la más re­co­men­da­da, por­que trans­mi­te de me­jor for­ma la fuer­za de trac­ción al pi­so. Así es po­si­ble pa­sar por pie­dras gran­des, me­dia­nas y gra­va sin co­rrer el riesgo de per­fo­rar­se o ras­gar­se fá­cil­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.