EVO­LU­CIÓN OBLI­GA­DA

La nue­va plataforma mo­du­lar hi­zo ma­du­rar al SUV com­pac­to de In­gols­tadt. El au­men­to en to­das sus me­di­das be­ne­fi­ció al in­te­rior.

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Mar­cos Mar­tí­nez mar­cos.mar­ti­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Fue en el 2011 cuan­do Au­di co­men­zó a ven­der en Eu­ro­pa el pe­que­ño Q3, un SUV com­pac­to que se su­mó a Q7 y Q5. Su ob­je­ti­vo fue acer­car­se a más clien­tes y con­ven­cer­los de de­jar a un la­do la idea de ad­qui­rir un hatch­back o un se­dán mediano pa­ra

“su­bir” a es­te seg­men­to. En­tre sus ven­ta­jas es­ta­ba en pri­mer lu­gar su ta­ma­ño re­du­ci­do, que lo ha­cía ami­ga­ble pa­ra cual­quier con­duc­tor gra­cias a su ma­nio­bra­bi­li­dad. Le se­guía la tec­no­lo­gía del Grupo VW al em­plear una plataforma li­ge­ra de­bi­do a la uti­li­za­ción de alu­mi­nio y ma­te­ria­les de al­ta re­sis­ten­cia pe­ro de bajo pe­so y, por úl­ti­mo, al em­pleo de mo­to­res de ba­ja ci­lin-

De­pen­dien­do de la ver­sión, es­ta­rá dis­po­ni­ble la trac­ción to­tal quat­tro. Man­ten­drá su orien­ta­ción co­mo un vehícu­lo de re­creo pa­ra off road li­ge­ro.

dra­da tur­boa­li­men­ta­dos que com­bi­na­ron con­duc­ción en­tu­sias­ta y un con­su­mo con­te­ni­do cuan­do no se le exi­gía al pe­dal.

La se­gun­da ge­ne­ra­ción promete man­te­ner el idi­lio con sus ac­tua­les clien­tes y ten­tar a un ma­yor nú­me­ro de des­co­no­ci­dos no só­lo por sus ac­tua­li­za­cio­nes en tér­mi­nos me­cá­ni­cos y de desem­pe­ño, sino por una me­jo­ra en co­nec­ti­vi­dad y tec­no­lo­gía. Ade­más, el em­pleo de una plataforma de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción le lle­vó a cre­cer en di­men­sio­nes y, en con­se­cuen­cia, a te­ner me­jor ha­bi­ta­bi­li­dad pa­ra los ocu­pan­tes.

ES­PA­CIO, LO QUE FAL­TA­BA

En su desa­rro­llo fue inevi­ta­ble el au­men­to de di­men­sio­nes, pues ade­más em­plea la plataforma trans­ver­sal mo­du­lar del Grupo Volks­wa­gen que es más gran­de. El cre­ci­mien­to se re­fle­ja más allá del al­to, lar­go o an­cho al re­caer en cuo­tas sen­si­bles co­mo la dis­tan­cia en­tre ejes y la dis­tan­cia en­tre vías. El lar­go pa­só a 4,485 mi­lí­me­tros tras un cre­ci­mien­to de 97 com­pa­ra­do con la ge­ne­ra­ción pa­sa­da. Vis­to a lo an­cho, au­men­tó 18 mi­lí­me­tros pa­ra re­gis­trar 1,849 mientras que la al­tu­ra que­dó en 1,585 mi­lí­me­tros. Su dis­tan­cia en­tre ejes es ma­yor en 77 mi­lí­me­tros y de­ta­lla 2,680 mi­lí­me­tros. De es­ta for­ma el ha­bi­tácu­lo ga­na cen­tí­me­tros cú­bi­cos pa­ra aco­mo­dar a los pa­sa- je­ros a la vez de me­jo­rar la cuo­ta de vo­lu­men de car­ga. Au­di se­ña­la que uno de los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios de es­te cre­ci­mien­to se­rá el fá­cil ac­ce­so al in­te­rior, en par­ti­cu­lar en los pues­tos de­lan­te­ros. En la pri­me­ra ge­ne­ra­ción po­día ser un po­co di­fí­cil pa­ra per­so­nas que su­pe­raran los 1.80 me­tros

La nue­va era del di­se­ño Au­di se no­ta tam­bién en el in­te­rior. El ta­ble­ro es­tá di­vi­di­do en dos sec­cio­nes, un de­ta­lle a fa­vor del con­duc­tor y su aten­ción en el ca­mino

de es­ta­tu­ra pues era muy fá­cil chocar con el pos­te A o con el lar­gue­ro que se ex­ten­día so­bre las puer­tas. Le si­gue la ha­bi­ta­bi­li­dad y fun­cio­na­li­dad, ya que la se­gun­da fi­la tie­ne la ca­pa­ci­dad de des­li­zar­se lon­gi­tu­di­nal­men­te con una dis­tan­cia de 150 mi­lí­me­tros mientras que el res­pal­do es­tá di­vi­di­do en una pro­por­ción 40:20:40, con lo que pue­den re­cli­nar­se has­ta en sie­te mo­dos di­fe­ren­tes. Por úl­ti­mo es­tá el vo­lu­men de car­ga; con los asien­tos en su po­si­ción nor­mal es de 530 li­tros pe­ro si los res­pal­dos pos­te­rio­res se plie­gan en­ton­ces lle­ga a 1,525.

PA­RA EL CON­DUC­TOR

Tal y co­mo lo vimos en el re­cién lan­za­do Q8, las for­mas que adop­ta es­te com­pac­to SUV son una he­ren­cia del es­ti­lo tri­di­men­sio­nal que se ex­tien­de des­de el in­te­rior has­ta la ca­rro­ce­ría. Es­te di­se­ño no só­lo es im­pac­tan­te a la vis­ta sino que, tras un es­tu­dio de er­go­no­mía, fue adap­ta­do pa­ra un ha­bi­tácu­lo con menores di­men­sio­nes que el del SUV en el que se ins­pi­ra. El pri­mer fac­tor lla­ma­ti­vo es el ta­ble­ro di­vi­di­do en dos sec­cio­nes horizontales que crea un efec­to en el que se iden­ti­fi­can cla­ra­men­te los di­fe­ren­tes con­tro­les y las sa­li­das pa­ra el cli­ma­ti­za­dor. En­tre los ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos del Q3 es­tán el sis­te­ma MMI, acom­pa­ña­do de una pan­ta­lla de tác­til a calor. Otro gran acier­to en es­ta ge­ne­ra­ción es que no guar­da pa­re­ci­do con la an­te­rior; por ejem­plo, no exis­te más la pe­ri­lla que ac­ti­va las lu­ces crucero (que fue co­mún en to­do Au­di), o los bo­to­nes pa­ra el ai­re acon­di­cio­na­do.

Co­mo en cual­quier mo­de­lo ha­brá di­fe­ren­tes equi­pa­mien­tos. Pa­ra el Q3 es­tán: la ver­sión bá­si­ca, la se­lec­ción del di­se­ño de Au­di y el pa­que­te in­te­rior de la lí­nea S. De es­ta for­ma te en­con­tra­rás con asien­tos de­por­ti­vos, ta­pi­ce­ría en cue­ro ar­ti­fi­cial o al­cán­ta­ra, di­fe­ren­tes co­lo­res pa­ra el in­te­rior, vo­lan­te con ca­le­fac­ción o ilu­mi­na­ción am­bien­tal con­fi­gu­ra­ble a tu gus­to.

ADIÓS INOCEN­CIA

El Q3 toma un di­se­ño deportivo y fu­tu­ris­ta, al­go que só­lo se po­día ver en la pri­me­ra ge­ne­ra­ción en la lí­nea S. Se mantiene la parrilla Sin­gle­fra­me co­mo el cen­tro de aten­ción aun­que aho­ra pre­sen­ta un di­se­ño oc­ta­go­nal que se com­ple­men­ta con las en­tra­das de ai­re en la fas­cia. Los fa­ros aho­ra más del­ga­dos y en for­ma de L cuen­tan con led de se­rie y, pa­ra las ver­sio­nes más com­ple­tas, el sis­te­ma Ma­trix LED.

Por los cos­ta­dos es vi­sual­men­te atrac­ti­vo el acen­to que se le dio a las sal­pi­ca­de­ras, aho­ra más an­chas y que le dan una apa­rien­cia muscu­losa. Es­to es más no­to­rio en el eje tra­se­ro por­que ya des­de las puer­tas pos­te­rio­res co­mien­za a no­tar­se la cur­va que da vo­lu­men a los pa­sos de rue­da. En la trasera ga­nan to­da la aten­ción los enor­mes hue­cos dis­pues­tos en la fas­cia pa­ra al­ber­gar a las sa­li­das de es­ca­pe a las que les si­guen las ca­la­ve­ras con ilu­mi­na­ción led y to­ma­das del Q8.

CAM­BIOS ME­CÁ­NI­COS

La ga­ma de mo­to­res es­tá com­pues­ta por tres ga­so­li­na y un die­sel que pue­den aso­ciar­se a dos ti­pos de trac­ción: de­lan­te­ra o quat­tro, así co­mo a dos trans­mi­sio­nes: ma­nual de seis cam­bios o S tro­nic de sie­te. Da­tos pre­ci­sos so­bre el desem­pe­ño de ca­da uni­dad de po­der los da­rá a co­no­cer cuan­do se ha­ga el lan­za­mien­to a me­dios in­ter­na­cio­na­les. Por aho­ra só­lo de­jó sa­ber que van de 150 hp has­ta 230 hp y que to­dos cuen­tan con in­yec­ción di­rec­ta, cua­tro ci­lin­dros y tur­boa­li­men­ta­ción.

Por lo que se re­fie­re a la sus­pen­sión exis­ti­rá al­gu­na op­ción con sis­te­ma adap­ta­ti­vo. Así lo de­ja ver el fa­bri­can­te al de­cla­rar que el con­duc­tor po­drá va­riar el ma­ne­jo del Q3 de­pen­dien­do del ti­po de con­duc­ción, las con­di­cio­nes del ca­mino o las ne­ce­si­da­des per­so­na­les uti­li­zan­do el se­lec­tor de ma­ne­jo di­ná­mi­co que ofre­ce­rá seis per­fi­les. El sis­te­ma in­flu­ye en la res­pues­ta del ace­le­ra­dor, la di­rec­ción y el cam­bio S tro­nic, así co­mo la sus­pen­sión op­cio­nal con control de du­re­za en la que varios sen­so­res mi­den la os­ci­la­ción de la ca­rro­ce­ría. Los amor­ti­gua­do­res se ajus­tan de acuer­do con las con­di­cio­nes del ca­mino y la ve­lo­ci­dad. Se ofre­ce­rá una sus­pen­sión de­por­ti­va con ajus­te de ri­gi­dez y di­rec­ción pro­gre­si­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.