CON­TRA

EL DES­PIL­FA­RRO

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Mar­cos Mar­tí­nez mar­cos.mar­tí­nez@ele­co­no­mis­ta.mx

La pro­pues­ta de es­te se­dán apun­ta a via­jar con el ren­di­mien­to más con­ve­nien­te. Sus 3 ci­lin­dros aca­ri­cian un con­su­mo de 30 km/l.

Sin ha­cer tan­to rui­do es­te sub­com­pac­to de la mar­ca del carnero se ha he­cho un hue­co en­tre las op­cio­nes de mo­vi­li­dad con un ba­jo con­su­mo de com­bus­ti­ble. En una épo­ca en la que vi­vi­mos una al­ta vo­la­ti­li­dad en los pre­cios de la ga­so­li­na, nos vie­ne a la per­fec­ción un pe­que­ño fa­mi­liar con sus ca­rac­te­rís­ti­cas: cua­tro puer­tas, es­pa­cio pa­ra una fa­mi­lia jo­ven y los ele­men­tos de con­fort in­dis­pen­sa­bles.

Pa­ra la pre­sen­ta­ción de su ter­ce­ra ge­ne­ra­ción, la mar­ca per­te­ne­cien­te al gru­po FCA Mé­xi­co or­ga­ni­zó una ru­ta de ma­ne­jo que pu­so a prue­ba a los me­dios que cu­bri­mos su lle­ga­da al mer­ca­do. A di­fe­ren­cia de otros even­tos de es­te ti­po, el ob­je­ti­vo fue su­pe­rar los 1,000 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos con un so­lo tan­que y al­can­zar el ma­yor nú­me­ro de ki­ló­me­tros has­ta que el mo­tor de­ja­ra de fun­cio­nar. De es­ta for­ma, par­ti­mos des­de las ins­ta­la­cio­nes cor­po­ra­ti­vas en San­ta Fe, en la Ciu­dad de Mé­xi­co, con des­tino fi­nal en la ciu­dad de Mon­te­rrey, en el es­ta­do de Nue­vo León.

APE­NAS ME­JO­RA

La ver­sión que Dod­ge pu­so a nues­tra dis­po­si­ción fue la SXT con trans­mi­sión ma­nual, es de­cir, el ma­yor ni­vel de se­gu­ri­dad y con­fort que ofre­ce es­te mo­de­lo. Ca­da

vehícu­lo con­tó con una tri­pu­la­ción con­for­ma­da por dos pe­rio­dis­tas y su res­pec­ti­vo equi­pa­je. Así nos da­re­mos cuen­ta de que no fue una prue­ba a mo­do y a fa­vor del vehícu­lo.

An­tes de arran­car, fue ne­ce­sa­rio co­no­cer el equi­pa­mien­to con el que con­tá­ba­mos, así co­mo aco­mo­dar­se y adap­tar­se al ha­bi­tácu­lo pa­ra en­fren­tar un via­je que su­pe­raría las 10 ho­ras al vo­lan­te. En­tre las ame­ni­da­des, es­tán el asien­to pa­ra el con­duc­tor con re­gu­la­ción ma­nual de al­tu­ra, ai­re acon­di­cio­na­do ma­nual, vo­lan­te con man­dos pa­ra el ra­dio y el te­lé­fono, sis­te­ma de so­ni­do Sony con Blue­tooth y puer­to USB, ade­más de pa­que­te eléc­tri­co pa­ra ven­ta­ni­llas y es­pe­jos la­te­ra­les. Un pun­to que no­té en los pri­me­ros ki­ló­me­tros a bor­do del Attitude es la po­bre in­so­no­ri­za­ción del in­te­rior que si bien no es mo­les­ta sí es per­cep­ti­ble, so­bre to­do una vez que se su­pe­ran los 100 km/h.

Por su par­te, el ta­ble­ro y sus con­tro­les son sen­ci­llos pa­ra ope­rar­se y de fá­cil lec­tu­ra. El clús­ter go­za de una ti­po­gra­fía cla­ra y con in­for­ma­ción ape­nas su­fi­cien­te. Es­to se de­be a que, si bien es cier­to que tie­ne ta­có­me­tro y compu­tado­ra de via­je, los da­tos pro­por­cio­na­dos por és­ta son po­cos y le ven­dría bien al­guno más co­mo el con­su­mo en tiem­po real.

En cuan­to al ex­te­rior, no hay cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos com­pa­ra­do con el mo­de­lo al que releva. Dod­ge man­tie­ne la es­tra­te­gia de uti­li­zar al­gu­nos em­be­lle­ce­do­res cro­ma­dos pa­ra des­ta­car la ima­gen del pa­que­te SXT co­mo se pue­den apre­ciar en la pa­rri­lla, la fas­cia de­lan­te­ra o en la ta­pa de la ca­jue­la. El res­to no cam­bia, tan­to la po­si­ción y di­se­ño de las lu­ces fron­ta­les y tra­se­ras, así co­mo las lí­neas gra­ba­das en los cos­ta­dos si­guen in­tac­tas. En sus di­men­sio­nes, hay que men­cio­nar el lar­go to­tal con 4,254 mi­lí­me­tros que lo ha­cen

La ver­sión de en­tra­da só­lo tie­ne dos bol­sas de ai­re, mien­tras que los fre­nos ABS y la dis­tri­bu­ción elec­tró­ni­ca de fre­na­do (EBD) es­tán dis­po­ni­bles des­de el pa­que­te SE Au­to­má­ti­co

fá­cil de con­du­cir en es­pa­cios re­du­ci­dos, así co­mo un an­cho de 1,607 mm que, si bien son su­fi­cien­tes pa­ra aco­mo­dar a tres me­no­res en la se­gun­da fi­la, no lo se­rán pa­ra tres adul­tos.

A HA­CER KI­LÓ­ME­TROS

Si bien el re­to es­ta­ba di­ri­gi­do a cir­cu­lar has­ta que el tan­que de com­bus­ti­ble se aca­ba­ra, tam­bién lo fue el he­cho de que de­be­ría­mos al­can­zar por lo me­nos 1,000 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos. Por es­ta ra­zón, fue ne­ce­sa­rio en­con­trar el pun­to de efi­cien­cia pa­ra el mo­tor de tres ci­lin­dros con 1.2 li­tros de des­pla­za­mien­to y que es ca­paz de ge­ne­rar 76 ca­ba­llos de po­ten­cia y 74 li­bras–pie de par. De es­ta for­ma, mi com­pa­ñe­ro, Jo­sé Luis Alar­cón, de otro pe­rió­di­co de ne­go­cios, y yo nos con­cen­tra­mos en cui­dar el con­su­mo y ob­te­ner el pun­to de equi­li­brio en­tre con­su­mo y desem­pe­ño. Por es­ta ra­zón, evi­ta­mos los ace­le­ro­nes brus­cos, el arran­car des­de ce­ro ace­le­ran­do a fon­do, evi­tar su­pe­rar los 80 km/h con las ven­ta­ni­llas abier­tas o se­guir ace­le­ran­do, aun­que fue­se in­mi­nen­te pa­rar co­mo al lle­gar a una ca­se­ta de pea­je o en una luz de se­má­fo­ro en las oca­sio­nes que ro­da­mos por las ca­lles de las ciu­da­des de San Luis Po­to­sí o de Mon­te­rrey. Es­tas mis­mas ac­cio­nes las lle­va­ron a ca­bo las de­más tri­pu­la­cio­nes, aun­que lle­ga­ron a cir­cu­lar a ve­lo­ci­da­des ma­yo­res a 130 km/h; en nues­tro ca­so, fue a 110 km/h co­mo má­xi­mo, al res­pe­tar los lí­mi­tes de ve­lo­ci­dad in­di­ca­dos en las au­to­pis­tas por las que cir­cu­la­mos.

CER­CA DEL FI­NAL

Pa­ra las 3 de la tar­de, al­can­za­mos la mi­tad de la ru­ta al lle­gar a San Luis Po­to­sí, con 450 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, y aun con el in­di­ca­dor di­gi­tal se­ña­lan­do me­dio tan­que. En es­tas cir­cuns­tan­cias ob­tu­vi­mos (se­gún da­tos de la compu­tado­ra del au­to) un pro­me­dio de con­su­mo de 29.7 ki­ló­me­tros por li­tro. Una vez más, men­ciono que siem­pre cui­da­mos el con­su­mo con un es­ti­lo de ma­ne­jo muy con­ser­va­dor en don­de apro­ve­cha­mos cual­quier ba­ja­da pa­ra man­te­ner el im­pul­so y de­jar al au­to cir­cu­lar li­bre­men­te en pun­to neu­tro. A es­to hay que su­mar que en nin­gún mo­men­to ac­ti­va­mos el ai­re acon­di­cio­na­do.

El atar­de­cer y la os­cu­ri­dad to­tal nos acom­pa­ña­ron en los si­guien­tes 600 ki­ló­me­tros. Así co­mo dis­fru­ta­mos de pai­sa­jes sin igual, tam­bién pa­de­ci­mos las pé­si­mas con­di­cio­nes de al­gu­nos tra­mos de la ca­rre­te­ra des­pués de Ma­tehua­la y an­tes de lle­gar a Saltillo, Coahui­la.

Fi­nal­men­te, en­tra­mos a la ciu­dad de Mon­te­rrey a la 1:15 de la ma­ña­na con 912 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, un oc­ta­vo de tan­que de ga­so­li­na dis­po­ni­ble y una au­to­no­mía mar­ca­da por la compu­tado­ra del au­to de 280 ki­ló­me­tros. Has­ta ese mo­men­to, pa­re­cía que no ha­bía du­da de que se­ría­mos los ga­na­do­res del re­to #Has­ta1000Km­xTan­que; sin em­bar­go, ha­bía cua­tro vehícu­los más cir­cu­lan­do con la po­si­bi­li­dad de su­pe­rar nues­tro ki­lo­me­tra­je y el pro­me­dio dis­po­ni­ble in­di­ca­do por la compu­tado­ra. Así que con­ti­nua­mos al vo­lan­te y lo hi­ci­mos a lo lar­go de la ave­ni­da Lá­za­ro Cár­de­nas, via­li­dad de tres ca­rri­les por sen­ti­do y con una lon­gi­tud apro­xi­ma­da de 5 ki­ló­me­tros. A las 3:55 de la ma­ña­na, se de­tu­vo nues­tro prin­ci­pal con­trin­can­te con 1,160 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos, mien­tras que nues­tro vehícu­lo a esa mis­ma ho­ra ape­nas te­nía 1,049 ki­ló­me­tros; 15 ki­ló­me­tros des­pués se en­cen­dió la aler­ta de con­su­mo que nos in­di­ca­ba que co­men­za­ba a uti­li­zar­se los li­tros de re­ser­va. Las dos úl­ti­mas ho­ras fue­ron de ma­ne­jo con ex­tre­mo cui­da­do, sin su­pe­rar los 70 km/h; al fi­nal y en pun­to de las 6 de la ma­ña­na de­ci­di­mos de­te­ner­nos con 1,172.6 ki­ló­me­tros to­ta­li­za­dos y con el mo­tor an­dan­do, aun­que pa­ra ese mo­men­to la compu­tado­ra ya no mos­tra­ba los ki­ló­me­tros dis­po­ni­bles.

• • • • • • • • • • EL EQUI­PA­MIEN­TO de An­droid Au­to y Ap­ple Ca­rP­lay y una pan­ta­lla a co­lor de 7” es­ta­rán dis­po­ni­bles en el mo­de­lo 2019

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.