RAM 1500 Long­horn

Es­ta nue­va ver­sión re­to­ma el estilo re­fi­na­do de los ran­chos más os­ten­to­sos del es­ta­do de Te­xas. La piel, la ma­de­ra y los de­ta­lles in­te­rio­res son úni­cos en el uni­ver­so Ram 1500

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Marcos Mar­tí­nez [email protected]­co­no­mis­ta.mx

Piel es­pe­cial y de­ta­lles que le son ex­clu­si­vos por to­do el in­te­rior son só­lo una par­te de es­ta ver­sión es­pe­cial.

Por si lo has ol­vi­da­do, dé­ja­me re­cor­dar­te que en agos­to via­jé has­ta Yu­ca­tán pa­ra co­no­cer la pick up más im­pac­tan­te y ade­lan­ta­da que lle­gó en es­te 2018 a Mé­xi­co. La Ram 1500 lla­mó la aten­ción del mer­ca­do por sus avan­ces en tér­mi­nos de ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo, ni­vel de so­fis­ti­ca­ción y, por su­pues­to, por la tec­no­lo­gía con­te­ni­da en el in­te­rior. Cuan­do creías que lo ha­bías vis­to to­do, Ram pre­sen­tó pa­ra nues­tro mer­ca­do la ver­sión 1500 Long­horn, un pick up de lu­jo y re­creo, pe­ro con una re­in­ter­pre­ta­ción del lu­jo pa­ra di­ri­gir­se es­tra­té­gi­ca­men­te al mer­ca­do más ren­ta­ble pa­ra es­te ti­po de vehícu­los, el te­xano.

MÁS ES­PE­CIAL

Al tra­tar­se de un equi­pa­mien­to es­pe­cial no hay mo­di­fi­ca­ción en su ta­ma­ño, por lo que te seguirá im­pac­tan­do por su fi­so­no­mía. Si te pa­re­ce exa­ge­ra­do, te re­cuer­do que su lon­gi­tud se va has­ta los 5,814 mi­lí­me­tros, mien­tras que a lo an­cho la ci­fra es de 2,084.

Sin em­bar­go, el ape­lli­do Long­horn le obli­ga a con­tar con un es­ta­tus más al­to que la me­dia en lu­jo del seg­men­to. Así, la re­di­se­ña­da parrilla es lo pri­me­ro que de­be­mos aten­der, por­que es un di­se­ño ex­clu­si­vo.

No hay cam­bios en la uti­li­za­ción del cro­mo en el ex­te­rior; lle­ga al mar­co de las ven­ta­ni­llas, am­bas fas­cias, los gan­chos de arras­tre de­lan­te­ros, así co­mo a los gi­gan­tes­cos es­pe­jos la­te­ra­les.

La tec­no­lo­gía Led apli­ca a to­das las lu­ces ex­te­rio­res, des­de las diur­nas, pa­san­do por los an­ti­nie­blas de­lan­te­ros, lu­ces prin­ci­pa­les y tra­se­ras. Pe­ro el pa­que­te va más allá: los es­tri­bos la­te­ra­les se plie­gan au­to­má­ti­ca­men­te al abrir cual­quie­ra de las cua­tro puer­tas pa­ra fa­ci­li­tar el as­cen­so a la ca­bi­na; en la za­ga es una imán pa­ra las mi­ra­das el es­ca­pe con do­ble sa­li­da cro­ma­do; mien­tras que el fren­te im­po­ne por el di­se­ño del co­fre ele­va­do que, se­gún los in­ge­nie­ros es­ta­dou­ni­den­ses, le per­mi­te al­can­zar un coe­fi­cien­te de arras­tre de­lan­te­ro de 13.0 CdA. Pa­ra re­don­dear su per­so­na­li­dad to­tal­men­te ran­che­ra en ca­da cos­ta­do, se agre­ga­ron los anagra­mas La­ra­mie Long­horn.

CO­MO EN TE­XAS

El sun­tuo­so in­te­rior es­tá al ni­vel del va­que­ro y ran­che­ro más pro­mi­nen­te de es­te es­ta­do de nues­tro ve­cino país del nor­te, pe­ro ¿cuál es la ra­zón por la que des­ta­có tan­to a es­ta lo­ca­li­dad? Por­que no hay nin­gún otro mo­de­lo que mues­tre tan­to ape­go por ese estilo de vi­da. Si no me crees, bas­ta con de­te­ner­se en los in­ser­tos de ma­de­ra que abun­dan en la ca­bi­na y que real­zan al ta­ble­ro, en los pá­ne­les de las puer­tas o en la con­so­la cen­tral. Le si­guen los bor­da­dos ge­nui­nos pa­ra los asien­tos, co­mo ele­men­tos or­na­men­ta­les en las puer­tas o en la con­for­ma­ción de los asien­tos. El cue­ro pa­ra to­da la ta­pi­ce­ría es es­pe­cial, por lo que su tex­tu­ra y sua­vi­dad son to­tal­men­te di­fe­ren­tes a lo que has ex­pe­ri­men­ta­do has­ta aho­ra.

El equi­pa­mien­to tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta una pan­ta­lla de 12” a co­lor de al­ta de­fi­ni­ción. Gra­cias a ella se pue­de ac­ce­der al sis­te­ma Ucon­nect de cuar­ta ge­ne­ra­ción com­pa­ti­ble con Ap­ple Ca­rP­lay y An­droid Au­to. Pa­ra sa­lir a ca­rre­te­ra, la ex­pe­rien­cia se ha­ce aún más re­con­for­tan­te tan­to por el enor­me es­pa­cio dis­po­ni­ble co­mo por las ame­ni­da­des a la or­den del con­duc­tor y los pa­sa­je­ros. Por ejem­plo, en la con­so­la cen­tral hay car­ga­dor inalám­bri­co pa­ra smartp­ho­nes, in­fi­ni­dad de puer­tos USB, cli­ma­ti­za­dor in­de­pen­dien­te con ven­ti­la­ción y ca­le­fac­ción pa­ra las bu­ta­cas de­lan­te­ras, sis­te­ma de au­dio Har­man Kar­don con 19 bo­ci­nas y sub­woo­fer, así co­mo pe­da­les ajus­ta­bles eléc­tri­ca­men­te.

Pa­ra los pa­sa­je­ros de la se­gun­da fi­la tam­bién hay co­mo­di­dad, por­que, ade­más de con­tar con puer­tos USB, tam­bién po­drán ir sen­ta­dos con ma­yor co­mo­di­dad, gra­cias a que se pue­den re­cli­nar y a que cuen­tan con ven­ti­la­ción y ca­le­fac­ción.

Si en al­gún mo­men­to te sien­tes com­pro­me­ti­do por su gran ta­ma­ño, bas­ta men­cio­nar que tie­ne cá­ma­ra de re­ver­sa, sen­so­res so­no­ros al­re­de­dor del vehícu­lo y asis­ten­te de fre­na­do de emer­gen­cia pa­ra mar­cha atrás que, si de­tec­ta un pe­li­gro in­mi­nen­te de co­li­sión, fre­na por com­ple­to la ca­mio­ne­ta.

En cuan­to al pues­to de con­duc­ción, no hay for­ma si­quie­ra de in­ven­tar­se una que­ja, por­que su­ma­do a la pe­da­le­ra ajus­ta­ble, el vo­lan­te es mul­ti­fun­ción fo­rra­do en piel, con cos­tu­ras e in­ser­to de ma­de­ra, la bu­ta­ca tie­ne ocho ajus­tes y cua­tro ex­clu­si­vos pa­ra la zo­na lum­bar a los que se su­man ca­le­fac­ción y ven­ti­la­ción, ¿al­go más? Sí, fren­te a tus ojos, en el clús­ter hay una se­gun­da pan­ta­lla de 7” que se con­tro­la des­de el vo­lan­te y que pro­yec­ta to­da la in­for­ma­ción re­la­ti­va al au­to, co­mo con­su­mo, au­dio, te­le­fo­nía, en­tre otros.

EM­PU­JE SIN FLA­QUEO

NO TIE­NE TE­CHO PA­NO­RÁ­MI­CO NI QUEMACOCOS

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia con el Ram 1500 Li­mi­ted es­tá en la au­sen­cia de la sus­pen­sión neu­má­ti­ca. En el eje de­lan­te­ro, la sus­pen­sión tie­ne re­sor­tes he­li­coi­da­les, amor­ti­gua­do­res HD de do­ble tu­bo con amor­ti­gua­ción de fre­cuen­cia res­pon­si­va, mien­tras que pa­ra la tra­se­ra el sis­te­ma es mul­ti­link con re­sor­tes he­li­coi­da­les, ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra y amor­ti­gua­do­res HD.

Ba­jo el co­fre es­tá el HEMI V8 de 5.7 li­tros, con 395 ca­ba­llos de po­ten­cia y un par mo­tor de 410 lb-pie, el en­car­ga­do de trans­mi­tir po­der a ma­nos llenas y de ha­cer re­so­nar el do­ble es­ca­pe de tal for­ma que por un ins­tan­te te ol­vi­das que via­jas en un pick up. La trans­mi­sión es au­to­má­ti­ca de ocho ve­lo­ci­da­des.

Pre­cio 1,019,900 pe­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.