BOSCH

La al­ta de­fi­ni­ción, con­tras­te o la ca­pa­ci­dad pa­ra re­crear co­lo­res ya no se­rán la prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca de las pan­ta­llas. Es­te ade­lan­to po­ne en el mer­ca­do la pri­me­ra ge­ne­ra­ción de dis­plays cur­vos

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Re­dac­ción au­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

El di­se­ño au­to­mo­triz tie­ne más li­ber­tad gra­cias a la nue­va ge­ne­ra­ción de pan­ta­llas cur­vas. Son más se­gu­ras, efi­cien­tes y úti­les.

Se­gu­ro ha­bías es­cu­cha­do y leí­do so­bre la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de pan­ta­llas cur­vas apli­ca­das a dis­po­si­ti­vos co­mo los ce­lu­la­res o re­lo­jes in­te­li­gen­tes. Hoy Bosch da un brin­co en la ca­rre­ra tec­no­ló­gi­ca con la lle­ga­da del pri­mer clus­ter o cua­dro de man­dos cur­vo. Es­te dis­po­si­ti­vo su­po­ne im­por­tan­tes ven­ta­jas en di­se­ño, se­gu­ri­dad y can­ti­dad de in­for­ma­ción pro­yec­ta­da.

El pri­mer mo­de­lo que con­ta­rá con es­ta tec­no­lo­gía tam­bién es de na­cio­na­li­dad ale­ma­na. Se tra­ta de la si­guien­te ge­ne­ra­ción del Volks­wa­gen Toua­reg. Con es­ta pri­mi­cia Volks­wa­gen re­em­pla­za­rá la pan­ta­lla analó­gi­ca que tra­di­cio­nal­men­te ha acom­pa­ña­do al vehícu­lo por una pan­ta­lla cur­va­da de al­ta re­so­lu­ción y con la li­ber­tad de con­fi­gu­rar­se li­bre­men­te. Es­to se de­be a que de­pen­dien­do de lo que el con­duc­tor quie­ra ver en de­ter­mi­na­da cir­cuns­tan­cia, la pan­ta­lla pue­de mos­trar ma­pas de na­ve­ga­ción, in­for­ma­ción en tiem­po real de la con­duc­ción o de los di­fe­ren­tes sis­te­mas.

UNA NUE­VA DI­MEN­SIÓN

La prin­ci­pal ra­zón pa­ra el desa­rro­llo de es­te clus­ter es que su cur­va­tu­ra imi­ta la del ojo hu­mano. De es­ta for­ma el con­duc­tor pue­de de­tec­tar mu­cho me­jor los tes­ti­gos y las se­ña­les de ad­ver­ten­cia, in­clu­so en el lí­mi­te de la pan­ta­lla. Ade­más, el gru­po de ins­tru­men­tos cur­vos en un vehícu­lo siem­pre se adap­ta de ma­ne­ra óp­ti­ma a la vis­ta del con­duc­tor.

Se­gún Bosch, la apli­ca­ción de es­te dis­po­si­ti­vo es un ali­vio pa­ra los fa­bri­can­tes por­que ac­tual­men­te evi­tan en me­di­da de lo po­si­ble la uti­li­za­ción de con­tro­les e in­te­rrup­to­res me­cá­ni­cos; sin em­bar­go, eso los obli­ga a equi­par en enor­mes dis­play. Con la lle­ga­da de pan­ta­llas cur­vas se po­drán ubi­car en di­fe­ren­tes áreas y for­mas del ta­ble­ro sin te­ner que ser una com­ple­ta­men­te pla­na lo que se re­fle­ja­rá en me­nor es­pa­cio ocu­pa­do en el in­te­rior del vehícu­lo.

“Los con­duc­to­res se be­ne­fi­cian de los gru­pos de ins­tru­men­tos cur­va­dos en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad y con­ve­nien­cia. Al mis­mo tiem­po, es­te ti­po de pan­ta­lla otor­ga a los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les ma­yor li­ber­tad y más es­pa­cio en el di­se­ño de la ca­bi­na ”, di­ce Berns. Hoy en día, los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les desean evi­tar el uso de in­te­rrup­to­res me­cá­ni­cos, man­dos y con­tro­les. Sin em­bar­go, los mo­ni­to­res de gran ta­ma­ño son muy al­tos en la lis­ta de

de­seos, al igual que el gru­po de ins­tru­men­tos cur­vos de Bosch. Ba­jo su su­per­fi­cie, com­bi­na una gran can­ti­dad de pan­ta­llas di­gi­ta­les, mien­tras ocu­pa ca­si dos cen­tí­me­tros me­nos de es­pa­cio que una pan­ta­lla no cur­va de ta­ma­ño com­pa­ra­ble.

QUÉ VER Y CUÁN­DO

La pan­ta­lla desa­rro­lla­da por Bosch, que tie­ne una su­per­fi­cie de 12.3”, per­mi­te con­fi­gu­rar­se de ma­ne­ra per­so­nal por par­te del con­duc­tor. Pue­de mos­trar la lis­ta de con­tac­tos de nues­tra agen­da te­le­fó­ni­ca, el ma­pa de na­ve­ga­ción y las ins­truc­cio­nes pa­ra lle­gar a nues­tro des­tino o un per­fil más in­for­ma­ti­vo con el ve­lo­cí­me­tro en pri­mer plano y los da­tos de con­su­mo en tiem­po real. Pa­ra ello un sis­te­ma de con­trol in­te­li­gen­te ase­gu­ra que el con­duc­tor siem­pre vea exac­ta­men­te el con­te­ni­do de la pan­ta­lla que quie­re ver. Es de­cir, si te­ne­mos con­fi­gu­ra­da la vis­ta tra­di­cio­nal pe­ro que­re­mos pa­sar a los ma­pas de na­ve­ga­ción, a re­vi­sar la lis­ta de con­tac­tos o es­co­ger una can­ción de nues­tra au­dio­te­ca, só­lo bas­ta dar la or­den des­de el vo­lan­te y el sis­te­ma de con­trol in­te­li­gen­te se ase­gu­ra­rá mos­trar­nos el es­ta­do de ca­da apar­ta­do en tiem­po real sin te­ner que es­pe­rar a que se ac­tua­li­ce. Es de­cir, que en to­do mo­men­to y en un se­gun­do plano, se “co­rren” ca­da uno de los sis­te­mas. Ca­da in­for­ma­ción pue­de mos­trar­se en to­da la pan­ta­lla o en com­bi­na­ción con otros con­te­ni­dos. Tam­bién es po­si­ble rea­li­zar un acer­ca­mien- to es­pe­cí­fi­co en el ma­pa de na­ve­ga­ción di­rec­ta­men­te en el gru­po de ins­tru­men­tos, otra ca­rac­te­rís­ti­ca no­ve­do­sa que de­bu­ta­rá en la ca­bi­na del Toua­reg.

A PRUE­BA DE FA­LLAS

Bosch ase­gu­ra que pa­ra la nue­va pan­ta­lla cur- va se im­ple­men­tó un nue­vo pro­ce­so de fa­bri­ca­ción de­no­mi­na­do thin li­quid, que co­nec­ta el dis­play de vi­sua­li­za­ción y al cris­tal di­rec­ta­men­te. De es­ta for­ma el com­po­nen­te es más li­ge­ro y com­pac­to, ade­más de que ob­tie­ne me­jo­res ni­ve­les de con­tras­te e ilu­mi­na­ción que evi­tan el re­fle­jo de la luz na­tu­ral so­bre el clus­ter, evi­tan­do que no sea po­si­ble ver la in­for­ma­ción.

Los con­duc­to­res se be­ne­fi­cia­rán de los clus­te­res cur­vos en tér­mi­nos de se­gu­ri­dad y co­mo­di­dad. Al mis­mo tiem­po, es­te ti­po de pan­ta­llas per­mi­te a los fa­bri­can­tes con­tar con ma­yor es­pa­cio y li­ber­tad en el di­se­ño de la ca­bi­na”.

Stef­fen Berns, pre­si­den­te de la di­vi­sión Car Mul­ti­me­dia.

Fo­tos: cor­te­sía

SUS PRO­PIE­DA­DES per­mi­ti­rán adap­tar­se me­jor al di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.