Se­gu­ri­dad in­te­li­gen­te

El pró­xi­mo SUV de pro­pul­sión eléc­tri­ca mar­ca­rá di­ver­sos avan­ces de se­gu­ri­dad pa­ra la in­dus­tria. El EQC ofre­ce in­for­ma­ción tri­di­men­sio­nal pa­ra que los res­ca­tis­tas tra­ba­jen más rápido en la es­ce­na del ac­ci­den­te

El Economista (México) - Autos - - TECNOLOGÍA - Re­dac­ción au­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

En el 2016 Mer­ce­des-Benz pre­sen­tó el con­cep­to EQC, su pri­mer mo­de­lo to­tal­men­te eléc­tri­co. Es­to quie­re de­cir que el de­sa­rro­llo fue des­de ce­ro, al con­tra­rio de lo que ha ocu­rri­do con otros fa­bri­can­tes y al­gu­nos de sus mo­de­los que adap­ta­ron pla­ta­for­mas exis­ten­tes pa­ra al­ber­gar es­te ti­po de pro­pul­sión. Pa­ra el ejem­plar de Mer­ce­des la co­sa fue di­fe­ren­te ya que gra­cias a su di­se­ño es­pe­cí­fi­co pro­po­ne so­lu­cio­nes de se­gu­ri­dad, in­ge­nie­ría, mo­vi­li­dad, en­tre otros, en ma­te­ria de au­tos eléc­tri­cos. Pre­ci­sa­men­te gra­cias a su con­cep­ción úni­ca las so­lu­cio­nes que apor­ta le han va­li­do pa­ra su­pe­rar có­mo­da­men­te una se­rie de prue­bas de im­pac­to fron­tal a las que fue so­me­ti­do. El ob­je­ti­vo de es­te exa­men fue eva­luar el com­por­ta­mien­to du­ran­te y des­pués del im­pac­to de zo­nas de­li­ca­das co­mo la re­sis­ten­cia del ha­bi­tácu­lo pa­ra los ocu­pan­tes, así co­mo en las zo­nas que al­ber­gan to­dos los com­po­nen­tes ne­ce­sa­rios pa­ra su mo­vi­li­dad, es­pe­cial­men­te la que res­guar­da a las ba­te­rías.

Mer­ce­des-Benz de­ta­lló la se­rie de so­lu­cio­nes im­ple­men­ta­das en el EQC pa­ra ele­var el es­tán­dar de se­gu­ri­dad y desem­pe­ño en ca­so de su­frir un ac­ci­den­te. En­tre sus avan­ces es­tán:

De­sa­rro­llo de un nue­vo bas­ti­dor pa­ra pro­te­ger los com­po­nen­tes de la uni­dad de pro­pul­sión. Se en­cuen­tra en la sec­ción an­te­rior y se adap­ta a los pun­tos de an­cla­je tra­di­cio­na­les.

La ba­te­ría es­tá ro­dea­da por un mar­co ro­bus­to con una es­truc­tu­ra di­se­ña­da pa­ra so­por­tar im­pac­tos. Los ele­men­tos de de­for­ma­ción se ins­ta­lan en­tre el mar­co y la ba­te­ría y és­tos pue­den ab­sor­ber las fuer­zas ge­ne­ra­das en un im­pac­to de im­pac­to se­cun­da­rio.

Co­lo­car la ba­te­ría en la par­te de­lan­te­ra tie­ne por ob­je­ti­vo evi­tar que ob­je­tos ex­tra­ños pue­dan pe­ne­trar­la y oca­sio­nar un ac­ci­den­te.

El sis­te­ma de al­ta ten­sión tam­bién se pue­de apa­gar­se au­to­má­ti­ca­men­te en ca­so de ac­ci­den­te, de­pen­dien­do de su se­ve­ri­dad.

El pro­ce­so de car­ga se de­tie­ne au­to­má­ti­ca­men­te si se de­tec­ta un im­pac­to mien­tras el vehícu­lo es­tá en la es­ta­ción de re­car­ga. Tam­bién hay pun­tos de apa­ga­do pa­ra des­ac­ti­var el sis­te­ma de vol­ta­je ma­nual­men­te.

A la par de ca­da uno de los sis­te­mas an­te­rio­res, el fa­bri­can­te apro­ve­chó pa­ra eva­luar el com­por­ta­mien­to de otros ele­men­tos esen­cia­les pa­ra res­guar­dar la in­te­gri­dad de los ocu­pan­tes. Se ana­li­za­ron los cin­tu­ro­nes de se­gu­ri­dad de tres pun­tos con ten­so­res pi­ro­téc­ni­cos y li­mi­ta­dor de fuer­za, las bol­sas de ai­re fron­ta­les, la­te­ra­les, pro­tec­to­res de tó­rax, pel­vis y de ro­di­lla.

LLA­MA­DO DE AU­XI­LIO

El EQC, al igual que otros mo­de­los Mer­ce­des-Benz, equi­pa tam­bién he­rra­mien­tas de au­xi­lio au­to­má­ti­co pa­ra so­li­ci­tar los ser­vi­cios de emer­gen­cia. Así, por ejem­plo, equi­pa una aler­ta que se envía a otros con­duc­to­res que van ha­cia el pun­to don­de se pro­du­jo el in­ci­den­te, lla­ma­do de emer­gen­cia y en­vío del pun­to exac­to del lu­gar del ac­ci­den­te, ilu­mi­na­ción del in­te­rior, en­cen­di­do de las lu­ces in­ter­mi­ten­tes, des­blo­queo de las puer­tas y la aper­tu­ra de las ven­ta­nas.

La novedad pa­ra la in­dus­tria au­to­mo­triz es la in­cor­po­ra­ción de có­di­gos QR en los pos­tes del vehícu­lo pen­sa­dos pa­ra que los pa­ra­mé­di­cos y los ser­vi­cios de emer­gen­cia pue­dan es­ca­near­los con el uso de una ta­ble­ta o un te­lé­fono in­te­li­gen­te, pa­ra te­ner ac­ce­so a la in­for­ma­ción re­su­mi­da y re­le­van­te de los prin­ci­pa­les sis­te­mas del au­to a to­mar en cuen­ta en un ac­ci­den­te co­mo pue­de ser la ubi­ca­ción de la ba­te­ría o del sis­te­ma de al­ta ten­sión. Ade­más pro­vee vis­tas tri­di­men­sio­na­les de di­chas zo­nas.

LAS PRUE­BAS SE REA­LI­ZA­RON EN EL CENTRO DE TEC­NO­LO­GÍA DE MER­CE­DES-BENZ PA­RA LA SE­GU­RI­DAD DE LOS VEHÍCU­LOS. SE­GÚN LA MAR­CA ES EL CENTRO DE PRUE­BAS DE CHO­QUE MÁS AVAN­ZA­DO DEL MUN­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.