TÉC­NI­CA DE CON­DUC­CIÓN: PEN­DIEN­TES AS­CEN­DEN­TES

El Economista (México) - Autos - - PRUEBA DE MANEJO -

Los vehícu­los 4x4 son ca­pa­ces de su­pe­rar pen­dien­tes tan ele­va­das co­mo lo per­mi­ta la ad­he­ren­cia de sus neu­má­ti­cos. La re­duc­to­ra mul­ti­pli­ca la po­ten­cia del mo­tor, ofre­cien­do al vehícu­lo una enor­me fuer­za a ba­ja ve­lo­ci­dad.

Es ne­ce­sa­ria la ex­pe­rien­cia pre­via cir­cu­lan­do por ca­mi­nos de me­nor com­ple­ji­dad pa­ra en­fren­tar con se­gu­ri­dad pen­dien­tes con ma­yor án­gu­lo de in­cli­na­ción. A ello hay que su­mar el he­cho de que ca­da pi­lo­to de­be co­no­cer a de­ta­lle su vehícu­lo, te­nien­do en mente sus ca­pa­ci­da­des de in­cli­na­ción la­te­ral y de ata­que. De es­ta for­ma ob­ser­va­re­mos los si­guien­tes pun­tos:

• Sa­ber el án­gu­lo de en­tra­da del vehícu­lo an­tes de ata­car una pen­dien­te.

• Ata­car las pen­dien­tes fron­tal­men­te. Ha­cer­lo la­te­ral­men­te au­men­ta pe­li­gro­sa­men­te el ries­go de vol­car.

• El avan­ce de­pen­de del gra­do de in­cli­na­ción, de­be­rá ser sua­ve y cons­tan­te.

• Ve­ri­fi­car pre­via­men­te qué te­ne­mos en la ci­ma o al final de la pen­dien­te, ya que po­de­mos en­con­trar­nos con un cor­te de te­rreno o una pie­dra enor­me. Pre­cau­ción.

• Por otro la­do, re­cuer­da que es­te ti­po de te­rreno cas­ti­ga los neu­má­ti­cos, de­bi­do a la du­re­za y fi­lo de las ro­cas. Por ello de­bes te­ner pre­sen­tes los fe­nó­me­nos que in­ci­den di­rec­ta­men­te en la vi­da de las llan­tas:

• Es­ti­lo de con­duc­ción

• Pre­sión de in­fla­do

• Co­rrec­ta ali­nea­ción de la di­rec­ción

• Es­ta­do de la sus­pen­sión y la di­rec­ción

• Es­ta­do de los amor­ti­gua­do­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.