CA­DI­LLAC XT4

Pe­lear en un seg­men­to de al­ta ga­ma só­lo es po­si­ble con la me­jor tec­no­lo­gía y pro­duc­to. Así es es­te SUV.

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Re­dac­ción au­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

An­te la in­tem­pes­ti­va ola de SUV que es­tá do­mi­nan­do el mer­ca­do au­to­mo­tor, la ma­yo­ría de los fa­bri­can­tes ha te­ni­do que tra­ba­jar a mar­chas for­za­das pa­ra po­der es­tar al día, ya sea pa­ra am­pliar su ga­ma de uti­li­ta­rios, o bien, pa­ra in­cur­sio­nar en es­te seg­men­to, que co­mo se pue­de ver se­rá muy di­fí­cil que pa­se de mo­da.

Pe­ro, ¿por qué de­ci­mos que los SUV lle­ga­ron pa­ra que­dar­se? Sim­ple­men­te por­que, a di­fe­ren­cia de otros años, cuan­do exis­tía una cri­sis eco­nó­mi­ca lo pri­me­ro que su­ce­día era que las ven­tas de vehícu­los com­pac­tos y sub­com­pac­tos au­men­ta­ba con­si­de­ra­ble­men­te. Sin em­bar­go, aho­ra con tan­tas tec­no­lo­gías en­fo­ca­das en dis­mi­nuir el con­su­mo de com­bus­ti­ble, no se­rá ne­ce­sa­rio de­jar de com­prar SUV, aun cuan­do los cos­tos de ga­so­li­na se in­cre­men­ten.

SE­LLO DE CA­SA

Vol­vien­do al te­ma de la po­pu­la­ri­dad de es­ta cla­se de ca­mio­ne­tas, una de las mar­cas que es­ta­ba in­vo­lu­cra­da en el mun­do de los SUV, pe­ro que te­nía que diversificarse en cues­tión de va­rie­dad de ta­ma­ños de ca­rro­ce­ría era Ca­di­llac. Si bien era o es re­co­no­ci­da por te­ner un uti­li­ta­rio de ta­lla gran­de, la ne­ce­si­dad de ofre­cer una ga­ma más am­plia de ca­mio­ne­tas tra­jo con­si­go la crea­ción del XT5 y, más re­cien­te­men­te, del XT4. Pri­me­ro de­be­mos men­cio­nar que por el pre­cio y los po­co más de 4.5 me­tros de lon­gi­tud de la ca­rro­ce­ría, es­te ejem­plar en­tra en el seg­men­to de los SUV sub­com­pac­tos o pe­que­ños y, por lo tan­to, com­pi­te con­tra el Vol­vo XC40, el BMW X1, Mer­ce­des Benz GLA y Au­di Q3. No obs­tan­te que la ri­va­li­dad no es sen­ci­lla, es­te Ca­di­llac tie­ne to­do pa­ra in­co­mo­dar a los con­ten­dien­tes ale­ma­nes que do­mi­nan la es­ce­na.

A di­fe­ren­cia de años an­te­rio­res, en don­de los mo­de­los de Ca­di­llac fla­quea­ban en al­gún as­pec­to, prin­ci­pal­men­te en el di­se­ño, en la ac­tua­li­dad las co­sas son to­tal­men­te di­fe­ren­tes, ya que los in­ge­nie­ros y di­se­ña­do­res han lo­gra­do crear un vehícu­lo más equi­li­bra­do. To­do en con­jun­to ha per­mi­ti­do que ese es­tig­ma de que los mo­de­los de es­ta mar­ca de lu­jo de Ge­ne­ral Mo­tors eran pa­ra gen­te ma­yor que­de en el ol­vi­do.

EQUI­PA­MIEN­TO COM­PLE­TO

Ade­más de ofre­cer un es­ti­lo de di­se­ño to­tal­men­te mo­derno, el XT4 tie­ne una gran ven­ta­ja so­bre sus com­pe­ti­do­res: el equi­pa­mien­to. Mien­tras que el X1, la Cla­se GLA y el Q3 dis­po­nen del ma­yor in­ven­ta­rio de tec­no­lo­gía en­fo­ca­da en el con­fort y se­gu­ri­dad en las ver­sio­nes más cos­to­sas, es­te Ca­di­llac con­tie­ne to­do.

Es­te al­to ni­vel de equi­po com­pues­to por sen­sor de pun­to cie­go, cá­ma­ra de vi­sión tra­se­ra, wi­fi, ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad, cajuela con aper­tu­ra eléc­tri­ca, sis­te­ma de au­dio Bo­se, en­tre otros, es­tá com­bi­na­do con una ar­qui­tec­tu­ra que per­mi­te que los pa­sa­je­ros via­jen có­mo­da­men­te prin­ci­pal­men­te los de la fi­la pos­te­rior, aun­que sien­do exi­gen­tes el di­se­ño pro­pio de la ca­rro­ce­ría ha­ce que la al­tu­ra sea un tan­to li­mi­ta­da en el asien­to tra­se­ro. Otro pun­to que no po­de­mos de­jar de men­cio­nar y que de­me­ri­ta un po­co el ni­vel de lu­jo del XT4 son cier­tos ele­men­tos co­mo es el ca­so de la pan­ta­lla tác­til y que los bo­to­nes de las puer­tas y vo­lan­te son idén­ti­cos a los que en­con­tra­mos en un Che­vro­let. Ok, son mar­cas her­ma­nas, pe­ro se pa­ga una di­fe­ren­cia de 300,000 pe­sos en­tre es­te Ca­di­llac o el Equi­nox, su equi­va­len­te.

DESEM­PE­ÑO

Don­de no hay pun­to de com­pa­ra­ción es en la con­duc­ción. In­clu­so en cier­tos mo­men­tos el desem­pe­ño del XT4 es su­pe­rior a sus com­pe­ti­do­res, so­bre to­do en tér­mi­nos de ace­le­ra­ción. Es­ta ca­pa­ci­dad se de­be prin­ci­pal­men­te al buen tra­ba­jo del mo­tor de cua­tro ci­lin­dros que al ser tur­bo­car­ga­do tie­ne la cuo­ta de tor­que y so­bre­pa­sa a la po­ten­cia. En es­te ca­so, el 2.0 li­tros acom­pa­ña­do de una ca­ja au­to­má­ti­ca de nue­ve ve­lo­ci­da­des en­tre­ga 258 li­bras-pie y 235 ca­ba­llos de fuer­za.

Tal vez lo que sí me hu­bie­ra gus­ta­do a la ho­ra con­du­cir el XT4, ya sea en mo­do de ma­ne­jo nor­mal o Sport, es que la di­rec­ción tu­vie­ra un po­co ma­yor de pe­so al ro­dar a al­tas ve­lo­ci­da­des y no pa­re­cer tan fic­ti­cia. Le­jos de có­mo sen­ti­mos el vo­lan­te, en ge­ne­ral, es­te SUV tie­ne un com­por­ta­mien­to so­bre­sa­lien­te, más cuan­do lo po­ne­mos en la ba­lan­za con los ejem­pla­res de BMW, Au­di y Mer­ce­des Benz.

OFRE­CE 8 BOL­SAS DE AI­RE, ALER­TA DE CAM­BIO DE CA­RRIL, DE PUN­TO CIE­GO, DE TRÁ­FI­CO CRU­ZA­DO Y VIBRATORIA EN EL ASIEN­TO DEL CON­DUC­TOR, CÁ­MA­RA DE VI­SIÓN TRA­SE­RA Y ASIS­TEN­TE DE ES­TA­CIO­NA­MIEN­TO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.