TIGUAN R-Li­ne

El mo­tor tur­bo de 1.4 li­tros ha­ce du­pla con su atuen­do de­por­ti­vo. El es­pa­cio es per­fec­to pa­ra lar­gos via­jes

El Economista (México) - Autos - - PORTADA - Mar­cos Mar­tí­nez mar­cos.mar­ti­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Ha­ce ca­si un año que es­te SUV lle­gó a nues­tro mer­ca­do si­guien­do el re­gre­so de es­te seg­men­to en­tre las pre­fe­ren­cias del pú­bli­co. Pa­ra ha­cer­lo re­cu­rrió a la ver­sión desa­rro­lla­da es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra nues­tro con­ti­nen­te con un lar­go to­tal de 4,701 mi­lí­me­tros que con­tras­ta con­tra los 4,486 mm que mi­de la ver­sión pa­ra mer­ca­dos co­mo el eu­ro­peo. La ra­zón de es­ta ci­fra ra­di­ca en el au­men­to en la dis­tan­cia en­tre ejes; la ver­sión que se ven­de en Mé­xi­co tie­ne una dis­tan­cia en­tre ejes de 2,791 mm, un nú­me­ro que le otor­ga sus prin- ci­pa­les ven­ta­jas: la con­ve­nien­te ha­bi­ta­bi­li­dad en la se­gun­da fi­la y el gran vo­lu­men de car­ga.

PER­SO­NA­LI­ZA­DO

La nue­va ver­sión R–Li­ne se co­lo­ca en­tre las ver­sio­nes Com­fortli­ne y High­li­ne, y su de­no­mi­na­ción apun­ta a una me­jo­ra en la ima­gen. Los cam­bios son evi­den­tes ape­nas es­tás fren­te a es­te de­por­ti­vo uti­li­ta­rio de­bi­do a la pre­sen­cia de mol­du­ras y otros em­be­lle­ce­do­res so­bre la fas­cia; la pa­rri­lla os­ten­ta el lo­go R–Li­ne, mien­tras que las lu­ces prin­ci­pa­les se va­len de la tec­no­lo­gía Full Led, es de­cir, des­de las de po­si­ción, cor­tas y al-

tas. Por los cos­ta­dos se apre­cian ri­nes de alu­mi­nio de 19” con el di­se­ño Se­bring, los rie­les por­tae­qui­pa­jes en ne­gro, lu­ces Led pa­ra las in­ter­mi­ten­tes en los es­pe­jos y ca­la­ve­ras tam­bién con Led en la par­te tra­se­ra.

IN­TA­CHA­BLE, CO­MO FA­MI­LIAR

El es­pa­cio es su me­jor ar­gu­men­to co­mo un vehícu­lo fa­mi­liar, pues­to que la ca­jue­la tie­ne 760 li­tros de vo­lu­men que pue­den lle­gar al do­ble con los res­pal­dos de la se­gun­da fi­la aba­ti­dos, ade­más el pi­so de es­ta zo­na tie­ne dos ni­ve­les, así pue­des ocul­tar ob­je­tos en el área de la llan­ta de re­fac­ción. En ge­ne­ral go­za de muy bue­nos aca­ba­dos, des­de plás­ti­cos sua­ves y tex­tu­ri­za­dos has­ta in­ser­tos en el ta­ble­ro o el acep­ta­ble ni­vel de ar­ma­do en­tre las pie­zas. Du­ran­te la mar­cha no se no­tan rui­dos ex­tra­ños aun­que en ca­rre­te­ra, y por arri­ba de los 110 km/h es no­to­rio que el rui­do por ro­da­du­ra se cue­la al in­te­rior.

La con­so­la cen­tral tie­ne una pan­ta­lla tác­til de 8” que al­ber­ga a las pla­ta­for­mas An­droid Au­to y Ap­ple Ca­rP­lay. Su ta­ma­ño le per­mi­te operarse fá­cil­men­te y, con la can­ti­dad de he­rra­mien­tas con las que cuen­ta el me­nú, se pue­de co­no­cer a de­ta­lle el es­ta­do del vehícu­lo, in­clu­so en tiem­po real. No­to­rio es tam­bién el nú­me­ro de puer­tos USB, dos en la con­so­la y uno más pa­ra la se­gun­da fi­la. Es­ta ver­sión cuen­ta con te­cho pa­no­rá­mi­co y que­ma­co­cos, que en la no­che ofre­ce un to­que dis­tin­ti­vo al ilu­mi­nar­se el con­torno me­dian­te Leds.

PO­CO DES­PLA­ZA­MIEN­TO, EVI­DEN­TE TUR­BO LAG

El mo­tor man­tie­ne el cua­tro ci­lin­dros TSI con 150 ca­ba­llos de po­ten­cia aso­cia­do a una trans­mi­sión DSG de seis re­la­cio­nes. Tam­po­co hay re­to­ques en la sus­pen­sión, por lo que el eje de­lan­te­ro con- ti­núa con el es­que­ma McPher­son, mien­tras que en el pos­te­rior el con­jun­to mul­ti­bra­zo si­gue ha­cien­do un ex­ce­len­te tra­ba­jo pa­ra do­tar­lo del con­trol y es­ta­bi­li­dad que ca­rac­te­ri­zan a es­ta ge­ne­ra­ción del Tiguan.

La me­cá­ni­ca le va bien pa­ra man­te­ner rit­mos de 140–150 km/h en au­to­pis­ta y por arri­ba de las 3,000 rpm, pues su pe­ni­ten­cia es­tá en su mis­ma na­tu­ra­le­za de ba­jo des­pla­za­mien­to: el arran­que es len­to y, por de­ba­jo de las 3,000 vuel­tas el le­tar­go en la en­tra­da del tur­bo es de­ses­pe­ran­te.

La di­rec­ción y la sus­pen­sión con­for­man una im­ba­ti­ble du­pla en tér­mi­nos di­ná­mi­cos. La pri­me­ra, por­que no es len­ta al co­mu­ni­car­se con las rue­das de­lan­te­ras y, la se­gun­da, por man­te­ner “en cin­tu­ra” una ma­sa de ta­les di­men­sio­nes aun­que lle­ve­mos un buen rit­mo.

CON­CLU­SIÓN

El ape­lli­do R-Li­ne po­dría que­dar­le gran­de tra­tán­do­se de una fa­mi­lia de ma­yor desem­pe­ño. Es­ta ver­sión le po­ne un tra­je más au­daz y de­por­ti­vo a una pro­pues­ta que des­de su ini­cio de­jó pa­ten­te de que gus­ta cir­cu­lar con de­ci­sión. Co­mo vehícu­lo fa­mi­liar tie­ne es­pa­cio y ha­bi­ta­bi­li­dad de so­bra.

PRE­CIO $516,990

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.