¿RU­SIA CON­TRA EL MUN­DO?

Eduard R. Ma­la­yán, Em­ba­ja­dor de Ru­sia en Mé­xi­co, ha­bló so­bre lo que lla­mó una cam­pa­ña con­tra su país y el Mun­dial, los ca­sos de do­pa­je y ra­cis­mo.

El Economista (México) - DxT - - PORTADA - Ma­ri­sol Ro­jas e Ivan Pé­rez

Eduard R. Ma­la­yán in­gre­só al ser­vi­cio di­plo­má­ti­co de la Unión So­vié­ti­ca en 1970, des­de ese año tra­ba­jó pa­ra su país en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do, vi­vió la era de la Gue­rra Fría, la­bo­ró en la em­ba­ja­da ru­sa en Es­ta­dos Uni­dos, pre­sen­ció la era do­ra­da de la URSS en los Jue­gos Olím­pi­cos, el boi­cot de Mos­cú 1980 y tam­bién el de Los Án­ge­les 1984.

Aho­ra, co­mo em­ba­ja­dor de Ru­sia en Mé­xi­co, da su opi­nión so­bre la Co­pa del mun­do que or­ga­ni­za­rán en ca­sa. Di­ce que las acu­sa­cio­nes de do­pa­je de Es­ta­do por par­te de la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je “nos hi­cie­ron mu­cho da­ño”; que los paí­ses de Oc­ci­den­te han tra­ta­do de po­li­ti­zar el Mun­dial e in­clu­so el ca­so del aten­ta­do con­tra el exes­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal lo han uti­li­za­do pa­ra pe­dir al mun­do no ir a Mos­cú.

¿Por qué es im­por­tan­te pa­ra Ru­sia or­ga­ni­zar un Mun­dial?

És­ta es la pri­me­ra vez que or­ga­ni­za­mos el Mun­dial. Es­te even­to ayu­da­rá a desa­rro­llar al país, es­to re­pre­sen­tó una gran in­ver­sión en el país pa­ra la res­tau­ra­ción o reconstrucción de los es­ta­dios, cons­truc­ción de ho­te­les, ca­rre­te­ras y ae­ro­puer­tos. Con mo­ti­vo del Mun­dial, se han cons­trui­do 250 ins­ta­la­cio­nes y lo más im­por­tan­te es que to­das se uti­li­za­rán pos­te­rior al even­to.

En la úl­ti­ma dé­ca­da, Ru­sia ha in­ver­ti­do más de US71,000 mi­llo­nes en even­tos de­por­ti­vos, ¿no hay te­mor en el país de que ocu­rra co­mo en Gre­cia, Sudáfrica o Bra­sil que des­pués de or­ga­ni­zar un me­ga­even­to vino una cri­sis eco­nó­mi­ca?

Po­de­mos de­cir que sí, que nues­tro go­bierno ha in­ver­ti­do mu­cho di­ne­ro, pe­ro pa­ra el Mun­dial, por ejem­plo, in­ver­ti­mos me­nos de lo que reali­zó Bra­sil (2014). Los ae­ro­puer­tos no son só­lo pa­ra aco­ger a los fut­bo­lis­tas, es al­go que se que­da­rá y ser­vi­rá pa­ra el fu­tu­ro.

El pre­su­pues­to ori­gi­nal era dos ve­ces más, pe­ro des­pués de la caí­da de los pre­cios del pe­tró­leo y las san­cio­nes eco­nó­mi­cas de nues­tro país que los paí­ses oc­ci­den­ta­les nos im­pu­sie­ron, el pre­su­pues­to se re­du­jo.

¿Con­si­de­ra que los paí­ses oc­ci­den­ta­les han tra­ta­do de da­ñar la ima­gen del Mun­dial de Ru­sia?

En el 2014, pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos de In­vierno se de­cían mu­chas co­sas: que los es­ta­dios no es­ta­ban lis­tos, que ha­bría aten­ta­dos te­rro­ris­tas, pe­ro co­mo lo di­jo el se­ñor (Tho­mas) Bach, pre­si­den­te del COI, fue­ron los me­jo­res de la his­to­ria. Hay in­ten­cio­nes de de­ni­grar el Mun­dial de Ru­sia. So­bre to­do por par­te de aque­llos que per­die­ron el de­re­cho de or­ga­ni­zar el Mun­dial (In­gla­te­rra y Es­ta­dos Uni­dos) y se­gun­do por quie­nes bus­can apro­ve­char al­gu­nos ca­sos po­lí­ti­cos pa­ra en­con­trar un mo­ti­vo pa­ra no ce­le­brar en Ru­sia.

Por ejem­plo, el en­ve­ne­na­mien­to de la fa­mi­lia de los Skri­pal (pa­dre, exa­gen­te ru­so que ven­dió in­for­ma­ción a Gran Bre­ta­ña y su hi­ja) e in­me­dia­ta­men­te des­pués se cul­pó a Ru­sia de eso (…) pe­ro aho­ra re­sul­ta que no es así. Mu­chos paí­ses mos­tra­ron su so­li­da­ri­dad a In­gla­te­rra y di­je­ron que no iban a ve­nir a Ru­sia.

¿Qué tie­nen que de­cir so­bre las acu­sa­cio­nes de la Agen­cia Mun­dial An­ti­do­pa­je?

Los pe­rió­di­cos só­lo ex­pli­can una par­te de la ver­dad. Gri­go­ri Ród­chen­kov, quien aho­ra vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos, es la úni­ca fuen­te en que se do­cu­men­tan los pe­rió­di­cos pa­ra pu­bli­car. El se­ñor McLa- ren (quien pu­bli­có un in­for­me acu­san­do a Ru­sia del do­pa­je de Es­ta­do) nun­ca di­jo que éra­mos cul­pa­bles, di­jo que era “po­si­ble”, “pro­ba­ble”. És­te es un ejem­plo más de có­mo tra­tan de po­li­ti­zar el de­por­te.

The­re­sa May (pri­me­ra mi­nis­tra de Gran Bre­ta­ña) hi­zo una com­pa­ra­ción del Mun­dial de Ru­sia con los Jue­gos Olím­pi­cos que se ce­le­bra­ron en la Ale­ma­nia na­zi en 1936, pe­ro no di­ce que hay imá­ge­nes don­de la se­lec­ción bri­tá­ni­ca sa­lu­da a Hitler con un sa­lu­do na­zi y que en 1938 fue­ron a ju­gar a Ale­ma­nia y asis­tie­ron al­tas au­to­ri­da­des del go­bierno bri­tá­ni­co y tam­bién sa­lu­da­ron con las ex­pre­sio­nes na­zis­tas.

Po­de­mos de­cir que sí, que nues­tro go­bierno ha in­ver­ti­do mu­cho di­ne­ro, pe­ro pa­ra el Mun­dial, pe­ro me­nos de lo que reali­zó Bra­sil (2014)”.

¿Có­mo han afec­ta­do a la ima­gen de Ru­sia las acu­sa­cio­nes de la WADA?

Es­toy de acuer­do con que el pres­ti­gio de nues­tro de­por­te ha su­fri­do mu­cho, nos hi­cie­ron mu­cho da­ño. Pe­ro hay co­sas que no se cuen­tan, en los pa­sa­dos JO de In­vierno (Co­rea del Sur), hu­bo una se­rie de de­por­tis­tas ru­sos, los me­jo­res, que es­ta­ban lim­pios, se les qui­ta­ron to­do ti­po de acu­sa­cio­nes por do­pa­je y, a pe­sar de es­to, les ne­ga­ron el de­re­cho a par­ti­ci­par.

Al mis­mo tiem­po, no voy a nom­brar qué paí­ses eran, al­gu­nos de­por­tis­tas de ma­ne­ra oficial uti­li­zan me­di­ca­men­tos y fár­ma­cos que es­tán prohi­bi­dos.

Ha­ce unos me­ses, se acu­só a los afi­cio­na­dos ru­sos de emi­tir so­ni­dos de si­mio en el par­ti­do de Ru­sia vs Fran­cia

Hu­bo ru­mo­res de que las per­so­nas con orien­ta­ción se­xual no tra­di­cio­nal van a ser ata­ca­das en Ru­sia y eso es una ton­te­ría”.

En ca­da país los hinchas son di­fe­ren­tes y no voy a men­cio­nar lo que gri­tan los me­xi­ca­nos en los par­ti­dos, don­de in­clu­so la FIFA se vio obli­ga­da a ha­cer una re­co­men­da­ción a Mé­xi­co. Las re­glas son las mis­mas pa­ra to­dos y hay que te­ner una con­duc­ta dig­na.

Pe­ro la BBC, el New York Ti­mes, va­rios do­cu­men­ta­les han re­fe­ri­do al ra­cis­mo co­mo un gran pro­ble­ma, ¿lo es o es ma­la ima­gen?

To­do es pro­pa­gan­da (…) Aho­ra es­ta­mos en una gue­rra me­diá­ti­ca y se han he­cho to­do ti­po de es­fuer­zos pa­ra que las per­so­nas no via­jen a Mos­cú. Por ejem­plo, hu­bo ru­mo­res de que las per­so­nas con orien­ta­ción se­xual no tra­di­cio­nal van a ser ata­ca­das en Ru­sia y eso es una ton­te­ría.

fo­to: fer­nan­do vi­lla del án­gel

Re­fle­xio­nes. El Em­ba­ja­dor di­ce que no se ha com­pro­ba­do to­da­vía el lla­ma­do do­pa­je de Es­ta­do que se­ña­ló la WADA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.