De­ci­sio­nes im­por­tan­tes, más que la dis­tri­bu­ción

El Economista (México) - Estrategias - - CLOSE UP - POR FER­NAN­DO LU­QUE* *Fer­nan­do Lu­que, edi­tor de Mor­nings­tar Es­pa­ña fer­nan­do.lu­que@mor­nings­tar.com

A LO LAR­GO de es­tos años he in­sis­ti­do mu­cho en que más im­por­tan­te que ele­gir bien sus fon­dos de in­ver­sión, es ele­gir bien su dis­tri­bu­ción de ac­ti­vos (es de­cir, có­mo re­par­tir su car­te­ra en­tre ac­cio­nes, bo­nos, ma­te­rias pri­mas, li­qui­dez, et­cé­te­ra) en fun­ción del ni­vel de ries­go que pue­de per­mi­tir­se y de su ho­ri­zon­te de in­ver­sión.

Pe­ro hay de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras que son, in­clu­so, más tras­cen­den­ta­les que las re­la­ti­vas a la dis­tri­bu­ción de ac­ti­vos. Son las que tie­nen que ver con las pre­gun­tas so­bre si hay que gas­tar o aho­rrar, si hay que in­ver­tir o rem­bol­sar deu­da, si es­tá ma­xi­mi­zan­do su ca­pi­tal hu­mano, es de­cir, có­mo es­tá gas­tan­do su di­ne­ro y su tiem­po. Es­tas de­ci­sio­nes son las que de­fi­ni­rán si es­tá te­nien­do éxi­to en la vi­da, más allá del as­pec­to fi­nan­cie­ro.

Éstas son en de­fi­ni­ti­va las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes en ma­te­ria de dis­tri­bu­ción de ac­ti­vos:

¿Aho­rrar o gas­tar?

No hay de­ci­sión más im­por­tan­te en el plano fi­nan­cie­ro que la que tie­ne que ver con la dis­yun­ti­va en­tre gas­tar y aho­rrar. Es cier­to que la ma­yo­ría de la gen­te no aho­rra lo su­fi­cien­te (mu­chos sim­ple­men­te no pue­den), pe­ro tam­bién hay mu­chas per­so­nas, es­pe­cial­men­te en­tre los mayores, que po­drían gas­tar más y no lo ha­cen.

Pro­ba­ble­men­te sea por­que es muy di­fí­cil cal­cu­lar cuán­to ne­ce­si­ta­re­mos real­men­te cuan­do nos ju­bi­la­re­mos. Tam­po­co sa­be­mos cuán­to tiem­po vi­vi­re­mos o cual se­rá la ren­ta­bi­li­dad del mer­ca­do. Qui­zá lo más prác­ti­co sea con­tar con el apo­yo de un buen asesor que nos ayu­de a cuan­ti­fi­car nues­tros ob­je­ti­vos, te­nien­do en cuen­ta los cam­bios an­ti­ci­pa­dos en nues­tro es­ti­lo de vi­da du­ran­te la ju­bi­la­ción, nues­tra pen­sión pú­bli­ca, así los aho­rros que he­mos acu­mu­la­do.

¿Cuál es su dis­tri­bu­ción de gas­tos?

Pen­sa­mos mu­cho en la dis­tri­bu­ción de ac­ti­vos y po­co en la dis­tri­bu­ción de gas­tos. ¿Có­mo pien­sa dis­tri­buir su di­ne­ro en­tre los gas­tos de cor­to pla­zo y los de lar­go pla­zo? ¿Pre­fie­re gas­tar su di­ne­ro en co­sas ma­te­ria­les o en ex­pe­rien­cias?

Evi­den­te­men­te, son de­ci­sio­nes real­men­te per­so­na­les so­bre las que es di­fí­cil opi­nar. Pe­ro qui­zá con­vie­ne pres­tar­les aten­ción y si uno pue­de en­con­trar una ma­ne­ra de aho­rrar sin da­ñar de­ma­sia­do su ca­li­dad de vi­da, en­ton­ces con­vie­ne apro­ve­char­la.

LA DIS­TRI­BU­CIÓN DE CA­PI­TAL DE SU HO­GAR

És­ta es otra de­ci­sión de dis­tri­bu­ción de ca­pi­tal que se abor­da po­co en los círcu­los fi­nan­cie­ros. Asu­mien­do que un in­ver­sor dis­po­ne de un cier­to ca­pi­tal, ¿qué par­te hay que de­di­car a la in­ver­sión fren­te al pa­go de las deu­das? Qui­zás un sim­ple cálcu­lo de lo que uno pue­de ga­nar in­vir­tien­do, com­pa­rán­do­lo con lo que uno de­ja de pa­gar si rem­bol­sa su prés­ta­mo se im­po­ne. Tam­bién ha­brá que to­mar en cuen­ta las ne­ce­si­da­des de li­qui­dez que uno ten­ga y que pue­den in­ter­fe­rir en esa com­pa­ra­ti­va.

EL CA­PI­TAL HU­MANO

Nues­tro ca­pi­tal hu­mano —lo que po­de­mos ga­nar con nues­tras ha­bi­li­da­des, edu­ca­ción y ex­pe­rien­cia— es el ac­ti­vo más va­lio­so que la ma­yo­ría de no­so­tros te­ne­mos en nues­tras vi­das. La pre­gun­ta es: ¿es­tá usan­do ese ca­pi­tal hu­mano de una ma­ne­ra que ma­xi­mi­za sus ga­nan­cias a lo lar­go de su vi­da? Uno pue­de ha­cer cre­cer ese ca­pi­tal hu­mano a tra­vés de la edu­ca­ción y de la for­ma­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de la eta­pa de nues­tra vi­da en la que nos en­con­tra­mos. Man­te­ner­se al tan­to de los úl­ti­mos avan­ces im­por­tan­tes, tan­to den­tro co­mo fue­ra de nues­tro tra­ba­jo, es una ma­ne­ra cru­cial de ga­ran­ti­zar que uno si­gue sien­do re­le­van­te.

¿Có­mo es­tá dis­tri­bu­yen­do su tiem­po?

Qui­zá lo más im­por­tan­te de to­do: ¿có­mo es­tá dis­tri­bu­yen­do su tiem­po y có­mo en­con­trar el equi­li­brio en­tre ac­ti­vi­da­des que ge­ne­ran di­ne­ro y ac­ti­vi­da­des de las que dis­fru­ta… aun­que las dos no son in­com­pa­ti­bles?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.