FAL­TAN PO­LÍ­TI­CAS PÚ­BLI­CAS PA­RA FO­MEN­TAR EL AHO­RRO

LA RE­FOR­MA HACENDARIA DEL 2013 LI­MI­TÓ SU EVO­LU­CIÓN, ASEVERAN ES­PE­CIA­LIS­TAS DEL ITAM

El Economista (México) - Estrategias - - AHORRO -

Pa­ra rom­per la iner­cia de evo­lu­ción del aho­rro es im­por­tan­te ge­ne­rar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que den in­cen­ti­vos ope­ra­ti­vos y fis­ca­les, pues Mé­xi­co no cuen­ta con las ne­ce­sa­rias, se­gún es­pe­cia­lis­tas de la Fun­da­ción de Es­tu­dios Fi­nan­cie­ros (Fundef) del ITAM.

El aná­li­sis “Im­por­tan­cia de Di­se­ñar Po­lí­ti­cas Pú­bli­cas pa­ra Fo­men­tar el Aho­rro”, se­ña­la que la Re­for­ma Hacendaria del 2013 li­mi­tó la trans­for­ma­ción del aho­rro in­terno, ya que no con­si­de­ró que de­be exis­tir pro­mo­ción co­mo pre­con­di­ción pa­ra lo­grar un au­men­to en el cré­di­to en la eco­no­mía sin ge­ne­rar vulnerabilidad.

“El au­men­to del aho­rro in­terno y el desa­rro­llo fi­nan­cie­ro son bá­si­cos pa­ra la es­ta­bi­li­dad y el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. La Re­for­ma Hacendaria de­fi­ne con­di­cio­nes im­po­si­ti­vas que eli­mi­nan in­cen­ti­vos y pue­den afec­tar su desem­pe­ño en los pró­xi­mos años vol­vien­do a Mé­xi­co ca­da vez más de­pen­dien­te del aho­rro ex­terno”.

De igual ma­ne­ra, se­ña­la que en ca­so de no adop­tar una agen­da de pro­mo­ción in­ter­na se acen­tua­ría la vulnerabilidad que tie­ne el sis­te­ma me­xi­cano por el al­to aho­rro pro­ve­nien­te del ex­te­rior y afir­ma que la con­se­cuen­cia en ca­so de no te­ner fi­nan­cia­mien­to ex­terno pue­de ser una res­tric­ción a la ofer­ta de cré­di­to en Mé­xi­co.

“Se de­be pro­mo­ver el di­se­ño de una po­lí­ti­ca pú­bli­ca pa­ra au­men­tar la ta­sa de cre­ci­mien­to del aho­rro in­terno en Mé­xi­co por par­te de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. Es­ta po­lí­ti­ca de­be te­ner el mis­mo ni­vel de im­por­tan­cia que el au­men­to en el cré­di­to al sec­tor pri­va­do. Se de­be pro­cu­rar un en­fo­que in­te­gral de desa­rro­llo del sis­te­ma fi­nan­cie­ro tan­to en la par­te del aho­rro co­mo en la del fi­nan­cia­mien­to”.

En­fa­ti­zó que las con­se­cuen­cias que trae a los tra­ba­ja­do­res es una ba­ja cuo­ta de apor­ta­cio­nes, al afec­tar la can­ti­dad de di­ne­ro que re­ci­ben en pen­sio­nes una vez que ter­mi­na­ron su vi­da la­bo­ral.

Ana­lis­tas pro­po­nen au­men­tar la cuo­ta pa­ra ge­ne­rar un ma­yor aho­rro in­di­vi­dual; es­tu­diar me­ca­nis­mos pa­ra real­men­te in­cen­ti­var el aho­rro vo­lun­ta­rio; el aho­rro de­be te­ner neu­tra­li­dad res­pec­to del vehícu­lo de in­ver­sión, es de­cir, for­mar com­pe­ten­cia vía mayores ren­di­mien­tos y me­jor ser­vi­cio al clien­te; la re­gu­la­ción fi­nan­cie­ra de los dis­tin­tos in­ter­me­dia­rios de­be fa­vo­re­cer el te­ner un aho­rro más di­ver­si­fi­ca­do y con un ade­cua­do ni­vel de re­la­ción ries­go­ren­di­mien­to y por úl­ti­mo re­vi­sar aque­llas re­glas fis­ca­les es­pe­cí­fi­cas que ge­ne­ran dis­tor­sio­nes.

“En la me­di­da en que se en­tien­da la im­por­tan­cia del aho­rro in­terno y lo­gre un buen ni­vel, ha­brá re­cur­sos su­fi­cien­tes pa­ra po­der fi­nan­ciar el desa­rro­llo del país”, pun­tua­li­za.

FO­TO: ARCHIVO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.