- Las lec­cio­nes de la cri­sis ar­gen­ti­na.

El Economista (México) - Estrategias - - PORTADA - Jo­sé Car­los Fe­mat y Ro­dol­fo Sa­la­zar

El re­cien­te anun­cio por par­te del go­bierno ar­gen­tino del ini­cio de ne­go­cia­cio­nes con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal pa­ra ob­te­ner un pa­que­te de res­ca­te que le per­mi­ta aten­der la cri­sis desata­da en las úl­ti­mas se­ma­nas y que ha oca­sio­na­do una im­por­tan­te de­pre­cia­ción en su mo­ne­da así co­mo un in­cre­men­to con­si­de­ra­ble en la ta­sa de in­te­rés ha des­per­ta­do la aler­ta de los in­ver­sio­nis­tas. De­ri­va­do de lo an­te­rior, se ha­ce ne­ce­sa­ria una re­vi­sión del ca­so de es­ta na­ción su­da­me­ri­ca­na por los efec­tos de con­ta­gio que es­to oca­sio­na en un es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal al­ta­men­te glo­ba­li­za­do, ca­rac­te­ri­za­do por la in­ter­re­la­ción e in­ter­de­pen­den­cia eco­nó­mi­cas así co­mo por sus efec­tos en otras eco­no­mías emer­gen­tes, co­mo Mé­xi­co.

LAS CAU­SAS

Al en­te­rar­nos de las no­ti­cias so­bre la cri­sis eco­nó­mi­ca en Ar­gen­ti­na, vie­nen a la men­te los ca­sos si­mi­la­res por los que atra­ve­sa­ron las prin­ci­pa­les eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­ca­nas con los lla­ma­dos efec­tos “te­qui­la”, “sam­ba” y “tan­go”, ocu­rri­dos en los años 90 del si­glo pa­sa­do, a con­se­cuen­cia de gra­ves des­equi­li­brios en las res­pec­ti­vas ba­lan­zas de pa­gos de Mé­xi­co, Bra­sil y Ar­gen­ti­na. Adi­cio­nal­men­te, al ini­cio del pre­sen­te si­glo, quién no re­cuer­da el fa­mo­so “co­rra­li­to” es­ta­ble­ci­do en la na­ción gau­cha pa­ra res­trin­gir las dis­po­si­cio­nes de efec­ti­vo de los aho­rra­do­res e in­ver­sio­nis­tas de ese país.

Con la lle­ga­da al po­der del pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri, a fi­na­les del 2015, se ini­cia­ron ac­cio­nes pa­ra po­ner en or­den la ca­sa, des­pués de la euforia de los go­bier­nos po­pu­lis­tas del ma­tri­mo­nio Kirch­ner, lo que im­pli­có ajus­tes en las fi­nan­zas pú­bli­cas, re­duc­ción en los subsidios y eli­mi­na­ción a las res­tric­cio­nes cam­bia­rias. El año 2017 cerró con una in­fla­ción de 25%, con­vir­tién­do­se en la se­gun­da ta­sa más al­ta de La­ti­noa­mé­ri­ca, só­lo des­pués de la ob­ser­va­da en Ve­ne­zue­la, que fue de 2,616 por cien­to.

Du­ran­te los go­bier­nos de los Kirch­ner, se otor­ga­ron subsidios en for­ma des­me­di­da, prin­ci­pal­men­te al con­su­mo de gas, agua y elec­tri­ci­dad así co­mo al trans­por­te. Es­tos mi­llo­na­rios subsidios ge­ne­ra­ron un fuer­te dé­fi­cit fis­cal acom­pa­ña­do de en­deu­da­mien­to, en el que se fo­men­tó el con­su­mo in­terno y se ace­le­ró la ex­pan­sión mo­ne­ta­ria, ini­cián­do­se des­de esos años el pro­ce­so in­fla­cio­na­rio.

La cuen­ta co­rrien­te de la Ba­lan­za de Pa­gos tu­vo un sal­do de­fi­ci­ta­rio al cie­rre del 2017 de 5% del PIB. Por su par­te, el dé­fi­cit fis­cal es cer­cano a 10% del PIB. Au­na­do a lo an­te­rior, es con­ve­nien­te des­ta­car que des­de el ini­cio del 2018, en ge­ne­ral, las mo­ne­das de los paí­ses emer­gen­tes se han de­bi­li­ta­do a con­se­cuen­cia del for­ta­le­ci­mien­to del dó­lar. En el ca­so es­pe­cí­fi­co del pe­so ar­gen­tino, en lo que va del año se ha de­pre­cia­do en más de 18%, de­bi­do a la des­con­fian­za que ge­ne­ra el que los fun­da­men­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos del país no se en­cuen­tran só­li­dos.

LAS ME­DI­DAS TO­MA­DAS Y LAS LEC­CIO­NES DE­JA­DAS

La si­tua­ción se agra­vó en las úl­ti­mas se­ma­nas a con­se­cuen­cia de que los in­ver­sio­nis­tas de los bo­nos ar­gen­ti­nos co­men­za­ron a sa­lir­se del país, con el con­se­cuen­te in­cre­men­to de la de­man­da de dó­la­res que ha ori­gi­na­do que en los úl­ti­mos tres me­ses se sa­cri­fi­quen más de 9,000 mi­llo­nes de dó­la­res de las re­ser­vas mo­ne­ta­rias.

En una me­di­da desesperada, el go­bierno ele­vó la ta­sa de in­te­rés a 40%, con la fi­na­li­dad de re­te­ner la in­ver­sión en los ins­tru­men­tos de deu­da del go­bierno. En los pró­xi­mos días se tie­nen ven­ci­mien­tos por apro­xi­ma­da­men­te 28,000 mi­llo­nes de dó­la­res. Eso ex­pli­ca el re­cien­te acer­ca­mien­to que las autoridades ha­cen­da­rias de ese país han te­ni­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal, a efec­to de lo­grar un acuer­do que per­mi­ta ob­te­ner los re­cur­sos que po­si­bi­li­ten aten­der las obli­ga­cio­nes y, en con­se­cuen­cia, tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos.

Sin em­bar­go, to­da­vía es­tá por ve­nir el ajus­te en las fi­nan­zas pú­bli­cas, si­tua­ción que no es des­co­no­ci­da pa­ra los me­xi­ca­nos, a quie­nes nos ha to­ca­do vi­vir las cri­sis de fi­na­les de se­xe­nio du­ran­te las tres úl­ti­mas décadas del si­glo pa­sa­do, en don­de, ade­más de en­trar en re­ce­sión acom­pa­ña­da de in­fla­ción, se ajus­ta­ban las fi­nan­zas pú­bli­cas me­dian­te la ele­va­ción de los pre­cios de los bie­nes y ser­vi­cios pro­por­cio­na­dos por el go­bierno.

Es­tas si­tua­cio­nes de cri­sis ya las ha vi­vi­do en va­rias oca­sio­nes un buen nú­me­ro de paí­ses la­ti­nos. Ac­tual­men­te, el ca­so más dra­má­ti­co es el de Ve­ne­zue­la, con las con­se­cuen­cias de so­bra co­no­ci­das. En el ca­so de Ar­gen­ti­na, ya ha­bía ocu­rri­do y nue­va­men­te su­ce­de.

Fi­nal­men­te, es con­ve­nien­te des­ta­car la ne­ce­si­dad de ver­nos en ese es­pe­jo, so­bre to­do aho­ra que en Mé­xi­co es­ta­mos en pleno pro­ce­so elec­to­ral, en don­de abun­dan las pro­pues­tas pa­ra el me­jo­ra­mien­to eco­nó­mi­co ha­cia los gru­pos más ne­ce­si­ta­dos en for­ma de dá­di­va y no me­dian­te el im­pul­so de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas. No po­de­mos de­jar de la­do los lo­gros ma­cro­eco­nó­mi­cos que tan­to sa­cri­fi­co han cos­ta­do pa­ra to­dos los me­xi­ca­nos. Si bien es cier­to que hay mu­chos pro­ble­mas no re­suel­tos, co­mo el de la po­bre­za y la in­se­gu­ri­dad, tam­bién es cier­to que no po­de­mos adi­cio­nar­les cri­sis de­ri­va­das del mal ma­ne­jo de la eco­no­mía. El país no lo re­sis­ti­ría.

FO­TO: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.