PEN­SIÓN CON IN­VER­SIÓN

LONGEVIDAD, FAC­TOR DE­TER­MI­NAN­TE PA­RA ELE­GIR EL ME­JOR PLAN.

El Economista (México) - Estrategias - - PORTADA - AL­BA SERVÍN al­ba.ser­vin@ele­co­no­mis­ta.mx

“LA ÚNI­CA MA­NE­RA PA­RA OP­TAR POR EL RE­TI­RO PRO­GRA­MA­DO ES EN EL CA­SO DON­DE LA EX­PEC­TA­TI­VA DE VI­DA SEA COR­TA, FUE­RA DE ESO NO TIE­NE SEN­TI­DO”.

RI­CAR­DO TRON­CO­SO, DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE PEN­SIO­NES DE GNP PEN­SIO­NES.

To­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra en­fren­tar el te­ma del re­ti­ro por ve­jez an­tes de que lle­gue el mo­men­to con­tri­bui­rá al bie­nes­tar per­so­nal y fa­mi­liar del tra­ba­ja­dor, por lo que las de­ci­sio­nes que se to­men en cues­tión de in­cre­men­tar su aho­rro y có­mo ad­mi­nis­trar­lo de­ter­mi­na­rán la ca­li­dad de vi­da que ten­ga en el fu­tu­ro.

De igual ma­ne­ra una de las de­ci­sio­nes más tras­cen­den­ta­les se­rá de­sig­nar a la ins­ti­tu­ción que va a ad­mi­nis­trar di­cho re­cur­so y pa­ra ha­cer­lo exis­ten di­fe­ren­tes formas de acuer­do con la ley. Si cum­ple con las se­ma­nas co­ti­za­das y tie­ne aho­rros su­fi­cien­tes, pue­de pen­sio­nar­se con ren­ta vi­ta­li­cia (a tra­vés de una ase­gu­ra­do­ra) o re­ti­ro pro­gra­ma­do (la afo­re le da­rá una pen­sión men­sual) u ob­te­ner una ne­ga­ti­va de pen­sión y re­ti­rar to­dos sus re­cur­sos en una so­la ex­hi­bi­ción.

Las ase­gu­ra­do­ras de pen­sio­nes son em­pre­sas que se de­di­can úni­ca­men­te a ma­ne­jar el di­ne­ro de los tra­ba­ja­do­res una vez que pue­den ac­ce­der a di­chos re­cur­sos pa­ra su re­ti­ro, pa­ra en­tre­gar una pen­sión de por vi­da, lla­ma­da “ren­ta vi­ta­li­cia” y que se co­bra has­ta que el pen­sio­na­do o los be­ne­fi­cia­rios fa­llez­can.

REN­TA VI­TA­LI­CIA O RE­TI­RO PRO­GRA­MA­DO

En el mar­co de la Con­ven­ción de Ase­gu­ra­do­res or­ga­ni­za­da por la Aso­cia­ción Me­xi­ca­na de Ins­ti­tu­cio­nes de Se­gu­ros (AMIS), Ale­jan­dro Ra­mos, di­rec­tor ge­ne­ral de Su­per­vi­sión del Seguro de Pen­sio­nes y Sa­lud de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ros y Fian­zas (CNSF), in­di­có que la di­fe­ren­cia en­tre la ren­ta vi­ta­li­cia y el re­ti­ro pro­gra­ma­do es que en el pri­mer ca­so el pa­go lo rea­li­za una ase­gu­ra­do­ra quien asu­me el ries­go de lon­ge- vi­dad y ta­sa de in­te­rés; en el se­gun­do ca­so, la en­tre­ga del re­cur­so lo ha­ce di­rec­ta­men­te la afo­re y el ries­go de longevidad lo asu­me el tra­ba­ja­dor.

“Si un pen­sio­na­do pien­sa que va a vi­vir mu­cho y pre­fie­re ase­gu­rar una ren­ta fi­ja en tér­mi­nos cons­tan­tes ha­blan­do de in­fla­ción se­gu­ra­men­te ele­gi­rá una ren­ta vi­ta­li­cia; por el otro la­do, si hay al­guien que pien­se que no va a vi­vir tan­to y que pre­fie­re te­ner una me­jor pen­sión al prin­ci­pio del cálcu­lo, po­si­ble­men­te quie­ra la mo­da­li­dad de re­ti­ro pro­gra­ma­do”.

Por su par­te Ri­car­do Tron­co­so, di­rec­tor ge­ne­ral de Pen­sio­nes de Profuturo GNP Pen­sio­nes, ase­gu­ró que con el avan­ce de la cien­cia se ha im­pul­sa­do a que la ex­pec­ta­ti­va de vi­da crez­ca, por lo que in­cli­nar­se por una ren­ta vi­ta­li­cia se­ría lo acer­ta­do.

“La úni­ca ma­ne­ra pa­ra op­tar por un re­ti­ro pro­gra­ma­do es en el ca­so don­de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da sea cor­ta, fue­ra de eso, no tie­ne sen­ti­do”, ex­pre­só.

“Con la ren­ta vi­ta­li­cia, el ries­go fi­nan­cie­ro lo co­rre la ase­gu­ra­do­ra, no im­por­ta có­mo se en­cuen­tre la eco­no­mía, el tra­ba­ja­dor ya ga­ran­ti­zó una pen­sión, ade­más de que exis­te la po­si­bi­li­dad de he­re­dar­la; en el ca­so del re­ti­ro pro­gra­ma­do, no se he­re­da una pen­sión sino una can­ti­dad”.

Asi­mis­mo, Mi­guel Án­gel Mer­ca­do, di­rec­tor ge­ne­ral de Pen­sio­nes BB­VA Ban­co­mer, ex­pli­có que en los úl­ti­mos cin­co años los se­gu­ros de pen­sio­nes han te­ni­do un in­cre­men­to ma­yor a 50%, ya que en el 2013 se te­nía una can­ti­dad de re­ser­vas acu­mu­la­das de apro­xi­ma­da­men­te 184,000 mi­llo­nes de pe­sos y al cie­rre del 2017 el cú­mu­lo que ha­ce fren­te a es­ta obli­ga­ción y al pa­go de la pen­sio­nes de to­das la com­pa­ñías ron­da en 275,000 mi­llo­nes de pe­sos.

“La sus­crip­ción de es­tos se­gu­ros de pen­sio­nes se rea­li­za a tra­vés de

un sis­te­ma cen­tral que ad­mi­nis­tra la Co­mi­sión Na­cio­nal de Se­gu­ros y Fian­zas, en la cual las ase­gu­ra­do­ras es­co­gen, en­tre las op­cio­nes dis­po­ni­bles, quié­nes pa­ga­rán o ad­mi­nis­tra­rán su pen­sión”, men­cio­nó.

“Si el pros­pec­to a pen­sio­nar­se per­te­ne­ce a la ge­ne­ra­ción de tran­si­ción, pa­ra co­ti­zan­tes del Seguro So­cial pue­de es­co­ger en­tre una ase­gu­ra­do­ra o el IMSS pa­ra el pa­go de su pen­sión y pa­ra lle­var a ca­bo el pro­ce­so de ofer­ta las com­pa­ñías pue­den ha­cer uso de dos su­pues­tos: la ta­sa de des­cuen­to que es li­bre ofer­ta y la ta­sa de mor­ta­li­dad”, men­cio­nó.

De igual ma­ne­ra Da­niel Acos­ta, di­rec­tor ge­ne­ral de Pen­sio­nes de Sura, se­ña­ló que de­bi­do a que los par­ti­ci­pan­tes de la ren­ta vi­ta­li­cia son clien­tes a lar­go pla­zo re­quie­ren de una aten­ción es­pe­cial, ade­más de que las ase­gu­ra­do­ras se de­ben comprometer a ofre­cer aún más en la par­te de in­ver­sio­nes y en con­jun­to con los de­más ac­to­res in­vo­lu­cra­dos ha­cer­las más fle­xi­bles pa­ra es­te sec­tor.

“Se ad­quie­re un com­pro­mi­so de lar­go pla­zo pa­ra pa­gar­les una pen- sión, en­ton­ces el ni­vel de ser­vi­cio que re­quie­ren es­tos clien­tes es muy al­to y pa­ra que una com­pa­ñía pue­da com­pro­me­ter­se de­be te­ner cier­ta cer­ti­dum­bre del ne­go­cio pa­ra po­der ha­cer­lo sus­ten­ta­ble con el tiem­po”.

“Hoy una ren­ta vi­ta­li­cia con una longevidad de 30-35 no te­ne­mos con que cal­zar­la. En­ton­ces es­ta par­te en el te­ma de in­ver­sio­nes es muy re­le­van­te y es muy im­por­tan­te que ac­to­res co­mo so­mos las em­pre­sas jun­to con el go­bierno y el re­gu­la­dor tra­ba­je­mos en me­jo­rar es­tos es­que­mas de in­ver­sión”, con­clu­yó.

Fi­nal­men­te, Mer­ca­do reite­ró que con la apor­ta­ción obli­ga­to­ria de 6.5% no se­rá su­fi­cien­te por lo que es ne­ce­sa­rio to­mar cons­cien­cia e in­cen­ti­var el aho­rro vo­lun­ta­rio.

“No hay otra ma­ne­ra de que nues­tras ta­sas de rem­pla­zo sean atrac­ti­vas si no­so­tros no to­ma­mos esa con­cien­cia de em­pe­zar a aho­rrar y el mer­ca­do de la eco­no­mía in­for­mal de­be­ría te­ner la con­cien­cia de que aho­rrar ba­jo el col­chón no es el me­ca­nis­mo más ade­cua­do pa­ra po­ten­ciar la eco­no­mía”, pun­tua­li­zó.

FO­TO: SHUTTERSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.