La im­por­tan­cia del re­ba­lan­ceo

El Economista (México) - Estrategias - - CLOSE UP - POR FERNANDO LUQUE* [email protected]­nings­tar.com

EN LA MA­YO­RÍA de los en­cuen­tros que ten­go con in­ver­sio­nis­tas (ya sean di­gi­ta­les o fí­si­cos) mu­chas pre­gun­tas van di­ri­gi­das a sa­ber si es más in­tere­san­te in­ver­tir en una re­gión u otra (es­pe­cial­men­te si es más in­tere­san­te in­ver­tir en Eu­ro­pa o en Es­ta­dos Uni­dos). Mi res­pues­ta siem­pre va en el mis­mo sen­ti­do. Co­mo uno no sa­be qué re­gión se va a com­por­tar me­jor que las de­más, lo más sen­sa­to es ele­gir un fon­do que di­ver­si­fi­que su car­te­ra en to­das las re­gio­nes y que sea el pro­pio ges­tor (sal­vo si se tra­ta de un fon­do ín­di­ce) el que de­ci­da dón­de con­vie­ne in­fra­pon­de­rar y en qué re­gión me­re­ce la pe­na so­bre­pon­de­rar el por­ta­fo­lio. En de­fi­ni­ti­va, al ges­tor se le pa­ga pre­ci­sa­men­te pa­ra que to­me ese ti­po de de­ci­sio­nes. No quie­ro de­cir que és­ta es la me­jor so­lu­ción pa­ra el pe­que­ño in­ver­sor, pe­ro es sin du­da la so­lu­ción más có­mo­da y fá­cil de apli­car en la prác­ti­ca.

Hay, sin em­bar­go, otra al­ter­na­ti­va que es­tá al al­can­ce del in­ver­sio­nis­ta, pe­ro que exi­ge al­go más de ini­cia­ti­va y de con­trol por su par­te. Se tra­ta de in­ver­tir en ca­da una de las prin­ci­pa­les re­gio­nes (el sis­te­ma tam­bién se pue­de uti­li­zar con sec­to­res o es­ti­los de in­ver­sión) pa­ra ir pos­te­rior­men­te, po­co a po­co, equi­li­bran­do la car­te­ra en fun­ción del com­por­ta­mien­to de ca­da una de esas re­gio­nes. Si una re­gión se com­por­ta mu­cho me­jor que el con­jun­to del mer­ca­do, se tras­pa­sa par­te de las par­ti­ci­pa­cio­nes del fon­do in­ver­ti­do en esa re­gión ha­cia el fon­do que me­nor ren­ta­bi­li­dad ha mos­tra­do en el pe­rio­do con­si­de­ra­do.

La es­tra­te­gia sue­le dar me­jo­res re­sul­ta­dos cuan­do los fon­dos in­clui­dos en el por­ta­fo­lio tie­nen com­por­ta­mien­tos muy dis­tin­tos.

De es­ta for­ma, no só­lo se per­mi­te re­du­cir po­si­cio­nes en los mer­ca­dos que más han subido (que se han vuel­to más ca­ros) y au­men­tar la exposición a los mer­ca­dos que me­nos han subido (en teo­ría los más ba­ra­tos) sino que tam­bién per­mi­te man­te­ner un pe­so más o me­nos cons­tan­te en ca­da una de las re­gio­nes evi­tan­do es­tar so­bre­pon­de­ra­do o in­fra­pon­de­ra­do en al­gu­na de ellas.

Pa­ra apli­car co­rrec­ta­men­te es­ta es­tra­te­gia, es im­por­tan­te man­te­ner un ho­ri­zon­te de va­rios años vis­to, ya que es real­men­te a lar­go pla­zo don­de se ofre­ce to­do su po­ten­cial. La es­tra­te­gia pro­pues­ta no só­lo sir­ve pa­ra re­sol­ver la cues­tión de ¿en qué re­gión in­vier­to? sino tam­bién y so­bre to­do pa­ra ayu­dar al in­ver­sor a res­pon­der a la pre­gun­ta de ¿en qué ac­ti­vo in­vier­to?. Es de­cir, la es­tra­te­gia del re­ba­lan­ceo tam­bién sir­ve pa­ra re­par­tir el por­ta­fo­lio en­tre los gran­des ti­pos de ac­ti­vos (ac­cio­nes, bo­nos y efec­ti­vo).

FO­TO: SHUT­TERS­TOCK

*Fernando Luque, edi­tor de Mor­nings­tar Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.