PRO­TE­JA SU IN­FOR­MA­CIÓN DE LA CI­BER­DE­LIN­CUEN­CIA

DE LOS 2 MI­LLO­NES DE RE­CLA­MA­CIO­NES RE­GIS­TRA­DAS EN EL PRI­MER SE­MES­TRE DEL 2018, 96% PER­TE­NE­CE A CO­MER­CIO ELEC­TRÓ­NI­CO, SE­ÑA­LA LA CON­DU­SEF

El Economista (México) - Estrategias - - ACTIVOS NETOS - AL­BA SERVÍN al­ba.ser­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que aque­ja a la po­bla­ción me­xi­ca­na es la in­se­gu­ri­dad, ya no só­lo la que se vi­ve en el ex­te­rior del ho­gar, in­clu­so la que se in­fil­tra has­ta en nues­tra in­for­ma­ción más per­so­nal y pri­va­da,

Des­de va­rios años, es ca­da vez más fre­cuen­te re­ci­bir co­rreos elec­tró­ni­cos de su­pues­tas em­pre­sas o ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras que le pi­den ac­tua­li­zar su in­for­ma­ción per­so­nal di­ri­gién­do­lo a pá­gi­nas apó­cri­fas, o que re­ci­ba una lla­ma­da te­le­fó­ni­ca de fal­sos agen­tes fi­nan­cie­ros que le so­li­ci­tan sus da­tos, vul­ne­ran­do su se­gu­ri­dad.

Fe­li­pe Le­ñe­ro, fun­da­dor y di­rec­tor ge­ne­ral de la pla­ta­for­ma di­gi­tal eFir­ma.com, in­di­có que es im­por­tan­te to­mar me­di­das pre­ven­ti­vas ya que es­te ti­po de de­li­tos es­tá cre­cien­do muy rá­pi­do, apro­ve­chán­do­se de la des­in­for­ma­ción de los usua­rios.

Se­ña­ló que ac­tual­men­te el prin­ci­pal sec­tor de ata­que de la ci­ber­de­lin­cuen­cia es la clo­na­ción de tar­je­tas ban­ca­rias y el ro­bo de iden­ti­dad.

“Los erro­res más co­mu­nes que co­me­ten las per­so­nas cuan­do es­tán ha­cien­do transac­cio­nes en In­ter­net son: las con­tra­se­ñas in­se­gu­ras, pro­por­cio­nar su NIP a otras per­so­nas, usar me­dios no se­gu­ros al usar la ban­ca on­li­ne, dar in­for­ma­ción per­so­nal a tra­vés de me­dios dis­tin­tos a los que uti­li­za la ban­ca co­mo tal y no man­te­ner­se in­for­ma­dos de los car­gos que le ha­cen a su tar­je­ta ban­ca­ria”, ase­gu­ró.

CLO­NA­CIóN DE TAR­JE­TAS

El di­rec­tor de la pla­ta­for­ma ex­pli­có que la clo­na­ción de tar­je­tas ban­ca­rias se pue­de dar prin­ci­pal­men­te por dos vías, con el uso de un skim­mer (dis­po­si­ti­vo que se ins­ta­la en los ca­je­ros au­to­má­ti­cos y en las ter­mi­na­les pun­to de ven­ta pa­ra ro­bo de da­tos) y phis­hing (pá­gi­na de In­ter­net que su­plan­ta la iden­ti­dad de otra en­ti­dad con el fin de es­ta­far).

“Cuan­do va­ya a pa­gar con tar­je­ta de cré­di­to o dé­bi­to en al­gún es­ta­ble­ci­mien­to siem­pre se de­be te­ner a la vis­ta el plás­ti­co co­mo tal y ve­ri­fi­car que no ha­ya al­gún ins­tru­men­to adi­cio­nal que pa­rez­ca sos­pe­cho­so jun­to al dis­po­si­ti­vo”, ex­pli­ca Le­ñe­ro.

“Phis­hing es ro­bar los da­tos de la tar­je­ta ban­ca­ria por me­dio de un si­tio de In­ter­net, por eso es re­co­men­da­ble che­car que el si­tio elec­tró­ni­co don­de se ha­rá la transac­ción fi­nan­cie­ra sea una pá­gi­na se­gu­ra”.

Có­MO DE­TEC­TAR UN DO­MI­NIO EX­TRA­ñO

La pri­me­ra va­li­da­ción es la más sim­ple pe­ro no me­nos im­por­tan­te, se de­be vi­sua­li­zar que la di­rec­ción que mues­tra el na­ve­ga­dor sea exac­ta­men­te la que se di­gi­tó.

En el na­ve­ga­dor, la di­rec­ción de la pá­gi­na web de­be­rá em­pe­zar por https y no só­lo por http, la le­tra s al fi­nal ha­ce una gran di­fe­ren­cia. Tam­bién en la ba­rra de la di­rec­ción apa­re­ce­rá un can­da­do. “Si no tie­ne ese can­da­do, no in­gre­se sus da­tos”, re­co­mien­da el ex­per­to.

CON­TRA­SE­ñA

De acuer­do con Mer Group, el error más fre­cuen­te es pen­sar que se es­tá exen­to de un ata­que ci­ber­né­ti­co, de­bi­do a que el ro­bo de da­tos es ca­da vez más co­mún.

La em­pre­sa se­ña­la que ca­da vez los ci­be­ra­ta­ques se vuel­ven más so­fis­ti­ca­dos, por lo que los usua­rios de­ben es­tar cons­cien­tes de los ries­gos de no to­mar las me­di­das pa­ra pro­te­ger sus da­tos.

“Ele­gir una con­tra­se­ña sue­le ser un di­le­ma; de he­cho, una de ca­da 10 per­so­nas tie­ne la mis­ma pa­ra to­das sus cuen­tas y nor­mal­men­te son sen­ci­llas de re­cor­dar, lo que sig­ni­fi­ca que se pue­den adi­vi­nar y ele­va las po­si­bi­li­da­des de ser víc­ti­ma de un ata­que”, ad­vir­tió en un co­mu­ni­ca­do.

FO­TO: SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.