In­ver­sio­nes te­má­ti­cas

El Economista (México) - Estrategias - - TRADING - POR FER­NAN­DO LU­QUE* fer­nan­do.lu­[email protected]­nings­tar.com

LAS IN­VER­SIO­NES te­má­ti­cas es­tán de mo­da, pe­ro de­ben uti­li­zar­se con cau­te­la. Al igual que los fon­dos sec­to­ria­les, los fon­dos o ETF te­má­ti­cos pre­sen­tan al­gu­nas ven­ta­jas, pe­ro tam­bién va­rios in­con­ve­nien­tes. El avan­ce de la ges­tión pa­si­va en los úl­ti­mos años es in­ne­ga­ble y tien­de a di­ver­si­fi­car­se ca­da vez más. Ade­más de cu­brir una ga­ma ca­da vez más am­plia de cla­ses de activos, los pro­vee­do­res de ETF es­tán abor­dan­do los ETF te­má­ti­cos. Un po­co co­mo lo que ha­cen las ges­to­ras con los fon­dos sec­to­ria­les, que a ve­ces pue­den to­car te­mas co­mo el me­dio am­bien­te, el en­ve­je­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co o la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca.

An­tes de se­lec­cio­nar es­te ti­po de in­ver­sio­nes, es im­por­tan­te en­ten­der cuá­les son los fac­to­res sub­ya­cen­tes de la ren­ta­bi­li­dad y del ries­go, y qué si­mi­li­tu­des tie­nen es­tos pro­duc­tos con los ETF más ba­ra­tos. Si es­tos fac­to­res no son ob­vios o no es­tán su­fi­cien­te­men­te cla­ros, los in­ver­sio­nis­tas de­ben con­si­de­rar si es apro­pia­do cen­trar­se en es­te ti­po de es­tra­te­gia.

Al­gu­nos ETF te­má­ti­cos sue­len te­ner un ses­go fac­to­rial im­por­tan­te. Por ejem­plo, los ETF re­la­cio­na­dos con el te­ma de la tec­no­lo­gía sue­len te­ner va­lo­res de “cre­ci­mien­to” o de “mo­men­tum” en sus por­ta­fo­lios. Es­tos fac­to­res pue­den te­ner un cier­to fer­vor, pe­ro pue­de des­apa­re­cer rá­pi­da­men­te.

Es­to es una fuente de vo­la­ti­li­dad que los in­ver­sio­nis­tas de­ben co­no­cer y en­ten­der, ya que pue­de dar lu­gar a lar­gos pe­río­dos de me­jor o de peor com­por­ta­mien­to, com­pa­ra­ti­va­men­te con el mer­ca­do. Hay que eva­luar la ren­ta­bi­li­dad de es­tos ETF, en par­ti­cu­lar con res­pec­to a ín­di­ces am­plios o sec­to­ria­les, pe­ro es más apro­pia­do com­pa­rar­los con gru­pos si­mi­la­res de ETF.

Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que los cos­tes de es­tos pro­duc­tos tien­den a ser a me­nu­do los más caros den­tro del uni­ver­so de la ges­tión pa­si­va.

Ade­más, es­te ti­po de es­tra­te­gia es­tá más en con­so­nan­cia con un en­fo­que mar­gi­nal den­tro de un por­ta­fo­lio. Por úl­ti­mo, ca­be re­cor­dar que la mor­ta­li­dad de es­tos ETF pue­de ser ele­va­da. Los pro­vee­do­res de ETF a ve­ces tra­tan de cap­tar las ten­den­cias en los mer­ca­dos o en la eco­no­mía y en di­fe­ren­tes sec­to­res de ac­ti­vi­dad, pe­ro la per­sis­ten­cia y sos­te­ni­bi­li­dad de es­tas ten­den­cias no siem­pre es­tá ase­gu­ra­da.

FO­TO: SHUTTERSTOCK

*Fer­nan­do Lu­que, edi­tor de Mor­nings­tar Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.