• Re­ga­los fi­nan­cie­ros pa­ra ma­má, una al­ter­na­ti­va

Es­pe­cia­lis­tas re­co­mien­dan otor­gar ex­pe­rien­cias, más que ob­se­quios fí­si­cos

El Economista (México) - Fondos - - Índice - Zyan­ya López zyan­ya.lo­pez@ ele­co­no­mis­ta.mx

En vís­pe­ras de la ce­le­bra­ción del Día de las Ma­dres, la bús­que­da de ob­se­quios se vuel­ve un vía cru­cis: en­con­trar el re­ga­lo per­fec­to y a pre­cio ac­ce­si­ble es ca­si im­po­si­ble. ¿Ha pen­sa­do en de­jar atrás ob­se­quios tí­pi­cos, como elec­tro­do­més­ti­cos, y op­tar por pro­duc­tos fi­nan­cie­ros?

Sa­be­mos que “el di­ne­ro es una par­te im­por­tan­te pa­ra to­das las per­so­nas, que­ra­mos acep­tar­lo o no, pe­ro otor­gar un re­ga­lo fi­nan­cie­ro a ma­má es dar­le una opor­tu­ni­dad de me­jo­rar en es­te ru­bro”, ex­pli­có So­nia Sán­chez-Es­cuer, es­pe­cia­lis­ta en fi­nan­zas per­so­na­les.

Es­te ti­po de ins­tru­men­tos, ade­más de ayu­dar­les a for­mar o ha­cer cre­cer su pa­tri­mo­nio, son ex­pe­rien­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas que apor­tan un bie­nes­tar y les per­mi­ten cum­plir sus objetivos.

Kar­la Ro­jas Cam­pos, aca­dé­mi­ca de la Es­cue­la de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les de la Uni­ver­si­dad Pa­na­me­ri­ca­na, ex­pli­có que po­co a po­co han ido cam­bian­do es­te ti­po de cues­tio­nes, de tal ma­ne­ra que se ha evo­lu­cio­na­do pa­ra otor­gar más ex­pe­rien­cias que re­ga­los fí­si­cos. Den­tro de es­tas ex­pe­rien­cias se en­cuen­tran los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, los cua­les han te­ni­do un gran au­ge.

En el mer­ca­do hay una am­plia ga­ma de pro­duc­tos que se adap­tan a las ne­ce­si­da­des de la fes­te­ja­da. Por ejem­plo, Ro­jas op­ta por un fon­do de aho­rro de ba­jo ries­go, que si bien só­lo ofre­ce una ta­sa anual de 5%, es un mon­to que po­dría ocu­par­se en cual­quier im­pre­vis­to.

Otro ser­vi­cio es el que ofre­cen nn las ca­sas de Bol­sa, don­de a tra­vés de un ase­sor es­pe­cia­li­za­do y una in­ver­sión sión de 10,000 pe­sos se pue­den ob­te­ne­rer al­tos ren­di­mien­tos a ba­jo ries­go.

Por su par­te, Sán­chez-Es­cuer re­co­men­dó una op­ción me­nos so­fis­ti­ca­da, pe­ro igual de fun­cio­nal. Es­to es a tra­vés de los fon­dos de in­ver­sión li­ga­dos a los ban­cos, a los que ten­drá ac­ce­so di­rec­to, por el sim­ple he­cho de ser cuen­taha­bien­te.

LA ME­JOR OP­CIÓN

Si bien en es­ta ce­le­bra­ción los re­ga­lo­sa­los otor­ga­dos siem­pre son pen­sa­dos pa­ra en­tu­sias­mar al ser que­ri­do, mu­chas ve­ces el ob­se­quio no cau­sa el efec­to desea­do. Se­gún las ex­per­tas, es­ta reac­ción po­dría ser más re­cu­rren­te cuan­do de pro­duc­tos fi­nan­cie­ros se tra­ta.

Em­pe­ro, hay al­gu­nos con­se­jos pa­ra que re­ci­ban su ob­se­quio: 1) co­no­cer el mer­ca­do y sa­ber cuá­les son sus gus­tos y objetivos; 2) ayu­dar­les a cum­plir sus me­tas con una apor­ta­ción sig­ni­fi­ca­ti­va que las in­cen­ti­ve a con­ti­nuar con el aho­rro o la in­ver­sión, y 3) otor­gar re­ga­los di­ver­ti­dos.

Lo im­por­tan­te es “te­ner en cuen­ta que sea útil pa­ra ma­má, pe­ro que a la vez lo dis­fru­te. El ob­je­ti­vo de re­ga­lar un pro­duc­to fi­nan­cie­ro es que fun­cio­ne y ha­ga una di­fe­ren­cia en la vida fi­nan­cie­ra de la fes­te­ja­da”, con­clu­yó la tam­bién con­fe­ren­cis­ta So­nia Sán­chez-Es­cuer.

Fo­tos: es­pe­cial

OB­SE­QUIE ex­pe­rien­cias en el Día de la Ma­dre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.