• Por­ta­fo­lio de aná­li­sis

El Economista (México) - Fondos - - Índice - POR JO­SÉ C. FE­MAT Y RO­DOL­FO SALAZAR

En días pa­sa­dos, el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) ex­ter­nó su preo­cu­pa­ción por la cre­cien­te deu­da del sec­tor pú­bli­co me­xi­cano, mis­ma que pa­ra es­te año equi­val­dría a 51% del PIB, lo que, en opi­nión de di­cha ins­ti­tu­ción, “es­tá lle­gan­do a un ni­vel de­sa­fian­te y al­to pa­ra una eco­no­mía emer­gen­te”.

Por la cuan­tía de la mis­ma, y con­si­de­ran­do la no muy gra­ta ex­pe­rien­cia que se tu­vo en la re­gión con res­pec­to al ma­ne­jo de la mis­ma du­ran­te la dé­ca­da de 1980

— si­tua­ción que ge­ne­ró un es­ca­so cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en nues­tros paí­ses por des­ti­nar una par­te muy im­por­tan­te de sus re­cur­sos al pa­go de in­tere­ses (lo que nos lle­vó a con­si­de­rar­la como la dé­ca­da per­di­da)—, la si­tua­ción ac­tual ame­ri­ta una re­vi­sión.

LAS CIFRAS

La deu­da pú­bli­ca del go­bierno fe­de­ral, al tér­mino del 2014,re­gis­tró un cre­ci­mien­to de 15%, al pa­sar de 5.9 a 6.9 bi­llo­nes de pe­sos, con re­la­ción al año in­me­dia­to an­te­rior. Es im­por­tan­te men­cio­nar que si bien es­te mon­to to­da­vía no es al­to en com­pa­ra­ción con otros paí­ses, es fun­da­men­tal dar se­gui­mien­to a su evo­lu­ción. Ci­te­mos al­gu­nos paí­ses en su deu­da como pro­por­ción del PIB: Gre­cia (177.1%); Ita­lia (132.2%); Es­ta­dos Uni­dos (103.4%); Es­pa­ña (97.7%) y Bra­sil (65.2 por cien­to).

Lo an­te­rior sig­ni­fi­ca que, en pro­me­dio, ac­tual­men­te ca­da me­xi­cano de­be 563,000 pe­sos, sien­do que en el 2012 de­bía 433,000 pe­sos. Adi­cio­nal­men­te, es­ta si­tua­ción se tor­na preo­cu­pan­te si se con­si­de­ra que el PIB de nues­tro país cre­ció 1.4% en el 2013 y 2.1% en el 2014.

La ra­pi­dez con la que se es­tá in­cre­men­tan­do la deu­da pú­bli­ca se ex­pli­ca a par­tir de un prin­ci­pio eco­nó­mi­co bá­si­co. An­te la in­su­fi­cien­cia pa­ra ge­ne­rar re­cur­sos pro­pios de su ac­ti­vi­dad, las or­ga­ni­za­cio­nes re­cu­rren al en­deu­da­mien­to pa­ra cu­brir sus dé­fi­cits. Pues bien, lo mis­mo ocu­rre con los paí­ses. El au­men­to del en­deu­da­mien­to se ex­pli­ca, en bue­na me­di­da, por la dis­mi­nu­ción de los in­gre­sos fis­ca­les, como con­se­cuen­cia de la caí­da de los pre­cios in­ter­na­cio­na­les del pe­tró­leo, del que el go­bierno fe­de­ral ob­tie­ne una ter­ce­ra par­te del to­tal de sus in­gre­sos.

Tam­bién es con­ve­nien­te des­ta­car que la dis­mi­nu­ción en la pla­ta­for­ma de pro­duc­ción pe­tro­le­ra, a con­se­cuen­cia del ago­ta­mien­to de las ya­ci­mien­tos de la son­da de Cam­pe­che, tam­bién con­tri­bu­ye a ge­ne­rar me­nos in­gre­sos, so­bre to­do con­si­de­ran­do que los pri­me­ros re­sul­ta­dos de las nue­vas in­ver­sio­nes, como pro­duc­to de la re­for­ma ener­gé­ti­ca, tar­da­rán al­gu­nos años en ma­ni­fes­tar­se.

En el in­for­me tri­mes­tral de la si­tua­ción de las fi­nan­zas pú­bli­cas y la deu­da pú­bli­ca, co­rres­pon­dien­te al primer tri­mes­tre del 2015, pre­sen­ta­do por el SHCP la se­ma­na pa­sa­da, se ob­ser­va que los in­gre­sos pe­tro­le­ros re­gis­tra­ron una caí­da de 42.6% con re­la­ción al primer tri­mes­tre del año an­te­rior. En di­cho in­for­me se des­ta­ca tam­bién la cap­ta­ción de in­gre­sos no re­cu­rren­tes como ele­men­to que com­pen­só la im­por­tan­te caí­da de los in­gre­sos pe­tro­le­ros.

Esos in­gre­sos no re­cu­rren­tes se ori­gi­na­ron prin­ci­pal­men­te del re­ma­nen­te de ope­ra­ción por 31,400 mi­llo­nes de pe­sos que apor­tó el Ban­co de Mé­xi­co, la con­ce­sión pa­ra crear una nue­va ca­de­na de te­le­vi­sión, así como al­gu­nos efec­tos de las nue­vas dis­po­si­cio­nes tri­bu­ta­rias, como la eli­mi­na­ción del ré­gi­men de con­so­li­da­ción fis­cal. Lo an­te­rior per­mi­tió que, a pe­sar de la di­fí­cil si­tua­ción en cuan­to a cap­ta­ción de in­gre­sos, se ha­ya po­di­do cum­plir con la me­ta de dé­fi­cit pú­bli­co apro­ba­da por el Con­gre­so de la Unión.

LOS RIES­GOS

En otras co­la­bo­ra­cio­nes ya he­mos co­men­ta­do so­bre los pa­si­vos con­tin­gen­tes del país, es de­cir, la deu­da pú­bli­ca no re­co­no­ci­da, la cual se con­vier­te, con el pa­so de los años, en una si­tua­ción ca­da vez más de­li­ca­da, como en el ca­so de los sis­te­mas de pen­sio­nes de los prin­ci­pa­les or­ga­nis­mos des­cen­tra­li­za­dos como Pe­mex, IMSS y CFE, así como de la deu­da de los pro­yec­tos de in­fra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va de lar­go pla­zo.

An­te la com­ple­ji­dad de la si­tua­ción se ha es­cu­cha­do, con ma­yor fre­cuen­cia, la ne­ce­si­dad de una nue­va re­for­ma fis­cal que ven­ga a re­sol­ver el pro­ble­ma de la caí­da de los in­gre­sos pe­tro­le­ros. Tam­bién se ha anun­cia­do que, pa­ra ha­cer más efi­cien­te el gas­to, se tra­ba­ja­rá con pre­su­pues­to ba­se ce­ro; no obs­tan­te, hay que to­mar en cuen­ta que 90% del pre­su­pues­to es­tá com­pro­me­ti­do en suel­dos, sa­la­rios y pen­sio­nes. Por lo an­te­rior, re­sul­ta preo­cu­pan­te y me­re­cen es­pe­cial aten­ción las de­ci­sio­nes que se to­men pa­ra re­sol­ver es­tos pro­ble­mas, de tal ma­ne­ra que evi­te­mos apre­tar aún más la ca­mi­sa de fuer­za que le he­mos im­pues­to a la eco­no­mía me­xi­ca­na y que, en bue­na me­di­da, ex­pli­ca el len­to cre­ci­mien­to de la mis­ma.

Jo­sé C. Fe­mat es eco­no­mis­ta con pos­gra­do en His­to­ria y Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos. Ro­dol­fo Salazar es eco­no­mis­ta con pos­gra­do en Ad­mi­nis­tra­ción y Fi­nan­zas

Co­men­ta­rios y su­ge­ren­cias en: por­ta­na­li­sis@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.