• La mi­ra­da de la zo­na eu­ro

El Economista (México) - Fondos - - Índice - POR FER­NAN­DO LU­QUE

EN MOR­NINGS­TAR siem­pre he­mos sos­te­ni­do la idea de que los in­ver­sio­nis­tas pue­den cons­truir sus car­te­ras ex­clu­si­va­men­te con fon­dos de ges­tión pa­si­va o ETF (tam­bién lla­ma­dos fon­dos co­ti­za­dos), úni­ca­men­te con fon­dos de ges­tión ac­ti­va, o bien, una com­bi­na­ción de es­tas dos fór­mu­las.

Que el in­ver­sio­nis­ta eli­ja fi­nal­men­te una op­ción u otra de­pen­de­rá de sus ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les: el ti­po de vehícu­lo fi­nan­cie­ro con el que se sien­te más có­mo­do, o bien, el ni­vel de se­gui­mien­to que quie­re rea­li­zar de sus in­ver­sio­nes.

Hay otras cues­tio­nes que pue­den te­ner su in­fluen­cia a la ho­ra de cons­truir un ti­po de car­te­ra:

1 El as­pec­to fis­cal es, sin du­da, un de las que ma­yor in­fluen­cia tie­ne.

En al­gu­nos paí­ses, como en Es­pa­ña, por ejem­plo, los ETF no tie­nen el mis­mo tra­ta­mien­to fis­cal que otros vehícu­los fi­nan­cie­ros y eso con­vie­ne te­ner­lo en cuen­ta.

2 Las ex­pec­ta­ti­vas de ren­ta­bi­li­dad que uno tie­ne es­ta­ble­ci­das.

Si uno se con­for­ma con ob­te­ner la ren­ta­bi­li­dad del mer­ca­do, en­ton­ces los ETF (Ex­chan­ge Tra­ded Fund), o los fon­dos de ges­tión pa­si­va, son lo re­co­men­da­ble, aun­que la ga­ma de ges­tión pa­si­va no es tan ex­ten­sa como la de los fon­dos co­ti­za­dos; por ejem­plo, no es tan fá­cil en­con­trar un fon­do ín­di­ce re­fe­ren­cia­do al ín­di­ce de bol­sas mun­dia­les o al ín­di­ce de mer­ca­dos emer­gen­tes.

Si uno tie­ne la pre­ten­sión de ba­tir al mer­ca­do, en­ton­ces no que­da más re­me­dio que apos­tar por fon­dos de ges­tión ac­ti­va. Hay un tre­cho im­por­tan­te en­tre que­rer ba­tir al mer­ca­do y con­se­guir­lo. No só­lo los fon­dos de ges­tión ac­ti­va en con­jun­to no con­si­guen ba­tir al ín­di­ce de re­fe­ren­cia, sino que los in­ver­sio­nis­tas sue­len ob­te­ner re­sul­ta­dos de­cep­cio­nan­tes, de­bi­do a que pa­san de un fon­do a otro atraí­dos por las ren­ta­bi­li­da­des a cor­to pla­zo.

3 El con­trol de ries­go.

Si uno es­tá muy preo­cu­pa­do por es­ta cues­tión, es evi­den­te que los fon­dos de ges­tión ac­ti­va su­fren, por lo ge­ne­ral, pér­di­das má­xi­mas in­fe­rio­res a las de los fon­dos pa­si­vos. Los ges­to­res ac­ti­vos sue­len, en efec­to, au­men­tar el pe­so de la li­qui­dez en los mo­men­tos de tur­bu­len­cias bur­sá­ti­les y al­gu­nos de ellos con­si­guen evi­tar los seg­men­tos del mer­ca­do más pro­ble­má­ti­cos. Eso les per­mi­te man­te­ner una vo­la­ti­li­dad in­fe­rior a la de los pro­duc­tos pa­si­vos que no dis­po­nen de esa po­si­bi­li­dad. Por su­pues­to, no to­dos los ges­to­res ac­ti­vos con­si­guen sa­car pro­ve­cho de es­tas téc­ni­cas de­fen­si­vas, por lo que uno no de­be asu­mir que la ges­tión ac­ti­va con­lle­va ne­ce­sa­ria­men­te una bue­na pro­tec­ción del ca­pi­tal.

4 To­le­ran­cia.

La elec­ción pue­de de­pen­der de si uno es bueno a la ho­ra de se­lec­cio­nar fon­dos. Sea ho­nes­to con­si­go mis­mo y com­pa­re las ren­ta­bi­li­da­des de su car­te- ra con un de­ter­mi­na­do ín­di­ce de re­fe­ren­cia. Si re­sul­ta que no ha con­se­gui­do apor­tar un va­lor sig­ni­fi­ca­ti­vo con la se­lec­ción de sus fon­dos, de­cán­te­se por una car­te­ra de ges­tión pa­si­va. La to­le­ran­cia es un ar­te, y us­ted se en­cuen­tra en la lí­nea de apren­di­za­je.

5

Pa­cien­cia.

Op­tar por una car­te­ra ac­ti­va o pa­si­va pue­de es­tar re­la­cio­na­do con lo pa­cien­te que uno es en so­por­tar fuer­tes di­fe­ren­cias res­pec­to del mer­ca­do.

En mu­chas oca­sio­nes, pa­ra po­der ba­tir al ín­di­ce de re­fe­ren­cia, los ges­to­res ac­ti­vos sue­len dis­tan­ciar­se bas­tan­te de ese bench­mark. Es­to les per­mi­te ob­te­ner re­sul­ta­dos por en­ci­ma de la me­dia en lar­gos pe­rio­dos de tiem­po, pe­ro tam­bién pue­den su­frir mo­men­tos en los que se que­dan muy por de­ba­jo de la me­dia. Los fon­dos ín­di­ce tam­bién pue­den ob­te­ner re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos en de­ter­mi­na­dos pe­rio­dos, pe­ro uno pue­de te­ner por lo me­nos el con­sue­lo de que, en nin­gún mo­men­to, lo ha­rá mu­cho peor que el mer­ca­do.

Con­si­de­rar es­tas cin­co cues­tio­nes no es fá­cil, ha­cer­lo es el re­to.

Fer­nan­do Lu­que, edi­tor Mor­nings­tar. Fer­nan­do.lu­que@ mor­nings­tar.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.