“Me to­mo la tec­no­lo­gía con mu­cha cal­ma”: Raúl Rojas

El in­ves­ti­ga­dor me­xi­cano-alemán no ol­vi­da que el gran pro­ble­ma que vi­ve la ciu­dad que lo vio na­cer es el trá­fi­co vehi­cu­lar. Una so­lu­ción se­ría ta­xis au­tó­no­mos

El Economista (México) - Industria Automotriz - - Tecnología e innovación - An­gé­li­ca Pi­ne­da an­ge­li­ca.pi­ne­da@ele­co­no­mis­ta.mx

Raúl Rojas González ha co­se­cha­do múl­ti­ples re­co­no­ci­mien­tos co­mo alumno, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor. En­tre la me­da­lla del Co­nacyt al Me­jor Es­tu­dian­te de Mé­xi­co, en 1977, y la del Pro­fe­sor del Año en Ale­ma­nia, en el 2015, hay al me­nos 23 pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos pa­ra es­te hom­bre, quien des­cu­brió su pri­mer amor, las matemáticas, en los li­bros de se­cun­da­ria de su her­mano.

La de Raúl Rojas es de las his­to­rias que em­be­le­san por ins­pi­ra­do­ras. Es la de al­guien que no se tra­zó otro rum­bo más que el que vi­ve aho­ra.

De no ha­ber si­do cien­tí­fi­co ¿a qué se hu­bie­ra de­di­ca­do?, se le pre­gun­ta vía te­le­fó­ni­ca. “Es­tá di­fí­cil res­pon­der. Des­de la pri­ma­ria ya de­cía que iba a ser ma­te­má­ti­co. Me re­sul­ta di­fí­cil pen­sar qué más hu­bie­ra si­do. Tal vez fut­bo­lis­ta, pe­ro nun­ca fui bueno pa­ra el fut­bol”.

Tres ale­ma­nes son pio­ne­ros de la con­duc­ción au­tó­no­ma y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial: Se­bas­tian Th­run y Ernst Dick­manns. El ter­ce­ro es Rojas González, quien en 1996 se na­cio­na­li­zó alemán y hoy di­ri­ge el Dah­lem Cen­ter for In­te­lli­gent Sys­tems, un la­bo­ra­to­rio de ma­chi­ne lear­ning y ro­bó­ti­ca.

“Te­ne­mos es­te la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad Li­bre de Ber­lín des­de ha­ce 20 años con di­fe­ren­tes pro­yec­tos. Los hu­ma­nos ac­túan sin pen­sar, sin re­fle­xio­nar; reconocen la voz y no sa­be­mos có­mo lo ha­ce el ce­re­bro, por­que es au­to­má­ti­co. Hay que ave­ri­guar­lo, ha­cer ex­pe­ri­men­tos, de eso tra­ta la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial” ex­pli­ca el in­ves­ti­ga­dor, egre­sa­do de tres uni­ver­si­da­des me­xi­ca­nas (IPN, UNAM, UdeG), fun­da­dor de cua­tro startups re­la­cio­na­das con su cam­po de in­ves­ti­ga­ción y que ha­bla y es­cri­be en cin­co idio­mas.

“Un pro­yec­to -del la­bo­ra­to­rio- del que sa­lió una pa­ten­te fue un sis­te­ma de lec­tu­ra pa­ra cie­gos. El sis­te­ma re­co­no­ce las le­tras del li­bro y las lee a tra­vés de re­co­no­ci­mien­to de voz. Pe­ro una de las co­sas que ha­ce­mos in­cons­cien­tes es ma­ne­jar au­tos, to­do el mun­do sa­be que cuan­do uno ya tie­ne prac­ti­ca­do el ca­mino, vuel­ve a su casa en pi­lo­to au­to­má­ti­co y no sa­be có­mo lle­gó, no pien­sa en la ma­ne­ja­da, in­clu­so con trá­fi­co, y eso es lo que que­re­mos en­se­ñar­le a la compu­tado­ra”, abun­da.

la mo­ti­va­ción

Rojas González na­ció en ju­nio de 1955. Es ca­sa­do y tie­ne un hi­jo. Tam­bién tie­ne cin­co her­ma­nos, la fa­mi­lia que for­ma­ron Gra­cie­la González, maes­tra de pri­ma­ria, y Jorge Rojas, as­pi­ran­te a in­ge­nie­ro me­cá­ni­co, vi­vió en la co­lo­nia Doc­to­res de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Esos eran otros tiem­pos en los que los co­ches y el trá­fi­co no eran un pro­ble­ma, co­mo lo son aho­ra.

“La con­duc­ción au­tó­no­ma tie­nen di­fe­ren­tes mo­ti­va­cio­nes pa­ra desa­rro­llar­la. Ha­ce 10 años, en Stan­ford, pla­ti­cá­ba­mos con otros co­le­gas so­bre sus mo­ti­va­cio­nes pa­ra el au­to­mó­vil y ellos nos de­cían que era por la se­gu­ri­dad… yo des­de esa épo­ca de­cía que mi mo­ti­va­ción era con­ver­tir el au­to­mó­vil en ta­xi”.

El in­ves­ti­ga­dor ex­po­ne que en pro­me­dio via­ja 1.3 per­so­nas por vehícu­lo. Si un au­to in­te­li­gen­te se usa pa­ra tras­la­dar a va­rias per­so­nas que van en una mis­ma di­rec­ción, és­te se con­vier­te en una par­te del sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co.

Pa­ra la in­dus­tria, la mo­ti­va­ción pue­de ser otra. “En BMW de­cía que no creen que se va­ya a re­du­cir el nú­me­ro de vehícu­los en las ciu­da­des y que, por el con­tra­rio, au­men­ta­rá por­que la gen­te no ne­ce­si­ta­rá li­cen­cia pa­ra te­ner un co­che, cual­quie­ra po­dría te­ner­lo y eso au­men­ta­ría su nú­me­ro. Co­mo es un pro­yec­to a mu­chos años, de va­rias dé­ca­das, ya ve­re­mos cuál es la vi­sión que se im­po­ne”.

Los hu­ma­nos ac­túan sin pen­sar, sin re­fle­xio­nar; reconocen la voz y no sa­be­mos có­mo lo ha­ce el ce­re­bro, por­que es au­to­má­ti­co. Hay que ave­ri­guar­lo, de eso tra­ta la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial”.

Raúl Rojas, in­ves­ti­ga­dor.

es ho­ra de pi­vo­tear

El cu­rrí­cu­lum de Raúl Rojas González abar­ca 34 pá­gi­nas, seis más des­de que lo nom­bra­ron Pro­fe­sor del Año. Fue has­ta la Es­cue­la Su­pe­rior de Fí­si­ca y Matemáticas del IPN que en­con­tró un maes­tro que lo ins­pi­ra­ra. Tal vez, él sí sea una ins­pi­ra­ción pa­ra sus 46 es­tu­dian­tes de doc­to­ra­do o pa­ra aque­llos de las 11 uni­ver­si­da­des de Mé­xi­co, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos don­de ha im­par­ti­do 162 cur­sos.

A pe­sar de esa tra­yec­to­ria, Rojas González ha­bla con la sen­ci­llez de un es­tu­dian­te (sal­vo cuan­do ha­bla so­bre la au­to­con­duc­ción, ahí sa­le a re­lu­cir su au­to­ri­dad). Cual­quier épo­ca es bue­na pa­ra ser in­ves­ti­ga­dor, pe­ro la de hoy, co­mo po­cas ve­ces, tie­ne más com­pe­ten­cia.

“Hoy es más di­fí­cil lo­grar una in­no­va­ción o un desa­rro­llo que no se les ocu­rra a otras per­so­nas. Es más di­fí­cil lo­grar al­go re­vo­lu­cio­na­rio co­mo lo hi­zo Eins­tein, por­que la com­pe­ten­cia es tre­men­da”, di­ce el tam­bién crea­dor de 11 pa­ten­tes.

Esa sen­ci­llez lo man­tie­ne uni­do con su al­ma ma­ter. Des­de Ale­ma­nia, Rojas González vin­cu­la la aca­de­mia me­xi­ca­na con la in­ves­ti­ga­ción de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y vehícu­los au­tó­no­mos, co­mo se vio en el re­to que lan­zó en ju­nio a cin­co uni­ver­si­da­des me­xi­ca­nas (IPN, UNAM, UdG, INAOE y el ITAM) a las que en­tre­gó au­tos a es­ca­la pa­ra com­pren­der es­ta tec­no­lo­gía. El re­sul­ta­do se ve­rá en no­viem­bre pró­xi­mo.

Y es que, pa­ra el pro­fe­sor, Mé­xi­co ha des­apro­ve­cha­do el im­pul­so de la in­dus­tria au­to­mo­triz y no ha ge­ne­ra­do una ba­se cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca pa­ra ex­plo­tar esa tec­no­lo­gía, co­mo lo ha he­cho Chi­na y Co­rea. La trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca no ha si­do una prio­ri­dad pa­ra las au­to­ri­da­des.

“A Chi­na y Co­rea les ha da­do mu­cho por crear co­ne­xio­nes ho­ri­zon­ta­les con pro­duc­to­res na­cio­na­les y es lo que ha­ce fal­ta en Mé­xi­co: aquí lle­ga el di­se­ño, las pie­zas y se ar­ma el vehícu­lo”.

No es fal­ta ta­len­to, ase­gu­ra, por­que és­te tam­bién escasea en Ale­ma­nia. Es, se­ña­la, que la in­ves­ti­ga­ción se ha­ce tar­de en nues­tro país. “En Ale­ma­nia, cuan­do un alumno lle­ga a li­cen­cia­tu­ra se in­te­gra a un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción, no tie­ne que es­pe­rar a que ter­mi­ne o a que lle­gue a la maes­tría pa­ra que su­ce­da. Eso en Mé­xi­co no su­ce­de; le ma­che­tea­mos du­ro a los li­bros, ha­ce­mos mu­chos exá­me­nes, pe­ro lle­ga­mos a la in­ves­ti­ga­ción tar­de. En Ale­ma­nia y Es­ta­dos Uni­dos lle­gan a in­ves­ti­gar des­de el prin­ci­pio y eso crea una cul­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción”, ex­po­ne.

Es­ta cul­tu­ra ha per­mi­ti­do que las em­pre­sas tra­ba­jen con las uni­ver­si­da­des, al­go que fal­ta fo­men­tar en Mé­xi­co, diag­nos­ti­ca el doc­tor Rojas y su re­ce­ta pa­ra co­rre­gir­lo es “le­van­tar el te­lé­fono”.

“En un en­cuen­tro de matemáticas, les pla­ti­qué -a co­le­gas me­xi­ca­nos- de to­dos los pro­yec­tos que te­ne­mos con la in­dus­tria y me pre­gun­tan ‘có­mo le ha­ces pa­ra te­ner una vin­cu­la­ción tan es­tre­cha con ellos’ y les di­je ‘na­da más con­tes­ta el te­lé­fono’”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.