Mé­xi­co pue­de pro­gre­sar sin el TLCAN

Si se po­ne en mar­cha un plan B, hay ca­pa­ci­dad, ex­pe­rien­cia y una red de acuer­dos co­mer­cia­les: ex­per­tos

El Economista (México) - Industria Automotriz - - Análisis del sector - Li­lia Gon­zá­lez Ve­láz­quez lgon­za­[email protected]­co­no­mis­ta.com.mx

A la in­dus­tria au­to­mo­triz me­xi­ca Ana le re­sul­ta “inacep­ta­ble” can­ce­lar el TLCAN, por el al­to gra­do de in­te­gra­ción re­gio­nal que hay en­tre los tres paí­ses, y por­que ope­rar ba­jo las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio im­pli­ca­rá so­bre­cos­to en los en­víos a EU, que sin pro­ble­ma po­dría ab­sor­ber­lo a tra­vés de pro­duc­ti­vi­dad, pe­ro su pro­ce­so de adap­ta­ción a las nue­vas re­glas tar­da­ría de dos a 10 años.

Em­pre­sa­rios del sec­tor au­to­mo­triz afir­man que Mé­xi­co cuen­ta con la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca, la ex­pe­rien­cia y una am­plia red de acuer­dos co­mer­cia­les con el res­to del mundo pa­ra tra­ba­jar con un plan B, que per­mi­ta di­ver­si­fi­car mer­ca­dos, pe­ro se­ría la­men­ta­ble rom­per la ca­de­na de su­mi­nis­tro de la in­dus­tria y pro­vo­car que las in­ver­sio­nes de Nor­tea­mé­ri­ca se ubi­quen a otras na­cio­nes.

Un plan al­ter­na­ti­vo a la can­ce­la­ción del TLCAN es adap­tar­se a las re­glas que se pac­ten y tra­ba­jar fuer­te en pro­duc­ti­vi­dad, co­men­ta Cé­sar Gu­tié­rrez Eli­za­rra­rás, di­rec­tor de Vis­ta­Mex (em­pre­sa pro­vee­do­ra de ar­ma­do­ras au­to­mo­tri­ces).

“El plan B to­ma­ría tiempo, por­que ca­si 70% de la im­por­ta­ción vie­ne de EU; las em­pre­sas se han ins­ta­la­do en Mé­xi­co por la com­pe­ti­ti­vi­dad y el cos­to pa­ra integrar la pro­vee­du­ría, en­sam­blar los au­tos y des­pla­zar­los a EU, pe­ro se de­be con­si­de­rar que es­ta­mos en un mer­ca­do glo­bal y la com­pe­ten­cia es­tá en to­dos la­dos. De­be­mos sa­ber tra­ba­jar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te”, aco­ta.

Ar­tu­ro Ran­gel, em­pre­sa­rio del sec­tor au­to­mo­triz e in­te­gran­te de la Ca­na­cin­tra, sos­tie­ne que Mé­xi­co pue­de sa­lir ade­lan­te sin TLCAN, aun­que se­rá más com­pli­ca­do. “Sin du­da, el país tie­ne una red de tratados co­mer­cia­les que per­mi­ti­ría co­lo­car la pro­duc­ción de vehícu­los me­xi­ca­nos en otros mer­ca­dos, y ha cre­ci­do el in­te­rés por lo he­cho en Mé­xi­co”.

Por tan­to, re­co­mien­da tra­ba­jar en una agen­da in­ter­na de com­pe­ti­ti­vi­dad, una agen­da fis­cal y con el sec­tor pú­bli­co, pa­ra que ha­ya ma­yo­res fa­ci­li­da­des pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas en las com­pras de go­bierno, así co­mo ga­ran­ti­zar el efec­ti­vo pa­go a los pro­vee­do­res.

Pa­ra Eduardo Solís, pre­si­den­te de la AMIA, no exis­te un plan al­ter­na­ti­vo, pues ha reite­ra­do que sus con­tra­par­tes en EU y Ca­na­dá han so­li­ci­ta­do no al­te­rar la ar­mo­nía ba­jo la cual ope­ran las in­dus­trias y per­mi­tir que la región sea com­pe­ti­ti­va, crez­ca y ha­ga fren­te a otros blo­ques co­mer­cia­les.

“Es inacep­ta­ble te­ner una re­gla de ori­gen de 85%; la re­gla ac­tual (62.5%) so­bre la cual se ope­ra es la más es­tric­ta no sólo en el TLCAN, sino en el mundo, lo que per­mi­te un co­mer­cio equi­li­bra­do”, afir­ma.

Por tan­to, el re­pre­sen­tan­te de la in­dus­tria au­to­mo­triz en Mé­xi­co pi­de no an­ti­ci­par­se a la de­fi­ni­ción de un plan B; no obs­tan­te, ad­mi­te que las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas pa­ga­rían un aran­cel pro­me­dio de 2.5% pa­ra en­trar a Es­ta­dos Uni­dos.

De acuer­do con in­for­ma­ción de la in­dus­tria, la re­gla de ori­gen del sec­tor au­to­mo­triz en el TLCAN es­ta­ble­ció un pro­ce­so de des­gra­va­ción de 10 años, pe­rio­do en el cual el va­lor de con­te­ni­do re­gio­nal se in­cre­men­ta­ría de 50 a 62.5%, con el ob­je­ti­vo de que se pu­die­ra in­cor­po­rar ma­yor por­cen­ta­je de in­su­mos a tra­vés de in­ver­sio­nes y desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, se cum­plió.

Reu­ben Smith-Vaug­han, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Eco­nó­mi­co de EU y Mé­xi­co de la US Cham­ber, ad­mi­te que las re­glas ac­tua­les del sec­tor au­to­mo­triz “es lo me­jor que te­ne­mos”, po­nen en una si­tua­ción com­pe­ti­ti­va a la región de Nor­tea­mé­ri­ca, “pe­ro si subimos la re­gla de ori­gen, las in­ver­sio­nes se van a ir a otros paí­ses”.

La de­sin­te­gra­ción de las ca­de­nas de pro­duc­ción en la región lle­va­ría a pre­cios más al­tos y a que las em­pre­sas pro­duz­can en otros paí­ses de ba­jo costos, co­mo los asiá­ti­cos. “Qui­zá Mé­xi­co no re­sul­te tan afec­ta­do por re­unir cier­tas ca­rac­te­rís­ti­cas pro­duc­ti­vas y com­pe­ti­ti­vas, pe­ro EU sí”.

Luis Lo­zano, di­rec­tor de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les de To­yo­ta Mé­xi­co, pi­de no es­pe­cu­lar qué po­dría pa­sar, pe­ro afir­ma que sus pla­nes es­tán con Mé­xi­co, por po­seer una planta pro­duc­ti­va ins­ta­la­da efi­cien­te y com­pe­ti­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.