La Igle­sia en tem­po­ra­da elec­to­ral

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Mó­ni­ca Uri­be

Con un go­bierno cu­ya sa­li­da es­tá sien­do caó­ti­ca, mien­tras los can­di­da­tos se tun­den con datos, me­dias ver­da­des, ver­da­des o men­ti­ras, y en me­dio de la vio­len­cia que ha co­bra­do va­rias víc­ti­mas en­tre los sa­cer­do­tes, la je­rar­quía ca­tó­li­ca tra­ba­jó el Plan Glo­bal 2031-2033, Ha­cia el en­cuen­tro con Je­su­cris­to re­den­tor ba­jo la mi­ra­da amo­ro­sa de San­ta María de Gua­da­lu­pe, así se lla­ma el do­cu­men­to.

Nos po­dría pa­re­cer muy aven­tu­ra­do pen­sar en un ho­ri­zon­te de 15 años, pe­ro no es pa­ra me­nos. En el 2031 se ce­le­bra­rán los 500 años de las apa­ri­cio­nes gua­da­lu­pa­nas y dos años más tar­de, 2,000 años de la muer­te y re­su­rrec­ción de Je­su­cris­to, se­rá un ju­bi­leo más im­por­tan­te que el del año 2000. Los obis­pos pre­sen­ta­ron el do­cu­men­to el do­min­go 13 de ma­yo, fies­ta de la Asun­ción del Se­ñor, jus­to cuan­do nue­va­men­te sur­gía el ru­mor de la re­nun­cia del pa­pa Fran­cis­co por una ho­mi­lía da­da en San­ta Martha que te­nía que ver con el fin de la mi­sión del Após­tol Pa­blo en Éfe­so y su tras­la­do a Je­ru­sa­lén.

Los te­mas en la San­ta Se­de es­ta se­ma­na han si­do pe­sa­dos. El pa­pa re­co­no­ció su error con res­pec­to a los abu­sos co­me­ti­dos en Chi­le y su ne­ga­ti­va a des­ha­cer­se del obis­po Ba­rrios, que en­cu­brió al cu­ra abu­sa­dor, Fernando Ka­ra­di­ma. Un error que le cos­tó mu­chí­si­mas crí­ti­cas en Amé­ri­ca La­ti­na. Ade­más, la Con­gre­ga­ción pa­ra la Doc­tri­na de la Fe (CDF) y del Di­cas­te­rio pa­ra el Ser­vi­cio al Desa­rro­llo Hu­mano In­te­gral sa­có un do­cu­men­to en ma­te­ria eco­nó­mi­ca que se ve in­tere­san­te. Se lla­ma “Oe­co­no­mi­cae et pe­cu­nia­riae quaes­tio­nes” y tra­ta so­bre el dis­cer­ni­mien­to éti­co en el sis­te­ma eco­nó­mi­co y fi­nan­cie­ro. En­tre otras co­sas se ma­ni­fies­ta con­tra las prác­ti­cas des­ho­nes­tas que ali­men­tan los pa­raí­sos fis­ca­les: eva­sión de im­pues­tos, la­va­do de di­ne­ro su­cio (ro­bo, frau­de, co­rrup­ción, aso­cia­ción cri­mi­nal, ma­fia y bo­tín de gue­rra). Lo me­nos que di­ce es que con un im­pues­to mí­ni­mo a las ope­ra­cio­nes offs­ho­re se po­dría aca­bar con el ham­bre en el mun­do. Con­tra­ria­men­te a lo que to­do mun­do pen­sa­ría, no es una con­de­na al di­ne­ro per se, sino al mal uso del di­ne­ro, a su con­cen­tra­ción o uso co­rrup­to. No con­for­me con eso, en la San­ta Se­de se emi­tie­ron dis­po­si­cio­nes pa­ra el ac­ce­so al In­ter­net en los con­ven­tos de clau­su­ra. Aho­ra las mon­jas po­drán goo­glear lo que les in­tere­se. A nues­tros ojos pa­re­ce una ni­mie­dad, pe­ro la “des­con­de­na” del di­ne­ro y que las mon­jas pue­dan usar compu­tado­ras son sal­tos cuán­ti­cos. Es­to no lo to­mó en cuen­ta el do­cu­men­to de la CEM, pe­ro su es­pí­ri­tu se ad­vier­te, que el mo­de­lo neo­li­be­ral es un “cruel ca­pa­taz” que ge­ne­ra in­jus­ti­cias y con­cen­tra la ri­que­za (…) ha­bla so­bre el re­la­ti­vis­mo, el uso de las tec­no­lo­gías de la co­mu­ni­ca­ción, de la eco­lo­gía. Se tra­ta de un com­pen­dio de las en­se­ñan­zas de Fran­cis­co en ma­te­ria so­cial, eco­nó­mi­ca, política, me­dio am­bien­tal y de gé­ne­ro, ins­cri­to en un pe­rio­do elec­to­ral acia­go. Los obis­pos ha­cen un análisis de la reali­dad im­pe­ran­te, pe­ro pa­re­cen en­si­mis­ma­dos con sus pro­pios pro­ble­mas, que di­cha sea la ver­dad, son múl­ti­ples, des­de las acu­sa­cio­nes de pe­de­ras­tia has­ta la pér­di­da de fie­les. Es por eso que, en es­ta oca­sión, no ve­mos una Igle­sia com­ba­ti­va, ni ple­na­men­te al pen­dien­te del pro­ce­so elec­to­ral. In­clu­so las reunio­nes con los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les no pa­re­cie­ron ge­ne­rar ma­yor im­pac­to en el Epis­co­pa­do. Y es na­tu­ral, la vio­len­cia ha pe­ga­do con fuer­za al cle­ro. Es­te año, han si­do ase­si­na­dos cin­co sa­cer­do­tes, 24 en el se­xe­nio de Enrique Pe­ña Nieto, quien ha bus­ca­do mos­trar su cer­ca­nía con la Igle­sia por to­dos los me­dios. Pe­ro eso no ha si­do su­fi­cien­te y es po­si­ble de­cir que, si bien tu­vo el apo­yo de la Igle­sia, és­te se rom­pió con la ocu­rren­cia de mo­di­fi­car el Có­di­go Ci­vil y per­mi­tir la adop­ción de me­no­res por par­te de per­so­nas ho­mo­se­xua­les. Des­de en­ton­ces, el 2015, el ale­ja­mien­to de la Igle­sia con res­pec­to a la cla­se política es pal­pa­ble. No se ve cer­ca­nía con nin­gún can­di­da­to pre­si­den­cial.

Mien­tras tan­to, la Ar­qui­dió­ce­sis de Mé­xi­co da de qué ha­blar, sin ha­blar. Ha­ce más de seis se­ma­nas que Des­de la Fe no ha apa­re­ci­do. A los 21 años de su fun­da­ción, el se­ma­na­rio ca­tó­li­co no mar­ca ten­den­cia los lu­nes. Con­fie­so que lo ex­tra­ño, in­de­pen­dien­te­men­te de que a ve­ces re­sul­ta­ba un tan­to es­tri­den­te, ge­ne­ral­men­te sus editoriales eran in­ci­si­vas y da­ban en el pun­to. La ver­dad no pe­ca, pe­ro in­co­mo­da. Des­de la Fe era el es­pa­cio de co­mu­ni­ca­ción de la Ar­qui­dió­ce­sis pri­ma­da y la ca­ja de re­so­nan­cia de la Igle­sia en Mé­xi­co, aun­que na­die lo qui­sie­ra acep­tar y, mu­chas ve­ces, des­de la mis­ma Igle­sia hu­bo des­lin­des de sus po­si­cio­nes. Su ti­ra­je era im­pre­sio­nan­te: 25,000 ejem­pla­res que se re­par­tían en las pa­rro­quias, más 625,000 en­car­ta­dos en los pe­rió­di­cos de Or­ga­ni­za­ción Editorial Me­xi­ca­na, Los So­les, lo que le da­ba cobertura na­cio­nal. A ello ha­bría que agre­gar la ver­sión elec­tró­ni­ca, lo que le con­ver­tía en el se­ma­na­rio ca­tó­li­co más grande de Amé­ri­ca La­ti­na. En va­rias oca­sio­nes, des­de 1997, cuan­do se lla­ma­ba Nue­vo Cri­te­rio, causó es­co­zor a las au­to­ri­da­des sim­ple­men­te por de­nun­ciar si­tua­cio­nes anó­ma­las. Era el do­lor de ca­be­za de la Se­gob, del go­bierno fe­de­ral, del de la CDMX, del Le­gis­la­ti­vo y has­ta del po­der Ju­di­cial. Se po­día no coin­ci­dir con sus con­te­ni­dos, pe­ro los plan­tea­mien­tos eran con­sis­ten­tes con el ma­gis­te­rio de la Igle­sia, aun­que a ve­ces eran más pa­pis­tas que el pa­pa y no se qui­sie­ron dar cuen­ta de que Fran­cis­co ocu­pa el solio pon­ti­fi­cio des­de el 2013. Lo úni­co malo es que, de al­gu­na ma­ne­ra, Des­de la Fe fue uti­li­za­do pa­ra cu­brir los errores del cardenal Ri­ve­ra.

El apa­ren­te des­man­te­la­mien­to de Des­de la Fe tie­ne que ver con la nue­va orien­ta­ción a la ca­be­za de la ar­qui­dió­ce­sis; sin em­bar­go, pa­re­ce que la política de co­mu­ni­ca­ción so­cial no ha cua­ja­do. Se en­tien­de que exis­te una tran­si­ción, pe­ro los con­te­ni­dos de la pá­gi­na web de SIAME, el sis­te­ma de in­for­ma­ción ar­qui­dio­ce­sano, que sus­ti­tu­yen el es­pa­cio de­ja­do por Des­de la Fe, se per­ci­ben ano­di­nos, pre­ten­den dar a co­no­cer la fi­gu­ra del cardenal Aguiar sin efec­ti­va­men­te lo­grar­lo y pa­re­cen des­vin­cu­la­dos de la co­yun­tu­ra ac­tual.

Es po­si­ble que las ins­truc­cio­nes del cardenal pri­ma­do sean ba­jar el per­fil en es­ta com­pli­ca­dí­si­ma tem­po­ra­da elec­to­ral y que su equi­po se re­con­fi­gu­re se­gún los re­sul­ta­dos del diag­nós­ti­co —no sé si au­di­to­ría— de Ernst&Young. Lo que no me que­da cla­ro es si es­ta em­pre­sa co­no­ce las es­truc­tu­ras ecle­sia­les y la muy par­ti­cu­lar forma de ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pro­pia de la Igle­sia. Oja­lá sí, pe­ro el tiem­po es pre­cio­so; la Ar­qui­dió­ce­sis, por no de­cir la Igle­sia, es­tá per­dien­do un es­pa­cio im­por­tan­te en la opinión pú­bli­ca.

Co­rren los ru­mo­res de que hay pug­nas al in­te­rior de la Ar­qui­dió­ce­sis. A juz­gar por lo que cir­cu­la en la web, es cier­to y no ex­tra­ña, por­que hay leal­ta­des, fi­lias y fo­bias. En es­te mo­men­to se per­ci­be una Igle­sia aga­za­pa­da, ten­sa, es­pe­ran­do los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les pa­ra de­fi­nir sus ac­cio­nes ul­te­rio­res, muy dis­tin­ta a lo vis­to de ha­ce 30 años pa­ra acá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.