De­je­mos de tra­tar de com­pla­cer a Trump

Apro­ve­che­mos los es­pa­cios que ofre­ce el sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se pa­ra ge­ne­rar be­ne­fi­cios pa­ra los me­xi­ca­nos, plan­tea el in­ves­ti­ga­dor del CIDE

El Economista (México) - Los Políticos - - Relación México-eu - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

Mé­xi­co de­be im­ple­men­tar una es­tra­te­gia pa­ra su re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos que no es­té do­mi­na­da por tra­tar de com­pla­cer a su pre­si­den­te, Do­nald Trump, sino apro­ve­char los es­pa­cios que ofre­ce el sis­te­ma po­lí­ti­co es­ta­dou­ni­den­se pa­ra ge­ne­rar be­ne­fi­cios pa­ra los me­xi­ca­nos, plan­teó Carlos He­re­dia Zu­bie­ta.

El pro­fe­sor-in­ves­ti­ga­dor de la Di­vi­sión de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Do­cen­cia Eco­nó­mi­cas (CIDE) en­fa­ti­zó que la es­tra­te­gia de tra­tar de en­ten­der al pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ha­cer lo que él quie­re y apa­ci­guar­lo ya fra­ca­só.

Trump no va a cam­biar y no hay ma­ne­ra de con­ven­cer­lo o per­sua­dir­lo de na­da, en­ton­ces lo que ne­ce­si­ta­mos es una es­tra­te­gia que no tran­si­te por tra­tar de com­pla­cer­lo.

En en­tre­vis­ta di­jo que es muy im­por­tan­te apro­ve­char los es­pa­cios que ofre­cen el po­der Le­gis­la­ti­vo de esa na­ción, los go­ber­na­do­res y alcaldes pa­ra im­pul­sar los asun­tos que le con­vie­nen a Mé­xi­co en su agen­da bi­la­te­ral.

Eso im­pli­ca im­ple­men­tar es­tra­te­gias con un en­fo­que mul­ti­sec­to­rial, que in­clu­ya aca­de­mia so­cie­dad ci­vil, em­plea­do­res y cá­ma­ras de co­mer­cio es­ta­dou­ni­den­ses, en­tre otros agen­tes que in­ci­den en la agen­da pú­bli­ca.

El aca­dé­mi­co des­ta­có que Mé­xi­co de­be en­ten­der que ya se aca­bó el tiem­po en que, des­de un es­cri­to­rio en la Ciu­dad de Mé­xi­co, le íba­mos a ti­rar lí­nea a los me­xi­ca­nos ra­di­ca­dos en es­ta­dos Uni­dos.

Ad­vir­tió que siem­pre va a ser ne­ce­sa­rio tra­tar de en­ten­der có­mo ac­túa y qué es lo que quie­re ha­cer el pre­si­den­te de ese país, pe­ro es muy di­fe­ren­te a tra­tar de per­sua­dir pa­ra que ac­túe a fa­vor de Mé­xi­co.

In­clu­so di­jo que co­no­cer al ve­cino es muy im­por­tan­te, so­bre to­do por­que “co­no­ce­mos Es­ta­dos Uni­dos mu­cho me­nos de lo que cree­mos”.

“De­be­ría­mos aban­do­nar esa idea pe­re­gri­na de que ‘yo sí lo voy a con­ven­cer, yo le voy a ha­blar al oí­do, yo le voy a su­su­rrar’, por­que eso no sir­ve”.

Co­men­tó que lo que de­be im­pul­sar­se es que las co­mu­ni­da­des de me­xi­ca­nos que vi­ven en esa na­ción se for­ta­lez­can en sus con­tex­tos es­ta­dou­ni­den­ses y pa­ra sus ob­je­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses.

“Allá vi­ven, no se quie­ren re­gre­sar; allá tie­nen sus hi­jos que van allá a la es­cue­la y al hos­pi­tal y tie­nen su fu­tu­ro allá. En­ton­ces en­ten­da­mos que no tie­ne ra­zón de ser una es­tra­te­gia ba­sa­da en dic­tar­les des­de la Ciu­dad de Mé­xi­co, sino có­mo for­ta­le­ce­mos a nues­tras co­mu­ni­da­des pa­ra sus ob­je­ti­vos es­ta­dou­ni­den­ses, tal co­mo lo ha­cen los ir­lan­de­ses o los is­rae­li­tas o in­clu­so los sal­va­do­re­ños.

“Tam­bién es ne­ce­sa­rio acu­sar re­ci­bo de que ya nos de­por­ta­ron a de­ce­nas de mi­les de jó­ve­nes na­ci­dos en Mé­xi­co pe­ro que cre­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos y por lo tan­to que pien­san en in­glés, que es­tán edu­ca­dos en in­glés, que ha­blan in­glés co­mo len­gua na­tal y que ya es­tán en Mé­xi­co”, afir­mó.

Cri­ti­có el he­cho de que se les es­té em­plean­do pa­ra aten­der call cen­ters, en lu­gar de ofre­cer­les otras opor­tu­ni­da­des de desa­rro­llo pro­fe­sio­nal en fun­ción de la pre­pa­ra­ción con la que cuen­tan.

Des­ta­có que al­go que de­be ha­cer­se con esa co­mu­ni­dad en es­pe­cí­fi­co es re­co­no­cer­les, de in­me­dia­to, sus es­tu­dios y re­va­li­dar­los en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo na­cio­nal y plan­tear­se qué es lo que ne­ce­si­tan pa­ra po­ten­cial sus ta­len­tos.

El aca­dé­mi­co re­fi­rió que lo que ten­dría­mos que ha­cer co­mo país es aban­do­nar una es­pe­cie de pen­sar a Mé­xi­co co­mo out­sor­cing de Es­ta­dos Uni­dos, lo cual im­pli­ca un cam­bio ra­di­cal en la forma en que se han en­ca­mi­na­do las ac­cio­nes di­plo­má­ti­cas. Ase­gu­ra que de­be­mos de­cir: “Va­mos a es­truc­tu­rar nues­tra re­la­ción bi­la­te­ral, nues­tra política ex­te­rior y nues­tras re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les so­bre lo que que­re­mos ha­cer y lo que pen­sa­mos que es bueno pa­ra nues­tro país”.

Es­ta­ble­ció que lo que el go­bierno de­be pri­vi­le­giar es la ac­ción mul­ti­la­te­ral, que quie­re de­cir la re­la­ción con el Sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das, la Unión Eu­ro­pea, la re­gión Asia Pa­cí­fi­co; to­mar con prio­ri­dad la re­la­ción con Cen­troa­mé­ri­ca.

Co­no­ce­mos Es­ta­dos Uni­dos mu­cho me­nos de lo que cree­mos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.