La recta fi­nal de las cam­pa­ñas

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Mó­ni­ca Uri­be

LAS CAM­PA­ÑAS de los tres can­di­da­tos que real­men­te in­tere­san se han cen­tra­do más en la des­ca­li­fi­ca­ción que en las pro­pues­tas y és­tas se han cir­cuns­cri­to a los te­mas eco­nó­mi­cos, edu­ca­ti­vos, de se­gu­ri­dad y al­go han to­ca­do de com­ba­te a po­bre­za. Co­mo es na­tu­ral, las pro­pues­tas de cam­pa­ña tien­den a ser gran­di­lo­cuen­tes y pro­me­ten re­sol­ver los re­za­gos de los go­bier­nos pre­vios, pe­ro po­cas ve­ces se pre­sen­tan pro­gra­mas per­fec­ta­men­te rea­li­za­bles. Al­gu­nas ve­ces, lo an­te­rior se de­be a que los can­di­da­tos ca­re­cen de las he­rra­mien­tas y los da­tos ade­cua­dos co­mo pa­ra es­ta­ble­cer rutas de ac­ción po­si­bles de im­ple­men­tar. Otras ve­ces, qui­zá las más, pre­ci­sa­men­te por­que co­no­cen los da­tos du­ros, juegan con las ex­pec­ta­ti­vas de la gen­te pa­ra ga­nar adep­tos. En to­do ca­so, el elec­tor es vis­to co­mo una es­pe­cie de clien­te al que hay que ofre­cer­le un pro­duc­to me­dian­te una pu­bli­ci­dad que exa­ge­ra sus vir­tu­des, o peor, se las in­ven­tan al sujeto de ma­rras. La mer­ca­do­tec­nia apa­re­ce en múl­ti­ples for­mas co­mo un ar­ma de se­duc­ción po­lí­ti­ca en busca del vo­to ciu­da­dano, y na­da hay en ello de ma­lo, a ex­cep­ción he­cha de que de­frau­dar a la ciu­da­da­nía, una y otra vez, ge­ne­ra has­tío, te­dio, y en úl­ti­ma ins­tan­cia, in­su­rrec­cio­nes.

Par­tien­do del prin­ci­pio de que pro­me­ter no em­po­bre­ce, can­di­da­tos y par­ti­dos se lan­zan a la lu­cha ofre­cien­do so­lu­cio­nes ca­si má­gi­cas pa­ra pro­ble­mas co­mo la co­rrup­ción. Vo­lun­ta­ris­mo pu­ro pro­por­cio­nal a la ne­ce­si­dad de un lí­der ca­ris­má­ti­co.

En es­te ca­so se en­cuen­tra Ló­pez Obra­dor con su (me­siá­ni­ca) idea de com­ba­tir la co­rrup­ción con su so­la pre­sen­cia en la cús­pi­de del Po­der Eje­cu­ti­vo. Si el pre­si­den­te es ho­nes­to ¿en­ton­ces de eso se des­pren­de que to­dos sus su­bor­di­na­dos se­rán ho­nes­tos? El si­lo­gis­mo es más fal­so que una mo­ne­da de tres pe­sos, más en una cul­tu­ra que pri­vi­le­gia y fes­te­ja la tran­sa. Así so­mos de am­bi­va­len­tes: queremos transparencia y pro­bi­dad, pe­ro fes­te­ja­mos a quie­nes se sal­tan las re­glas, in­clu­so lo pro­pi­cia­mos. ¿Qué tal con las fir­mas y cre­den­cia­les fal­sas de Mar­ga­ri­ta Za­va­la y el Bron­co pa­ra lo­grar el re­gis­tro de sus can­di­da­tu­ras? La mis­ma au­to­ri­dad elec­to­ral con­va­li­dó la far­sa. Mar­ga­ri­ta se ba­jó de la cam­pa­ña y nos de­jó mi­llo­nes de bo­le­tas con su nom­bre. Só­lo por ello, se le de­be­ría apli­car una mul­ta acor­de al da­ño al era­rio. Pe­ro eso no va a ocu­rrir, por­que hay fue­gos fa­tuos pa­ga­dos por pac­tos in­con­fe­sa­bles… Co­mo sea, el pa­pel de Mar­ga­ri­ta ya es­tá cum­pli­do: frac­tu­rar a la de­re­cha. Y ¿quién se acuer­da de sus es­ca­sas pro­me­sas de cam­pa­ña? Creo que na­die.

Un ejem­plo de las pro­me­sas cu­ya im­ple­men­ta­ción se an­to­ja di­fí­cil es la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca de Ri­car­do Ana­ya; aun­que se di­ce y se co­men­ta que es una co­pia, na­die es­tá obli­ga­do a in­ven­tar el hi­lo ne­gro, así que me pa­re­ce in­jus­to

ese mo­ti­vo de la crí­ti­ca. La ver­dad es que me gus­tó. Ana­ya pro­pu­so una tran­si­ción a ener­gías lim­pias, so­lar y eó­li­ca, prin­ci­pal­men­te, pa­ra de­jar atrás el es­que­ma pe­tro­le­ro, lo que even­tual­men­te su­ce­de­rá cuan­do las re­ser­vas se ago­ten de una bue­na vez y pa­ra siem­pre. Me pa­re­ce una idea fan­tás­ti­ca por­que se­ría el de­to­na­dor de una re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca ge­ne­ral; la tran­si­ción a ener­gías lim­pias es al­go desea­ble y muy po­si­ti­vo. Ana­ya nos de­jó el qué, pe­ro no exac­ta­men­te el có­mo. Ya sé que eso es muy di­fí­cil en cam­pa­ña, pe­ro tam­po­co es que és­tas ten­gan que ser un ca­tá­lo­go de só­lo bue­nas in­ten­cio­nes sin que nos di­gan a los elec­to­res có­mo es que se pien­sa lle­gar al ob­je­ti­vo pro­me­ti­do. ¿Pa­ra qué pro­me­ter al­go sin via­bi­li­dad? La res­pues­ta es sim­ple: las pro­me­sas son el nú­cleo de la cam­pa­ña, de cual­quie­ra, lo im­por­tan­te es que és­tas ape­len a los elec­to­res, y que ten­gan al­gu­na con­sis­ten­cia con el con­tex­to.

De ahí la cru­cial im­por­tan­cia del diag­nós­ti­co ini­cial; pe­ro aun sien­do cer­te­ros, no hay ga­ran­tía de que las pro­pues­tas sean las ade­cua­das.

Sin em­bar­go, lo que en es­te pro­ce­so elec­to­ral no ve­mos son pro­pues­tas que no sean ram­plo­nas, es­tán di­se­ña­das pa­ra ga­nar el vo­to, pe­ro no real­men­te pa­ra go­ber­nar.

Otro ejem­plo: las ofer­tas de Jo­sé An­to­nio Mea­de en ma­te­ria edu­ca­ti­va: más es­cue­las de tiem­po com­ple­to, con in­glés y compu­tación, sin cuo­tas. Prác­ti­ca­men­te lo mis­mo ofre­ció Pe­ña ¿Lo lle­va­ron a ca­bo? De las pro­me­sas fir­ma­das por el ac­tual pre­si­den­te qui­sie­ra sa­ber cuán­tas se rea­li­za­ron. No lo sé, pe­ro los úl­ti­mos 18 años han si­do pró­di­gos en pro­me­sas in­cum­pli­das y en pe­sa­di­llas ma­ni­fies­tas.

¿QUÉ PRO­PO­NEN LOS CAN­DI­DA­TOS?

Me­nos de un mes fal­ta pa­ra la elec­ción y no sa­be­mos los elec­to­res, bien a bien, qué pro­po­nen los can­di­da­tos en as­pec­tos con­cre­tos. Ejem­plos: ¿Cuál va a ser el apo­yo a es­tu­dian­tes me­xi­ca­nos en el ex­tran­je­ro? ¿Hay al­gu­na pro­pues­ta pa­ra la in­clu­sión eco­nó­mi­ca de per­so­nas con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes? ¿Exis­te al­gu­na es­tra­te­gia pa­ra el com­ba­te de la obe­si­dad y el ma­ne­jo de en­fer­me­da­des en­dé­mi­cas co­mo la dia­be­tes? ¿Exis­te al­gún pro­yec­to de re­fo­res­ta­ción? ¿Cuál va a ser la po­lí­ti­ca ex­te­rior más allá de la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos? ¿A qué pro­yec­tos na­cio­na­les de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca se les dará es­tí­mu­lo? ¿Exis­te al­gún pro­yec­to cla­ro in­te­gral de se­gu­ri­dad na­cio­nal? ¿Cuá­les van a ser las es­tra­te­gias pa­ra la pro­tec­ción de pe­rio­dis­tas y otros gru­pos es­pe­cí­fi­cos cla­ra­men­te víc­ti­mas de la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da? Qui­zá el INE ten­ga la in­for­ma­ción, pe­ro los ciu­da­da­nos, no.

La cam­pa­ña pa­re­ce ca­tá­lo­go de gue­rra su­cia, ca­si ha­bría que ser ar­queó­lo­go pa­ra en­tre­sa­car las pro­pues­tas en te­mas cla­ve. Ame­na­zas co­mo el en­car­ce­la­mien­to de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos que se les en­cuen­tre cul­pa­bles de de­li­tos de pe­cu­la­do o mal­ver­sa­ción de re­cur­sos pú­bli­cos o el exi­lio pa­ra em­pre­sa­rios in­con­for­mes, han do­mi­na­do la na­rra­ti­va de la cam­pa­ña; mien­tras en el es­ce­na­rio ob­ser­va­mos to­da cla­se de ac­tos de vio­len­cia, la mar­cha de la eco­no­mía fa­mi­liar es ca­da día más de­fi­cien­te, los em­pre­sa­rios ha­cen su pro­pia cam­pa­ña. En co­rri­llos se men­cio­na­ba que los gran­des em­pre­sa­rios ha­cían cam­pa­ña con­tra Ló­pez Obra­dor y en las re­des apa­re­cie­ron vi­deos que con­fir­ma­ban la es­pe­cie. Co­mo en 2006, aho­ra más abier­to, los em­pre­sa­rios es­tán po­si­cio­nán­do­se po­lí­ti­ca­men­te en con­tra del pun­te­ro en las en­cues­tas. El ca­so de Al­ber­to Bai­llè­res es pa­ra­dig­má­ti­co. ¿Es ile­gí­ti­mo que los em­pre­sa­rios ex­pre­sen su pun­to de vis­ta? No, por su­pues­to. Pe­ro tam­po­co es éti­co que coac­cio­nen, co­mo se ha se­ña­la­do en al­gu­nos ca­sos, a sus em­plea­dos pa­ra que vo­ten en un sen­ti­do u otro. Si el tra­ba­jo de los em­pre­sa­rios se en­ca­mi­na a la con­cien­ti­za­ción po­lí­ti­ca de su en­torno, es una ini­cia­ti­va bien­ve­ni­da, se­me­jan­te a los Ta­lle­res por la De­mo­cra­cia que hi­zo el cle­ro ca­tó­li­co del nor­te del país ha­ce 30 años. Sin em­bar­go, se­ría gra­ví­si­mo que los em­plea­do­res con­di­cio­na­ran el empleo o la pa­ga a que sus tra­ba­ja­do­res vo­ten de ma­ne­ra cor­po­ra­ti­va. A ve­ces, el úni­co ac­to de li­ber­tad au­tén­ti­co que nos que­da es el ejer­ci­cio del vo­to. Esos cin­co mi­nu­tos en los que te­ne­mos las pa­pe­le­tas en las ma­nos an­tes de de­po­si­tar el vo­to en las ur­nas son la de­mo­cra­cia en ac­ción. Es un ri­tual que los ciu­da­da­nos ejer­ce­mos ca­da tres años, un ac­to ín­ti­mo que se con­vier­te en una de­ci­sión que nos afec­ta a to­dos, es­pe­cial­men­te ca­da se­xe­nio. De ahí la im­por­tan­cia de que se ejer­za en ab­so­lu­ta li­ber­tad y conciencia. Lo que fal­ta a to­dos, so­cie­dad ci­vil y cla­se po­lí­ti­ca, es te­ner el buen sen­ti­do su­fi­cien­te pa­ra acep­tar el re­sul­ta­do que sea, aun­que dis­gus­te. Hay que asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des del ca­so.

Fo­to: cuar­tos­cu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.