Lo­pi­tos dis­fru­ta la es­ca­le­ra

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Die­go Ba­di­llo

SEÑORAS Y SEÑORES, es­te es el re­por­te se­ma­nal de la Gran Ca­rre­ra por el Gran Pre­mio de Mé­xi­co 2018.

Co­mo us­te­des sa­ben hay afi­cio­na­dos de hue­so co­lo­ra­do que pre­pa­ran du­ran­te seis años su pre­sen­cia en es­te gran even­to. Hay quie­nes com­pra­ron pa­que­tes es­pe­cia­les pa­ra ir acom­pa­ñan al pri­mer lu­gar por­que la ló­gi­ca in­di­ca que es ahí don­de se dan los acon­te­ci­mien­tos más im­por­tan­tes.

Pe­ro no ha si­do así. Lo que han po­di­do apre­ciar esos afi­cio­na­dos es un mo­nó­tono rui­do de mo­tor que pa­re­cie­ra que co­rre so­lo.

En las úl­ti­mas se­ma­nas Lo­pi­tos, El Mo­li­do So­li­ta­rio se ve ha­ma­queán­do­se den­tro de su bó­li­do y has­ta de mo­men­tos ba­ja la ve­lo­ci­dad, ba­ja por re­fri­ge­rios en los ten­de­jo­nes y de­di­ca bue­na par­te de su tiem­po a ha­cer lo que a él le gus­ta, pla­cear­se por pue­blos y ran­che­rías de to­do el te­rri­to­rio.

Sus es­tra­te­gas di­cen que la fór­mu­la se­cre­ta es pue­blear pa­ra ga­nar y has­ta sa­can las es­ta­dís­ti­cas de que es el co­rre­dor que más pue­blos ha vi­si­ta­do en to­da la Re­pú­bli­ca, mien­tras a los otros no los sa­can de la ca­pi­tal, Puebla y el Es­ta­do de Mé­xi­co.

EL HOM­BRE DE LA ES­CA­LE­RA

A un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra lo si­gue su re­du­ci­da co­mi­ti­va en­tre la que des­ta­ca el hom­bre de la es­ca­le­ra. Sí, se tra­ta de un es­cuá­li­do per­so­na­je que don­de quie­ra que se pa­ra el co­rre­dor apa­re­ce arras­tran­do la es­ca­le­ra. No lo va­ya a con­fun­dir us­ted con el hom­bre del te­lé­fono-gra­ba­do­ra que siem­pre es­tá de­trás de él.

Bueno, es­te sujeto has­ta pa­re­ce que es­tá in­ter­pre­tan­do a pa­pa chu­chi­to en Se­ma­na San­ta.

Lo que po­cos sa­ben es que es­te hom- bre es in­dis­pen­sa­ble en la es­tra­te­gia de ima­gen del co­rre­dor. Y más que aho­ra gana to­dos los tra­mos. Lo que se co­no­ce co­mo el po­dio cuan­do se atra­vie­sa la me­ta eta­pa por eta­pa.

En cuan­to el co­rre­dor se qui­ta el cas­co y des­en­fun­da el pei­ne­ci­to Pi­rá­mi­de, he­ren­cia de su abue­lo cuan­do im­por­ta­ba esos co­di­cia­dos ins­tru­men­tos, el hom­bre de la es­ca­le­ra se po­ne en ac­ción. La ins­ta­la en frie­ga (que quie­re de­cir rá­pi­do), pa­ra que, des­de ahí, Lo­pi­tos El Mo­li­do So­li­ta­rio se eche sus sén­ti­dos agra­de­ci­mien­tos y ti­re lí­nea.

Di­cen que así man­tie­nen con­tro­la­dos a esos mo­les­tos re­por­te­ros que lue­go se le arre­mo­li­nan pa­ra tra­tar­lo de ha­cer eno­jar y no lo va­yan a ma­gu­llar aho­ra que tie­ne que cui­dar su co­ra­zon­ci­to re­cien­te­men­te ani­lla­do. Tie­nen ma­la fa­ma los ca­ma­ró­gra­fos que has­ta en­tre ellos se ja­lo­nean. Ade­más así ga­ran­ti­za su me­jor án­gu­lo y no le es­tor­ban en la ima­gen los mi­cró­fo­nos y gra­ba­do­res fren­te a su ca­ri­ta. Lo úni­co que se qui­ta an­tes de su­bir al se­gun­do es­ca­lón es su pro­tec­ción, sí, las co­ro­nas de flo­res que se po­ne pa­ra su­bir al tem­ple­te y que siem­pre trae en el Ta­ble­ro. Re­cuer­de us­ted que en Puebla has­ta le di­je­ron que pa­re­cía en hom­bre aquel de la gus­ta­da y vie­ja se­rie ga­ba­cha ochen­te­ra de La is­la de la Fan­ta­sía con enano y to­do.

Di­cen que en Ca­te­ma­co le con­fec­cio­na­ron el pri­mer hi­lo con flo­res en­sar­ta­das. Las ori­gi­na­les de­ben ser de ro­sa de Cas­ti­lla, fram­bo­ya­nes y gua­ya­ca­nes, pe­ro ya no las usa por­que ese co­lor ama­ri­llo le trae ma­los re­cuer­dos. Aho­ra pi­de que le pon­gan unas ger­be­ras mo­ra­di­tas, que ha­cen jue­go con su ca­rro.

Cuan­do aca­ban las de­cla­ra­cio­nes, re­gre­sa el hom­bre de la es­ca­le­ra y con­ti­núa su ca­mino co­mo mu­la de ven­de­dor de po­li­nes pa­ra el co­la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.