Va­mos por el vo­to útil y de los in­de­ci­sos

Es ma­yor el re­cha­zo ha­cia Ló­pez Obra­dor que el apo­yo, por lo que ca­da día se de­can­ta­rán más por Ana­ya, ase­gu­ra

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­ta@ele­co­no­mis­ta.mx

En la recta fi­nal de la cam­pa­ña por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, el Fren­te por Mé­xi­co se con­cen­tra­rá en acen­tuar los con­tras­tes que exis­ten en­tre An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y Ri­car­do Ana­ya, pe­ro so­bre to­do en cap­tar el vo­to útil y el de los in­de­ci­sos, plan­teó Ángel Ávi­la Ro­me­ro.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PRD ex­pli­có que aun­que al­gu­nas en­cues­tas dan has­ta 26 pun­tos de ven­ta­ja al aban­de­ra­do de la coa­li­ción Jun­tos Ha­re­mos His­to­ria, en el Fren­te tie­nen cla­ro que exis­ten am­plias po­si­bi­li­da­des de ga­nar la Pre­si­den­cia e im­ple­men­tar el pri­mer go­bierno de coa­li­ción en Mé­xi­co por­que di­jo, es evi­den­te que es más gran­de el vo­to an­ti Ló­pez Obra­dor que el que vo­ta­rá por el tam­bién ex­je­fe de Go­bierno de la ca­pi­tal del país.

“El men­sa­je es que no cai­ga­mos en el es­pe­jis­mo de las en­cues­tas, es­tá muy cla­ro que la com­pe­ten­cia es en­tre dos y to­do se va a re­sol­ver el día de la jor­na­da elec­to­ral”.

¿Có­mo se­rá la úl­ti­ma eta­pa de la cam­pa­ña de Ri­car­do Ana­ya?

Se­rá en dos pun­tos. Uno: vi­si­tan­do to­das las en­ti­da­des del país. Vie­ne la eta­pa fi­nal de cie­rre de vi­si­tas, pe­ro el otro pun­to im­por­tan­te es que es el mes don­de el fe­nó­meno del vo­to útil va a em­pe­zar a fa­vo­re­cer a Ri­car­do Ana­ya, hoy se em­pie­zan a cons­truir blo­ques so­bre el gra­ve ries­go que pue­de sig­ni­fi­car pa­ra el país y la eco­no­mía que un go­bierno co­mo el de Ló­pez Obra­dor en­ca­be­ce la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca, y creo que eso lo va­mos a ca­pi­ta­li­zar los par­ti­dos del Fren­te por­que so­mos la úni­ca op­ción res­pon­sa­ble pa­ra el fu­tu­ro de Mé­xi­co.

Ca­da día más va­mos a em­pe­zar a ver có­mo se de­can­tan apo­yos a la cam­pa­ña de Ri­car­do Ana­ya.

¿Có­mo lo­grar el vo­to útil cuan­do hay va­rias en­cues­tas que dan una di­fe­ren­cia de más de 26 pun­tos al can­di­da­to de Mo­re­na?

Hay en­cues­tas que mar­can di­fe­ren­cias am­plias que le dan a Ló­pez Obra­dor 2 por 1, pe­ro tam­bién hay en­cues­tas que nos sa­can só­lo cin­co pun­tos de ven­ta­ja. Lo más im­por­tan­te es no ba­jar la guardia, no caer en el jue­go de las en­cues­tas, so­bre to­do si ve­mos que ha­ce seis años po­nían a Ló­pez Obra­dor en 45 pun­tos, y a Pe­ña Nieto 10 pun­tos aba­jo, y al fi­nal sa­be­mos có­mo ter­mi­nó la his­to­ria, o en­cues­tas don­de le da­ban el triun­fo a Hi­llary Clin­ton pe­ro ter­mi­nó ga­nan­do Do­nald Trump.

El men­sa­je es que no cai­ga­mos en el es­pe­jis­mo de las en­cues­tas, es­tá muy cla­ro que la com­pe­ten­cia es de dos y to­do se va a re­sol­ver el día de la jor­na­da elec­to­ral. Ade­más el vo­to an­ti Ló­pez Obra­dor es mu­chí­si­mo más que el de a fa­vor de Ló­pez Obra­dor.

És­ta es una muy bue­na opor­tu­ni­dad de que el Fren­te ga­ne la elec­ción por­que va­mos a em­pe­zar a ca­pi­ta­li­zar es­te fe­nó­meno del vo­to útil que se dio en 2006. Hay que re­do­blar los es­fuer­zos y em­pe­zar a ar­ti­cu­lar es­te fe­nó­meno de vo­to útil pa­ra la cam­pa­ña de Ana­ya.

¿Ha­brá al­gún ajus­te en las úl­ti­mas se­ma­nas de cam­pa­ña?

Ya lo es­ta­mos ha­cien­do, los vo­ce­ros del Fren­te, par­ti­cu­lar­men­te los del PRD es­ta­mos sien­do más ac­ti­vos, una bue­na par­te del triun­fo de Ri­car­do va a es­tar en el vo­to del PRD, va­mos a re­for­zar es­ta par­te y por su­pues­to no des­cui­dar la vin­cu­la­ción con la so­cie­dad ci­vil, ade­más de apos­tar a ha­cer con­tras­tes.

¿Có­mo acen­tuar los con­tras­tes en­tre la pro­pues­ta de Ló­pez Obra­dor y de Ri­car­do Ana­ya?

Nues­tra cam­pa­ña de con­tras­tes es en el sen­ti­do de que Ló­pez Obra­dor se ha con­ver­ti­do en el nue­vo pre­si­den­te de la ma­fia del po­der, y busca el re­ci­cla­je del PRI, por eso ve­mos tan­tos per­so­na­jes del PRI co­rrup­to aho­ra co­bi­ja­dos ba­jo el man­to de Ló­pez Obra­dor. Es­tá muy cla­ro, Ló­pez Obra­dor ya pac­tó con el PRI y se pue­de ob­ser­var có­mo la pre­si­den­ta de Mo­re­na, Yeidc­kol Po­levnsky, de­fien­de a per­so­na­jes corruptos del PRI co­mo Alejandro Gu­tié­rrez, de­te­ni­do en Chihuahua, o co­mo el ex­pro­cu­ra­dor Raúl Cer­van­tes.

Ló­pez Obra­dor le ofre­ce im­pu­ni­dad y am­nis­tía no só­lo a Pe­ña Nieto, sino a to­do su go­bierno, es de­cir, el te­ma de la es­ta­fa maes­tra, de Ro­sa­rio Ro­bles, el te­ma de la ca­sa blan­ca, el de otros frau­des. Ló­pez Obra­dor ha si­do muy cla­ro: yo no voy a en­jui­ciar, no voy a vol­tear ha­cia atrás, cuan­do la de­man­da de es­te país es aca­bar con la im­pu­ni­dad y com­ba­tir la co­rrup­ción.

Ri­car­do es to­do lo con­tra­rio, ha di­cho: quien la ha­ce la pa­ga, eso im­pli­ca al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, y a cual­quier se­cre­ta­rio de Es­ta­do. Ésa es la gran di­fe­ren­cia, que no­so­tros aho­ra te­ne­mos que pre­sen­tar­les a los ciu­da­da­nos pa­ra que se den cuen­ta real­men­te quién re­pre­sen­ta un cam­bio.

¿Có­mo con­ven­cer a quie­nes hoy no han de­fi­ni­do por quién vo­tar?

Con con­tras­tes, di­cién­do­les: el PRI ya se ca­yó, el PRI re­pre­sen­ta la co­rrup­ción e im­pu­ni­dad y aho­ra tie­nes dos pro­pues­tas: el nue­vo PRI que re­pre­sen­ta Mo­re­na, es el vie­jo PRI pe­ro aho­ra con la ca­chu­cha de

Mo­re­na, que quie­re se­guir go­ber­nan­do a es­te país con El­ba Est­her Gordillo, con Na­po­león Gómez Urru­tia, con Ma­nuel Bartlett, y la op­ción del Fren­te que es una op­ción dis­tin­ta, nue­va, his­tó­ri­ca, con nue­vos cua­dros po­lí­ti­cos, ade­más que Ri­car­do en­tien­de lo que ne­ce­si­ta el Mé­xi­co del fu­tu­ro.

En­ton­ces en es­ta cam­pa­ña de con­tras­tes, mien­tras que Obra­dor re­ci­cla to­do lo vie­jo y quie­re ha­cer un pac­to de im­pu­ni­dad, es­te go­bierno de coa­li­ción im­pli­ca el fu­tu­ro, re­cons­truir la paz, im­pli­ca nue­vos ros­tros y nue­vas ideas.

Es un lla­ma­do a la re­fle­xión, a no de­jar­se lle­var por es­ta per­cep­ción. Ha­ce­mos un lla­ma­do a los se­gui­do­res de Mo­re­na a que acep­ten los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les cuan­do fa­vo­rez­can el triun­fo de Ana­ya.

El vo­to de los in­de­ci­sos y el vo­to que iba di­ri­gi­do a quie­nes ya no van a ga­nar, es de­cir el vo­to útil, aque­llos mi­li­tan­tes que es­ta­ban con Mar­ga­ri­ta pe­ro evi­den­te­men- te se sien­ten iden­ti­fi­ca­dos con la raíz del par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal o mi­li­tan­tes del PRI que ven que Jo­sé An­to­nio Mea­de sim­ple­men­te va a sa­car 13 pun­tos y quie­nes no com­par­ten es­ta vi­sión de Ló­pez Obra­dor de lle­var al país al caos. Va a ha­ber una ca­pi­ta­li­za­ción del vo­to in­de­pen­dien­te, del vo­to in­de­ci­so. No me que­da la me­nor du­da que el vo­to de Mar­ga­ri­ta Za­va­la se de­can­ta­rá por Ri­car­do Ana­ya.

La es­tra­te­gia va a esos dos pun­tos: ir por el vo­to de la gen­te que ya había de­ci­di­do su vo­to pe­ro ya fal­tan­do po­cos días ve im­po­si­ble que su op­ción ga­ne y la gen­te que aún no ha de­ci­di­do.

¿Jue­ga en con­tra que el ex­vo­ce­ro de Mar­ga­ri­ta Za­va­la, Jorge Camacho, di­je­ra que vo­ta­rá por Mea­de y no por Ana­ya?

Es un mal cálcu­lo, la gen­te es ma­du­ra so­bre es­te te­ma, creo que no es fá­cil que al­guien di­ga: va­mos a vo­tar por Mea­de cuan­do es­tá en ter­cer lu­gar, evi­den­te­men­te la gen­te no es bo­rre­ga, tie­ne in­for­ma­ción, y por más que lo di­ga Jorge Camacho, la gen­te va a preguntar: quién es Jorge Camacho.

¿Y si Mar­ga­ri­ta di­je­ra a sus sim­pa­ti­zan­tes que vo­ten por Mea­de?

Es com­pli­ca­do que sal­ga, ya lo hu­bie­ra he­cho, ya no tie­ne el mis­mo efec­to, ade­más que ella de­jó en li­ber­tad a sus mi­li­tan­tes de vo­tar por quien ellos quie­ran, se­ría un con­tra­sen­ti­do que sa­lie­ra a de­cir que vo­ten por Mea­de.

¿Hay ries­go de que se ju­di­cia­li­ce el pro­ce­so elec­to­ral?

Pa­ra eso es­tán los tribunales, no me es­pan­to. Si al­guien no es­tá a gus­to con el re­sul­ta­do de la elec­ción pue­de im­pug­nar­lo, eso no nos de­be­ría es­pan­tar, así se han im­pug­na­do los úl­ti­mos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les en el país. Obra­dor quie­re di­fun­dir esa per­cep­ción de que tie­ne que ga­nar, de que la elec- ción no im­por­ta por­que ya ga­nó, quie­re que asu­ma­mos que ya ga­nó y que te­ne­mos que tra­tar­lo co­mo pre­si­den­te cuan­do la de­ci­sión fi­nal la ten­drán los ciu­da­da­nos, y si los ciu­da­da­nos no de­ci­den que él ga­nó, Ló­pez Obra­dor tie­ne que acep­tar los re­sul­ta­dos de las ur­nas.

¿Có­mo de­ben en­ten­der los ciu­da­da­nos los se­ña­la­mien­tos en con­tra de Ri­car­do Ana­ya, par­ti­cu­lar­men­te los re­fe­ren­tes al pre­sun­to la­va­do de di­ne­ro?

Hu­bo una cam­pa­ña te­rri­ble del go­bierno con­tra Ana­ya por el asun­to del pre­sun­to la­va­do de di­ne­ro. La pro­pia PGR de­bió de­cir que no había nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción, lue­go sa­ca­ron el ru­mor de que lo es­ta­ban in­ves­ti­gan­do en Es­pa­ña, pe­ro des­pués se des­min­tió. Hoy no hay nin­gu­na in­ves­ti­ga­ción con­tra Ana­ya, pe­ro quie­re ge­ne­rar­se es­ta in­cer­ti­dum­bre y for­ma par­te de una es­tra­te­gia y una cam­pa­ña elec­to­ral con­tra Ana­ya.

El men­sa­je es que no cai­ga­mos en el es­pe­jis­mo de las en­cues­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.