¿Qué le que­da ha­cer a ca­da can­di­da­to pa­ra ga­nar la Pre­si­den­cia?

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 -

DRA.

RO­SA MA­RÍA MIRÓN LINCE Pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra de la FCP­yS de la UNAM.

A un mes de la elec­ción pre­si­den­cial del 1 de ju­lio, los can­di­da­tos sa­ben que la con­tien­da to­da­vía no es­tá de­ci­di­da, a pe­sar de que pa­ra mu­chos la ven­ta­ja del pun­te­ro es im­po­si­ble de su­pe­rar, y no fal­tan quie­nes in­vi­tan a sus opo­nen­tes a dar­se por ven­ci­dos.

Los en­cues­tó­lo­gos sa­ben que una par­te de los en­tre­vis­ta­dos mien­te y una con­se­cuen­cia de ello es que el abs­ten­cio­nis­mo sue­le ser ma­yor de lo es­pe­ra­do. Pe­ro es más di­fí­cil aven­tu­rar pro­nós­ti­cos cuan­do has­ta una ter­ce­ra par­te de los en­cues­ta­dos evi­ta de­cir por quién vo­ta­rá, o se de­cla­ra in­de­ci­so. ¿Qué ne­ce­si­tan los can­di­da­tos pa­ra con­ven­cer a los in­de­ci­sos?

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor sa­be por ex­pe­rien­cia que el pú­bli­co es vo­lá­til y sen­si­ble a los erro­res. En la con­tien­da de es­te año es cui­da­do­so y me­su­ra­do en sus ex­pre­sio­nes, pe­ro sus co­la­bo­ra­do­res y sim­pa­ti­zan­tes no siem­pre lo son, y eso es apro­ve­cha­do por los con­trin­can­tes. Pa­ra ga­nar ne­ce­si­ta po­ner orden en las de­cla­ra­cio­nes de la gen­te cer­ca­na a él, así co­mo en las ma­ni­fes­ta­cio­nes de sus sim­pa­ti­zan­tes más ra­di­ca­les.

Ri­car­do Ana­ya do­mi­na el dis­cur­so ra­cio­nal, pe­ro ne­ce­si­ta for­ta­le­cer el men­sa­je emo­ti­vo, pro­yec­tar un per­fil más hu­mano y una ima­gen de li­de­raz­go sen­si­ble. Pa­ra con­se­guir­lo, re­quie­re re­cons­truir su víncu­lo con el par­ti­do. Pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta una ma­yor cer­ca­nía o por lo me­nos vi­si­bi­li­dad con el pú­bli­co pro­gre­sis­ta que sim­pa­ti­za con el PRD.

Jo­sé An­to­nio Mea­de car­ga el las­tre de ser el can­di­da­to ofi­cia­lis­ta en un mo­men­to que el PRI tie­ne has­ta 60% de re­cha­zo di­rec­to, se­gún las en­cues­tas. Su desafío es des­mar­car­se del par­ti­do sin per­der su res­pal­do y qui­zá la ma­ne­ra más fá­cil de lo­grar­lo sea asu­mir una pos­tu­ra crí­ti­ca con el go­bierno de Enrique Pe­ña Nieto.

Jaime Ro­drí­guez Cal­de­rón pue­de apro­ve­char el re­cha­zo ha­cia los par­ti­dos que ex­pre­sa una fran­ja del elec­to­ra­do. Pa­ra con­se­guir­lo ne­ce­si­ta ser me­nos es­tre­pi­to­so en sus pro­pues­tas, to­mar­se más en serio su pa­pel co­mo lí­der po­ten­cial de los elec­to­res que de­man­dan nue­vos li­de­raz­gos y fi­gu­ras más fres­cas en la es­ce­na po­lí­ti­ca. Si es ver­dad, un ter­cio de los ciu­da­da­nos to­da­vía no de­ci­de su vo­to, las ten­den­cias pue­den con­so­li­dar­se o vi­rar du­ran­te el úl­ti­mo mes de cam­pa­ñas. Los can­di­da­tos tie­nen el desafío y la opor­tu­ni­dad de con­ven­cer a es­te sec­tor pa­ra con­se­guir el triun­fo. »

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.