Ex­po­nen la co­rrup­ción en un ma­pa irre­ve­ren­te

Iden­ti­fi­can, es­ta­do por es­ta­do, es­cán­da­los tris­te­men­te cé­le­bres de ca­sos de co­rrup­ción del 2000 al 2018, al ca­bo “qué tan­to es tan­ti­to”

El Economista (México) - Los Políticos - - Tercer Debate Presidencial - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@eleconomista.mx

Una ma­ña­na, Ca­ro­li­na Ro­cha tal vez to­mó mu­cho ca­fé por­que, al ver el pe­rió­di­co, la hi­zo ra­biar un re­por­te más so­bre co­rrup­ción en la pren­sa.

El pri­mer impulso fue su­bir un men­sa­je des­de su cuen­ta de Twit­ter so­bre el asun­to. Co­mo to­do lo pien­sa de ma­ne­ra vi­sual (tra­ba­ja en te­le­vi­sión), aga­rró un ma­pa de Mé­xi­co, lo pu­so en un edi­tor en su ce­lu­lar y co­men­zó a ela­bo­rar al­go así co­mo un ma­pa de im­pu­ni­dad, iden­ti­fi­can­do en ca­da es­ta­do el go­ber­na­dor pró­fu­go por asun­tos re­la­cio­na­dos con co­rrup­ción.

Pron­to, aquel impulso se con­vir­tió en un ma­pa de Mé­xi­co su­mer­gi­do en le­tras de co­lo­res ro­jo, azul y ama­ri­llo.

Esa ma­ña­na co­men­zó a mas­ti­car la idea de ha­cer un atlas de la im­pu­ni­dad: en Ta­bas­co va a ser unos za­pa­ti­tos Fe­rra­ga­mo, en Chihuahua un ban­co..., tra­mó.

A la se­ma­na, ca­mi­nan­do por la Ciu­dad de Mé­xi­co en­con­tró a Mi­guel Pulido, una per­so­na que des­de la or­ga­ni­za­ción de la so­cie­dad ci­vil Fun­dar ha­bía tra­ta­do ya a pro­fun­di­dad ese te­ma y le com­par­tió la in­quie­tud. Lo in­vo­lu­cró en el pro­yec­to que dio co­mo re­sul­ta­do el li­bro Qué tan­to es tan­ti- to. Atlas de la Co­rrup­ción en Mé­xi­co 2000-2018, edi­ta­do por Gri­jal­bo.

Es un com­pen­dio so­bre la co­rrup­ción en Mé­xi­co es­cri­to con la tri­pa y la re­fle­xión aca­dé­mi­ca de Mi­guel Pulido Ji­mé­nez y la agu­de­za e irre­ve­ren­cia de la pe­rio­dis­ta Ca­ro­li­na Ro­cha Me­no­cal.

Es una lí­nea del tiem­po en­tre el 2000 y el 2018, don­de apa­re­cen ca­sos tris­te­men­te cé­le­bres de co­rrup­ción en el país que re­mi­ten a in­ves­ti­ga­cio­nes pe­rio­dís­ti­cas y ca­sos ju­di­cia­les que se han con­ver­ti­do en em­ble­má­ti­cos de lo que no de­bie­ra ocu­rrir en el país, acom­pa­ña­dos de un re­pa­so por los pró­ce­res de la co­rrup­ción a ma­ne­ra de una mirada al pa­sa­do.

Es una com­pi­la­ción, di­vi­di­da por es­ta­dos, don­de apa­re­ce es­cán­da­lo tras es­cán­da­lo de co­rrup­ción. Lue­go, con un sin­gu­lar in­ge­nio, pre­sen­tan lo que lla­man los mi­la­gre­ros, don­de apa­re­cen vi­ñe­tas so­bre per­so­na­jes que to­da­vía hoy son es­cán­da­lo: es­tá un vo­lu­mi­no­so ex­go­ber­na­dor que te­jió una red de empresas fan­tas­ma pa­ra ro­bar el dinero pú­bli­co cer­ca del Gol­fo, el pro­fe­sor con­ver­ti­do en maes­tro bai­la­dor que en­deu­dó a un es­ta­do, un “car­nal” que se hi­zo fa­mo­so por la cues­tio­na­da obra de una Lí­nea do­ra­da del Me­tro y, sí, tam­bién es­tá aquel per­so­na­je con ape­lli­do pa­re­ci­do a la mar­ca de un sham­poo que go­ber­nó un es­ta­do lleno de pan­ta­nos y que gus­ta­ba de za­pa­ti­llas Fe­rra­ga­mo.

HE­MOS BANALIZADO LA CO­RRUP­CIÓN

En en­tre­vis­ta, Ca­ro­li­na Ro­cha di­ce que es cla­ro que la co­rrup­ción es la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción de los ciu­da­da­nos y prue­ba de ello es que en torno a ese te­ma han gi­ra­do las campañas, pe­ro el pro­ble­ma es que se ha con­ver­ti­do en par­te del pai­sa­je y se ha banalizado.

La ne­ce­si­dad de ha­cer vi­si­ble es­te asun­to lle­vó a la re­por­te­ra a ha­cer es­te li­bro que des­cri­be así: un ejer­ci­cio de me­mo­ria pa­ra or­de­nar el lo­do pa­ra que la gen­te pu­die­ra ver có­mo al país se lo de­vo­ran a ca­chos.

Por su par­te, Mi­guel Pulido en­fa­ti­zó que uno de los pro­ble­mas de la co­rrup­ción es que lo he­mos tra­ta­do prin­ci­pal­men­te co­mo un pro­ble­ma de bue­na o mala mo­ra­li­dad, pe­ro en reali­dad el sa­queo pú­bli­co cues­ta vi­das, cau­sa po­bre­za, pro­du­ce in­jus­ti­cias.

Por eso, aña­dió, hi­cie­ron una guía pa­ra apro­xi­mar­se a los es­cán­da­los co­mo una for­ma de dar­le la vuel­ta al ol­vi­do. di­jo que la de­mo­cra­cia elec­to­ral en mu­chos ca­sos se con­vir­tió en una adua­na pa­ra en­trar a la fies­ta del sa­queo.

Los au­to­res re­co­no­cie­ron avan­ces en el com­ba­te a la co­rrup­ción, pe­ro iden­ti­fi­ca­ron ries­gos, por ejem­plo la fra­gi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y la nor­ma­li­za­ción del sa­queo.

El li­bro es­tá ya en las li­bre­rías. La co­rrup­ción se mul­ti­pli­ca en to­das par­tes.

La de­mo­cra­cia elec­to­ral, en mu­chos ca­sos, se con­vir­tió en una adua­na pa­ra en­trar a la fies­ta del sa­queo pú­bli­co”. MI­GUEL PULIDO. Un ejer­ci­cio de me­mo­ria pa­ra or­de­nar el lo­do pa­ra que la gen­te pu­die­ra ver có­mo al país se lo de­vo­ran a ca­chos”. CA­RO­LI­NA RO­CHA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.