Acu­di­rán a las ur­nas el 1 de ju­lio

Un son­deo rea­li­za­do en­tre jó­ve­nes de la CDMX, Pue­bla, Ba­ja Ca­li­for­nia y Gua­na­jua­to re­fle­ja que la ma­yo­ría pien­sa ir a vo­tar, aun­que mu­chos creen que su vo­to no se­rá res­pe­ta­do; la co­rrup­ción es un te­ma que les preo­cu­pa

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 -

Ja­vier de Say­ve 34 AÑOS economista

No creo en la de­mo­cra­cia en Mé­xi­co y des­de tem­pra­na edad nun­ca creí en la ins­ti­tu­ción en­car­ga­da de cui­dar la in­for­ma­ción re­fe­ren­te a mi per­so­na, ase­ve­ró Ja­vier de Say­ve, quien no vo­ta­rá el pró­xi­mo 1 de ju­lio.

Economista de for­ma­ción di­jo es­tar “muy de­cep­cio­na­do” de lo que ha pa­sa­do en el país y por ello de­ci­dió no tra­mi­tar su cre­den­cial pa­ra vo­tar.

No con­fía en que en Mé­xi­co se res­pe­te el vo­to.

“Lo que ha pa­sa­do a lo lar­go de la mal lla­ma­da cam­pa­ña elec­to­ral ha sa­ca­do a la luz las ins­ti­tu­cio­nes en es­te país que sir­ven a otros in­tere­ses, que no ne­ce­sa­ria­men­te se ven re­fle­ja­dos en los vo­tos”, ex­pre­só.

Di­jo que es­tá preo­cu­pa­do por la co­rrup­ción por­que “sim­ple y sen­ci­lla­men­te es el áci­do que ha co­rroí­do to­do ti­po de acuer­do so­cial”.

Say­ve de­di­ca par­te de su tiem­po a servicio a la co­mu­ni­dad y di­ce que no le que­da du­da de que en Mé­xi­co quien quie­re es­tu­diar tie­ne las opor­tu­ni­da­des pa­ra ha­cer­lo.

Ed­gar Ma­tus 19 AÑOS es­tu­dian­te de ac­tua­ría

Pa­ra Ed­gar Ma­tus, es­tu­dian­te de Ac­tua­ría, el pro­ble­ma de la co­rrup­ción es preo­cu­pan­te por­que és­ta se per­ci­be des­de ac­cio­nes den­tro la es­cue­la en don­de, si le caes bien o si le das al­go al maes­tro, te pa­sa, de lo con­tra­rio, te re­prue­ba.

El jo­ven de 19 años ase­gu­ró que Mé­xi­co es un país ri­co por su cul­tu­ra y gen­te; sin em­bar­go, uno de los pro­ble­mas que más lo han da­ña­do es la co­rrup­ción.

Di­jo que sí acu­di­rá a emi­tir su vo­to pues, a di­fe­ren­cia de otras ge­ne­ra­cio­nes, quie­re que su su­fra­gio ha­ga la di­fe­ren­cia en­tre que las co­sas si­gan igual o ha­ya un cam­bio en el país.

So­bre la se­gu­ri­dad pú­bli­ca tam­bién ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción, pues di­ce que Mé­xi­co no es un si­tio seguro pa­ra vi­vir.

Mar­ce­la

Mén­dez Mar­tí­nez 27 AÑOS es­tu­dian­te de maes­tría en el CIDE

La ma­yo­ría de los can­di­da­tos a los pues­tos de elec­ción popular que se re­no­va­rán el pró­xi­mo 1 de ju­lio no es­tá a la al­tu­ra de las ne­ce­si­da­des del país, con­si­de­ró Mar­ce­la Mén­dez Mar­tí­nez.

La es­tu­dian­te de maes­tría en Pe­rio­dis­mo del CIDE ex­pu­so que la ma­yo­ría no es­tá ofre­cien­do una res­pues­ta só­li­da an­te los di­fe­ren­tes pro­ble­mas que el país en­fren­ta, par­ti­cu­lar­men­te en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos, im­par­ti­ción de jus­ti­cia, edu­ca­ción, sa­lud, “en re­su­men, lo que per­mi­te te­ner una vi­da dig­na”.

La jo­ven me­xi­quen­se di­jo que sí vo­ta­rá el pró­xi­mo mes, por­que es­tá con­ven­ci­da de que es un de­ber ciu­da­dano y una for­ma pa­ra con­tri­buir a me­jo­rar el país y la de­mo­cra­cia.

En su opi­nión, Mé­xi­co es un país gran­de en mu­chos as­pec­tos, pe­ro, al mis­mo tiem­po, “es un lu­gar su­ma­men­te de­sigual”, en el que to­dos los días se co­me­ten in­jus­ti­cias y vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos con to­tal im­pu­ni­dad. “Mé­xi­co es un lu­gar violento e in­se­gu­ro que no ofre­ce una vi­da dig­na a to­dos los ciu­da­da­nos”.

An­to­nio Pi­ñei­ro Lu­jano 18 AÑOS es­tu­dian­te de len­gua y li­te­ra­tu­ras his­pá­ni­cas, en la facultad de fi­lo­so­fía y le­tras de la unam

Mé­xi­co no es un país seguro, es ha­bi­tual es­cu­char asal­tos, se­cues­tros, ro­bos, hoy ( 6 de ju­nio) ase­si­na­ron a una per­so­na a es­ca­sos me­tros de mi ho­gar, se­ña­ló An­to­nio Pi­ñei­ro Lu­jano, es­tu­dian­te de la UNAM.

Di­jo que le preo­cu­pa la co­rrup­ción por­que es una prác­ti­ca que se ha vuel­to su­ma­men­te ha­bi­tual en Mé­xi­co. Es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble rea­li­zar cier­tos trá­mi­tes sin te­ner que re­cu­rrir a los so­bor­nos —co­sa que se arras­tra des­de ha­ce años, se­gún fa­mi­lia­res míos— e im­pi­de que las per­so­nas que quie­ran man­te­ner­se al mar­gen de la co­rrup­ción pue­dan ha­cer­lo, in­di­có.

So­bre el pro­ce­so elec­to­ral con­si­de­ró que hay de­ma­sia­das irre­gu­la­ri­da­des, un pro­ce­so de de­ba­te fa­lli­do que es más una lu­cha por ver quién de­ni­gra más al otro que por dar ideas y pro­pues­tas, un ex­ce­so de pu­bli­ci­dad que re­sul­ta har­tar­te y una se­lec­ción de can­di­da­tos tan in­fa­me que uno tie­ne que vo­tar por el “menos peor” en vez de de­can­tar­se por un can­di­da­to con ba­se en que pa­rez­ca co­mo una op­ción adecuada per se.

Al­ma Ga­brie­la Re­yes Sán­chez 32 AÑOS pe­rio­dis­ta

Con­ven­ci­da de que “des­de la ciu­da­da­nía po­de­mos crear un país de­mo­crá­ti­co y exi­gir el ni­vel de po­lí­ti­ca que me­re­ce­mos”, Al­ma Ga­brie­la Re­yes Sán­chez ase­gu­ró que sí va a vo­tar el 1 de ju­lio pró­xi­mo.

Tam­bién con­fía en que su vo­to se­rá res­pe­ta­do.

La co­mu­ni­ca­do­ra de pro­fe­sión se­ña­ló que el prin­ci­pal “mal” que tie­ne el país es la co­rrup­ción y afec­ta to­dos los ni­ve­les.

“To­dos los días nos en­te­ra­mos de des­víos mi­llo­na­rios, es­cán­da­los de co­rrup­ción en to­dos los ni­ve­les de go­bierno, mien­tras la edu­ca­ción, sa­lud y po­bre­za siguen sien­do los ma­les de nues­tro país”.

La es­tu­dian­te de maes­tría con­si­de­ró que Mé­xi­co es un país in­se­gu­ro pa­ra vi­vir y don­de no hay opor­tu­ni­da­des pa­ra que el que quie­ra es­tu­diar pue­da ha­cer­lo, “em­pe­zan­do por­que la po­bla­ción de es­ca­sos re­cur­sos tie­ne co­mo prio­ri­dad tra­ba­jar pa­ra ali­men­tar­se an­tes que es­tu­diar”.

Ri­car­do Fran­co 32 AÑOS pe­rio­dis­ta

A Ri­car­do Fran­co, de 32 años, le preo­cu­pa el pro­ble­ma de la co­rrup­ción que im­pe­ra en Mé­xi­co por­que li­mi­ta el pro­gre­so, el bie­nes­tar de la po­bla­ción y pro­pi­cia, jun­to a la im­pu­ni­dad, un incremento de la violencia.

El jo­ven pe­rio­dis­ta afir­mó que sí acu­di­rá a ejer­cer su vo­to y, a pe­sar de que con­fía en el INE co­mo au­to­ri­dad elec­to­ral, ma­ni­fes­tó te­ner mí­ni­mas du­das so­bre si se res­pe­ta­rá el vo­to emi­ti­do el 1 de ju­lio.

El re­si­den­te del es­ta­do de Ba­ja Ca­li­for­nia con­si­de­ró que otro de los pro­ble­mas de Mé­xi­co es la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca, pues a par­tir de la gue­rra con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do del 2008, efec­tua­da por el en­ton­ces pre­si­den­te Fe­li­pe Cal­de­rón, pa­só de ser un país de cons­tan­te aler­ta a uno don­de pre­va­le­ce la desconfianza ha­cia la pro­cu­ra­ción de jus­ti­cia y es nu­la con­cep­ción del Es­ta­do de De­re­cho.

Sa­mant­ha Al­cá­zar 23 AÑOS com­mu­nity ma­na­ger

A Sa­mant­ha Al­cá­zar, jo­ven de 23 años, quien la­bo­ra co­mo com­mu­nity ma­na­ger, le preo­cu­pa el fu­tu­ro de Mé­xi­co y el país que en­con­tra­rán pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes, prin­ci­pal­men­te por pro­ble­mas co­mo la co­rrup­ción, la in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca y la fal­ta de opor­tu­ni­da­des pa­ra desa­rro­llar­se pro­fe­sio­nal­men­te.

Di­jo que la co­rrup­ción se vol­vió un es­ti­lo de vi­da en Mé­xi­co y prác­ti­ca­men­te se le ve co­mo “al­go nor­mal”, pese a que nos afec­ta en to­dos los ser­vi­cios que uti­li­za­mos co­mo me­xi­ca­nos.

Afir­mó que en una es­ca­la de ce­ro al 100, Mé­xi­co es un país 10% seguro pa­ra vi­vir, pues no pue­des ha­cer uso del trans­por­te pú­bli­co sin pen­sar que pro­ba­ble­men­te se­rás asal­ta­do o ca­mi­nar por la ca­lle con una fal­da cor­ta por­que las mu­je­res es­tán ex­pues­tas al fe­mi­ni­ci­dio.

La jo­ven ase­gu­ró que sí asis­ti­rá a vo­tar por­que el cam­bio em­pie­za cuan­do la gen­te acu­de a emi­tir su vo­to.

Be­re­ni­ce Aya­la Gon­zá­lez 33 AÑOS es­tu­dian­te de doc­to­ra­do en la Uni­ver­si­dad de Gua­na­jua­to

El pro­ce­so elec­to­ral en mar­cha pa­re­ce más una cues­tión de mar­ke­ting y dar a la gen­te lo que quie­re es­cu­char que un pro­ce­so de­mo­crá­ti­co don­de se ex­pon­gan diag­nós­ti­cos se­rios de los pro­ble­mas del país y pro­pues­tas pun­tua­les pa­ra so­lu­cio­nar­los, plan­teó Be­re­ni­ce Aya­la.

Des­ta­có que sí va a vo­tar, pues con­si­de­ra que una me­jor de­mo­cra­cia co­mien­za con el ejer­ci­cio de la ciu­da­da­nía. Con­fía en que se res­pe­ta­rá su vo­to, pe­ro des­con­fía “de los tru­cos que pue­dan uti­li­zar los ope­ra­do­res políticos pa­ra lo­grar que vo­ten por sus res­pec­ti­vos par­ti­dos”.

So­bre el país que le to­có vi­vir, di­jo que, co­mo la duo­dé­ci­ma eco­no­mía del mun­do, tie­ne gran­des ven­ta­jas, aun­que tie­ne gran­des pen­dien­tes en ma­te­ria de de­re­chos hu­ma­nos e in­clu­sión, en­tre otros.

En ma­te­ria de ac­ce­so a la edu­ca­ción di­jo que en Mé­xi­co es la ex­cep­ción y no la re­gla, pues en­tre más ba­jo ni­vel eco­nó­mi­co se ten­ga, es más di­fí­cil ac­ce­der a ella.

Aran­za Gar­cía 19 AÑOS es­tu­dian­te de mer­ca­do­tec­nia

Aun­que pa­re­ce que to­dos los políticos son igua­les, tu vo­to es fun­da­men­tal pa­ra em­pe­zar a cam­biar al país, con­si­de­ró Aran­za Gar­cía.

Afir­mó que emi­tir su su­fra­gio es un de­re­cho, por lo que lo ejer­ce­rá con la es­pe­ran­za de que con la par­ti­ci­pa­ción sea un ele­men­to en la trans­for­ma­ción de Mé­xi­co.

La es­tu­dian­te de Mer­ca­do­tec­nia se­ña­ló que Mé­xi­co po­dría ser una po­ten­cia mun­dial; sin em­bar­go, tie­ne dos obs­tácu­los: la co­rrup­ción e in­se­gu­ri­dad.

Di­jo que des­de el ám­bi­to más pri­va­do has­ta el más pú­bli­co, cual­quier per­so­na pue­den ser co­rrup­ta y lo real­men­te preo­cu­pan­te es no só­lo que no se cas­ti­gue, sino que a los co­rrup­tos se les vea co­mo al­guien nor­mal.

Ma­ria­na Ra­se­ro 26 AÑOS co­mu­ni­có­lo­ga

La co­rrup­ción es preo­cu­pan­te por­que es la raíz de mu­chos otros pro­ble­mas so­cia­les, co­mo la im­pu­ni­dad y la po­bre­za, con­si­de­ró Ma­ria­na Ra­se­ro.

La co­mu­ni­ca­do­ra di­jo que sí va a vo­tar por­que es una obli­ga­ción ci­vil y par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­ne co­mo ciu­da­da­na. Ade­más, di­ce, “no es­ta­ría sa­tis­fe­cha que­ján­do­me de al­go por lo que no ha­go ni lo mí­ni­mo por cam­biar”.

Sin em­bar­go, no con­fía en que su vo­to sea res­pe­ta­do y pien­sa que su país es­tá en ma­nos de per­so­nas in­ca­pa­ces, egoís­tas y co­rrup­tas.

Con­si­de­ró que Mé­xi­co es una na­ción “na­da se­gu­ra” y que “me­dia­na­men­te” ofre­ce opor­tu­ni­da­des pa­ra que una per­so­na se em­plee o se desa­rro­lle pro­fe­sio­nal­men­te.

Dul­ce Ale­jan­dra Oli­va­res 27 AÑOS do­cen­te

La co­rrup­ción es un pro­ble­ma preo­cu­pan­te por­que ha las­ti­ma­do y cau­sa­do da­ños irre­pa­ra­bles pa­ra Mé­xi­co, con­si­de­ró Dul­ce Ale­jan­dra Oli­va­res.

La jo­ven que se desem­pe­ña co­mo do­cen­te en el es­ta­do de Pue­bla men­cio­nó que es tiem­po de que en Mé­xi­co se cas­ti­gue con mano du­ra a los co­rrup­tos, co­mo lo ha­cen al­gu­nas na­cio­nes don­de in­clu­so se les san­cio­na con muer­te, pues es­to lle­va­ría a ele­gir en­tre vi­vir o mo­rir por los ac­tos.

A la jo­ven, que di­jo que sí irá a vo­tar, tam­bién le preo­cu­pa el pro­ble­ma de in­se­gu­ri­dad pú­bli­ca por el que atra­vie­sa Mé­xi­co, pues és­te afec­ta tan­to a pe­que­ñas ciu­da­des co­mo gran­des ur­bes y a pe­sar de que la ola de violencia es co­ti­dia­na, con­si­de­ró que aún es­ta­mos a tiem­po de pa­rar­la.

Ana La­ra 27 AÑOS Em­plea­da

Si bien Mé­xi­co es de gen­te tra­ba­ja­do­ra y uni­da an­te la ad­ver­si­dad, uno de sus prin­ci­pa­les pro­ble­mas es que tie­ne una so­cie­dad que to­le­ra y adop­ta la co­rrup­ción, con­si­de­ró Ana La­ra, de 27 años.

La jo­ven, quien es asis­ten­te de di­rec­ción, plan­teó que otro as­pec­to preo­cu­pan­te de la co­rrup­ción es que no es cas­ti­ga­da co­mo se de­bie­ra, por­que no exis­te una co­rrec­ta im­par­ti­ción de jus­ti­cia.

Pa­ra la tam­bién ra­di­ca­da en Ba­ja Ca­li­for­nia, Mé­xi­co es un país ca­da vez menos seguro pa­ra vi­vir.

Por otra par­te, con­si­de­ra que exis­ten muy po­cas opor­tu­ni­da­des de em­plear­se, pues hoy te­ner una pro­fe­sión no es ga­ran­tía de te­ner un em­pleo bien pa­ga­do, pues di­jo que la­men­ta­ble­men­te per­sis­te la “ca­ma­ra­de­ría”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.