Se­rá un fi­nal de fo­to­gra­fía

La de­fi­ni­ción so­bre quién ga­na­rá la gu­ber­na­tu­ra de­pen­de­rá de si hay o no un vo­to cru­za­do en­tre la ma­yo­ría de los ve­ra­cru­za­nos, que, se an­ti­ci­pa, vo­ta­rá por AMLO

El Economista (México) - Los Políticos - - Voto 2018 Veracruz - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@eleconomista.mx

Al in­gre­sar a la úl­ti­ma rec­ta en la ca­rre­ra por la gu­ber­na­tu­ra de Ve­ra­cruz, el can­di­da­to del PAN, PRD y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, Mi­guel Án­gel Yu­nes Már­quez, y el de Mo­re­na, PT y PES, Cuitláhuac Gar­cía, avan­zan en un em­pa­te téc­ni­co se­pa­ra­dos de los otros dos as­pi­ran­tes.

Aun­que al­gu­nas en­cues­tas se­ña­lan una ven­ta­ja mí­ni­ma del hi­jo del go­ber­na­dor ac­tual, Mi­guel Án­gel Yu­nes Li­na­res, lo cier­to es que se es­pe­ra un fi­nal de fo­to­gra­fía. In­clu­so hay quie­nes ase­gu­ran que po­dría de­fi­nir­se en tri­bu­na­les.

Pa­ra el ana­lis­ta po­lí­ti­co Ale­jan­dro Agui­rre, la al­ta competitividad del pa­nis­ta se ex­pli­ca por di­fe­ren­tes fac­to­res. Pri­me­ro: si bien se tra­ta del can­di­da­to del par­ti­do en el go­bierno, ese ele­men­to no jue­ga en su con­tra (co­mo ge­ne­ral­men­te ocu­rre en es­tos ca­sos), por­que la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal tie­ne menos de dos años ya que, de­bi­do a una re­for­ma a la Cons­ti­tu­ción lo­cal, se de­ter­mi­nó que en lu­gar de du­rar seis años se­rían dos pa­ra em­pa­tar las elec­cio­nes lo­ca­les con las fe­de­ra­les.

En se­gun­do lu­gar, si bien se tra­ta del hi­jo del go­ber­na­dor Yu­nes Már­quez tie­ne una ca­rre­ra po­lí­ti­ca pro­pia. Es pre­si­den­te mu­ni­ci­pal con li­cen­cia de Bo­ca del Río, don­de se le re­co­no­cen ac­cio­nes de go­bierno.

Por su par­te, el ana­lis­ta y aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Ve­ra­cru­za­na, Ma­nuel Rey­na Mu­ñoz, con­si­de­ró que la competitividad de Yu­nes Már­quez se ex­pli­ca por­que el pe­so po­lí­ti­co del pa­dre es im­por­tan­te en el es­ta­do y por­que el ac­tual go­ber­na­dor co­lo­có a dis­tin­gui­dos políticos pa­nis­tas en la ope­ra­ción de pro­gra­mas so­cia­les.

Se­ña­ló que hay un tra­ba­jo pre­vio des­de el go­bierno es­ta­tal que ope­ra a fa­vor del can­di­da­to pa­nis­ta y sus alia­dos, tal co­mo ocu­rría en el pa­sa­do con el PRI, con los mis­mos ins­tru­men­tos clien­te­la­res y cor­po­ra­ti­vos. “Hay to­da la es­truc­tu­ra gu­ber­na­men­tal al servicio la es­truc­tu­ra elec­to­ral”.

Eso ex­pli­ca, aña­dió, que se pre­sen­ten enor­mes con­tin­gen­tes de per­so­nas aca­rrea­das pa­ra apo­yar a Yu­nes Már­quez.

Pa­ra Ale­jan­dro Agui­rre, al­go que ha in­flui­do po­de­ro­sa­men­te en la cam­pa­ña elec­to­ral es el ca­so re­la­cio­na­do con la in­ves­ti­ga­ción en con­tra del ex­go­ber­na­dor Ja­vier Duar­te de Ochoa, quien se en­cuen­tra pre­so y vin­cu­la­do a pro­ce­so por pre­sun­tos ac­tos de co­rrup­ción du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción.

Los ve­ra­cru­za­nos le re­co­no­cen al go­ber­na­dor Mi­guel Án­gel Yu­nes Li­na­res ha­ber con­tri­bui­do al des­en­mas­ca­ra­mien­to y en­car­ce­la­mien­to del go­ber­na­dor acu­sa­do de abu­so de au­to­ri­dad, in­cum­pli­mien­to del de­ber, pe­cu­la­do, trá­fi­co de in­fluen­cias y coa­li­ción, por lo cual se en­cuen­tra en­ce­rra­do en el Re­clu­so­rio Nor­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Tam­bién le re­co­no­cen ha­ber con­tri­bui­do a re­cu­pe­rar dinero

que ha­bría des­via­do Duar­te del era­rio.

El ana­lis­ta des­ta­ca que, si bien no exis­te la “lu­na de miel” del go­ber­na­dor en fun­cio­nes con el pue­blo de Ve­ra­cruz, co­mo al ini­cio de su ad­mi­nis­tra­ción, ha lo­gra­do man­te­ner el apo­yo de bue­na par­te de la po­bla­ción, lo cual be­ne­fi­cia a su hi­jo can­di­da­to.

El ca­so Ja­vier Duar­te le ha ser­vi­do al go­ber­na­dor ac­tual in­clu­so pa­ra equi­li­brar los ne­ga­ti­vos que re­pre­sen­tan pa­ra su ad­mi­nis­tra­ción el agra­va­mien­to del te­ma de la in­se­gu­ri­dad y la violencia en la en­ti­dad.

Por otra par­te, Rey­na Mu­ñoz ex­pu­so que, en el ca­so de Cuitláhuac Gar­cía, su competitividad se de­be a la com­bi­na­ción de dos fac­to­res prin­ci­pal­men­te: el tra­ba­jo de ba­se de los mi­li­tan­tes mo­re­nis­tas con el he­cho de que el can­di­da­to a go­ber­na­dor de Mo­re­na es un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, cu­yo dis­cur­so y tra­yec­to­ria le ha­ce sen­ti­do a un sec­tor im­por­tan­te de la po­bla­ción. A eso ha­bría que aña­dir, di­jo, el lla­ma­do efec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Es el tra­ba­jo de es­te mi­li­tan­te con­ven­ci­do, un tan­to más ideo­ló­gi­co, que es el que le ha per­mi­ti­do te­ner a Mo­re­na una pre­sen­cia es­ta­tal y even­tual­men­te na­cio­nal, di­jo.

En­fa­ti­zó que se con­ju­gan esos ele­men­tos, pe­ro si­gue sien­do “un fe­rro­ca­rril don­de la lo­co­mo­to­ra es An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor”.

A su vez, Agui­rre des­ta­có el cre­ci­mien­to de Mo­re­na en la en­ti­dad, mo­ti­va­do por el lla­ma­do efec­to An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor y su am­plia ven­ta­ja en la com­pe­ten­cia por la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca.

Va­rios ob­ser­va­do­res políticos con­si­de­ran que de­be to­mar­se ca­si co­mo un he­cho que Ló­pez Obra­dor va a ga­nar la elec­ción pre­si­den­cial en Ve­ra­cruz.

Sin em­bar­go, lo que po­dría ocu­rrir es que se dé un vo­to di­fe­ren­cia­do: que la ma­yo­ría de los ve­ra­cru­za­nos vo­te por An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor pa­ra la Pre­si­den­cia y por Yu­nes Már­quez del PAN pa­ra la gu­ber­na­tu­ra o por can­di­da­tos fren­tis­tas o de otros par­ti­dos al Con­gre­so de la Unión.

Sin em­bar­go, has­ta el mo­men­to, el lla­ma­do efec­to Ló­pez Obra­dor ha co­lo­ca­do en una po­si­ción real­men­te com­pe­ti­ti­va al can­di­da­to mo­re­nis­ta Cuitláhuac Gar­cía. “Si An­drés Ma­nuel lo­gra que la ma­yor par­te de los ciu­da­da­nos que van a vo­tar el 1 de ju­lio vo­te por él y (tam­bién) por Cuitláhuac Gar­cía, se va a me­ter en un se­rio pro­ble­ma (per­der la gu­ber­na­tu­ra) Mi­guel Án­gel Yu­nes Már­quez”, di­jo el ana­lis­ta.

El he­cho es que Ve­ra­cruz re­pre­sen­ta el cuar­to pa­drón más gran­de del país, con una lis­ta no­mi­nal in­te­gra­da por 5 mi­llo­nes 787,827 ciu­da­da­nos. Por ello, es muy im­por­tan­te pa­ra los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les.

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor lo ha vi­si­ta­do al menos 15 oca­sio­nes. Es más, es la se­gun­da en­ti­dad que más ha vi­si­ta­do en cam­pa­ña. Só­lo el Es­ta­do de Mé­xi­co ha re­ci­bi­do más ve­ces al ta­bas­que­ño. La se­ma­na pa­sa­da es­tu­vo en Ja­la­pa.

EL PRI ES­TÁ DES­DI­BU­JA­DO

El tra­ba­jo de pro­se­li­tis­mo de Jo­sé Yu­nes Zo­rri­lla, pos­tu­la­do por el PRI y PVEM, no ha ren­di­do bue­nos fru­tos. Se tra­ta de un buen can­di­da­to, pe­ro le lle­gó tar­de la pos­tu­la­ción, con un par­ti­do com­ple­ta­men­te su­mi­do en el des­pres­ti­gio y des­ar­ti­cu­la­do en un es­ce­na­rio an­ti­priis­ta.

Rey­na Mu­ñoz des­ta­có que Jo­sé Yu­nes Zo­rri­lla ha si­do un priista de to­da la vi­da y con un tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo re­co­no­ci­do; sin em­bar­go, tie­ne el pe­so del par­ti­do, el pe­so de los priis­tas y el pe­so del can­di­da­to pre­si­den­cial Jo­sé An­to­nio Mea­de, en tan­to, Mi­riam Ju­dith Gon­zá­lez She­ri­dan, aban­de­ra­da de Nue­va Alian­za, se ve co­mo una candidata testimonial. Hay quie­nes la ven con­ver­ti­da en arie­te del PAN con­tra Cuitláhuac Gar­cía.

Ve­ra­cruz re­pre­sen­ta el cuar­to pa­drón más gran­de del país, con una lis­ta no­mi­nal in­te­gra­da por 5 mi­llo­nes 787,827 ciu­da­da­nos.

Por ello, es muy im­por­tan­te pa­ra los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.