Pug­na por el CEN afec­ta la uni­dad en sus ban­ca­das

La for­ma en que se de­ci­die­ron las coor­di­na­cio­nes en el Se­na­do y en la Cá­ma­ra de Dipu­tados ge­ne­ró in­con­for­mi­da­des

El Economista (México) - Los Políticos - - PAN - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

La pug­na en­tre las fac­cio­nes de anayis­tas y go­ber­na­do­res, así co­mo de otros gru­pos al in­te­rior del PAN, ha ge­ne­ra­do que las ban­ca­das pa­nis­tas en el Con­gre­so de la Unión lle­guen de­bi­li­ta­das en su cohe­sión in­ter­na y for­ta­le­za ins­ti­tu­cio­nal.

La de­rro­ta de Ac­ción Na­cio­nal en las elec­cio­nes del pa­sa­do 1 de ju­lio don­de só­lo ga­nó las gu­ber­na­tu­ras de Ja­lis­co, Yu­ca­tán y Pue­bla, y per­dió Ve­ra­cruz, don­de go­ber­na­ba, ge­ne­ró una con­fron­ta­ción al in­te­rior del par­ti­do.

De acuer­do con los es­ta­tu­tos del Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal, des­pués de una elec­ción pre­si­den­cial se de­be re­no­var el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal en un pla­zo no ma­yor a seis me­ses.

El pro­ble­ma no es ése, sino que eso ha mo­ti­va­do una gue­rra por el con­trol del par­ti­do. Sim­pa­ti­zan­tes del ex­can­di­da­to pre­si­den­cial, Ri­car­do Ana­ya Cor­tés, quie­ren man­te­ner el con­trol de esa or­ga­ni­za­ción, así co­mo en los gru­pos le­gis­la­ti­vos.

Eso ha ge­ne­ra­do una se­rie de ten­sio­nes. Días des­pués de la elec­ción, di­ver­sos gru­pos de pa­nis­tas de­nun­cia­ron a los anayis­tas de que­rer con­tro­lar el pro­ce­so de se­lec­ción de la nue­va di­ri­gen­cia.

Esa per­cep­ción con­ti­núa en cier­tos sec­to­res, a pe­sar que el 12 de agos­to el Con­se­jo Na­cio­nal apro­bó por una­ni­mi­dad a los in­te­gran­tes de la Co­mi­sión Or­ga­ni­za­do­ra Na­cio­nal de la Elec­ción, pre­si­di­da por Ce­ci­lia Ro­me­ro.

Has­ta la pri­me­ra se­ma­na de agos­to, al me­nos 10 pa­nis­tas ha­bían si­do men­cio­na­dos co­mo as­pi­ran­tes a di­ri­gir el blan­quia­zul: Mar­ko Cor­tés por los anayis­tas, Er­nes­to Ruffo, Car­los Me­di­na Plas­cen­cia, Ra­fael Mo­reno Va­lle, Jor­ge Luis Preciado, Fran­cis­co Búr­quez, Héc­tor La­rios, Ro­ber­to Gil, Mar­co An­to­nio Ada­me y Juan Car­los Ro­me­ro Hicks.

Sin em­bar­go, pa­ra la se­ma­na pa­sa­da ade­más de la del ex le­gis­la­dor mi­choa­cano Mar­ko Cortes, la fór­mu­la que se es­ta­ba for­ta­le­cien­do era la del so­no­ren­se Héc­tor La­rios Cór­do­va y el ex go­ber­na­dor de Pue­bla Ra­fael Mo­reno Va­lle, so­bre to­do por­que con­tó con el res­pal­do de ocho de los 12 go­ber­na­do­res pa­nis­tas que se aper­so­na­ron en la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra ha­cer pú­bli­co su po­si­cio­na­mien­to en ese sen­ti­do.

En­tre ellos, An­to­nio Ga­li, de Pue­bla; Car­los Joa­quín de Quin­ta­na Roo, An­to­nio Echa­va­rría de Na­ya­rit; Car­los Men­do­za Da­vis de Du­ran­go; Fran­cis­co Gar­cía Ca­be­za de Va­ca de Ta­mau­li­pas, y Jo­sé Ro­sas Ais­pu­ro de Du­ran­go.

Sin em­bar­go, ese po­si­cio­na­mien­to pú­bli­co fue cri­ti­ca­do por el ex­se­na­dor y aho­ra dipu­tado fe­de­ral Er­nes­to Ruffo, quien pi­dió a los ex­go­ber­na­do­res sa­car las ma­nos del pro­ce­so. El ex­go­ber­na­dor de Ba­ja Ca­li­for­nia di­jo que el pro­ble­ma es que a raíz de que el PAN lo­gró po­si­cio­nes de go­bierno se for­ma­ron gru­pos cu­pu­la­res que aban­do­na­ron las for­mas y ma­ne­ras de­mo­crá­ti­cas de la mi­li­tan­cia, lo cual se de­be re­ver­tir.

La se­ma­na pa­sa­da se des­ta­pa­ron dos pa­nis­tas más que ten­drían in­ten­ción de ir por la pre­si­den­cia del CEN: Ma­nuel Gó­mez Mo­rín del Río, nie­to del fun­da­dor del PAN, Ma­nuel Gó­mez Mo­rín y Fran­cis­co Ra­mí­rez Acu­ña, ex­go­ber­na­dor de Ja­lis­co.

De acuer­do con el es­ta­tu­to, es el pre­si­den­te del par­ti­do quien de­be ele­gir a los coor­di­na­do­res en el Con­gre­so y así ocu­rrió; sin em­bar­go, fue muy cri­ti­ca­do tan­to al in­te­rior del par­ti­do co­mo fue­ra de él los nom­bra­mien­tos al ini­cio de la ac­tual le­gis­la­tu­ra.

El mo­ti­vo fue por­que Da­mián Ze­pe­da (quien se que­dó co­mo di­ri­gen­te na­cio­nal del PAN cuan­do Ri­car­do Ana­ya pi­dió li­cen­cia una vez que ne­go­ció en el PRD y MC la con­for­ma­ción de la coa­li­ción por Mé­xi­co al Fren­te que lo postuló co­mo can­di­da­to a la Pre­si­den­cia) pi­dió li­cen­cia y en su lu­gar de­jó co­mo pre­si­den­te en fun­cio­nes a Mar­ce­lo To­rres Co­fi­ño, quien lo nom­bró coor­di­na­dor de la frac­ción del PAN en el Se­na­do y a Juan Car­los Ro­me­ro Hicks en la Cá­ma­ra de Dipu­tados. La sin­gu­lar for­ma en que lle­gó Ze­pe­da a la coor­di­na­ción del PAN en el Se­na­do mo­ti­vó una se­rie de ex­pli­ca­cio­nes del aho­ra le­gis­la­dor y una an­da­na­da de de­cla­ra­cio­nes de pa­nis­tas con­de­nan­do las for­mas.

Por lo pron­to, la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do la se­sión de ins­ta­la­ción de la se­sión pre­pa­ra­to­ria y to­ma de pro­tes­ta de los nue­vos dipu­tados se de­mo­ró una ho­ra por­que tu­vie­ron que es­pe­rar pre­ci­sa­men­te a los dipu­tados pa­nis­tas que es­ta­ban en reunión. Lo que se su­po de ese en­cuen­tro fue que de­bi­do a los áni­mos que im­pe­ran en el gru­po, los pun­tos en la agen­da del día y las de­ci­sio­nes que ahí se to­ma­ron tu­vie­ron que ser me­dian­te vo­ta­ción, lo cual pa­ra mu­chos fue al­go po­si­ti­vo, por­que así se evi­ta se­guir una so­la lí­nea.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.