Se ins­ta­la en el Con­gre­so, pe­ro va de pa­so

Tan­to en la Cá­ma­ra de Dipu­tados co­mo en la de Se­na­do­res se le per­mi­tió cons­ti­tuir­se co­mo ban­ca­da, pe­se a que el INE di­ce que per­dió el re­gis­tro. Eso sí, no lo incluyeron en el re­par­to de plu­ri­no­mi­na­les

El Economista (México) - Los Políticos - - PES - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

Con­de­na­do a muer­te, afec­ta­do por la emi­gra­ción de le­gis­la­do­res que uti­li­za­ron sus si­glas pa­ra com­pe­tir en la elec­ción y sin es­pa­cios pa­ra al­gu­nos de sus di­ri­gen­tes que se que­da­ron en lis­ta de pre­la­ción, el to­da­vía Par­ti­do En­cuen­tro So­cial (PES) arri­bó a la in­te­gra­ción de los gru­pos le­gis­la­ti­vos en el Con­gre­so, don­de pa­re­ce que só­lo es­ta­rá de pa­so.

De acuer­do con el mar­co le­gal que re­gu­la los tra­ba­jos del Con­gre­so de la Unión, pa­ra que un par­ti­do ten­ga de­re­cho a con­for­mar un gru­po par­la­men­ta­rio de­be te­ner re­gis­tro co­mo par­ti­do.

Sin em­bar­go En­cuen­tro So­cial per­dió su re­gis­tro de­bi­do a que en la elec­ción pa­sa­da no su­peró el nú­me­ro de vo­tos equi­va­len­te a 3% que exi­ge la ley pa­ra man­te­ner­se en el es­ce­na­rio na­cio­nal.

De acuer­do con los da­tos del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal Elec­to­ral (INE), en la elec­ción pre­si­den­cial ob­tu­vo el equi­va­len­te a 2.78%, en la de se­na­do­res 2.43, y en la de dipu­tados 2.50 por cien­to.

Sin em­bar­go, la di­ri­gen­cia na­cio­nal de ese ins­ti­tu­to po­lí­ti­co que ob­tu­vo su re­gis­tro ha­ce ape­nas cua­tro años, ini­ció una ba­ta­lla le­gal pa­ra man­te­ner el re­gis­tro. Du­ran­te el cómpu­to de­tec­tó que en 39,000 ca­si­llas el PES te­nía re­gis­tra­dos ce­ro vo­tos, si­tua­ción que les pa­re­ce to­tal­men­te irre­gu­lar, so­bre to­do si se to­ma en cuen­ta que en el 2015, cuan­do fue su pri­me­ra in­cur­sión en la vi­da elec­to­ral del país ese par­ti­do apa­re­ció sin vo­tos en 1,800 ca­si­llas.

La mis­ma no­che de la elec­ción se pu­die­ron re­cu­pe­rar al­re­de­dor de 300,000 vo­tos; sin em­bar­go, no le al­can­zó y pre­sen­tó an­te el Tri­bu­nal Elec­to­ral del Po­der Ju­di­cial de la Fe­de­ra­ción (TEPJF) un re­cur­so de im­pug­na­ción con­tra el in­for­me pre­li­mi­nar del se­cre­ta­rio eje­cu­ti­vo del INE, Ed­mun­do Ja­co­bo Mo­li­na, a par­tir del cual se de­ter­mi­nó que esa or­ga­ni­za­ción no su­peró 3% de la vo­ta­ción en la elec­ción de pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca. El tri­bu­nal elec­to­ral no le con­ce­dió la ra­zón.

A va­rios días que el TEPJF en­tre­gó las cons­tan­cias de ma­yo­ría a los dipu­tados, se­na­do­res y al pre­si­den­te elec­to, el PES man­tie­ne la lu­cha le­gal y aun­que el INE ha ini­cia­do ya el pro­ce­di­mien­to pa­ra re­ti­rar­le el re­gis­tro ofi­cial­men­te to­da­vía lo man­tie­ne y por ello, al ini­cio de la LXIV Le­gis­la­tu­ra fe­de­ral pu­do cons­ti­tuir sus gru­pos le­gis­la­ti­vos.

In­clu­so hay quie­nes se­ña­lan que po­dría re­cu­rrir a una in­ter­pre­ta­ción for­za­da de la ley pa­ra man­te­ner los gru­pos. Con­cre­ta­men­te, el ar­gu­men­to es que los gru­pos se cons­ti­tu­yen en el ini­cio de la le­gis­la­tu­ra.

Pe­ro ése no es el úni­co pro­ble­ma que en­fren­tan las ban­ca­das del PES. En la Cá­ma­ra de Dipu­tados, el día de la ins­ta­la­ción de la le­gis­la­tu­ra ac­tual su gru­po pa­só de 56 a 31 le­gis­la­do­res por­que 25 de­ci­die­ron ir­se a la ban­ca­da de Mo­re­na. Con ello pa­só a ubi­car­se co­mo la cuar­ta fuer­za po­lí­ti­ca.

En el Se­na­do que­dó co­mo la oc­ta­va fuer­za po­lí­ti­ca con só­lo cin­co se­na­do­res.

En Cá­ma­ra de Dipu­tados que­dó co­mo coor­di­na­dor el po­blano Fer­nan­do Man­za­ni­lla, un hom­bre muy cer­cano al ex­go­ber­na­dor Ra­fael Mo­reno Va­lle, por lo me­nos has­ta ha­ce unas se­ma­nas, mien­tras que en el Se­na­do su coor­di­na­dor se­rá Sa­sil de León Vi­llard.

En la Cá­ma­ra de Dipu­tados, Héc­tor Re­né Cruz al­can­zó una se­cre­ta­ría en la Me­sa Di­rec­ti­va.

El PES ha­bía re­ser­va­do un es­pa­cio pa­ra su di­ri­gen­te na­cio­nal, Hu­go Erik Flo­res co­mo dipu­tado en el pri­mer Con­gre­so de la Ciu­dad de Mé­xi­co, por lo que só­lo es­pe­ra­ría a con­cluir su en­car­go co­mo dipu­tado fe­de­ral en la LXIII Le­gis­la­tu­ra (co­sa que ocu­rrió la se­ma­na pa­sa­da) pa­ra es­tar en con­di­cio­nes de ren­dir pro­tes­ta a la ins­ta­la­ción de la le­gis­la­tu­ra ca­pi­ta­li­na, pe­ro no se lo­gró el ob­je­ti­vo por­que el par­ti­do tam­bién per­dió el re­gis­tro en la ca­pi­tal del país. Aho­ra só­lo le que­da la po­si­bi­li­dad de que en las pró­xi­mas se­ma­nas sea nom­bra­do por el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, co­mo di­rec­tor ge­ne­ral del ISSSTE co­mo se se­ña­la en al­gu­nos pa­si­llos don­de aho­ra se ha­ce po­lí­ti­ca en el país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.