Las tri­bus son de me­dia ta­bla pa­ra aba­jo

És­ta se­rá la frac­ción más pe­que­ña que ha te­ni­do en sus 29 años de fun­da­ción co­mo par­ti­do

El Economista (México) - Los Políticos - - PRD - Por Li­dia Aris­ta li­dia.aris­ta@ele­co­no­mis­ta.mx

Con la ban­ca­da más pe­que­ña en su his­to­ria, con la rup­tu­ra de su alian­za con PAN y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano y con dos nue­vas co­rrien­tes con­tro­lan­do lo que que­da del par­ti­do, es co­mo el PRD arran­có los tra­ba­jos en la LXIV Le­gis­la­tu­ra del Con­gre­so de la Unión.

Ha­ce seis años, el PRD, jun­to con sus alia­dos, era la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca en el Con­gre­so; en la le­gis­la­tu­ra que re­cién ini­ció es la sép­ti­ma. En Cá­ma­ra de Dipu­tados su ban­ca­da es­tá com­pues­ta por 20 le­gis­la­do­res y en el Se­na­do por sie­te, lue­go de que Emi­lio Ál­va­rez Ica­za de­ci­die­ra man­te­ner­se co­mo in­de­pen­dien­te. És­ta se­rá la frac­ción más pe­que­ña que ha te­ni­do el PRD en sus 29 años de fun­da­ción co­mo par­ti­do po­lí­ti­co.

Días an­tes de que arran­ca­ra la le­gis­la­tu­ra, las di­ver­sas co­rrien­tes de ex­pre­sión pro­ta­go­ni­za­ban “ja­lo­neos” pa­ra de­fi­nir a los que se­rían sus coor­di­na­do­res en las dos mi­ni­ban­ca­das, pe­ro tam­bién por las po­si­cio­nes de po­der que que­dan, en­tre ellas, la di­ri­gen­cia na­cio­nal del par­ti­do, lue­go de que per­die­ran sus gu­ber­na­tu­ras, in­clui­da la Je­fa­tu­ra de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

La lu­cha por las de­fi­ni­cio­nes fue­ron en­tre Vanguardia Pro­gre­sis­ta (VP), li­de­ra­da por Héc­tor Se­rrano; Al­ter­na­ti­va De­mo­crá­ti­ca Na­cio­nal (ADN) en­ca­be­za­da por Héc­tor Mi­guel Bau­tis­ta, y Nue­va Iz­quier­da (NI), Je­sús Or­te­ga y Je­sús Zam­brano me­jor co­no­ci­dos co­mo Los Chu­chos.

Has­ta an­tes de mar­zo del 2017, la fa­cul­tad de ele­gir a los coor­di­na­do­res re­caía en los le­gis­la­do­res; sin em­bar­go, se reali­zó una mo­di­fi­ca­ción a los es­ta­tu­tos que in­clu­so fue de­no­mi­na­da co­mo “re­for­ma Bar­bo­sa”, con la que se bus­có qui­tar­le la coor­di­na­ción al en­ton­ces se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, lue­go de que se hu­bie­ra pro­nun­cia­do a fa­vor de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor.

Apro­ve­chan­do que NI per­dió fuer­za al in­te­rior del par­ti­do, VP y ADN ne­go­cia­ron las coor­di­na­cio­nes le­gis­la­ti­vas. Pa­ra el Se­na­do se de­sig­nó al ex­je­fe de Go­bierno, Mi­guel Án­gel Man­ce­ra, y pa­ra la Cá­ma­ra de Dipu­tados a Ri­car­do Ga­llar­do Car­do­na, quien fue­ra pre­si­den­te mu­ni­ci­pal de So­le­dad de Gra­ciano Sán­chez en San Luis Po­to­sí.

La lle­ga­da de Mi­guel Án­gel Man­ce­ra a la coor­di­na­ción de seis se­na­do­res res­pon­dió a que Héc­tor Se­rrano, de Vanguardia Pro­gre­sis­ta, se la ha­bía pro­me­ti­do, por lo que tu­vo que ol­vi­dar su as­pi­ra­ción de ser él quien coor­di­na­ra a la vein­te­na de dipu­tados fe­de­ra­les, pues evi­den­te­men­te ADN ni NI per­mi­ti­rían que am­bas coor­di­na­cio­nes y la pre­si­den­cia na­cio­nal del par­ti­do (Ma­nuel Gra­na­dos) es­tu­vie­ran en su con­trol.

Ga­llar­do Car­do­na fue la apues­ta de ADN, pues es uno de los po­lí­ti­cos más cer­ca­nos al lí­der na­cio­nal de esa co­rrien­te, por lo que no pe­só en su de­sig­na­ción su pa­sa­do “po­lé­mi­co”. Fue de­te­ni­do por sus pre­sun­tos víncu­los con la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da y ope­ra­ción con re­cur­sos de pro­ce­den­cia ilí­ci­ta por más de 200 mi­llo­nes de pe­sos.

En Cá­ma­ra de Dipu­tados se de­ci­dió que la coor­di­na­ción se­rá ro­ta­ti­va, pa­ra el pró­xi­mo año se­rá Ve­ró­ni­ca Juá­rez Pi­ña quien asu­ma el car­go de lí­der de la frac­ción y pa­ra el ter­ce­ro se­rá Héc­tor Se­rrano.

En la frac­ción en Cá­ma­ra de Dipu­tados, prác­ti­ca­men­te to­das las co­rrien­tes de ex­pre­sión (Ga­li­leos, Nue­va Iz­quier­da, Fo­ro Nue­vo Sol, ADN, y NI, Vanguardia Pro­gre­sis­ta) ten­drán re­pre­sen­ta­ción, ex­cep­tuan­do a Iz­quier­da De­mo­crá­ti­ca Na­cio­nal de Re­né Bejarano, la cual apo­yó a Ló­pez Obra­dor en la pa­sa­da elec­ción.

Pa­ra la di­pu­ya­da Ve­ró­ni­ca Juá­rez Pi­ña, vi­ce­coor­di­na­do­ra de la frac­ción, es evi­den­te que el par­ti­do no atra­vie­sa por un buen mo­men­to, por lo que pron­to de­be­rán te­ner la ru­ta pa­ra sa­ber si es po­si­ble su re­no­va­ción.

Des­de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, des­ta­có, la vein­te­na de le­gis­la­do­res están com­pro­me­ti­dos a con­du­cir­se en uni­dad, y so­bre to­do a to­mar de­ci­sio­nes en la plu­ra­li­dad, y no per­mi­tir que sea una co­rrien­te la que se adue­ñe de las de­ci­sio­nes de esa frac­ción.

“De lo que sí es­ta­mos con­ven­ci­dos es de que de­be­mos de re­pre­sen­tar tam­bién la plu­ra­li­dad que hay al in­te­rior del gru­po pe­ro an­te­po­nien­do cual­quier in­te­rés per­so­nal”.

Por su par­te, el re­pre­sen­tan­te del PRD an­te el INE, Ca­me­rino Már­quez, se­ña­ló que la sa­li­da de Agus­tín Ba­sa­ve del par­ti­do no es sín­to­ma de na­da, pues el ex­di­ri­gen­te na­cio­nal ya se ha­bía ido de ese par­ti­do des­de ha­ce tiem­po.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.