El dra­ma azul

El Economista (México) - Los Políticos - - RELEVO EN EL PAN -

Los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les fue­ron real­men­te desas­tro­sos pa­ra Ac­ción Na­cio­nal, el PRD y el PRI. Los tres gran­des par­ti­dos tra­di­cio­na­les, los que con­for­ma­ron el sis­te­ma po­lí­ti­co de los úl­ti­mos 30 años, aun­que el PRI y el PAN son mu­cho más an­ti­guos, se vie­ron mer­ma­dos. El par­ti­do que sa­lió más in­dem­ne, y eso es un de­cir, fue Ac­ción Na­cio­nal. No se pue­de de­cir que su vo­ta­ción es­tá por los sue­los, co­mo sea es el se­gun­do lu­gar elec­to­ral. Pe­ro los pro­ble­mas in­ter­nos por los que atra­vie­sa, la lu­cha en­tre anayis­tas y el res­to pue­den muy bien mi­nar al pa­nis­mo y eso se­ría fa­tal pa­ra el sis­te­ma po­lí­ti­co, por­que aho­ra sí no ha­bría con­tra­pe­so al­guno a Mo­re­na que, co­mo ya vi­mos, arro­lla in­mi­se­ri­cor­de­men­te en el Con­gre­so, con la ayu­da de la chi­qui­lla­da. ¿Quién iba a de­cir que el PVEM ter­mi­na­ría alián­do­se con Mo­re­na? Pues ya lo vi­mos con la au­to­ri­za­ción pa­ra que Ve­las­co Coe­llo sea su pro­pio sus­ti­tu­to en Chia­pas y ade­más se­na­dor con li­cen­cia. Fue fran­ca­men­te pa­té­ti­co cons­ta­tar que Mo­re­na tie­ne to­das las ca­ni­cas y con­si­gue las que le fal­tan con una fa­ci­li­dad pas­mo­sa y eso que aún no to­ma po­se­sión An­drés Ma­nuel.

Lo úni­co que pue­de de­cir­se es que el epi­so­dio chia­pa­ne­co pre­sa­gia una for­ma mo­der­na de ca­rro com­ple­to, con una in­cues­tio­na­ble le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca en cuan­to pro­ce­di­mien­to elec­ti­vo, pe­ro es un re­torno po­lí­ti­co al pa­sa­do no tan re­mo­to en cuan­to a prác­ti­cas le­gis­la­ti­vas.

El ca­so es que los pa­nis­tas, co­mo ha si­do su in­ve­te­ra­da cos­tum­bre, ya es­tán en ple­na gue­rra in­ter­na por la pre­si­den­cia del par­ti­do. Lo cier­to es que Ri­car­do Ana­ya y su idea del Fren­te por Mé­xi­co pa­re­cían ir en ca­ba­llo de ha­cien­da, has­ta que el pre­si­den­te Pe­ña y Luis Vi­de­ga­ray re­sol­vie­ron co­brar­le fac­tu­ra al di­ri­gen­te pa­nis­ta por los agra­vios in­fli­gi­dos en el Es­ta­do de Mé­xi­co y las abier­tas acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción.

De leal opo­si­tor, Ana­ya pa­só a ser el trai­dor y, aun­que des­pués Vi­de­ga­ray pre­ten­dió re­vi­vir­lo in­fruc­tuo­sa­men­te an­te el es­ce­na­rio del triun­fo de Ló­pez Obra­dor, eso de na­da sir­vió al PAN en tér­mi­nos elec­to­ra­les y es­ti­mu­ló aún más el con­flic­to in­terno.

Tras dos me­ses de di­fi­cul­ta­des, du­ran­te los cua­les los anayis­tas in­ten­ta­ron por to­dos los me­dios no ce­der el po­der, tan­to así que Da­mián Ze­pe­da in­ten­tó man­te­ner­se al fren­te del par­ti­do sien­do coor­di­na­dor de la ban­ca­da pa­nis­ta en el Se­na­do.

Pe­ro fi­nal­men­te en­tra­ron en ra­zón: el tam­bién anayis­ta y se­cre­ta­rio ge­ne­ral Mar­ce­lo To­rres Co­fi­ño asu­mió for­mal­men­te la pre­si­den­cia del par­ti­do el pa­sa­do mar­tes 5 de sep­tiem­bre y ha­brá elec­cio­nes pa­ra la pre­si­den­cia del CEN el pró­xi­mo 11 de no­viem­bre.

To­rres Co­fi­ño, que en reali­dad es­ta­ba fun­gien­do co­mo pre­si­den­te des­de el 26 de agos­to pa­sa­do, fue dipu­tado fe­de­ral por Coahuila del 2012 al 2015, jus­to en la mis­ma le­gis­la­tu­ra que Ri­car­do Ana­ya. Ac­tual­men­te, es dipu­tado lo­cal en Coahuila.

Su­po­ne­mos que pe­di­rá li­cen­cia al car­go mien­tras du­re el in­te­ri­na­to, pues tie­ne el com­pro­mi­so de cui­dar el car­go pa­ra que lle­gue otro anayis­ta: Mar­ko Cor­tés.

Co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral fue de­sig­na­do un per­so­na­je bas­tan­te más co­no­ci­do y con ma­yor tra­yec­to­ria, a pe­sar de su ju­ven­tud: Fer­nan­do Ro­drí­guez Do­val. Po­li­tó­lo­go del ITAM, ha si­do dipu­tado lo­cal y fe­de­ral (en la mis­ma le­gis­la­tu­ra que To­rres Co­fi­ño y Ana­ya) y di­rec­tor de la Fun­da­ción Pre­cia­do, la es­cue­la de cua­dros pa­nis­ta. Muy cer­cano al fa­lle­ci­do Alon­so Lu­jam­bio, es uno de los pa­nis­tas me­jor for­ma­dos in­te­lec­tual­men­te. Ha­brá que se­guir su tra­yec­to­ria de cer­ca.

El que los pa­nis­tas ha­yan he­cho un cam­bio pro­vi­sio­nal en su Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal sig­ni­fi­ca que lle­ga­ron a la con­clu­sión de que no pue­de se­guir el des­gas­te in­terno mien­tras Mo­re­na real­men­te es una apla­na­do­ra en el Con­gre­so. Por eso, las am­bi­cio­nes de Ze­pe­da fue­ron cor­ta­das de ta­jo.

Por otra par­te, de ca­ra a la elec­ción in­ter-

na, se in­te­gró una pla­ni­lla de uni­dad-com­pro­mi­so en­tre las dis­tin­tas fac­cio­nes in­ter­nas. Se­gún se co­men­ta, el can­di­da­to a la pre­si­den­cia se­ría el mi­choa­cano Mar­ko Cor­tés y el can­di­da­to a la se­cre­ta­ría ge­ne­ral, Héc­tor La­rios — quien tam­bién as­pi­ra­ba a la pre­si­den­cia— y en cuan­to Cor­tés lle­gue a la pre­si­den­cia del CEN, Da­mián Ze­pe­da se­ría sus­ti­tui­do por Rafael Moreno Va­lle en la coor­di­na­ción de la ban­ca­da pa­nis­ta en el Se­na­do.

Des­de el pa­sa­do 26 de agos­to, se ins­ta­ló la Co­mi­sión Or­ga­ni­za­do­ra Na­cio­nal pa­ra la elec­ción del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo.

Es­tá pre­si­di­da por Cecilia Ro­me­ro e in­te­gra­da por Ge­rar­do Prie­go, Claudia Cano, Héc­tor Jiménez, Ke­nia Ló­pez Ra­ba­dán, Ja­vier Gán­da­ra y Alejandra Gu­tié­rrez, to­dos con­se­je­ros na­cio­na­les. En ellos re­cae­rá la res­pon­sa­bi­li­dad de que la elec­ción in­ter­na se lle­ve a ca­bo de ma­ne­ra ter­sa y le­gí­ti­ma, pe­ro en reali­dad se­rán los en­car­ga­dos de que las elec­cio­nes lle­guen a buen puer­to, tra­tan­do de zan­jar las di­fe­ren­cias y, con ello, for­ta­le­cer al par­ti­do que al fi­nal de cuen­tas es la úni­ca ver­da­de­ra opo­si­ción. Ya lo vi­mos cla­ra­men­te en el epi­so­dio de la li­cen­cia con­ce­di­da a Ve­las­co Coe­llo: fue­ron los pa­nis­tas y los in­de­pen­dien­tes, jun­to con al­gún mo­re­nis­ta por ahí, quie­nes se opu­sie­ron a la de­ter­mi­na­ción de Mo­re­na por pa­gar la alian­za del go­ber­na­dor de Chia­pas con AMLO du­ran­te la pa­sa­da elec­ción.

Ade­más, el PAN y Mo­re­na ya tu­vie­ron una dispu­ta en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, por­que am­bos re­cla­man la pre­si­den­cia de la Jun­ta de Coor­di­na­ción Po­lí­ti­ca (Ju­co­po), en don­de to­dos los coor­di­na­do­res par­la­men­ta­rios se reúnen pa­ra fi­jar po­si­cio­nes.

El ca­so es que Mo­re­na tie­ne la pre­si­den­cia de la Me­sa Di­rec­ti­va de la Cá­ma­ra y quie­re que­dar­se con la Ju­co­po, a lo cual tie­ne de­re­cho el PAN co­mo pri­me­ra mi­no­ría.

No to­do es miel so­bre ho­jue­las pa­ra la pla­ni­lla de uni­dad. Exis­ten com­pe­ti­do­res pa­ra la pre­si­den­cia del CEN.

Por lo pron­to, es­tán apun­ta­dos Ma­nuel Gó­mez Mo­rín Mar­tí­nez del Río —nie­to del fun­da­dor del PAN— y Ernesto Ruf­fo Ap­pel, el pri­mer go­ber­na­dor pa­nis­ta de Ba­ja Ca­li­for­nia.

El pri­me­ro pue­de te­ner un fuer­te pe­so gra­cias al pres­ti­gio de su abue­lo y a la nos­tal­gia por los orí­ge­nes del PAN, fren­te a la emer­gen­cia de un par­ti­do de mo­vi­mien­to cor­po­ra­ti­vo po­pu­lis­ta y clien­te­lar co­mo Mo­re­na.

Apo­ya­do por Gus­ta­vo Ma­de­ro y Ele­na Ál­va­rez de Vi­cen­cio, Gó­mez Mo­rín se­ña­la que el PAN ha per­di­do “el al­ma” y que la de­ba­cle de ju­lio pa­sa­do no se de­be a ma­los can­di­da­tos, sino a la pér­di­da de va­lo­res y vi­cios de la an­te­rior di­ri­gen­cia.

Es no­to­rio que es­ta pre­can­di­da­tu­ra hue­le a la ven­gan­za de Ma­de­ro con­tra su ex­pu­pi­lo, pe­ro tam­bién a la pér­di­da de iden­ti­dad del PAN des­de el as­cen­so del fo­xis­mo.

El hoy dipu­tado fe­de­ral Ernesto Ruf­fo par­te de los mis­mos ar­gu­men­tos, se­ña­lan­do que el PAN se ale­jó de los ciu­da­da­nos, se ol­vi­dó de la vi­da de­mo­crá­ti­ca y fue se­cues­tra­do por ca­ma­ri­llas que só­lo usa­ron al par­ti­do co­mo agen­cia de co­lo­ca­cio­nes. Es­gri­me ha­ber si­do el pri­mer go­ber­na­dor pa­nis­ta co­mo un pun­to a su fa­vor pa­ra ser lí­der de Ac­ción Na­cio­nal; cri­ti­ca a los ac­tua­les go­ber­na­do­res pa­nis­tas por que­rer im­po­ner a sus can­di­da­tos y por ello pro­pu­so que en la elec­ción in­ter­na no vo­ten los miem­bros del par­ti­do que os­ten­tan car­gos pú­bli­cos. Pe­ro, ¿có­mo de­jar fue­ra de la elec­ción a quie­nes han ga­na­do car­gos de elec­ción por el PAN, es de­cir, a los pa­nis­tas exi­to­sos?

La elec­ción in­ter­na va a ser com­pli­ca­da. Más les va­le a los pa­nis­tas po­ner­se de acuer­do, no só­lo por su par­ti­do sino por el país en­te­ro.

Foto: es­pe­cial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.