Per­ma­nen­cia de anayis­tas, un ries­go pa­ra el par­ti­do

Si pre­ten­de­mos que gen­te que vie­ne del mis­mo gru­po ha­ga bien las co­sas, es­ta­mos per­di­dos, plan­tea el nie­to de Ma­nuel Gó­mez Mo­rín

El Economista (México) - Los Políticos - - RELEVO EN EL PAN - Por Li­dia Aris­ta Foto: Adria­na Her­nán­dez li­dia.aris­ta@ele­co­no­mis­ta.mx

En los úl­ti­mos años, Ac­ción Na­cio­nal se vol­vió un par­ti­do de cú­pu­las, que se apar­tó de sus prin­ci­pios, que di­na­mi­tó su vi­da in­ter­na y que de­jó de co­nec­tar con la ciu­da­da­nía; gran par­te de ese da­ño fue cau­sa­do por la au­sen­cia de un ver­da­de­ro di­ri­gen­te, pues Ri­car­do Ana­ya se con­cen­tró en la cons­truc­ción de su can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y no en for­ta­le­cer al blan­quia­zul. Por ello, creer que un anayis­ta re­pre­sen­ta la vía de cam­bio es equi­vo­ca­do, plan­teó Ma­nuel Gó­mez Mo­rín Mar­tí­nez del Río.

En en­tre­vis­ta, el as­pi­ran­te a la di­ri­gen­cia na­cio­nal y nie­to de uno de los fun­da­do­res del PAN, Ma­nuel Gó­mez Mo­rín, ase­ve­ró que es un ries­go que el mis­mo gru­po se man­ten­ga a la ca­be­za del Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal.

“El PAN va a se­guir no so­la­men­te igual, sino peor, por­que ha­ber per­di­do en el 2018 sig­ni­fi­ca que las co­sas no se es­tán ha­cien­do bien en Ac­ción Na­cio­nal. Si pre­ten­de­mos que gen­te que vie­ne del mis­mo gru­po ha­ga bien las co­sas, es­ta­mos per­di­dos. Con la con­ti­nui­dad, el PAN es­ta­ría en ries­go de des­vir­tuar­se com­ple­ta­men­te y de­jar de ser un ins­tru­men­to útil pa­ra la so­cie­dad”, re­fi­rió.

Ex­pu­so que su in­te­rés en par­ti­ci­par en la con­tien­da in­ter­na res­pon­de a brin­dar­le no una al­ter­na­ti­va más a los más de 280,000 mi­li­tan­tes pa­nis­tas, sino la al­ter­na­ti­va pa­ra que el par­ti­do sal­ga de la crisis en la que se en­cuen­tra.

Nos jun­ta­mos un gru­po de pa­nis­tas que no es­ta­mos vin­cu­la­dos con la cú­pu­la, ni con los go­ber­na­do­res, ni con nin­guno de los ac­tua­les di­ri­gen­tes, pa­ra en­con­trar no una vía, sino la vía, por­que lo que es­ta­mos vien­do son sim­ples des­fi­gu­ros de lo que pu­die­ran ser unos con­ten­dien­tes a la pre­si­den­cia de Ac­ción Na­cio­nal. Di­go des­fi­gu­ros, por­que re­pre­sen­tan la an­ti­de­mo­cra­cia, el opor­tu­nis­mo, re­pre­sen­tan un sec­ta­ris­mo y por­que re­pre­sen­tan la co­rrup­ción.

En ese sen­ti­do, plan­teó que el res­pal­do, que ofre­cie­ron nue­ve de 12 go­ber­na­do­res pa­nis­tas a la pos­tu­la­ción de Héc­tor La­rios y Rafael Moreno Va­lle co­mo pre­si­den­te y se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PAN, es un

Con la con­ti­nui­dad, el PAN es­ta­ría en ries­go de des­vir­tuar­se com­ple­ta­men­te y de­jar de ser un ins­tru­men­to útil pa­ra la so­cie­dad”.

pé­si­mo men­sa­je, por­que se con­fi­gu­ra la idea de que en ellos re­cae­rá la de­ci­sión de ele­gir al pró­xi­mo di­ri­gen­te, cuan­do son los mi­li­tan­tes quie­nes tie­nen esa fa­cul­tad.

Su pos­tu­la­ción, di­jo, es apo­ya­da por un gru­po de la épo­ca en la que el PAN enamo­ra­ba a la gen­te y la con­ven­cía, en la que se lo­gra­ron triun­fos a par­tir de ese con­ven­ci­mien­to y enamo­ra­mien­to. En­tre ellos, se en­cuen­tran el go­ber­na­dor de Chihuahua, Ja­vier Co­rral, los ex­go­ber­na­do­res Fran­cis­co Ba­rrio (Chihuahua), Fer­nan­do Ca­na­les (Nue­vo León), Pa­tri­cio Pa­trón (Yu­ca­tán), Jo­sé Guadalupe Osu­na (Ba­ja Ca­li­for­nia), así co­mo el ex­di­ri­gen­te na­cio­nal del PAN Gus­ta­vo Ma­de­ro Mu­ñoz.

EL PAN SE DESDIBUJÓ

El po­lí­ti­co pa­nis­ta se­ña­ló que el men­sa­je de la ciu­da­da­nía ha­cia esa fuer­za po­lí­ti­ca el pa­sa­do 1 de ju­lio fue: “No me con­ven­cis­te, no me lle­gas­te, no co­nec­tas­te con­mi­go”. Ex­pu­so que par­te de ello lo ex­pli­ca ha­ber­se apar­ta­do de sus prin­ci­pios, vol­ver­se un par­ti­do de cú­pu­las e in­clu­so ha­ber re­cu­rri­do a una alian­za in­ne­ce­sa­ria con par­ti­dos co­mo el PRD y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, que en su­ma han des­di­bu­ja­do al pa­nis­mo.

“Se vol­vió un par­ti­do muy prag­má­ti­co en lo que lo úni­co im­por­tan­te era ga­nar elec­cio­nes sin im­por­tar con quién y có­mo. En el que el po­der y el di­ne­ro se con­vir­tie­ron en fi­nes en sí mis­mo, el PAN se con­vir­tió en un par­ti­do de cú­pu­las don­de las cú­pu­las son las que de­ci­den y no de­jan par­ti­ci­par a la mi­li­tan­cia”, ma­ni­fes­tó.

Des­de su pers­pec­ti­va, lo que más ha da­ña­do al par­ti­do en los úl­ti­mos años fue la di­ri­gen­cia de Ana­ya, por­que el po­lí­ti­co que­re­tano se de­di­có a cons­truir una can­di­da­tu­ra a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y no a for­ta­le­cer el par­ti­do.

“El par­ti­do lle­va tres años sin pre­si­den­te, la pre­si­den­cia de Ri­car­do Ana­ya no fue pre­si­den­cia. En el 2015, se le eli­gió co­mo pre­si­den­te, en un mo­men­to en que el par­ti­do ne­ce­si­ta­ba una pre­si­den­cia que tra­ba­ja­se en for­ta­le­cer­lo; en lu­gar de eso, Ana­ya tra­ba­jó en pro de una can­di­da­tu­ra pro­pia, eso da­ñó mu­cho el par­ti­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.