Te­ne­mos el peor Po­der Ju­di­cial del mun­do

Gue­rre­ro ne­ce­si­ta una re­fun­da­ción de su sis­te­ma de im­par­ti­ción de jus­ti­cia, ase­gu­ra el dipu­tado fe­de­ral del Mo­vi­mien­to de Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal

El Economista (México) - Los Políticos - - A 4 AÑOS DE AYOTZINAPA - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

Lue­go de se­ña­lar que nin­gún par­ti­do o po­lí­ti­co tie­ne la au­to­ri­dad pa­ra agen­ciar­se la ban­de­ra de los 43 nor­ma­lis­tas de Ayot­zi­na­pa des­apa­re­ci­dos, el dipu­tado fe­de­ral Ru­bén Ca­ye­tano García di­jo que, a cua­tro años de aquel la­men­ta­ble he­cho, lo úni­co que que­da cla­ro es que Gue­rre­ro es­tá en ab­so­lu­to aban­dono en el ám­bi­to de pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de jus­ti­cia.

En en­tre­vis­ta, el in­te­gran­te de la frac­ción le­gis­la­ti­va de Mo­re­na en la Cá­ma­ra de Dipu­tados ase­ve­ró que, en aque­lla en­ti­dad del sur del país, lo que hay es un re­tra­so gra­ví­si­mo.

Ex­pu­so que el pro­ble­ma es que “Gue­rre­ro tie­ne el peor Po­der Ju­di­cial del mun­do”: hay ne­po­tis­mo, co­rrup­ción, ami­guis­mo e in­flu­yen­tis­mo, con lo cual no es po­si­ble es­pe­rar a que ha­ya una co­rrec­ta im­par­ti­ción de jus­ti­cia y me­nos en un asun­to tan de­li­ca­do co­mo la des­apa­ri­ción de los es­tu­dian­tes nor­ma­lis­tas.

En ese sen­ti­do, el dipu­tado fe­de­ral por el Dis­tri­to 8 de Gue­rre­ro, de don­de son ori­gi­na­rios 14 de los 43 jó­ve­nes nor­ma­lis­tas des­apa­re­ci­dos, ma­ni­fes­tó que esa en­ti­dad ne­ce­si­ta una re­fun­da­ción de su Po­der Ju­di­cial pa­ra po­der as­pi­rar a que real­men­te ha­ya

im­par­ti­ción de jus­ti­cia. Asi­mis­mo, ex­pu­so que con la for­ma en que ha evo­lu­cio­na­do es­te ca­so ha que­da­do de­mos­tra­do que en Mé­xi­co no hay au­to­ri­dad mo­ral pa­ra im­par­tir jus­ti­cia. “Si hu­bie­ra jus­ti­cia en es­te país, ya se sa­bría en dón­de es­tán los 43 mu­cha­chos de Ayot­zi­na­pa”.

Lue­go en­fa­ti­zo: “No va­mos a es­tar se­re­nos, no va­mos a es­tar tran­qui­los has­ta en­con­trar­los”.

Al pre­gun­tar­le qué apren­die­ron los gue­rre­ren­ses de esos he­chos, res­pon­dió que oja­lá que sir­va pa­ra quie­nes se de­di­can a la po­lí­ti­ca, pe­ro lue­go ata­jó su op­ti­mis­mo: “Pe­rro que co­me hue­vo, aun­que le que­men el ho­ci­co”.

Di­jo que la po­lí­ti­ca de­be ha­cer­se con prin­ci­pios, pe­ro du­dó que mu­chos de los que se de­di­can a es­to en Gue­rreo lo to­men en cuen­ta.

El le­gis­la­dor des­ta­có que, mien­tras Mé­xi­co no se­pa la ver­dad so­bre lo que pa­só aque­lla ma­dru­ga­da del 27 de sep­tiem­bre del 2014 en Igua­la, mien­tras no se se­pa la ver­dad, “no ten­dre­mos au­to­ri­dad mo­ral pa­ra ha­blar de jus­ti­cia”.

Ase­gu­ró que “es­ta­mos a tiem­po de en­con­trar la ver­dad”, so­bre to­do aho­ra que ini­cia una nue­va ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en el go­bierno fe­de­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.