Los gue­rre­ren­ses que­da­ron es­tig­ma­ti­za­dos

No se han to­ma­do me­di­das pa­ra que un he­cho la­men­ta­ble co­mo és­te vuel­va a ocu­rrir; los par­ti­dos tam­po­co han co­lo­ca­do fil­tros pa­ra ga­ran­ti­zar que no ha­ya más Abar­cas, se­ña­la

El Economista (México) - Los Políticos - - A 4 AÑOS DE AYOTZINAPA - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

A cua­tro años de la des­apa­ri­ción de 43 es­tu­dian­tes de la Es­cue­la Nor­mal Ru­ral Isi­dro Burgos de Ayot­zi­na­pa, no se han to­ma­do me­di­das pa­ra que una tra­ge­dia así no se vuel­va a re­pe­tir, ase­ve­ró Beatriz Mo­ji­ca.

En en­tre­vis­ta, la ex­se­cre­ta­ria de Desa­rro­llo So­cial de Gue­rre­ro en la ad­mi­nis­tra­ción del pe­rre­dis­ta Ángel Agui­rre, ba­jo la cual ocu­rrió la des­apa­ri­ción de los nor­ma­lis­tas en sep­tiem­bre del 2014, ase­gu­ró que le gus­ta­ría de­cir que hu­bo un apren­di­za­je de un he­cho la­men­ta­ble co­mo ése; sin em­bar­go, no es así.

En ese sen­ti­do, ex­pli­có que pa­ra em­pe­zar no se han im­ple­men­ta­do po­lí­ti­cas de pre­ven­ción del de­li­to y mues­tra de ello, di­jo, es que los ho­mi­ci­dios en Gue­rre­ro van en au­men­to.

Ade­más, ex­pu­so, tam­po­co los es­tu­dian­tes de las es­cue­las nor­ma­les han per­ci­bi­do me­jo­ras, ni si­quie­ra en lo que se re­fie­re a su se­gu­ri­dad.

La tam­bién ex­se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PRD co­men­tó que, en cuan­to a la eco­no­mía, el mu­ni­ci­pio de Igua­la se que­dó sin in­ver­sio­nes, lue­go de que fue­ra es­tig­ma­ti­za­do por un he­cho tan la­men­ta­ble co­mo la des­apa­ri­ción de los es­tu­dian­tes.

La so­cie­dad gue­rre­ren­se que­dó es­tig­ma­ti­za­da, los gue­rre­ren­ses he­mos tra­ta­do de sa­lir ade­lan­te a pe­sar de to­do eso, por­que sí fue un du­ro gol­pe pa­ra el tu­ris­mo y pa­ra la eco­no­mía lo­cal, so­bre to­do en la re­gión de la zo­na nor­te en Igua­la, pe­ro más allá de eso no hay eco en las au­to­ri­da­des pa­ra que pue­dan im­ple­men­tar mecanismos de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca, de re­cu­pe­ra­ción has­ta psi­co­ló­gi­ca en to­do el es­ta­do por la vio­len­cia.

La pe­rre­dis­ta la­men­tó que in­clu­so en las in­ves­ti­ga­cio­nes tam­po­co ha­ya avan­ces reales y que, has­ta aho­ra, tam­po­co ha­ya al­gu­na re­pa­ra­ción del da­ño. “Hay un va­cío de po­lí­ti­cas pú­bli­cas al res­pec­to y no hay avan­ces es­pe­cí­fi­cos que ga­ran­ti­cen que nun­ca más se vuel­va a re­pe­tir un he­cho tan la­men­ta­ble co­mo és­te”.

Se­ña­ló que con la lle­ga­da de Mo­re­na a la ad­mi­nis­tra­ción fe­de­ral lo que de­be ocu­rrir es pri­me­ro que las au­to­ri­da­des le en­tren se­ria­men­te a re­vi­sar el ca­so Ayot­zi­na­pa, ins­ta­lar una co­mi­sión de la ver­dad y aten­der las re­co­men­da­cio­nes que Mé­xi­co ha re­ci­bi­do en el te­ma.

“No es­ta­mos en ce­ro, sí hay re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les que se hi­cie­ron y que Mé­xi­co no ha que­ri­do dar­le pa­ra ade­lan­te e in­ves­ti­gar se­ria­men­te; en­ton­ces creo que de en­tra­da de­be­ría­mos desechar la en­tra­da his­tó­ri­ca y ha­cer una in­ves­ti­ga­ción se­ria con las re­co­men­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”, di­jo.

EL PRD PA­GÓ UN PRE­CIO MUY CA­RO POR AYOT­ZI­NA­PA

Mo­ji­ca Mor­ga co­men­tó que ha­ber pos­tu­la­do a Jo­sé Luis Abar­ca co­mo can­di­da­to a la pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal de Igua­la pa­ra el pe­rio­do 2012-2015 tu­vo un cos­to ele­va­do pa­ra el PRD.

El PRD ha pa­ga­do muy ca­ro que la so­cie­dad lo vin­cu­la­ra con es­te he­cho de Ayot­zi­na­pa, pe­ro más que la so­cie­dad, el go­bierno de Pe­ña Nieto que hi­zo to­da una es­tra­te­gia de tra­tar de des­ca­li­fi­car al PRD, que en ese mo­men­to go­ber­na­ba.

En lo que se re­fie­re a fil­tros en los par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra evi­tar que ha­ya más Abar­cas, di­jo, só­lo el PRD ha to­ma­do me­di­das.

“El PRD im­ple­men­tó un pro­to­co­lo es­pe­cí­fi­co, pe­ro los de­más par­ti­dos po­lí­ti­cos no, por­que es una po­lí­ti­ca na­cio­nal a vo­lun­tad, por ejem­plo, ca­da año el PRD ha pre­sen­ta­do an­te la PGR una re­vi­sión de los can­di­da­tos; no obs­tan­te, las au­to­ri­da­des fe­de­ra­les siem­pre se han re­sis­ti­do a in­ves­ti­gar de fon­do las can­di­da­tu­ras y, por tan­to, no hay nin­gún me­ca­nis­mo que pue­dan echar a an­dar los par­ti­dos po­lí­ti­cos que de ver­dad ga­ran­ti­ce que nun­ca más se vuel­van a pre­sen­tar ca­sos de ese ti­po”, ma­ni­fes­tó.

Hay un va­cío de po­lí­ti­cas pú­bli­cas al res­pec­to y no hay avan­ces es­pe­cí­fi­cos que ga­ran­ti­cen que nun­ca más se vuel­va a re­pe­tir un he­cho tan la­men­ta­ble co­mo és­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.