El ta­ble­ro sin­di­cal cam­bió

El Economista (México) - Los Políticos - - PORTADA - Mó­ni­ca Uri­be

UNA PAR­TE CEN­TRAL del sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano clá­si­co era la re­la­ción del Es­ta­do con los sin­di­ca­tos. De ma­ne­ra sin­té­ti­ca, la prin­ci­pal en­co­mien­da de cual­quier Es­ta­do na­cio­nal mo­derno es re­gu­lar la re­la­ción en­tre el tra­ba­jo y el ca­pi­tal pa­ra la re­pro­duc­ción del ca­pi­tal mis­mo. De lo an­te­rior se des­pren­de que el prin­ci­pal co­me­ti­do del Es­ta­do es le­gi­ti­mar al sis­te­ma po­lí­ti­co y ga­ran­ti­zar las con­di­cio­nes pa­ra que el sis­te­ma eco­nó­mi­co pue­da ge­ne­rar ri­que­za y, en el me­jor de los ca­sos, ga­ran­ti­zar que di­cha ri­que­za sea re­dis­tri­bui­da en­tre la po­bla­ción. Di­cho de otro mo­do: el Es­ta­do de­be fi­jar las nor­mas pa­ra que el tra­ba­jo sea jus­ta­men­te re­tri­bui­do por los pa­tro­nes a tra­vés de la apli­ca­ción de le­yes y la im­par­ti­ción de jus­ti­cia; exac­ta­men­te a tra­vés del mis­mo me­ca­nis­mo de es­truc­tu­ra­ción del sis­te­ma le­gal, ge­ne­rar un sis­te­ma po­lí­ti­co le­gí­ti­mo se­gún los me­ca­nis­mos es­ta­ble­ci­dos en el pac­to cons­ti­tu­ti­vo del en­te na­cio­nal. Así, el go­bierno de­be ser le­gí­ti­mo en tér­mi­nos de or­ga­ni­za­ción, con­vo­ca­to­ria y mo­vi­li­za­ción; es de­cir, a nom­bre del Es­ta­do de­be or­ga­ni­zar las va­ria­bles eco­nó­mi­cas, so­cia­les y po­lí­ti­cas del sis­te­ma; de­be tam­bién con­vo­car a la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca y a la mo­vi­li­za­ción en fa­vor del bien co­mún. Pe­ro en todo es­to, la va­ria­ble in­de­pen­dien­te cen­tral es el tra­ba­jo, pues jus­ta­men­te eso es lo que mue­ve al Es­ta­do en to­dos sen­ti­dos. De ahí la im­por­tan­cia pa­ra un Es­ta­do na­cio­nal de con­tar con la aquies­cen­cia de los tra­ba­ja­do­res —ya sea me­dian­te el apo­yo de las de­man­das de los tra­ba­ja­do­res y la de­mo­cra­cia pro­ce­di­men­tal— pa­ra po­der res­pon­der a las ne­ce­si­da­des del ca­pi­tal y ga­ran­ti­zar el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma.

A prin­ci­pios del si­glo XX, des­pués de la re­vo­lu­ción ru­sa y el ad­ve­ni­mien­to del so­cia­lis­mo real, la to­ma del po­der por par­te de los tra­ba­ja­do­res fue una de las gran­des con­quis­tas po­lí­ti­cas y so­cia­les de los nue­vos re­gí­me­nes. Y aun­que el ca­pi­ta­lis­mo era y si­gue sien­do la prin­ci­pal for­ma de pro­duc­ción —ya sea de Es­ta­do o pri­va­do— los sin­di­ca­tos cons­ti­tu­yen el ac­tor so­cial y eco­nó­mi­co a tra­vés del cual se ges­tio­nan las de­man­das de los tra­ba­ja­do­res a cam­bio del apo­yo al ré­gi­men. Eso lo en­ten­die­ron muy bien los lí­de­res re­vo­lu­cio­na­rios y pos­re­vo­lu­cio­na­rios me­xi­ca­nos: crea­ron un sis­te­ma po­lí­ti­co con tres pi­la­res: el pre­si­den­te, el par­ti­do y los gru­pos so­cia­les in­ter­me­dios, prin­ci­pal­men­te los sin­di­ca­tos. Por eso se de­fi­nía co­mo un sis­te­ma cor­po­ra­ti­vo clien­te­lar, el cual aglu­ti­na­ba y ar­ti­cu­la­ba los in­tere­ses so­cia­les pa­ra ga­ran­ti­zar la go­ber­na­bi­li­dad en el país.

Uno de los gran­des avan­ces de la re­vo­lu­ción en ma­te­ria la­bo­ral fue el de­re­cho a la sin­di­ca­ción, co­mo par­te de la li­ber­tad de aso­cia­ción; otro lo­gro fue la se­ma­na de 40 ho­ras. Por pri­me­ra vez, se le re­co­no­cían los de­re­chos la­bo­ra­les y es­ta­ban tu­te­la­dos por el Es­ta­do, apa­ren­te­men­te, en de­tri­men­to de los em­pre­sa­rios. Pe­ro ca­be de­cir que el pro­yec­to de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na, aun­que te­nía as­pec­tos so­cia­les de avan­za­da, nun­ca re­ne­gó de su vo­ca­ción ca­pi­ta­lis­ta.

La asi­mi­la­ción del mo­vi­mien­to obre­ro y

El pe­so del sin­di­ca­lis­mo ofi­cial era el su­fi­cien­te co­mo pa­ra ve­tar a un can­di­da­to que no fue­se fun­cio­nal a sus in­tere­ses. Es­to cam­bió con el ad­ve­ni­mien­to del neo­li­be­ra­lis­mo.

cam­pe­sino al Par­ti­do Na­cio­nal Re­vo­lu­cio­na­rio en 1929 fue un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra que el nue­vo par­ti­do ofi­cial fun­da­do por Plu­tar­co Elías Ca­lles tu­vie­ra una ba­se so­cial am­plia. Los sec­to­res del par­ti­do eran el obre­ro, el cam­pe­sino, el mi­li­tar y el po­pu­lar, que reunía a bue­na par­te de la so­cie­dad den­tro del pro­yec­to del ban­do re­vo­lu­cio­na­rio ga­na­dor. Era co­mo te­ner a to­dos los gru­pos de pre­sión, ex­cep­to al cle­ro y a los em­pre­sa­rios, uni­fi­ca­dos en torno a un pro­yec­to de nación de­ri­va­do de la ideo­lo­gía na­cio­na­lis­ta ema­na­da de la Re­vo­lu­ción Me­xi­ca­na. Cla­ro, el sis­te­ma, pa­ra le­gi­ti­mar­se, tam­bién re­que­ría de una opo­si­ción po­lí­ti­ca, en es­te ca­so el Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal, que unía bá­si­ca­men­te a las cla­ses me­dias que no co­mul­ga­ban con la ideo­lo­gía del na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio y cu­yas po­si­cio­nes po­lí­ti­cas se asi­mi­la­ban a la de­re­cha li­be­ral. El PAN ca­re­cía de re­la­ción con el sin­di­ca­lis­mo ofi­cial, pe­ro sí re­pre­sen­ta­ba los in­tere­ses de bue­na par­te del em­pre­sa­ria­do.

Pa­ra la mis­ma le­gi­ti­ma­ción, el sis­te­ma po­lí­ti­co to­le­ra­ba la exis­ten­cia de par­ti­dos sa­té­li­tes, co­mo el PARM, y per­mi­tía in­ter­mi­ten­te­men­te la exis­ten­cia de gru­pos de iz­quier­da, a los cua­les apo­ya­ba u hos­ti­li­za­ba (las más de las ve­ces), de­pen­dien­do de la coyuntura, los cua­les sí te­nían re­la­ción con el sin­di­ca­lis­mo in­de­pen­dien­te.

Tan­to el sec­tor obre­ro co­mo el cam­pe­sino se in­te­gra­ban por aso­cia­cio­nes in­ter­me­dias. Pe­ro su des­tino fue di­ver­so cuan­do el re­par­to agra­rio y la in­tro­duc­ción de la pro­pie­dad ejidal cam­bia­ron por com­ple­to la te­nen­cia de la tie­rra. Las agru­pa­cio­nes cam­pe­si­nas asu­mie­ron un ca­riz dis­tin­to a los sin­di­ca­tos de tra­ba­ja­do­res fa­bri­les, gu­ber­na­men­ta­les y de ser­vi­cios.

Ca­da ra­ma pro­duc­ti­va te­nía sec­cio­nes sin­di­ca­les afi­lia­das a la Con­fe­de­ra­ción de Re­gio­nal Obre­ra Me­xi­ca­na, la CROM, des­de tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros, pa­san­do por bu­ró­cra­tas, has­ta pin­to­res y ci­ne­ma­to­gra­fis­tas, en­tre los años 20 y los 40, ca­da ofi­cio, gre­mio y pro­fe­sión te­nía un sin­di­ca­to. En con­tra­par­te, em­pre­sa­rios y pa­tro­nes de to­da ín­do­le te­nían cá­ma­ras, de suer­te que el mun­do del tra­ba­jo y del ca­pi­tal es­ta­ban agru­pa­dos por su la­do pa­ra man­te­ner un diá­lo­go en­tre sí y con el go­bierno ema­na­do del par­ti­do en el po­der, pri­me­ro el PNR, lue­go el PRM y des­pués el PRI, ese par­ti­do que se man­tu­vo 70 años en el po­der y cuan­do re­gre­só fue prác­ti­ca­men­te pa­ra ago­ni­zar. O al me­nos eso pa­re­ce.

La lu­cha sin­di­cal de las dé­ca­das de los 20 y 30 vio el sur­gi­mien­to de cin­co lí­de­res la­bo­ra­les, los lla­ma­dos “cin­co lo­bi­tos” —Fi­del Velázquez, Fer­nan­do Amil­pa, Jesús Yu­rén, Al­fon­so Sán­chez Ma­da­ria­ga, y Ra­fael Quintero— de los cua­les que­dó só­lo uno co­mo el prin­ci­pal lí­der sin­di­cal del país: Fi­del Velázquez, lí­der has­ta su muer­te en 1997 de la Con­fe­de­ra­ción de Tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co, sur­gi­da en 1936, una de las cen­tra­les obre­ras más im­por­tan­tes del mun­do, que agru­pa­ba no só­lo sin­di­ca­tos fa­bri­les sino tam­bién de ser­vi­cios.

Fi­del Velázquez, a nom­bre de los tra­ba­ja­do­res de Mé­xi­co, era uno de los fac­to­res in­sus­ti­tui­bles a la ho­ra de la elec­ción del can­di­da­to pre­si­den­cial del PRI. El pe­so del sin­di­ca­lis­mo ofi­cial era el su­fi­cien­te co­mo pa­ra ve­tar a un can­di­da­to que no fue­se fun­cio­nal a sus in­tere­ses. Es­to cam­bió con el ad­ve­ni­mien­to del neo­li­be­ra­lis­mo y el cam­bio del pa­ra­dig­ma la­bo­ral. Tras la muer­te de Fi­del Velázquez, el sin­di­ca­lis­mo fue de­ca­yen­do ex­cep­to en el ám­bi­to ma­gis­te­rial. Pue­de de­cir­se que el úni­co sin­di­ca­to que so­bre­vi­vió la al­ter­nan­cia del po­der en el 2000 fue el SNTE, gra­cias a la alian­za tác­ti­ca de El­ba Est­her Gor­di­llo con Vi­cen­te Fox y con Fe­li­pe Cal­de­rón.

Cu­rio­sa­men­te, el re­torno del Re­vo­lu­cio­na­rio Ins­ti­tu­cio­nal en el 2012 no su­pu­so un re­sur­gi­mien­to del sin­di­ca­lis­mo, ni el sec­tor obre­ro del PRI re­cu­pe­ró sus an­ti­guas pre­ben­das. Es más, en la selección de can­di­da­to pre­si­den­cial priis­ta en el 2017, no tu­vo na­da que de­cir.

Sin em­bar­go, con la vic­to­ria de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, ideo­ló­gi­ca­men­te cer­cano al priis­mo clá­si­co, la re­la­ción del go­bierno con los sin­di­ca­tos ten­dría que for­ta­le­cer­se. Es­te pun­to no se ve del todo cla­ro en es­tos mo­men­tos, aun­que ca­bría es­pe­rar que, más allá del dis­cur­so en fa­vor de los tra­ba­ja­do­res, se reali­cen ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra el me­jo­ra­mien­to de los tra­ba­ja­do­res de in­dus­trias co­mo la mi­ne­ra y pa­ra el con­trol de los lí­de­res sin­di­ca­les en­ri­que­ci­dos a cos­ta de sus agre­mia­dos. Por eso es po­si­ble (y desea­ble) que Ló­pez Obra­dor pon­ga co­to al cha­rris­mo sin­di­cal. Se­ría un avan­ce sus­tan­cial la trans­pa­ren­cia obli­ga­to­ria de las fi­nan­zas sin­di­ca­les. ¿Qui­na­zo a la vis­ta? Qui­zá… Ro­me­ro Des­champs se­gu­ra­men­te es­tá al pen­dien­te.

fo­to: cuar­tos­cu­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.