Ha­brá de­mo­cra­ti­za­ción sin­di­cal

Con la lle­ga­da de Mo­re­na a la Pre­si­den­cia, los ca­ci­caz­gos que­da­rán en el pa­sa­do, ase­gu­ra el dipu­tado fe­de­ral e in­te­gran­te de la CNTE

El Economista (México) - Los Políticos - - MOVIMIENTO OBRERO - Por Li­dia Arista li­dia.arista@ele­co­no­mis­ta.mx Che­pi_Org chepi.org

Con la lle­ga­da de Mo­re­na a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y con el ini­cio de la cuar­ta trans­for­ma­ción de Mé­xi­co, se aca­ba­rá el so­me­ti­mien­to de los tra­ba­ja­do­res pa­ra dar pa­so a la de­mo­cra­cia, li­ber­tad y ver­da­de­ra au­to­no­mía sin­di­cal; mien­tras que pa­ra los ca­ci­caz­gos sin­di­ca­les po­drían ve­nir cas­ti­gos y su fin, plan­teó Azael San­tia­go Chepi.

En en­tre­vis­ta, el dipu­tado fe­de­ral y miem­bro de la Coor­di­na­do­ra Na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res de la Edu­ca­ción (CNTE) ase­ve­ró que es ne­ce­sa­ria una re­vi­sión y au­di­to­ría pro­fun­da de to­dos los sin­di­ca­tos que hay en el país por­que pa­ra na­die es un se­cre­to que hay gre­mios cor­po­ra­ti­vis­tas y ca­ci­caz­gos sin­di­ca­les co­mo el de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos y el del SNTE, los cua­les de­ben que­dar en el pa­sa­do.

“Ne­ce­si­ta­mos que de­je de ha­ber so­me­ti­mien­to ha­cia los tra­ba­ja­do­res. Se de­be per­mi­tir la li­bre par­ti­ci­pa­ción a los tra­ba­ja­do­res pa­ra de­ci­dir quié­nes van a ser sus re­pre­sen­tan­tes sin­di­ca­les, y de­be ha­ber una re­la­ción de res­pe­to en­tre el go­bierno que en­tra y los sin­di­ca­tos (…) Tam­bién de­be ha­ber re­vi­sión, trans­pa­ren­cia, jus­ti­cia pa­ra los tra­ba­ja­do­res y san­cio­nes pa­ra lí­de­res que han co­me­ti­do ilí­ci­tos”.

Di­jo que la CNTE siem­pre se ha ma­ni­fes­ta­do en con­tra de los ca­ci­caz­gos sin­di­ca­les, bus­can­do la de­mo­cra­ti­za­ción gre­mial.

En ese sen­ti­do, el po­lí­ti­co ori­gi­na­rio de la Sie­rra Nor­te del es­ta­do de Oa­xa­ca con­si­de­ró que exis­ten con­di­cio­nes pa­ra que se ter­mi­nen los ca­ci­caz­gos sin­di­ca­les, por­que por ejem­plo en el mis­mo SNTE hay “bro­tes de re­bel­día” pa­ra ins­tau­rar un pen­sa­mien­to de li­ber­tad po­lí­ti­ca sin­di­cal.

“Al arri­bo del pró­xi­mo go­bierno, los tra­ba­ja­do­res ten­drán ga­ran­ti­za­dos sus de­re­chos, ga­ran­ti­za­da su li­ber­tad sin­di­cal pa­ra or­ga­ni­zar­se y pa­ra ir por la de­mo­cra­ti­za­ción de es­tos sin­di­ca­tos gran­do­tes que se­gu­ra­men­te que­da­rán en el pa­sa­do, y que ha­bían si­do alia­dos a los go­bier­nos en turno”.

Des­de su pers­pec­ti­va, lo pri­me­ro que tie­ne que su­ce­der con los sin­di­ca­tos es la de­mo­cra­ti­za­ción de su vi­da in­ter­na y que no se per­mi­ta ya el so­me­ti­mien­to de los tra­ba­ja­do­res, a ello, di­jo con­tri­bui­rá la lle­ga­da de Mo­re­na a la Pre­si­den­cia.

Al pre­gun­tar­le si ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción de Mo­re­na no se co­rre el ries­go de que sur­jan nue­vos sin­di­ca­tos cor­po­ra­ti­vis­tas, ase­ve­ró: “Siem­pre se co­rren ries­gos, pe­ro en es­te mo­men­to va­mos a orien­tar a los tra­ba­ja­do­res a una li­ber­tad sin­di­cal, pa­ra que de­fien­dan sus de­re­chos co­mo ta­les. Es­tos ries­gos siem­pre van a exis­tir, pe­ro es­ta­mos en un nue­vo con­tex­to po­lí­ti­co en Mé­xi­co y se tie­ne que tra­ba­jar so­bre la for­ma­ción po­lí­ti­ca sin­di­cal.

San­tia­go Chepi con­si­de­ró que la re­la­ción en­tre los sin­di­ca­tos y el go­bierno de­be­ría ser de res­pe­to, y de ve­lar por el de­re­cho de los tra­ba­ja­do­res; de acom­pa­ña­mien­to, y que per­mi­ta sa­car ade­lan­te al país.

Al arri­bo del pró­xi­mo go­bierno, los tra­ba­ja­do­res ten­drán ga­ran­ti­za­dos sus de­re­chos, ga­ran­ti­za­da su li­ber­tad sin­di­cal pa­ra or­ga­ni­zar­se y pa­ra ir por la de­mo­cra­ti­za­ción de es­tos sin­di­ca­tos gran­do­tes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.