Oc­ta­vio Ló­pez Pre­sa

Ne­ce­si­ta­mos más que un pre­si­den­te ho­nes­to

El Economista (México) - Los Políticos - - PORTADA - @JOLo­pe­zP­re­sa

En el 2015 el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción na­ció con al­tas ex­pec­ta­ti­vas, las cua­les has­ta aho­ra no ha po­di­do cum­plir com­ple­ta­men­te en gran me­di­da por fal­ta de nom­bra­mien­tos co­mo el fis­cal an­ti­co­rrup­ción, el in­ten­to del go­bierno y de la cla­se po­lí­ti­ca de nom­brar peo­nes y al­fi­les en pues­tos cla­ve, así co­mo por la com­ple­ji­dad pa­ra la im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma, ase­ve­ró Jo­sé Oc­ta­vio Ló­pez Pre­sa.

En en­tre­vis­ta, el in­te­gran­te y pró­xi­mo pre­si­den­te del Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción ase­gu­ró que quie­ren sa­ber los qués y los có­mos del pró­xi­mo pre­si­den­te de Mé­xi­co, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción, por­que has­ta aho­ra no tie­nen cla­ri­dad so­bre la po­lí­ti­ca que ha­brá de im­ple­men­tar.

Di­jo que sin du­da con­tri­bu­ye mu­cho que la ca­be­za del go­bierno sea una per­so­na ho­no­ra­ble e ín­te­gra, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es in­su­fi­cien­te.

Ex­pli­có que en el tiem­po que lle­va ope­ran­do el SNA se han po­di­do per­ca­tar de va­rias for­mas en que se sus­traen re­cur­sos pú­bli­cos, ya sea que son ro­ba­dos o in­clu­so sus­traí­dos pa­ra elec­cio­nes, por lo que con­si­de­ró que es fun­da­men­tal que co­mo par­te del sis­te­ma tam­bién se in­ves­ti­gue y cas­ti­gue la co­rrup­ción elec­to­ral.

¿Qué tan­to avan­za­mos en es­te se­xe­nio en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción?

La crea­ción del sis­te­ma obe­de­ce a una cri­sis de cre­di­bi­li­dad por la fal­ta de re­sul­ta­dos en ma­te­ria de co­rrup­ción. Hay que re­cor­dar que la re­for­ma del 2015 que dio ori­gen a es­te sis­te­ma es el re­sul­ta­do, en­tre otras co­sas, de una tra­ge­dia na­cio­nal co­mo fue el epi­so­dio de Ayot­zi­na­pa. En esa oca­sión los me­xi­ca­nos y el mun­do nos di­mos cuen­ta de có­mo los go­bier­nos se co­lu­den con el cri­men y son ca­pa­ces de ha­cer co­sas inima­gi­na­ble­men­te atro­ces. La in­dig­na­ción cre­ció tan­to y se su­ma­ron tan­tos, en­tre ellos gru­pos de de­re­chos hu­ma­nos, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, y se lo­gró que to­dos es­tos gru­pos ubi­ca­ran en el cen­tro de la pro­ble­má­ti­ca a la co­rrup­ción.

Lle­ga­mos a la con­clu­sión de que te­nía­mos que to­mar la ini­cia­ti­va y una pos­tu­ra uni­fi­ca­da al go­bierno, esa pos­tu­ra fue la crea­ción del Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción. El go­bierno no tu­vo más re­me­dio que res­pon­der, no se lo­gró to­do lo que que­ría pe­ro fue de al­gu­na ma­ne­ra un pa­so im­por­tan­te.

¿Có­mo ha si­do la ta­rea de im­ple­men­tar el SNA, por­que hay quie­nes di­cen que ahí es­tá el re­za­go?

La im­ple­men­ta­ción del sis­te­ma ha si­do mu­cho más com­ple­ja, en efec­to se han he­cho al­gu­nos nom­bra­mien­tos, pe­ro los más im­por­tan­tes que son los que van a san­cio­nar los ac­tos de co­rrup­ción to­da­vía no se dan por­que el go­bierno y las fuer­za po­lí­ti­cas han que­ri­do ha­cer lo de siem­pre: nom­brar a per­so­nas que ya es­tán con­tro­la­das y que no tie­nen nin­gu­na in­de­pen­den­cia. Por lo mis­mo no­so­tros co­mo Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción di­ji­mos: es­to no po­de­mos per­mi­tir­lo, nos am­pa­ra­mos con­tra esos nom­bra­mien­tos, y se han de­te­ni­do. No se ha nom­bra­do al fis­cal an­ti­co­rrup­ción ni a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va, pe­ro hu­bie­ra si­do mu­cho peor de­jar pa­sar que se nom­bra­ran a per­so­nas que se­rían al­fi­les o peo­nes de la cla­se po­lí­ti­ca .

¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de cons­truc­ción de los sis­te­mas an­ti­co­rrup­ción lo­ca­les?

En los es­ta­dos de la Re­pú­bli­ca la si­tua­ción es muy di­ver­sa y muy com­ple­ja por­que en mu­chos de los ca­sos se si­gue dan­do es­te pro­ce­so de cap­tu­ra en don­de

la cla­se po­lí­ti­ca lo­cal quie­re im­po­ner gen­te cer­ca­na en los pues­tos cla­ves del sis­te­ma lo­cal, em­pe­zan­do des­de miem­bros de la co­mi­sión de la se­lec­ción has­ta miem­bros de la CPCS ya no di­ga­mos las per­so­nas que lle­gan a las se­cre­ta­rías eje­cu­ti­vas.

Aho­ra una no­ti­cia po­si­ti­va es que la ma­yo­ría de los CPCS es­tán en­ten­dien­do que te­ne­mos que te­ner una agen­da efec­ti­va en ma­te­ria de co­rrup­ción que pro­po­ne que los pun­tos cla­ve del sis­te­ma na­cio­nal an­ti­co­rrup­ción y los sis­te­mas lo­ca­les cuen­ten con tres ca­rac­te­rís­ti­cas: que sean in­de­pen­dien­tes, que ha­ya un pro­ce­so de pro­fe­sio­na­li­za­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y que es­te pro­ce­so sea me­ri­to­crá­ti­co, ade­más de dar­les se­gu­ri­dad en su tra­ba­jo. Me ex­pli­co, to­dos los con­tra­lo­res ca­si sin ex­cep­ción pue­den ser pro­fe­sio­na­les, que co­no­cen la ma­te­ria pe­ro la ins­ti­tu­ción de la Con­tra­lo­ría y ellos co­mo per­so­nas nom­bra­das son ex­tre­ma­da­men­te dé­bi­les y vul­ne­ra­bles. ¿Por qué? Por­que si ha­cen bien su tra­ba­jo, en la ma­yo­ría de los ca­sos, los qui­tan por­que se fue­ron con­tra un po­lí­ti­co.

Lo que se re­quie­re es que ha­ya una Se­cre­ta­ría de la Fun­ción Pú­bli­ca fe­de­ral y lo­ca­les fuer­tes. Tam­bién te­ne­mos que asu­mir que ha­ya gen­tes que ten­gan in­de­pen­den­cia, los co­no­ci­mien­tos, la ex­pe­rien­cia, la ca­pa­ci­dad y tam­bién ho­nes­ti­dad, lo mis­mo su­ce­de con el res­to de los pues­tos del sis­te­ma.

¿Pa­ra el Co­mi­té de Par­ti­ci­pa­ción Ciu­da­da­na qué tan di­fí­cil ha si­do rea­li­zar su la­bor?

El sis­te­ma es nue­vo, es­tá ini­cian­do ape­nas, creo que na­ció con de­ma­sia­das ex­pec­ta­ti­vas que has­ta aho­ra no se han po­di­do cum­plir com­ple­ta­men­te por­que por ejem­plo nin­guno de los miem­bros de la co­mi­sión ciu­da­da­na te­ne­mos fa­cul­ta­des en ma­te­ria de ac­tos de au­to­ri­dad, lo úni­co que ha­ce­mos es po­ner te­mas en la agen­da y al­go que sí se ha lo­gra­do es por lo me­nos te­ner una agen­da co­mún y es­ta agen­da es­tá sien­do com­par­ti­da y con el ejer­ci­cio de ha­cer fo­ros pa­ra con­for­mar una po­lí­ti­ca na­cio­nal an­ti­co­rrup­ción. Ob­via­men­te uno de los pun­tos cen­tra­les de es­ta po­lí­ti­ca es pre­ci­sa­men­te los nom­bra­mien­tos.

En es­te año y me­dio he­mos lo­gra­do ha­cer­nos de in­for­ma­ción, de aná­li­sis, y nos he­mos da­do cuen­ta de las de­fi­cien­cias que tam­bién exis­ten a ni­vel na­cio­nal en el ma­ne­jo de los re­cur­sos pú­bli­cos.

Nos he­mos per­ca­ta­do de qué se ha­ce pa­ra eva­dir la ley de ad­qui­si­cio­nes en su ar­tícu­lo 1 y a tra­vés de esa eva­sión fue ha­cer una sus­trac­ción de re­cur­sos del era­rio y no sa­be­mos dón­de es­tán, se pre­su­me que en al­gu­nos ca­sos se han ca­na­li­za­do a las elec­cio­nes pe­ro en otros ca­sos se los ha­yan ro­ba­do tal cual. Tam­bién he­mos ob­ser­va­do que en los in­gre­sos de la cuen­ta pú­bli­ca y el pre­su­pues­to no se pa­re­cen en na­da o se pa­re­cen muy po­co y ahí una par­te muy im­por­tan­te de los in­gre­sos, más de 10% o 15% en al­gu­nos años se gas­tan sin te­ner la apro­ba­ción del Con­gre­so, y es­to se ha­ce le­gal­men­te por­que la ley de pre­su­pues­to y res­pon­sa­bi­li­dad fis­cal le da es­te per­mi­so a la SHCP a ser dis­cre­cio­nal, pe­ro es­to no su­ce­de en otros paí­ses de la OCDE.

¿Hay quie­nes di­cen que al CPC se le ten­dría que dar más fa­cul­ta­des, coin­ci­de con ello?

Ten­go mis du­das, por­que yo creo que la ma­yor for­ta­le­za del CPCes lo­grar con­ven­cer y man­te­ner­se co­mo una voz crí­ti­ca, no ne­ce­sa­ria­men­te una au­to­ri­dad, sino una voz crí­ti­ca.

Dar­le más fa­cul­ta­des al CPC tie­ne los ries­gos de que nos vol­ve­ría au­to­ri­dad, en­ton­ces eso nos ha­ce vul­ne­ra­bles por­que es­ta­ría­mos de al­gu­na ma­ne­ra te­nien­do la res­pon­sa­bi­li­dad de de­ci­sio­nes con­cre­tas. En el ca­so del com­ba­te a la co­rrup­ción las de­ci­sio­nes con­cre­tas las de­ben de te­ner las otras pie­zas.

Hay quien pien­sa que se le po­dría dar al CPC o al pre­si­den­te en turno del sis­te­ma, un vo­to co­mo de pa­rar una de­ci­sión, co­mo un po­der de ve­to. No sé si eso se­ría bueno por­que es asu­mir una res­pon­sa­bi­li­dad gi­gan­tes­ca de al­go que se­gu­ra­men­te ten­dría pre­sión pa­ra que lo use, en­ton­ces po­dría vol­ver al CPC mu­cho más vul­ne­ra­ble y eso es un pro­ble­ma.

Aquí tam­bién los tiem­pos im­por­tan. El sis­te­ma tie­ne po­co tiem­po, es­pe­rar re­sul­ta­dos en el cor­to pla­zo es un po­co in­ge­nuo, creo que hay que es­pe­rar a que se den si­guien­tes pa­sos y se van a dar pron­to.

Lo que te­ne­mos que ha­cer co­mo CPC es lo­grar con­ven­cer, te­ne­mos que te­ner alia­dos en el sec­tor pú­bli­co, y a los que es­tén en fa­vor de com­ba­tir es­tas ma­las prác­ti­cas pa­ra te­ner una agen­da co­mún con ellos, in­de­pen­dien­te­men­te del par­ti­do que sean.

En el gran ma­pa na­cio­nal hay cues­tio­nes muy pun­tua­les que se pue­den ata­car y que has­ta es­te mo­men­to es lo que cir­cuns­cri­be al Sis­te­ma Na­cio­nal. Aho­ra hay te­mas que no es­tán den­tro del sis­te­ma y que se de­ben de in­cluir, uno de és­tos es el elec­to­ral sin du­da, y el fi­nan­cie­ro.

Fal­ta que se com­ple­men­te el sis­te­ma con la in­clu­sión de la par­te fi­nan­cie­ra y la par­te elec­to­ral. Hay una pos­tu­ra del go­bierno en­tran­te que es fa­vo­ra­ble, a lo cual le da­mos la bien­ve­ni­da.

¿Qué ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra la lle­ga­da de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor a la Pre­si­den­cia?

Coin­ci­di­mos en el diag­nós­ti­co y en que te­ne­mos que avan­zar en es­to, en lo que nos gus­ta­ría po­ner­nos de acuer­do y que hu­bie­ra un in­ter­cam­bio abier­to y fran­co en­tre su equi­po y no­so­tros es en los qués y los có­mos. En las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas que han he­cho hay coin­ci­den­cias, tam­bién te­ne­mos du­das en otros, pe­ro yo creo que va­mos a apos­tar­le por las coin­ci­den­cias de en­tra­da pa­ra ha­cer de es­to una agen­da más am­plia que in­cor­po­re a nue­vos ac­to­res, pa­ra que po­da­mos po­ner los re­me­dios le­gis­la­ti­vos y ope­ra­ti­vos en prác­ti­ca.

¿Có­mo in­ter­pre­tan la de­cla­ra­ción del pre­si­den­te elec­to en el sen­ti­do de que pa­ra com­ba­tir la co­rrup­ción ayu­da que el pre­si­den­te sea ho­nes­to?

Des­de lue­go que ayu­da mu­cho que la ca­be­za sea una per­so­na ho­no­ra­ble e ín­te­gra, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te es in­su­fi­cien­te. No po­de­mos que­dar­nos en eso, el país es enor­me, hay mu­chí­si­mas ins­ti­tu­cio­nes, los re­cur­sos que ma­ne­jan son gi­gan­tes­cos, en­ton­ces es­to no es una cues­tión na­da más de te­ner bue­na vo­lun­tad. Te­ne­mos que te­ner bue­na or­ga­ni­za­ción, pro­ce­di­mien­tos, re­glas, pe­sos y con­tra­pe­sos, vi­gi­lan­cia, se re­quie­re cons­truir to­da una for­ma dis­tin­ta de ver a la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca pa­ra que en pri­mer lu­gar el pro­ble­ma sea pre­ven­ti­vo, no nos es­pe­re­mos a que ya sea al­go es­can­da­lo­so.

Ahí tam­bién te­ne­mos mu­cho que pla­ti­car con ellos por­que no ve­mos en su plan­tea­mien­to ins­tru­men­tos pre­ven­ti­vos que con­ven­zan. En la par­te de pre­ven­ción hay mu­cho que ha­cer y en esa par­te ten­dre­mos diá­lo­gos con ellos, pe­ro tam­bién con las otras par­tes, por­que in­de­pen­dien­te­men­te de que ha­brá de dar­le prio­ri­dad a la pre­ven­ción, tam­po­co po­de­mos des­cui­dar la san­ción.

Las ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les vis­tas en ma­te­ria de com­ba­te a la co­rrup­ción, en su in­men­sa ma­yo­ría sino es que to­das, lo­gra­ron el éxi­to gra­cias a la au­to­no­mía, in­de­pen­den­cia y pro­fe­sio­na­li­za­ción de los ór­ga­nos de pro­cu­ra­ción e im­par­ti­ción de jus­ti­cia. Aquí in­clui­mos a las con­tra­lo­rías y a las au­di­to­rías, es de­cir, no va­mos a po­der avan­zar en el com­ba­te a la co­rrup­ción con se­rie­dad y con re­sul­ta­dos po­si­ti­vos con­ti­nuos y pro­gre­si­vos, en tan­to no pro­fe­sio­na­li­ce­mos a es­tas ins­ti­tu­cio­nes.

No se ha nom­bra­do al fis­cal an­ti­co­rrup­ción, ni a los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal de Jus­ti­cia Ad­mi­nis­tra­ti­va, pe­ro hu­bie­ra si­do mu­cho peor de­jar pa­sar que se nom­bra­ran a per­so­nas que sa­be­mos se­rían al­fi­les o peo­nes de la cla­se po­lí­ti­ca” .

Fo­to: eric lu­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.