El 68: ¿la ima­gi­na­ción al po­der?

Más allá de la con­me­mo­ra­ción, lo im­por­tan­te se­ría re­co­no­cer con jus­ti­cia a to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos que par­ti­ci­pa­ron del mo­vi­mien­to, a fa­vor y en con­tra.

El Economista (México) - Los Políticos - - NEWS - Mó­ni­ca Uri­be

HA­CE ME­DIO SI­GLO que ocu­rrió la ma­tan­za de Tla­te­lol­co. En lo per­so­nal, no ten­go re­cuer­dos di­rec­tos de los he­chos, ni si­quie­ra co­mo par­te de la me­mo­ria fa­mi­liar. Mis pa­dres es­ta­ban de via­je, así que no fue­ron tes­ti­gos ni de las prin­ci­pa­les mar­chas ni del 2 de oc­tu­bre. Me vi­ne en­te­ran­do del te­ma cuan­do es­ta­ba en la pre­pa, por ahí de 1983 por men­cio­nes acer­ca del Jue­ves de Cor­pus, del que sí ha­bía me­mo­ria. Mis tíos más que­ri­dos eran es­tu­dian­tes de la UNAM en 1971 y par­ti­ci­pa­ron de la mar­cha en pro­tes­ta por la re­pre­sión en la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Nue­vo León. Mu­chos años des­pués, qui­zá des­pués del 2000, me pla­ti­ca­ron de có­mo co­rrie­ron por la Co­lo­nia San Rafael pa­ra res­guar­dar­se de la re­pre­sión que co­rría por San Cos­me…

La ma­tan­za del 68 en­tró en mi ba­ga­je cul­tu­ral preuni­ver­si­ta­rio gra­cias a la lec­tu­ra de La no­che de Tla­te­lol­co y de una no­ve­la que aho­ra me pa­re­ce ex­tra­ña, pseu­do­eso­té­ri­ca, y un tan­to kitsch, pe­ro de cul­to: Re­gi­na.

Pa­ra una es­tu­dian­te de cien­cias po­lí­ti­cas en me­dio de las ma­ni­fes­ta­cio­nes del CEU en 1986 y 1987, era im­pres­cin­di­ble co­no­cer más a fon­do el te­ma de la in­sur­gen­cia es­tu­dian­til po­co an­tes de la inau­gu­ra­ción de los Jue­gos Olím­pi­cos. La ra­zón más ob­via de la re­pre­sión fue el in­te­rés del pre­si­den­te Díaz Or­daz por man­te­ner a ra­ya el mo­vi­mien­to y dar la ima­gen de una na­ción or­de­na­da, le­jos del es­te­reo­ti­po de Pan­cho Vi­lla. Pe­ro el con­tex­to de los 60 di­ce más co­sas.

Pa­ra me­dia­dos de la dé­ca­da de los 80, ya ha­bía una con­cep­tua­li­za­ción re­la­ti­va­men­te cla­ra de las cau­sas es­truc­tu­ra­les del mo­vi­mien­to; bá­si­ca­men­te se re­fe­rían a la ur­ba­ni­za­ción, el baby boom, el cre­ci­mien­to de las cla­ses me­dias y la fal­ta de ac­ce­so a fuen­tes de tra­ba­jo que si­guie­ran pro­mo­vien­do la mo­vi­li­za­ción so­cial as­cen­den­te. En ese sen­ti­do, el mo­de­lo de sus­ti­tu­ción de im­por­ta­cio­nes y de­sa­rro­llo es­ta­bi­li­za­dor im­plan­ta­do des­pués de la se­gun­da pos­gue­rra ha­bía si­do efi­caz pa­ra re­dis­tri­buir la ri­que­za, pe­ro su efi­ca­cia es­ta­ba ago­tán­do­se. A ello se su­ma­ban las ca­rac­te­rís­ti­cas del sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano —cor­po­ra­ti­vo, clien­te­lar de par­ti­do he­ge­mó­ni­co ar­ti­cu­la­do al Eje­cu­ti­vo fe­de­ral — hoy ca­rac­te­ri­za­do co­mo una de­mo­cra­du­ra, es de­cir, una de­mo­cra­cia pro­ce­di­men­tal ca­ren­te de una cul­tu­ra po­lí­ti­ca efec­ti­va­men­te de­mo­crá­ti­ca y cu­ya cla­se po­lí­ti­ca en el go­bierno ha­cía uso se­lec­ti­vo de la re­pre­sión pa­ra el con­trol so­cial. Jus­to eso fue lo que sucedió el 2 de oc­tu­bre: la re­pre­sión se­lec­ti­va a los es­tu­dian­tes, con­si­de­ra­dos sub­ver­si­vos y de opo­si­ción de iz­quier­da, lo cual no en­ca­ja­ba en un sis­te­ma po­lí­ti­co don­de la iz­quier­da y la de­re­cha se ha­lla­ban in­ser­tas en los ex­tre­mos del na­cio­na­lis­mo re­vo­lu­cio­na­rio. La opo­si­ción le­gal de de­re­cha era leal, mien­tras que la au­tén­ti­ca opo­si­ción de iz­quier­da es­ta­ba pros­cri­ta. El au­to­ri­ta­ris­mo, el pa­ter­na­lis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo de cua­tes —crony ca­pi­ta­lism— eran ras­gos cen­tra­les del sis­te­ma po­lí­ti­co me­xi­cano, que no lle­ga­ba a dic­ta­blan­da por­que, al me­nos, se lle­va­ban a ca­bo elec­cio­nes re­gu­la­res y ha­bía, aun cuan­do sus re­sul­ta­dos eran, en reite­ra­das oca­sio­nes, cues­tio­na­bles.

El se­xe­nio de Adol­fo Ló­pez Ma­teos es­tu­vo re­ple­to de mo­vi­li­za­cio­nes so­cia­les, ini­cia­das al­gu­nas a fi­nes del go­bierno de su pre­de­ce­sor, Adol­fo Ruiz Cor­ti­nes —fe­rro­ca­rri­le­ros, mé­di­cos, maes­tros, cam­pe­si­nos—, en bus­ca de reivin­di­ca­cio­nes sa­la­ria­les y de par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca en el ám­bi­to sin­di­cal, pe­ro tam­bién ha­bía una de­man­da de los sec­to­res más ilus­tra­dos de la so­cie­dad —es de­cir in­te­lec­tua­les y es­tu­dian­tes, prin­ci­pal­men­te— pa­ra la mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma, pa­sar de las prác­ti­cas po­lí­ti­cas cir­cuns­cri­tas a los cuer­pos in­ter­me­dios al ejer­ci­cio efec­ti­vo de los de­re­chos po­lí­ti­cos in­he­ren­tes a una ciu­da­da­nía del si­glo XX. Lo an­te­rior im­pli­ca­ba una pren­sa li­bre, un au­tén­ti­co jue­go de par­ti­dos, al­ter­nan­cia en el po­der y la le­ga­li­za­ción de la iz­quier­da. Eso fue lo que re­ci­bió Díaz Or­daz.

Ta­les de­man­das pro­pi­cia­ron la re­for­ma po­lí­ti­ca de 1977, pri­me­ra de tan­tas re­for­mas par­cia­les. A ries­go de caer en el pe­ca­do de la his­to­ria con­tra­fác­ti­ca, la aper­tu­ra po­lí­ti­ca de Jo­sé Ló­pez Por­ti­llo y Je­sús Re­yes He­ro­les po­si­ble­men­te no se ha­bría pro­du­ci­do sin la in­sur­gen­cia es­tu­dian­til de 1968.

En el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, la mo­vi­li­za­ción es­tu­dian­til ha­bía ini­cia­do con la pri­ma­ve­ra de Pra­ga, res­pues­ta a la in­va­sión so­vié­ti­ca a Che­cos­lo­va­quia de enero de 1968. En Es­ta­dos Uni­dos, los es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios se mo­vi­li­za­ron en con­tra de la gue­rra de Viet­nam y a fa­vor de la ex­ten­sión de los de­re­chos ci­vi­les a las mi­no­rías ra­cia­les, es­pe­cial­men­te ne­gros. Y el ma­yo fran­cés que prohi­bía prohi­bir.

No sé si pe­só más la ge­ne­ra­ción

Beat nor­te­ame­ri­ca­na o la Es­cue­la de Frank­furt o Los Beatles o la re­vo­lu­ción cu­ba­na en la ge­ne­ra­ción del 68 o el pen­sa­mien­to de Mi­chel Fou­cault. Es aven­tu­ra­dí­si­mo su­po­ner que eran por com­ple­to aje­nos a las co­rrien­tes de pen­sa­mien­to y con­tra­cul­tu­ra glo­ba­les, pe­ro no sé has­ta qué pun­to in­flu­ye­ron. El ogro fi­lan­tró­pi­co es­ta­ba en ca­sa y su­pon­go que al­gu­nos es­tu­dian­tes y aca­dé­mi­cos ela­bo­ra­ron el pe­so de la in­fluen­cia ex­ter­na al re­pen­sar el 68.

Lo que sí sé es que, gra­cias a los se­sen­ta­yo­choe­ros, mi ge­ne­ra­ción, la X, los que al­can­za­mos la ma­yo­ría de edad en los 80, ya te­nía­mos abier­to el ca­mino pa­ra pro­fun­di­zar en las rup­tu­ras so­cia­les y po­lí­ti­cas. No fui­mos no­so­tros los que nos en­fren­ta­mos al sis­te­ma, fue­ron ellos, la ge­ne­ra­ción de la rup­tu­ra, la que fi­nal­men­te abrió el pa­so pa­ra ma­yo­res li­ber­ta­des, pa­ra pen­sar acer­ca de nue­vos te­mas co­mo la li­be­ra­ción de las cos­tum­bres, es­pe­cial­men­te la se­xual, el cues­tio­na­mien­to al pa­triar­ca­do, la de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, las crí­ti­cas al ré­gi­men, la equi­dad de gé­ne­ro. Tla­te­lol­co fue ape­nas un epi­so­dio, pe­ro un quie­bre no­dal.

Más allá de la con­me­mo­ra­ción, lo im­por­tan­te se­ría re­co­no­cer con jus­ti­cia a to­dos los ac­to­res po­lí­ti­cos que par­ti­ci­pa­ron del mo­vi­mien­to, a fa­vor y en con­tra.

Cin­cuen­ta años más tar­de se re­quie­re de un re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co. Si­tuar la fi­de­li­dad de las fuen­tes, con­tras­tar las me­mo­rias de quie­nes par­ti­ci­pa­ron en la in­sur­gen­cia es­tu­dian­til y de quie­nes co­no­cie­ron los he­chos de se­gun­da mano. Es me­nes­ter hur­gar en los ar­chi­vos ofi­cia­les y pri­va­dos pa­ra en­con­trar las pie­zas del rom­pe­ca­be­zas que es la his­to­ria del 68 pa­ra ela­bo­rar una his­to­rio­gra­fía me­nos ideo­lo­gi­za­da y más plu­ral. De na­da sir­ven mar­chas y pin­tas.

Re­co­no­cer que se tra­tó de un cri­men de Es­ta­do, que sí lo fue en su acep­ción más clá­si­ca, es un pa­so da­do. Sin em­bar­go, qui­tar las pla­cas con­me­mo­ra­ti­vas de la inau­gu­ra­ción del Me­tro pa­ra “cas­ti­gar” la me­mo­ria de Gus­ta­vo Díaz Or­daz es un des­pro­pó­si­to, por­que sin él, el mo­vi­mien­to del 68 no ha­bría si­do lo que fue. Es jus­to en la con­fluen­cia de las es­truc­tu­ras y las per­so­nas que los acon­te­ci­mien­tos to­man un rum­bo de­ter­mi­na­do.

Re­sul­ta iró­ni­co que Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do, co­mo pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Dipu­tados, ha­ya te­ni­do la ta­rea de re­cor­dar en su cin­cuen­te­na­rio a los caí­dos en Tla­te­lol­co cuan­do en 1969 res­pon­dió al sex­to in­for­me de go­bierno de Díaz Or­daz, elo­gian­do la re­pre­sión de es­tu­dian­tes co­mo un ac­to pre­ven­ti­vo de la po­si­ble anar­quía.

Asom­bra la pre­sen­cia de Mu­ñoz Le­do y de Bartlett, por su lon­ge­vi­dad y per­ma­nen­cia en el sis­te­ma y por­que re­pre­sen­tan a una cla­se po­lí­ti­ca au­to­ri­ta­ria que su­pues­ta­men­te no ten­dría aco­mo­do en la cuar­ta trans­for­ma­ción. ¿Có­mo ga­ran­ti­zar trans­pa­ren­cia y jus­ti­cia cuan­do aún que­dan pol­vos de aque­llos lo­dos? Ur­ge pues es­truc­tu­rar un sis­te­ma an­ti­co­rrup­ción, pe­ro tam­bién ha­ce fal­ta más con­gruen­cia e ima­gi­na­ción en el po­der.

Fo­to: eric lu­go

Fo­to : no­ti­mex

NUN­CA MÁS fue la fra­se pro­yec­ta­da en el edi­fi­cio de Rec­to­ría en CU en se­ñal de lu­to co­mo par­te del 50 aniver­sa­rio del Mo­vi­mien­to Es­tu­dian­til de 1968.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.