La di­plo­ma­cia de AMLO

El Economista (México) - Los Políticos - - NEWS - Mó­ni­ca Uri­be

UNA DE LAS ÁREAS es­tra­té­gi­cas que pa­re­ce ser una in­cóg­ni­ta es la di­plo­ma­cia del pró­xi­mo go­bierno. ¿Cuál va a ser la orien­ta­ción in­ter­na­cio­nal del go­bierno de Ló­pez Obra­dor si en cam­pa­ña di­jo que “la me­jor po­lí­ti­ca ex­te­rior era la in­te­rior”? Las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les no son el fuer­te del pre­si­den­te elec­to; in­clu­so, has­ta ha­ce po­co, ha­bía via­ja­do po­quí­si­mo. Se sa­be que en el 2017 hi­zo 16 gi­ras in­ter­na­cio­na­les, más de la mi­tad de ellas a Es­ta­dos Uni­dos, a las ciu­da­des con ma­yor pre­sen­cia de me­xi­ca­nos: Los Án­ge­les (dos ve­ces), Chica­go, El Pa­so, La­re­do, Phoe­nix, Was­hing­ton, DC (al Woo­drow Wil­son Cen­ter, al que in­va­ria­ble­men­te han si­do in­vi­ta­dos los can­di­da­tos pre­si­den­cia­les me­xi­ca­nos), Nue­va York y San Fran­cis­co. Sal­vo ex­cep­cio­nes, sus prin­ci­pa­les in­ter­lo­cu­to­res fue­ron me­xi­ca­nos ex­pa­tria­dos y mi­gran­tes. En el 2017 viajó tam­bién a Chi­le, Ecua­dor y El Sal­va­dor. En el 2016 se tras­la­dó a Pa­na­má a pre­sen­tar su li­bro Ca­ta­rino Eras­mo Gar­za Ro­drí­guez, ¿re­vo­lu­cio­na­rio o ban­di­do?, pu­bli­ca­do por Edi­to­rial Pla­ne­ta.

La re­la­ción con lí­de­res eu­ro­peos ha si­do li­mi­ta­da. Se sa­be que man­tie­ne una re­la­ción amis­to­sa con el lí­der la­bo­ris­ta in­glés, Je­remy Corbyn, al que vi­si­tó en el 2017 y que bus­có un acer­ca­mien­to con el pa­pa Fran­cis­co en el 2015, año en que dio una con­fe­ren­cia en la Ca­sa de Amé­ri­ca La­ti­na de Pa­rís, con la asis­ten­cia del en­ton­ces can­di­da­to pre­si­den­cial por el mo­vi­mien­to Fran­cia In­su­mi­sa, Jean-Luc Mé­len­chon. Tam­bién, en el 2017, es­tu­vo en Es­pa­ña, con­cre­ta­men­te en San­tan­der don­de ade­más de vi­si­tar Am­pue­ro, lu­gar de na­ci­mien­to de su abue­lo ma­terno, se reunió con em­pre­sa­rios cán­ta­bros.

El que Mar­ce­lo Ebrard sea el pró­xi­mo can­ci­ller in­di­ca que hay ya una aper­tu­ra ha­cia lo in­ter­na­cio­nal por par­te de AMLO, lo que real­men­te ha­ce dar un sus­pi­ro de ali­vio.

Por lo que to­ca a la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos, An­drés Ma­nuel se ha es­me­ra­do en no te­ner di­fe­ren­dos con Do­nald Trump y és­te, co­mo sea, ha res­pon­di­do “re­la­ti­va­men­te bien” en fun­ción de sus in­tere­ses y lo­cu­ras. La par­te me­xi­ca­na lo­gró ne­go­ciar el nue­vo acuer­do que sus­ti­tu­ye al TLC, cu­yo nom­bre es un tan­to irre­le­van­te, pe­ro sus con­se­cuen­cias no, es­pe­cial­men­te pa­ra la in­dus­tria au­to­mo­triz. Al­go se lo­gró y pue­de de­cir­se que la par­ti­ci­pa­ción de Je­sús Sea­de en re­pre­sen­ta­ción del nue­vo go­bierno fue ade­cua­da.

An­drés Ma­nuel ha tra­ta­do de con­tem­po­ri­zar y pro­me­tió fre­nar la in­mi­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na a Es­ta­dos Uni­dos. De ahí que ha­ya ofre­ci­do dar vi­sas de tra­ba­jo a los mi­gran­tes del sur, bá­si­ca­men­te hon­du­re­ños. Sue­na bas­tan­te en sin­to­nía con la cons­truc­ción del Tren Ma­ya, cu­ya rea­li­za­ción no se­rá sus­cep­ti­ble de ser con­sul­ta­da. Más que ca­pri­cho, pa­re­ce que es par­te del acuer­do con Do­nald Trump: gra­cias a la cons­truc­ción del tren, se po­drá dar tra­ba­jo a mi­les de mi­gran­tes que así ten­drán me­nos in­cen­ti­vos pa­ra lle­gar a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos y ba­ja­ría la pre­sión pa­ra la cons­truc­ción del mu­ro. To­tal, la mi­gra­ción a Es­ta­dos Uni­dos no es tan­to me­xi­ca­na sino cen­troa­me­ri­ca­na. Su­po­ne­mos que los gas­tos co­rre­rán a cuen­ta de la ad­mi­nis­tra­ción Trump. Pe­ro no to­do se plan­tea tan fá­cil. Una enor­me ca­ra­va­na de hon­du­re­ños es­tá por lle­gar a la fron­te­ra nor­te de Mé­xi­co y ello ha pues­to en guar­dia a los hal­co­nes de la Ca­sa Blan­ca, quie­nes de­man­dan la cons­truc­ción in­me­dia­ta del mu­ro fron­te­ri­zo a la bre­ve­dad, mien­tras Trump ya ame­na­zó con ce­rrar la fron­te­ra y mo­vi­li­zar tro­pas.

En cuan­to a de­fi­ni­cio­nes, el pro­ble­ma no pa­re­ce ser Amé­ri­ca del Nor­te, sino Amé­ri­ca La­ti­na. El vi­ra­je a la de­re­cha de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia, Chi­le y pró­xi­ma­men­te Bra­sil, se­gu­ra­men­te ge­ne­ra­rán en­fren­ta­mien­tos, al me­nos dis­cur­si­vos, con AMLO. Es­pe­cial­men­te con Bra­sil, que siem­pre ha com­pe­ti­do con Mé­xi­co por ser el he­ge­mó­ni­co di­plo­má­ti­co del sub­con­ti­nen­te, la pre­vi­si­ble lle­ga­da al po­der de Jair Bol­so­na­ro se­rá un mo­ti­vo de ro­ces di­plo­má­ti­cos. Eso ya se sa­be. Sin em­bar­go, con Co­lom­bia ten­drá que ha­ber al­gún ti­po de en­ten­di­mien­to y coo­pe­ra­ción pa­ra el com­ba­te al nar­co­trá­fi­co.

Lo más pro­ble­má­ti­co con re­la­ción a Amé­ri­ca La­ti­na es el apo­yo que AMLO ha brin­da­do por omi­sión al no con­de­nar las dic­ta­du­ras de Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua, in­vo­can­do el prin­ci­pio de no in­ter­ven­ción. El pre­si­den­te elec­to no se ha pro­nun­cia­do en torno a la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que vi­ve Ve­ne­zue­la. Tam­po­co ha di­cho una pa­la­bra acer­ca de la re­pre­sión per­pe­tra­da por el san­di­nis­mo en el go­bierno de Da­niel Or­te­ga y su inefa­ble es­po­sa, Ro­sa­rio Mu­ri­llo. Re­cuer­dan a cier­ta pa­re­ji­ta ru­ma­na de ape­lli­do Ceauşes­cu…

Por lo que to­ca a Chi­na, al pa­re­cer la idea es ju­gar con Es­ta­dos Uni­dos y, por tan­to, li­mi­tar la re­la­ción sino-me­xi­ca­na. El equi­li­brio con Chi­na se­rá de ti­po eco­nó­mi­co, in­ter­cam­bio de bie­nes y ser­vi­cios, in­ver­sión, pe­ro Mé­xi­co pro­cu­ra­rá es­cu­rrir­se de las po­si­cio­nes de Chi­na que afec­ten a Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro es­to no se­rá ex­ten­si­vo al res­to de Asia, las re­la­cio­nes con paí­ses co­mo Ja­pón, Co­rea e In­dia se­rán flui­das y en el mis­mo ni­vel de siem­pre.

Con los paí­ses pro­duc­to­res de pe­tró­leo, se­gu­ra­men­te ha­brá una ma­yor in­ter­ac­ción en vis­ta de in­tere­ses co­mu­nes, mien­tras que con Fran­cia y Ru­sia, me ima­gino que se in­cre­men­ta­rá el in­ter­cam­bio, es­pe­cial­men­te con la pri­me­ra.

Va a ser in­tere­san­te me­dir el ni­vel de con­vo­ca­to­ria in­ter­na­cio­nal de Ló­pez Obra­dor; los in­di­ca­do­res se­rán a cuán­tos man­da­ta­rios in­vi­tó, de és­tos, cuán­tos acu­di­rán y lo más im­por­tan­te, quié­nes de re­le­van­cia es­ta­rán en San Lá­za­ro el 1 de di­ciem­bre. Al mo­men­to, sa­be­mos que fue­ron 111 los con­vo­ca­dos, in­clui­do el pa­pa Fran­cis­co, fal­ta sa­ber cuán­tos vie­nen. Pa­ra in­for­tu­nio del pre­si­den­te elec­to, la pró­xi­ma reunión de lí­de­res del G20 —Ar­gen­ti­na, Aus­tra­lia, Bra­sil, Ca­na­dá, Chi­na, Fran­cia, Ale­ma­nia, In­dia, In­do­ne­sia, Ita­lia, Ja­pón, Mé­xi­co, Co­rea de Sur, Ru­sia, Ara­bia Sau­di­ta, Su­dá­fri­ca, Tur­quía, Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea— se­rá en Bue­nos Ai­res, los días 30 de no­viem­bre y 1 de di­ciem­bre. Es po­co pro­ba­ble que An­drés Ma­nuel via­je a la cum­bre de man­da­ta­rios y tam­bién po­co plau­si­ble que al­gu­nos de los ahí reuni­dos via­jen a Mé­xi­co. Trump que ya di­jo que no va a ve­nir, pe­ro en su lu­gar ven­drá el vi­ce­pre­si­den­te Mi­ke Pen­ce. Que­da la du­da de si ven­drá Vla­di­mir Pu­tin, el cual de­mos­tró, se­gún se di­ce, se cuen­ta y se men­cio­na, un es­pe­cial in­te­rés por Mé­xi­co du­ran­te la co­yun­tu­ra elec­to­ral del 2018. Me in­clino a creer que ven­drán re­pre­sen­tan­tes de pri­mer ni­vel de la Unión Eu­ro­pea, Ale­ma­nia —que tie­ne bas­tan­tes in­tere­ses en Mé­xi­co—, Fran­cia, Chi­na, Reino Uni­do, In­dia, Ja­pón y Aus­tra­lia, pe­ro di­fí­cil­men­te sus man­da­ta­rios.

Con­fir­ma­do ya es­tá Ni­co­lás Ma­du­ro —mal ne­go­cio—, lo mis­mo que Evo Mo­ra­les, pre­si­den­te de Bo­li­via; el pre­si­den­te de Pe­rú, Mar­tín Viz­ca­rra; Sal­va­dor Sán­chez Ce­rén, pre­si­den­te sal­va­do­re­ño y ami­go per­so­nal de AMLO; así co­mo los pre­si­den­tes de Hon­du­ras, Gua­te­ma­la y Cu­ba. Des­de 1988, que yo re­cuer­de, a la to­ma de po­se­sión de los man­da­ta­rios me­xi­ca­nos siem­pre ha acu­di­do una re­pre­sen­ta­ción es­pa­ño­la, en esa oca­sión vino Juan Car­los I y des­pués su hi­jo. Ten­go la im­pre­sión de que Fe­li­pe VI es a la fe­cha el man­da­ta­rio que más ve­ces ha ve­ni­do a un even­to de es­ta na­tu­ra­le­za; re­pre­sen­tó a su pa­dre en 1994, en el 2000, el 2006, el 2012 y aho­ra ven­drá, por pri­me­ra vez, co­mo je­fe de Es­ta­do.

Es de su­po­ner que la es­tra­te­gia di­plo­má­ti­ca de Ló­pez Obra­dor se­rá la­ti­noa­me­ri­ca­nis­ta y es­tre­cha­rá ne­xos con paí­ses co­mo Reino Uni­do, Fran­cia y Ru­sia; se­rá con­se­cuen­te con los in­tere­ses nor­te­ame­ri­ca­nos, aun­que dis­cur­si­va­men­te apo­ya­rá a “la iz­quier­da…”. Co­mo el PRI de an­ta­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.