No te­ne­mos ins­tru­men­tos de con­trol po­lí­ti­co

El úni­co con­tra­pe­so que hay es el Po­der Ju­di­cial, pe­ro és­te no es un ór­gano de con­trol po­lí­ti­co, sino de con­trol ju­rí­di­co, plan­tea el re­co­no­ci­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta A ve­ces per­de­mos de vis­ta que el peor pro­ble­ma en cuan­to al ejer­ci­cio au­to­ri­ta­rio del po­de

El Economista (México) - Los Políticos - - EN SUS PROPIAS PALABRAS - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

Te­ne­mos un dé­fi­cit muy im­por­tan­te por­que la ma­yo­ría es­tá go­ber­nan­do y la mi­no­ría no es­tá con­tro­lan­do”.

En Mé­xi­co no se ha obe­de­ci­do la má­xi­ma de la de­mo­cra­cia plu­ra­lis­ta que con­sis­te en que la ma­yo­ría go­bier­na y la mi­no­ría con­tro­la; por lo tan­to, te­ne­mos un dé­fi­cit muy im­por­tan­te por­que la ma­yo­ría es­tá go­ber­nan­do y la mi­no­ría no es­tá con­tro­lan­do, plan­teó Die­go Va­la­dés Ríos.

En en­tre­vis­ta el in­te­gran­te de El Co­le­gio Na­cio­nal di­jo, sin men­cio­nar­los por su nom­bre, que los cul­pa­bles de esa si­tua­ción son el PRI y el PAN por­que cuan­do tu­vie­ron la opor­tu­ni­dad de ge­ne­rar es­pa­cios pa­ra la opo­si­ción no lo hi­cie­ron.

La res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta in­cum­be a esas mi­no­rías, por­que cuan­do fue­ron ma­yo­ría (de 2000 a 2006 y de 2012 a 2018) se ne­ga- ron a dar el de­re­cho a las en­ton­ces mi­no­rías y aho­ra que fue­ron des­pla­za­das y de­ja­ron de ser go­bierno van a en­con­trar­se con la sor­pre­sa de que no tie­nen los ins­tru­men­tos de con­trol (en es­te ca­so con­tra Mo­re­na-go­bierno).

El aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Ju­rí­di­cas de la UNAM co­men­tó que el Es­ta­do de De­re­cho y el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co son as­pec­tos co­rre­la­ti­vos. Con­cre­ta­men­te men­cio­nó que se for­ta­le­ce el Es­ta­do de De­re­cho en tan­to evo­lu­cio­na tam­bién el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co.

En ese te­nor di­jo que en Mé­xi­co uno de los pro­ble­mas que he­mos te­ni­do es la fal­ta de im­pul­so a los as­pec­tos ju­rí­di­cos que con­so­li­dan un Es­ta­do de De­re­cho y co­mo hay una co­rre­la­ción en­tre uno y otro, al no ha­ber una con­so­li­da­ción de los es­tán­da­res ju­rí­di­cos del com­por­ta­mien­to ju­rí­di­co de las au­to­ri­da­des y de los go­ber­na­dos, tam­bién se ha afec­ta­do el desa­rro­llo de la de­mo­cra­cia. Des­de lue­go que en to­do sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal — con­ti­nuó— lo que em­pu­ja al or­den ju­rí­di­co es el or­de­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal que tie­ne com­po­nen­tes ju­rí­di­cos y po­lí­ti­cos.

El tam­bién ex­pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca en­fa­ti­zó que el dé­fi­cit que te­ne­mos es ins­ti­tu­cio­nal por­que no hay ins­tru­men­tos efi­ca­ces de con­trol po­lí­ti­co.

EL MA­YOR PRO­BLE­MA ES­TÁ EN LOS ES­TA­DOS, SE­ÑA­LA

Die­go Va­la­dés co­men­tó que el

úni­co de­no­mi­na­do con­tra­pe­so que te­ne­mos es el Po­der Ju­di­cial, aun­que re­fi­rió que es­tric­ta­men­te esa fun­ción no co­rres­pon­de a sus atri­bu­cio­nes.

Lo que su­ce­de es que mu­chos de los me­ca­nis­mos de im­pug­na­ción y de con­trol a las ac­cio­nes de go­bierno y el Con­gre­so se tra­mi­tan a tra­vés de ac­cio­nes de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad o de con­tro­ver­sias cons­ti­tu­cio­na­les y even­tual­men­te a tra­vés de jui­cios de am­pa­ro, pe­ro des­ta­có, eso no co­rres­pon­de a la na­tu­ra­le­za del Po­der Ju­di­cial por­que no es un ór­gano de con­trol po­lí­ti­co, sino de con­trol ju­rí­di­co.

Di­jo que, por lo me­nos des­de la úl­ti­ma dé­ca­da del si­glo pa­sa­do, mu­chos ciu­da­da­nos y aca­dé­mi­cos re­cla­ma­ban que hu­bie­ra es­tos con­tro­les y por eso pe­dían una re­for­ma del Es­ta­do.

“(Co­mo no se hi­zo) lo que hoy te­ne­mos es un po­der al­ta­men­te con­cen­tra­do (que es el go­bierno) igual al que te­nía­mos ha­ce 50 años”.

An­te ese es­ta­do de co­sas, con­ti­nuó el es­pe­cia­lis­ta, una de las op­cio­nes más re­co­men­da­bles pa­ra Mé­xi­co es el for­ta­le­ci­mien­to del sis­te­ma re­pre­sen­ta­ti­vo. Eso quie­re de­cir que hay que dar­les a los ti­tu­la­res de los ór­ga­nos de go­bierno una ma­yor res­pon­sa­bi­li­dad an­te los ór­ga­nos de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca en­tre los ám­bi­tos fe­de­ra­les y ha­cer otro tan­to en el lo­cal.

En ese sen­ti­do, en­fa­ti­zó el miem­bro del Sis­te­ma Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­do­res que a ve­ces per­de­mos de vis­ta que el peor pro­ble­ma que te­ne­mos en cuan­to al ejer­ci­cio au­to­ri­ta­rio del po­der es­tá en los es­ta­dos, don­de hay re­gí­me­nes ca­ci­qui­les.

Lla­mó la aten­ción que es en el in­te­rior de la Re­pú­bli­ca don­de vi­ven al­re­de­dor de 110 mi­llo­nes de me­xi­ca­nos que pa­de­cen los efec­tos de re­gí­me­nes muy po­co de­mo­crá­ti­cos.

El aca­dé­mi­co se­ña­ló que in­clu­so no es un pro­ble­ma de le­yes por­que en to­das las ex­pre­sio­nes de po­der, la ar­bi­tra­rie­dad se pue­de cum­plir con la nor­ma y ha­cer­lo de ma­ne­ra ar­bi­tra­ria.

Die­go Va­la­dés Ríos y Héc­tor Fix-Za­mu­dio par­ti­ci­pa­ron co­mo coor­di­na­do­res de la con­fe­ren­cia “La po­lí­ti­ca en el Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal”, en el mar­co del ter­cer en­cuen­tro Li­ber­tad por el sa­ber, que or­ga­ni­za El Co­le­gio Na­cio­nal.

Ahí Va­la­dés Ríos des­ta­có que el he­cho de que el Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal co­rres­pon­de a un sis­te­ma nor­ma­ti­vo no quie­re de­cir que no se de­ban con­si­de­rar otros as­pec­tos que de­ter­mi­nan la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca den­tro del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.