Con EU, hay que ha­cer con­ce­sio­nes

Hay que ver la ve­cin­dad con ese país co­mo una ven­ta­ja pa­ra Mé­xi­co, des­ta­ca la in­ter­na­cio­na­lis­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - POLÍTICA EXTERIOR - Por Die­go Ba­di­llo @il­ro­drig die­go.ba­di­llo@ele­cono.mis­ta.mx

Nues­tra ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción con Es­ta­dos Uni­dos tie­ne que ser es­tra­té­gi­ca, no ne­ce­sa­ria­men­te de im­po­si­ción o de las de­fen­sa de aque­llas ba­ta­llas don­de ten­dre­mos que te­ner al­gu­na con­ce­sión pa­ra te­ner una re­la­ción sa­na con el ve­cino del nor­te, plan­teó Iliana Ro­drí­guez San­ti­bá­ñez.

La re­co­no­ci­da in­ter­na­cio­na­lis­ta des­ta­có que por más que se es­cu­chen esas vo­ces que di­cen que es­ta­mos tan le­jos de Dios y tan cer­ca de Es­ta­dos Uni­dos, en tiem­pos de glo­ba­li­za­ción ese di­cho ten­dría que in­ver­tir­se y de­cir que es una ven­ta­ja pa­ra no­so­tros te­ner una fron­te­ra con esa na­ción.

Sin em­bar­go, la tam­bién di­rec­to­ra aso­cia­da del De­par­ta­men­to Re­gio­nal de De­re­cho, Ciu­dad de Mé­xi­co del ITESM, co­men­tó que es pre­ci­so te­ner en cuen­ta que com­par­ti­mos con ese país no só­lo una fron­te­ra muy po­ro­sa en tér­mi­nos de mi­gra­ción e in­clu­so se tie­nen prin­ci­pios muy rí­gi­dos en ma­te­ria de po­lí­ti­ca ex­te­rior.

Pe­ro hay que ser rea­lis­ta —in­di­có—, es la eco­no­mía más im­por­tan­te del mun­do. Re­pre­sen­ta 24% del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

VA­LIO­SO, EL DIÁ­LO­GO INTERPARLAMENTARIO

La aca­dé­mi­ca ex­pre­só que es im­por­tan­te vol­ver a los diá­lo­gos bi­la­te­ra­les que se te­nían en­tre los con­gre­sos de am­bos paí­ses pa­ra dar­les se­gui­mien­to a to­dos los pro­yec­tos y a to­das las ini­cia­ti­vas vi­gen­tes con Es­ta­dos Uni­dos.

“No pien­so que ha­ya me­jor si­tua­ción que en­trar al te­ma in­ter­na­cio­nal, evi­den­te­men­te, tam­bién de­fen­dien­do aque­llo que cons­ti­tu­cio­nal­men­te ten­ga­mos que ha­cer y en to­do ca­so coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal”.

Ro­drí­guez San­ti­bá­ñez ex­pu­so que la lla­ma­da cuar­ta trans­for­ma­ción de la que ha­bla el pre­si­den­te elec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, no ne­ce­sa­ria­men­te de­be im­pli­car ais­la­cio­nis­mo.

Di­jo que, aun­que ha­ya me­di­das pro­tec­cio­nis­tas, és­tas pue­den ser com­pa­ti­bles con la si­tua­ción ac­tual, pues de­be que­dar cla­ro que nues­tro so­cio co­mer­cial más im­por­tan­te es Es­ta­dos Uni­dos; en­ton­ces, la re­la­ción que de­be bus­car­se tie­ne que ser de res­pe­to y de diá­lo­go.

Ex­pu­so que en­tre Ló­pez Obra­dor y el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, hay cier­tas se­me­jan­zas co­mo la vi­sión de que­rer in­cen­ti­var el mer­ca­do in­terno y fre­nar al ex­tran­je­ro.

Men­cio­nó que hay que te­ner pre­sen­te que en la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos pue­den dar­se fric­cio­nes en­tre Trump y Ló­pez Obra­dor, so­bre to­do cuan­do el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se vuel­va a su na­rra­ti­va de tono ener­gé­ti­co de la cons­truc­ción del mu­ro en la fron­te­ra.

Asi­mis­mo, di­jo que ha­brá que ver có­mo se desem­pe­ña el pre­si­den­te elec­to, Ló­pez Obra­dor, en la are­na in­ter­na­cio­nal.

En ese as­pec­to con­si­de­ró que no tie­ne tan­tas car­tas pa­ra po­der ha­cer una opo­si­ción fran­ca, si no hay una con­ce­sión ha­cia Es­ta­dos Uni­dos.

Sin em­bar­go, en­fa­ti­zó que en ese con­tex­to re­sul­ta muy in­tere­san­te la per­so­na­li­dad de Mar­ce­lo Ebrard, quien se­rá se­cre­ta­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, ya que cuen­ta con ro­ce y cier­to pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal.

Re­cor­dó que cuan­do se desem­pe­ñó co­mo je­fe de Go­bierno de la ca­pi­tal del país fue con­si­de­ra­do co­mo uno de los me­jo­res al­cal­des del mun­do, lo cual le ge­ne­ró una pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal. “En­ton­ces, tie­ne fa­ma in­ter­na­cio­nal”.

Es por ello que pue­de ser un ele­men­to pa­ra po­der con­te­ner una si­tua­ción com­pli­ca­da en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal.

En eso ayu­da­rá si ocu­rre que el ga­bi­ne­te tie­ne un rol de im­pul­so y par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va pa­ra mo­de­rar con­duc­tas del pre­si­den­te.

Em­pe­ro, ad­vir­tió que si re­gre­sa­mos a la vie­ja tó­ni­ca don­de el po­der del go­bierno fe­de­ral se con­cen­tra­ba en una per­so­na, sí po­dría­mos te­ner pro­ble­mas pa­ra avan­zar en la agen­da in­ter­na­cio­nal.

Por otra par­te, co­men­tó que los asun­tos bi­la­te­ra­les son di­fí­ci­les de aten­der de ma­ne­ra ais­la­da, pe­ro a la ho­ra de ya en­trar en la re­so­lu­ción, és­tos ne­ce­sa­ria­men­te se van aten­dien­do uno a uno.

Tam­bién lla­mó la aten­ción so­bre que el pró­xi­mo go­bierno ten­drá que tra­tar al me­nos tres años con el pre­si­den­te Trump y ló­gi­ca­men­te más si se re­eli­ge.

Des­ta­có que hay que es­tar aten­to a los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes in­ter­me­dias de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ver có­mo es el aco­mo­do de fuer­zas en el Con­gre­so, pues si el Par­ti­do De­mó­cra­ta ob­tie­ne ma­yo­ría en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes o en el Se­na­do, ten­dría un efec­to en la ac­ción del Eje­cu­ti­vo, por­que ha­bría una con­ten­ción al man­da­ta­rio des­de den­tro del pro­pio Es­ta­dos Uni­dos.

La cuar­ta trans­for­ma­ción, co­mo la ha lla­ma­do el nue­vo go­bierno, no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca el ais­la­cio­nis­mo”.

Fo­to: ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.