Mi­gran­tes hon­du­re­ños, la in­cóg­ni­ta

El Economista (México) - Los Políticos - - ÉXODO DE MIGRANTES - Mó­ni­ca Uri­be

LA CA­RA­VA­NA HON­DU­RE­ÑA que lle­gó a la fron­te­ra de Gua­te­ma­la con Mé­xi­co es un fe­nó­meno mi­gra­to­rio con una se­rie de aris­tas par­ti­cu­la­res. El Suchiate no siem­pre ha si­do fron­te­ra por­que la ju­ris­dic­ción del vi­rrei­na­to de la Nue­va Es­pa­ña lle­ga­ba has­ta Pa­na­má; el Mé­xi­co in­de­pen­dien­te na­ció abar­can­do la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na que se fue frag­men­tan­do en el si­glo XIX pa­ra cons­ti­tuir nue­vos es­ta­dos na­cio­na­les a par­tir de re­gio­nes re­la­ti­va­men­te au­tó­no­mas, que si bien in­ten­ta­ron unir­se en una so­la na­ción, nun­ca lo­gra­ron in­te­grar­se, ya que las di­fe­ren­cias de sus éli­tes fue­ron ma­yo­res que sus si­mi­li­tu­des. A ello ha­bría que agre­gar los in­tere­ses es­ta­dou­ni­den­ses en la zo­na —y la iden­ti­fi­ca­ción de las éli­tes crio­llas con di­chos in­tere­ses— que no so­la­men­te im­pli­ca­ban a em­pre­sas co­mo la Uni­ted Fruit Com­pany sino tam­bién al apa­ra­to mi­li­tar que con­si­de­ra el te­rri­to­rio cen­troa­me­ri­cano de cru­cial im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca des­de tiem­pos de la Gue­rra Fría y aho­ra en la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co.

Cen­troa­mé­ri­ca siem­pre ha mi­ra­do a Mé­xi­co co­mo el he­ge­món re­gio­nal, no sin cier­ta aver­sión, un po­co co­mo no­so­tros los me­xi­ca­nos ve­mos a los es­ta­dou­ni­den­ses, a ex­cep­ción he­cha de que cul­tu­ral­men­te so­mos afi­nes. Las éli­tes centroamericanas vie­nen a es­tu­diar a Mé­xi­co des­de el si­glo an­te­pa­sa­do, de com­pras, vi­si­tas mé­di­cas, et­cé­te­ra, mien­tras que la gen­te del pue­blo vie­ne a cum­plir con ta­reas del cam­po o al­ba­ñi­le­ría. Pe­ro son bá­si­ca­men­te gua­te­mal­te­cos quie­nes vie­nen a tra­ba­jar; hon­du­re­ños, sal­va­do­re­ños y ni­ca­ra­güen­ses no mi­gra­ban a Mé­xi­co, só­lo ve­nían de pa­so pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos y en can­ti­da­des me­no­res.

Aho­ra un con­tin­gen­te de más de 7,000 per­so­nas, en su ma­yo­ría hon­du­re­ños, se abrie­ron pa­so has­ta la fron­te­ra me­xi­ca­na. Des­de an­tes ad­vir­tie­ron que mi­gra­rían a Es­ta­dos Uni­dos de­bi­do a las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y de vio­len­cia que vi­ven. La pre­gun­ta es: ¿si los ni­ca­ra­güen­ses es­tán vi­vien­do en con­di­cio­nes inau­di­tas de re­pre­sión y po­bre­za, igua­les o peo­res que du­ran­te el ré­gi­men so­mo­cis­ta, por qué no son ellos los que mi­gran? ¿Por qué aho­ra los hon­du­re­ños pi­den asi­lo tem­po­ral en Mé­xi­co, si nues­tro país de­por­ta más cen­troa­me­ri­ca­nos que Es­ta­dos Uni­dos? Es evi­den­te que na­die mi­gra ca­mi­nan­do mi­les de ki­ló­me­tros a pie, por pu­ro gus­to…

Vea­mos la po­si­ción del go­bierno de Do­nald Trump fren­te a la mi­gra­ción. En es­tos mo­men­tos, la mi­gra­ción de me­xi­ca­nos a Es­ta­dos Uni­dos es mu­cho me­nor, in­clu­so hay ma­yor mi­gra­ción en re­torno, pe­ro la de cen­troa­me­ri­ca­nos es cre­cien­te y re­sul­ta cla­ro que las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses pre­ten­den que Mé­xi­co se con­vier­ta en una es­pe­cie de adua­na de con­ten­ción pa­ra los mi­gran­tes pro­ce­den­tes del sur del Suchiate. Y al pa­re­cer, las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas, co­mo par­te de la re­la­ción bi­la­te­ral, es­tán cum­plien­do con esa fun­ción a re­ga­ña­dien­tes e in­clu­so las pro­pues­tas del pró­xi­mo go­bierno in­clu­yen no só­lo asi­lar a los mi­gran­tes sino pro­veer­les de fuen­tes de tra­ba­jo. Al res­pec­to, An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ha dis­pues­to uti­li­zar mano de obra cen­troa­me­ri­ca­na pa­ra la cons­truc­ción del Tren Ma­ya, uno de sus pro­yec­tos de de­to­na­ción de desa­rro­llo eco­nó­mi­co más am­bi­cio­so y que es­tá en con­so­nan­cia con la in­ten­ción es­ta­dou­ni­den­se de de­te­ner a los mi­gran­tes en Mé­xi­co. Pa­ra los es­ta­dou­ni­den­ses es­tá muy bien, pe­ro pa­ra el go­bierno me­xi­cano (ac­tual y pró­xi­mo) cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma por dos ra­zo­nes de sen­ti­do co­mún: si no hay tra­ba­jo pa­ra los me­xi­ca­nos, ¿có­mo se­rá po­si­ble dar tra­ba­jo a ex­tran­je­ros, a me­nos de que sea en con­di­cio­nes la­bo­ra­les mu­cho más anó­ma­las? Y la otra, ¿por qué y pa­ra qué vie­nen ca­ra­va­nas de hon­du­re­ños a Mé­xi­co si ya se sa­be que pue­den ser víc­ti­mas del cri­men or­ga­ni­za­do co­mo lo que pa­só en San Fer­nan­do, Ta­mau­li­pas? La pri­me­ra res­pues­ta im­pli­ca que, de ma­ne­ra re­ti­cen­te, Mé­xi­co es­tá tra­tan­do de evi­tar más pro­ble­mas con la ad­mi­nis­tra­ción Trump por­que se ha­lla en un mo­men­to de­li­ca­do de cam­bio de go­bierno. La se­gun­da es por que las con­di­cio­nes de vi­da en Hon­du­ras son in­fra­hu­ma­nas: la po­bre­za, el trá­fi­co de dro­gas y la vio­len­cia con­co­mi­tan­te —la ta­sa es de 43 ho­mi­ci­dios por ca­da 100,000— en la zo­na de San Pe­dro Su­la, por don­de pa­sa bue­na par­te de la co­caí­na con­su­mi­da en Es­ta­dos Uni­dos. Es ló­gi­co que quie­ran sa­lir, si 68% de los 9 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de Hon­du­ras vi­ve en con­di­cio­nes de po­bre­za; es de­cir, al­re­de­dor de 9 mi­llo­nes de per­so­nas. Es pa­ra­dó­ji­co, sin em­bar­go, que los mi­gran­tes deseen ir al país don­de se de­man­da pre­ci­sa­men­te el pro­duc­to que ge­ne­ra la vio­len­cia que los obli­ga a sa­lir del te­rru­ño, a de­jar a sus fa­mi­lias y a vi­vir una se­rie de pe­li­gros di­fí­ci­les de sor­tear.

La ca­ra­va­na que lle­gó a Mé­xi­co el vier­nes 19 de oc­tu­bre al Puen­te In­ter­na­cio­nal Ro­dol­fo Robles, que cru­za el río Suchiate, fue con­vo­ca­da a tra­vés de re­des so­cia­les, lo que ha­bla de una or­ga­ni­za­ción y el uso de tec­no­lo­gías.

La reac­ción del go­bierno me­xi­cano fue con­te­ner a los mi­gran­tes que es­ta­ban vio­lan­do la fron­te­ra, que aven­ta­ron pie­dras y se tre­pa­ron a la re­ja fron­te­ri­za, que agre­die­ron a po­li­cías y a una re­por­te­ra. Hay que en­ten­der la de­ses­pe­ra­ción de mu­chos de los mi­gran­tes, esas fa­mi­lias en­te­ras con be­bés en bra­zos, que han ca­mi­na­do 700 ki­ló­me­tros y que ho­nes­ta­men­te só­lo quie­ren pa­sar por Mé­xi­co pa­ra lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos. Por su­pues­to, es ta­rea del go­bierno me­xi­cano pre­ser­var los de­re­chos hu­ma­nos de los mi­gran­tes. Pe­ro no po­de­mos des­car­tar la po­si­bi­li­dad de que en­tre tan­ta gen­te, ha­brá quie­nes no sean tri­go lim­pio. Aun­que son ca­sos ex­cep­cio­na­les, in­te­gran­tes de ban­das de­lic­ti­vas co­mo la sal­va­do­re­ña Ma­ra Sal­va­tru­cha han lle­ga­do a te­rri­to­rio na­cio­nal y se han afin­ca­do en Chia­pas co­mo re­fu­gia­dos, pa­ra des­pués per­pe­trar una se­rie de ro­bos y crí­me­nes.

Las au­to­ri­da­des del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Mi­gra­ción han si­do re­ba­sa­das por la de­man­da de asi­lo tem­po­ral. Es gra­ví­si­mo que los mi­gran­tes, en su ma­yo­ría, ca­rez­can de pa­sa­por­tes o iden­ti­fi­ca­cio­nes. Y es­to tie­ne im­pli­ca­cio­nes por­que un país so­be­rano no pue­de, ni de­be, de­jar pa­sar a cual­quie­ra a su te­rri­to­rio, más si hay al­gu­na pre­sun­ción de cri­mi­na­li­dad. Por ahí, en la opi­nión pú­bli­ca ron­da la idea de que la mo­vi­li­za­ción de mi­gran­tes res­pon­de a una es­tra­te­gia de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses que, pa­ra pre­sio­nar al go­bierno de Mé­xi­co a ac­tuar co­mo “cri­ba di­sua­so­ria” pa­ra los mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, im­pul­sa­ron es­ta ca­ra­va­na pa­ra me­ter en un lío a las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas —al fin ya se van— y mos­trar la in­efi­ca­cia de Mé­xi­co y de los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos, de tal ma­ne­ra que sea un gol­pe de mano de la ad­mi­nis­tra­ción de Trump pa­ra lo­grar que su po­lí­ti­ca an­ti­in­mi­gran­tes con­ven­za a sus elec­to­res de ca­ra a las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas in­ter­me­dias del pró­xi­mo 6 de no­viem­bre. Si el re­sul­ta­do fa­vo­re­ce a los re­pu­bli­ca­nos, se ele­van las po­si­bi­li­da­des de que Trump se re­eli­ja por un cua­trie­nio más en el 2020. Pe­ro los “pa­que­tes ex­plo­si­vos” re­mi­ti­dos a sus enemi­gos de­mó­cra­tas pue­den aca­bar con la ven­ta­ja de Trump…

En es­te con­tex­to, Mé­xi­co de­be man­te­ner el equi­li­brio en­tre el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos de los mi­gran­tes —ga­ran­ti­zar que su pa­so sea se­gu­ro y digno, a lo cual coad­yu­va par­te de la so­cie­dad ci­vil, pe­se a las vo­ces en con­tra—, la pro­tec­ción de la se­gu­ri­dad in­te­rior y la de­fen­sa de su so­be­ra­nía. En el fon­do, to­dos so­mos mi­gran­tes, no de­be­mos ol­vi­dar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.