Ale­jan­dro So­la­lin­de Hu­yen de los in­fier­nos Cen­troa­mé­ri­ca de

No es una mo­vi­li­za­ción es­pon­tá­nea; ocu­rre a unos días de las elec­cio­nes in­ter­me­dias de Es­ta­dos Uni­dos, ad­vier­te

El Economista (México) - Los Políticos - - ÉXODO DE MIGRANTES - Por Die­go Ba­di­llo die­go­ba­di­[email protected]­co­no­mis­ta.mx

Es­tá muy cla­ro que el éxo­do de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que in­gre­só a Mé­xi­co el pa­sa­do 19 de oc­tu­bre fue pro­vo­ca­do por el go­bierno del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, con fi­nes elec­to­ra­les, con­si­de­ró el di­rec­tor del al­ber­gue Her­ma­nos en el Ca­mino, de Ix­te­pec, Oa­xa­ca, Jo­sé Ale­jan­dro So­la­lin­de.

No es una ca­ra­va­na, es un éxo­do que vie­ne de in­fier­nos reales de Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua, en­fa­ti­zó.

En en­tre­vis­ta di­jo que al igual que la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de ni­ños mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos ocu­rri­da en el 2014, “apa­ren­te­men­te es un mo­vi­mien­to es­pon­tá­neo”, pe­ro no es así, pues ocu­rre en la an­te­sa­la de las elec­cio­nes in­ter­me­dias del 6 de no­viem­bre pró­xi­mo, cuan­do los es­ta­dou­ni­den­ses eli­gen a 35 de los 100 le­gis­la­do­res que in­te­gran el Se­na­do así co­mo a los 435 miem­bros de la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, ade­más de 36 de los 50 go­ber­na­do­res de esa na­ción.

Des­de su pers­pec­ti­va, se tra­ta de una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que ya le es­tá de­to­nan­do al pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral de Mé­xi­co, el cual de­be ac­tuar con in­te­li­gen­cia pa­ra en­fren­tar la pre­sión de Trump y res­pe­tar los de­re­chos de los mi­gran­tes.

¿Qué es lo real­men­te im­por­tan­te del éxo­do de per­so­nas pro­ce­den­tes de paí­ses de Cen­troa­mé­ri­ca y que se des­pla­zan por el te­rri­to­rio me­xi­cano con la in­ten­ción de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos?

Yo lo he es­ta­do ana­li­zan­do por días. He es­ta­do ana­li­zán­do­lo con to­dos los ele­men­tos que ten­go y com­pa­ra­ti­va­men­te con el úl­ti­mo éxo­do ma­si­vo, re­pre­sen­ta­ti­vo del 2014.

Pa­ra mí es­tá cla­ro que fue pro­vo­ca­do por Was­hing­ton; fue pro­vo­ca­do por la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se a tra­vés de una téc­ni­ca que es la ru­mo­ro­lo­gía. Es­ta ru­mo­ro­lo­gía fun­cio­nó, pe­gó en el 2014.

Pro­vo­có que, por re­des so­cia­les, pu­die­ra la gen­te de­cir: “Yo voy a sa­lir, tú tam­bién. Nos jun­ta­mos”.

Apa­ren­te­men­te es un mo­vi­mien­to es­pon­tá­neo, pe­ro hay que ver el ori­gen de es­to, por los re­sul­ta­dos que es­tán te­nien­do en Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump es­tá cul­pan­do a los de­mó­cra­tas, lo cual in­di­ca al­go. Ade­más, es un tiem­po elec­to­ral.

Es­to no su­ce­de en tiem­pos que hay via­cru­cis. No, no, no. Es­to su­ce­de en tiem­pos preelec­to­ra­les (en Es­ta­dos Uni­dos) y (Do­nald Trump) es­tá cul­pan­do tan­to a los de­mó­cra­tas, co­mo al go­bierno de Mé­xi­co di­cien­do: “Ya ven, us­te­des no sir­ven, son inep­tos; con­vén­zan­se de que lo úni­co que sir­ve es el mu­ro”.

En­ton­ces, a los elec­to­res los va a con­ven­cer de que los re­pu­bli­ca­nos son los úni­cos que pue­den sal­var­los de esa in­va­sión mi­gran­te.

Pe­ro a Mé­xi­co tam­bién lo es­tá pre­sio­nan­do, al nue­vo go­bierno, pa­ra de­mos­trar­le que so­la­men­te el mu­ro es la úni­ca so­lu­ción por­que son inú­ti­les.

Aho­ra. Re­gre­sé­mo­nos pa­ra sa­ber có­mo fun­cio­nó aque­lla cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de los ni­ños (del 2014). De re­pen­te, ya Es­ta­dos Uni­dos te­nía a 60,000 ni­ños en su te­rri­to­rio y ha­bía

otros tan­tos que es­ta­ban pa­san­do por Mé­xi­co.

Cuan­do yo es­tu­ve in­ves­ti­gan­do y pre­gun­tan­do a ma­más ga­rí­fu­nas (co­mu­ni­dad co­no­ci­da tam­bién co­mo ca­ri­bes ne­gros que ha­bi­tan en Hon­du­ras), que fue­ron las prin­ci­pa­les que re­ci­bie­ron ese men­sa­je, yo es­tu­ve in­ves­ti­gan­do y fue un ru­mor.

Yo pu­de con­sul­tar di­rec­ta­men­te a ma­dres en Mé­xi­co con­cre­ta­men­te en Her­ma­nos en el Ca­mino (al­ber­gue que di­ri­ge en Ix­te­pec, Oa­xa­ca) y tam­bién en Nue­va York. Es­tas ma­más ga­rí­fu­nas lo­gra­ron pa­sar allá. Allá hay mu­chas mu­je­res de es­te pe­rio­do del 2014.

¿En­ton­ces qué pa­so?

Pues que ellas em­pe­za­ron a es­cu­char que ha­bía un ru­mor de que es­ta­ban re­ci­bien­do en Es­ta­dos Uni­dos a los ni­ños y a las ni­ñas y que ha­bía tam­bién la po­si­bi­li­dad de que las ma­más tam­bién pu­die­ran re­ci­bir el re­fu­gio. En­ton­ces, co­men­za­ron a pa­sar mu­chí­si­mas.

¿Có­mo su­ce­dió es­to?

Me fui en­te­ran­do de que fue a tra­vés de esa téc­ni­ca de ru­mo­ro­lo­gía que par­tió exac­ta­men­te en Hon­du­ras. En­ton­ces, cuan­do lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos ahí las re­ci­ben a al­gu­nas de ellas. Les po­nen su bra­za­le­te elec­tró­ni­co por­que no ca­bían en las cár­ce­les y a los ni­ños los apar­tan; des­pués, se tie­ne la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de­cla­ra­da por (el pre­si­den­te Ba­rack) Oba­ma y pi­den a los go­bier­nos de Mé­xi­co y de Cen­troa­mé­ri­ca que se ha­gan car­go de es­te asun­to.

El go­bierno de Mé­xi­co se hi­zo car­go im­ple­men­tan­do el Pro­gra­ma de la Fron­te­ra Sur, que es un ope­ra­ti­vo vil pa­ra de­por­tar a los mi­gran­tes en for­ma ope­ra­ti­va; ade­más, fue­ron lla­ma­das las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas a com­pa­re­cer en Was­hing­ton por ha­ber per­mi­ti­do que 1,200 per­so­nas en el 2014 les hu­bie­ran da­do 1,031 vi­sas, o sea, ofi­cios de sa­li­da, pa­ra que ellos pu­die­ran lle­gar a la fron­te­ra. Es­to mo­les­tó mu­chí­si­mo a Es­ta­dos Uni­dos.

Aho­ra vie­ne dán­do­se es­to, pe­ro jus­ta­men­te cal­cu­lan­do, pe­ro cer­te­ra­men­te, que es­to de­to­na­rá an­tes del 6 de no­viem­bre (fe­cha de las elec­cio­nes in­ter­me­dias de Es­ta­dos Uni­dos).

Es­toy con­ven­ci­dí­si­mo de que es­te mo­vi­mien­to fue pro­vo­ca­do por la in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­na. Lo que no con­ta­ron ellos es que mi­les de per­so­nas iban a ser víc­ti­mas de es­ta ru­mo­ro­lo­gía y tam­po­co con­ta­ban con la res­pues­ta hu­ma­ni­ta­ria que Mé­xi­co es­tá dan­do a los mi­gran­tes.

Ellos no tie­nen por qué to­car la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro tam­po­co va­mos a de­cir que lo po­de­mos evi­tar.

Pa­ra mí, és­te es el plan­tea­mien­to y la si­tua­ción cla­rí­si­ma de las co­sas.

¿Có­mo ha ob­ser­va­do la res­pues­ta del go­bierno me­xi­cano y la del go­bierno de Gua­te­ma­la?

El go­bierno que sa­le, el de En­ri­que Pe­ña Nie­to, siem­pre ha si­do in­con­di­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos y tie­ne que ta­par­le el ojo al ma­cho ha­cien­do de­cla­ra­cio­nes por un la­do que le ha­cen que­dar bien con Do­nald Trump, pe­ro, por otro, no ha­ce lo que de­bie­ra ha­ber he­cho, se­gún las ór­de­nes y pa­ra lo que les pa­ga Es­ta­dos Uni­dos.

Él hu­bie­ra he­cho, en la ló­gi­ca de re­pre­sión de la Ini­cia­ti­va Mé­ri­da y aho­ra en el plan tam­bién de la su­per­vi­sión di­rec­ta que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos en la fron­te­ra sur, de­bie­ra ha­ber com­ple­ta­men­te im­pe­di­do que pa­sa­ra ese flu­jo mi­gra­to­rio. No lo pu­do ha­cer. Él ya no tie­ne fuer­za, ni tie­ne na­da y to­da la so­cie­dad ci­vil es­tá con­tra el go­bierno.

En­ton­ces, no le que­da na­da más que al go­bierno nue­vo (del pre­si­den­te elec­to) de An­drés Ma­nuel (Ló­pez Obra­dor) re­sol­ver es­to, que es una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria; es una bom­ba que le de­to­na en las ma­nos, pe­ro él tie­ne que in­te­li­gen­te­men­te ver có­mo ha­ce pa­ra en­fren­tar la pre­sión de Do­nald Trump; por otro la­do, tam­bién la ac­ti­tud le­gal en Mé­xi­co que te­ne­mos ha­cia los de­re­chos hu­ma­nos de las per­so­nas mi­gran­tes.

Ya es­ta­mos to­man­do car­tas en el asun­to, más de 180 or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil que ya nos es­ta­mos des­pla­zan­do.

La so­cie­dad se va a en­car­gar de dar un cau­ce de res­pe­to ab­so­lu­to a los de­re­chos hu­ma­nos y ob­via­men­te pro­te­gien­do es­te flu­jo mi­gra­to­rio de cual­quier ac­ción re­pre­si­va que in­ten­ta­rá Pe­ña Nie­to to­da­vía, an­tes de sa­lir.

¿Cuál ha si­do la res­pues­ta de la so­cie­dad me­xi­ca­na al pa­so de es­te gru­po de per­so­nas?

Nues­tro pue­blo es ma­ra­vi­llo­so. Nues­tro pue­blo es muy hos­pi­ta­la­rio, muy ge­ne­ro­so. Po­cas per­so­nas, va­mos a de­cir, qui­zá la más aco­mo­da­da, y eso quién sa­be, que se crean la ló­gi­ca, que es­tá sem­bran­do Es­ta­dos Uni­dos, de esa pa­ra­noia, que se la crean, pe­ro fue­ra de eso la ma­yor par­te de los me­xi­ca­nos es su­ma­men­te ge­ne­ro­sa.

La Igle­sia se ha vol­ca­do, las pa­rro­quias, las igle­sias evan­gé­li­cas y se­gu­ra­men­te va a ser al­go in­creí­ble ver co­mo una fies­ta su lle­ga­da .

Yo ya es­toy vien­do có­mo las or­ga­ni­za­cio­nes, las per­so­nas, de to­da cla­se so­cial, se van a vol­car en ayu­dar a los ni­ños, a las ni­ñas, a las mu­je­res, a los jó­ve­nes y es­to es un an­te­ce­den­te.

¿Qué es lo que de­be ha­cer la au­to­ri­dad pa­ra que no es­ca­le el asun­to que re­pre­sen­ta te­ner ya a los mi­gran­tes en te­rri­to­rio na­cio­nal? ¿Quién de­be aten­der es­ta si­tua­ción?

El go­bierno del pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña Nie­to tie­ne la obli­ga­ción has­ta an­tes del 1 de di­ciem­bre pró­xi­mo de otor­gar una re­gu­la­ri­za­ción mi­gra­to­ria.

¿En qué sen­ti­do?

Los que quie­ran un ofi­cio de sa­li­da, por 20 o 30 días, pa­ra que ellos vean lo que quie­ren ha­cer lo pue­dan ha­cer. Si re­gre­san a sus paí­ses, si in­ten­tan cru­zar a Es­ta­dos Uni­dos, ésa es de­ci­sión de ellos.

La otra es dar una vi­sa hu­ma­ni­ta­ria pa­ra que se que­den en Mé­xi­co con po­si­bi­li­da­des de que tra­ba­jen, por­que lo que ellos quie­ren es tra­ba­jar.

La otra es el re­fu­gio. Que se les con­ce­da el es­ta­tus de re­fu­gia­do y no des­car­to la po­si­bi­li­dad de que al­guno has­ta asi­lo po­lí­ti­co por­que una cues­tión de ame­na­za po­lí­ti­ca de Juan Or­lan­do Hernández, allá en Hon­du­ras, y por­que la ma­yo­ría es hon­du­re­ño.

En­ton­ces, yo creo que tie­nen que dar­le un ma­ne­jo or­de­na­do, re­gu­la­to­rio de to­do es­to pa­ra que ellos ten­gan una es­tan­cia re­gu­lar.

Des­pués, sí ya or­ga­ni­zar, or­de­nar el des­tino de es­tos mi­les de mi­gran­tes hon­du­re­ños que aho­ra es­tán lle­gan­do.

El go­bierno de Ló­pez Obra­dor, que es­tá por ini­ciar, ya es­tá mar­ca­do, de en­tra­da, por la mi­gra­ción emer­gen­te. Es de­cir, la cri­sis mi­gra­to­ria que es­ta­mos vien­do es una cri­sis que se va a agra­var por la si­tua­ción de Hon­du­ras, que ca­da día se de­te­rio­ra más, por la si­tua­ción de Ni­ca­ra­gua y tam­bién por la si­tua­ción de Ve­ne­zue­la. El go­bierno de An­drés Ma­nuel es­ta­rá mar­ca­do por la re­cep­ción de esas per­so­nas mi­gran­tes for­za­das, pe­ro aho­ra emer­gen­tes tam­bién.

El go­bierno de An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ya es­tá mar­ca­do, de en­tra­da, por la mi­gra­ción emer­gen­te.

Es­to es un éxo­do que pa­ra mí fue pro­vo­ca­do por la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se.

¿Qué de­be­ría to­mar en cuen­ta el equi­po del pró­xi­mo go­bierno fe­de­ral que en es­tos mo­men­tos tal vez es­tén en el aná­li­sis o di­se­ño de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que van a im­ple­men­tar una vez que asu­ma Ló­pez Obra­dor la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca?

Ya lo es­tán ha­cien­do. Ya, des­de el 3 de ma­yo, An­drés Ma­nuel, en­ton­ces era can­di­da­to, él di­jo que a par­tir del 1 de ju­lio, a par­tir de ahí se ha­rían me­sas de tran­si­ción con los di­fe­ren­tes te­mas de la reali­dad na­cio­nal y uno de ellos era la mi­gra­ción.

En­ton­ces, ya se han he­cho sie­te me­sas, a ni­vel na­cio­nal, del te­ma mi­gra­to­rio pa­ra ha­cer po­lí­ti­cas pú­bli­cas mi­gra­to­rias.

¿Qué han lo­gra­do?

En coor­di­na­ción, ob­via­men­te con el nue­vo go­bierno, con quien se­rá el pró­xi­mo sub­se­cre­ta­rio de Mi­gra­ción, Ale­jan­dro En­ci­nas, y una de las co­sas que va­mos a ha­cer es és­ta. Se tie­ne que ha­cer cam­bios en el as­pec­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, en el as­pec­to de se­gu­ri­dad que es lo que oca­sio­na la co­rrup­ción del Ins­ti­tu­to Cri­mi­nal de Mi­gra­ción.

Dos, las es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias se tie­nen que con­ver­tir de cen­tros de de­ten­ción en cen­tros de aten­ción. Es de­cir, se re­ti­ra­rá to­do el as­pec­to po­li­cia­co pa­ra que se con­vier­tan en al­ber­gues, don­de los vo­lun­ta­rios de to­do el mun­do y de Mé­xi­co pue­dan vol­car­se en aten­der a las per­so­nas que lle­gan ahí. En­ton­ces, tam­bién se da­rá im­por­tan­cia co­mo so­lu­ción nú­me­ro uno al desa­rro­llo re­gio­nal, al desa­rro­llo in­te­gral re­gio­nal con la co­rres­pon­sa­bi­li­dad de los go­bier­nos de ori­gen, so­bre to­do de aque­llos que han si­do ex­pul­sa­dos co­mo son Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la.

Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas que es­ta­mos hoy vien­do van a ser im­ple­men­ta­ción, com­ple­men­ta­ción de la ley mi­gra­to­ria que te­ne­mos; por su­pues­to, el que se va a la gui­llo­ti­na es la ley se­cun­da­ria o re­gla­men­to de la ley mi­gra­to­ria ac­tual por­que tie­ne que re­vi­sar­se y cum­plir con ese es­pí­ri­tu de los de­re­chos hu­ma­nos del prin­ci­pio pro per­so­na que es­ta ley tu­vo des­de un prin­ci­pio.

¿En­ton­ces, qué es lo que no de­be­ría ocu­rrir pa­ra que no es­ca­le es­te pro­ble­ma?

Lo pri­me­ro que se tie­ne que ha­cer es res­pe­tar los de­re­chos hu­ma­nos. Si por al­go se han ca­rac­te­ri­za­do es­tos úl­ti­mos dos go­bier­nos, pe­ro so­bre to­do el de Pe­ña Nie­to, es por la cri­sis de de­re­chos hu­ma­nos. Iban a de­cir a la ONU y a to­dos los fo­ros in­ter­na­cio­na­les y pre­su­mían de que aquí ha­bía le­yes de de­re­chos hu­ma­nos y sí las te­ne­mos, de ve­ras bue­ní­si­mas, el pro­ble­ma es que no las han cum­pli­do.

¿Ac­tual­men­te, cuán­tos al­ber­gues es­tán en con­di­cio­nes de re­ci­bir a es­te éxo­do de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos?

Los al­ber­gues ha­bía­mos to­ma­do ya la de­ci- sión de no apo­yar a las ca­ra­va­nas por­que eran ca­ra­va­nas que sí eran pro­vo­ca­das por al­gu­nos ac­ti­vis­tas y que a la ho­ra de la ho­ra eran irres­pon­sa­bles por­que de­ja­ban el pa­que­te a los al­ber­gues o a otras per­so­nas y, tran­qui­la­men­te, no ha­cían otra co­sa, ade­más de que se ha ru­mo­ra­do que se ha­cía mal uso de do­na­ti­vos que se da­ban pa­ra apo­yar esas ca­ra­va­nas por eso no­so­tros las re­cha­zá­ba­mos, pe­ro aho­ra és­ta no es una ca­ra­va­na. Es­to es un éxo­do que pa­ra mí fue pro­vo­ca­do por la in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­se, pe­ro que al fin y al ca­bo es un éxo­do real por­que vie­ne de in­fier­nos reales co­mo son San Pe­dro Su­la, Hon­du­ras, y tam­bién un po­co Te­gu­ci­gal­pa.

En­ton­ces, sí ha­brá que ana­li­zar to­do es­to, res­pon­der. Es­ta­mos an­te una emer­gen­cia y ya es­ta se­ma­na va­mos a em­pe­zar a re­unir­nos en cuan­to re­tor­ne de Bue­nos Ai­res a Mé­xi­co pa­ra coor­di­nar jun­to con los de­más re­pre­sen­tan­tes de otras or­ga­ni­za­cio­nes, co­mo lo he­mos es­ta­do ha­cien­do de for­ma co­le­gia­da.

Fo­to: afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.