El pa­ra­cai­dis­ta que se­rá pre­si­den­te de Bra­sil

El Economista (México) - Los Políticos - - ALTERNANCIA EN BRASIL - Mó­ni­ca Uri­be

POR MO­TI­VOS FA­MI­LIA­RES, Bra­sil es un país que me es muy cer­cano. Des­de que ten­go uso de ra­zón, los ava­ta­res po­lí­ti­cos bra­si­le­ños han si­do par­te de mi en­torno. Ya ma­yor, las so­bre­me­sas en ca­sa de mis tíos eran fran­ca­men­te se­sio­nes de his­to­ria oral so­bre la emi­gra­ción bra­si­le­ña pro­vo­ca­da por el gol­pe de Es­ta­do de 1964 al go­bierno de cen­tro iz­quier­da de João Gou­lart, apo­ya­do por el go­bierno nor­te­ame­ri­cano, co­mo su­ce­dió con la ma­yo­ría de los gol­pes cas­tren­ses en to­da Amé­ri­ca La­ti­na, ex­cep­to en Mé­xi­co… a don­de vi­nie­ron a re­ca­lar al­gu­nos iz­quier­dis­tas bra­si­le­ños, en­tre ellos mi tío Ro­may que tan­to me pla­ti­có so­bre la tran­si­ción bra­si­le­ña y que pu­do re­gre­sar a su país ca­si 20 años des­pués de ha­ber­se asi­la­do por aza­res del des­tino en la Em­ba­ja­da me­xi­ca­na en Río de Ja­nei­ro.

Bra­sil es un cri­sol de ra­zas, cul­tu­ras, idio­mas, cos­tum­bres, don­de la cró­ni­ca de cas­tas es una reali­dad co­ti­dia­na, no es lo mis­mo ser de ori­gen ita­liano, que ale­mán o por­tu­gués... Me si­gue sor­pren­dien­do que sea el úni­co país del sub­con­ti­nen­te que no tu­vo una re­vo­lu­ción de in­de­pen­den­cia, sino un pro­ce­so pau­la­tino, gra­dual y pa­cí­fi­co, que comenzó con la hui­da de la fa­mi­lia real por­tu­gue­sa a sus po­se­sio­nes ame­ri­ca­nas tras la invasión na­po­leó­ni­ca y ter­mi­nó a con­se­cuen­cia de la de­ci­sión de la prin­ce­sa Isa­bel Cris­ti­na de Bra­gan­za, he­re­de­ra del trono im­pe­rial, de abo­lir la es­cla­vi­tud en 1888.

Un año más tar­de, ha­cen­da­dos y mi­li­ta­res la em­pren­die­ron con­tra las re­for­mas so­cia­les de do­ña Isa­bel, re­gen­te por en­fer­me­dad de su pa­dre Pe­dro II, con lo que se ges­tó un gol­pe de Es­ta­do que lle­vó al exi­lio a la fa­mi­lia im­pe­rial en no­viem­bre de 1889. Es cu­rio­so que el fin del im­pe­rio bra­si­le­ño y los gol­pes de Es­ta­do del si­glo XX en Bra­sil, el de 1930 con­tra Was­hing­ton Luis Pe­rei­ra de Sou­sa, pa­ra im­pe­dir el as­cen­so al po­der del iz­quier­dis­ta Julio Pres­tes; las in­ten­to­nas de 1956 y 1959 con­tra el go­bierno de Jus­ce­lino Ku­bits­chek y el gol­pe de 1964 con­tra Gou­lart ha­yan te­ni­do en co­mún el apo­yo re­cí­pro­co en­tre la oli­gar­quía y los mi­li­ta­res. Hoy ve­mos que la afi­ni­dad en­tre las gran­des for­tu­nas bra­si­le­ñas y los mi­li­ta­res —a lo que se su­mó el de­sen­can­tó por la co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da de los go­bier­nos elec­tos de­mo­crá­ti­ca­men­te des­de 1984, con Tan­cre­do Ne­ves y su vicepresidente Jo­sé Sar­ney, quien fi­nal­men­te asu­mió el car­go por el fa­lle­ci­mien­to del pri­me­ro— fue un fac­tor de­ci­si­vo en el as­cen­so de Jair Bol­so­na­ro.

Vein­te años de dic­ta­du­ra mi­li­tar de­ja­ron una im­pron­ta in­de­le­ble en la so­cie­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra la ge­ne­ra­ción que cre­ció al am­pa­ro del ré­gi­men dic­ta­to­rial y asu­mió sus va­lo­res.

Bis­nie­to de in­mi­gran­tes ita­lia­nos pro­ce­den­tes del Vé­ne­to, Bol­so­na­ro na­ció en Sao Pau­lo en 1955, en una fa­mi­lia de cla­se me­dia. Se in­cli­nó por la ca­rre­ra mi­li­tar, fue pa­ra­cai­dis­ta y sir­vió en el ejér­ci­to bra­si­le­ño du­ran­te 17 años. No cur­só es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios. Sal­tó a la fa­ma por que­jar­se pú­bli­ca­men­te en me­dios de los ma­los suel­dos que per­ci­bían los mi­li­ta­res a me­dia­dos de los años 80. In­clu­so fue arres­ta­do por de­nun­ciar un plan de los ofi­cia­les pa­ra pro­tes­tar por los ba­jos sa­la­rios me­dian­te la explosión de bom­bas en si­tios

es­tra­té­gi­cos. En 1988 fue elec­to con­ce­jal de São Pau­lo por el Par­ti­do De­mó­cra­ta Cris­tiano, tres años des­pués fue elec­to dipu­tado fe­de­ral por el mis­mo par­ti­do y des­de en­ton­ces, ha si­do le­gis­la­dor seis ve­ces se­gui­das has­ta que con­ten­dió por la pre­si­den­cia.

La tra­yec­to­ria le­gis­la­ti­va de Bol­so­na­ro ha si­do di­ver­sa, pues se ha afi­lia­do al me­nos a nue­ve par­ti­dos; la úni­ca cons­tan­te es que, a lo lar­go de su ca­rre­ra le­gis­la­ti­va, siem­pre ha pre­sen­ta­do una agen­da con­ser­va­do­ra, afín a la jun­ta mi­li­tar que go­ber­nó de 1964 a 1984. In­clu­so, una de sus declaraciones más con­tro­ver­ti­das fue a fa­vor de la tor­tu­ra.

Na­cio­na­lis­ta a ul­tran­za, es li­be­ral en lo eco­nó­mi­co, pre­sen­ta un discurso pa­ra­rre­li­gio­so —has­ta en el nom­bre: se lla­ma ¡Jair Mes­sias!— de ti­po me­siá­ni­co; ver­da­de­ra­men­te cree que su mi­sión es sa­car a Bra­sil del ho­yo de co­rrup­ción en que lo de­ja­ron los co­mu­nis­tas.

Pa­re­ce que no se en­te­ra que el co­mu­nis­mo to­da­vía no lle­ga y que el so­cia­lis­mo real ca­yó en 1989. No só­lo odia al co­mu­nis­mo: de­tes­ta a cual­quier cla­se de iz­quier­da, a las mi­no­rías se­xua­les, a los ne­gros, a los in­dí­ge­nas y to­do lo que no sea “nor­mal” se­gún su per­cep­ción.

Se­gu­ro de­be ser nor­mal ca­sar­se tres ve­ces, lo mis­mo que ha­cer comentarios mi­só­gi­nos… Pe­ro lo más gra­ve, qui­zá, es que Bol­so­na­ro es­tá a fa­vor de mo­cio­nes que tras­gre­den el res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad, su prin­ci­pal pro­pues­ta de cam­pa­ña. Pro­pu­so en al­gún mo­men­to ins­tau­rar la tor­tu­ra pa­ra los de­li­tos de se­cues­tro y trá­fi­co de dro­gas y even­tual­men­te, la pe­na de muer­te, lo cual aho­ra nie­ga.

Bol­so­na­ro es una ré­pli­ca de Trump pe­ro en pau­lis­ta… Has­ta en lo po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos se pa­re­cen.

Lo mis­te­rio­so es que si el mun­do re­pu­dia a Trump, y ya se sa­be qué pa­sa cuan­do se exa­cer­ba el na­cio­na­lis­mo y la xe­no­fo­bia, ¿por qué los bra­si­le­ños vo­ta­ron en se­gun­da vuel­ta a fa­vor de Bol­so­na­ro? En prin­ci­pio, ha­bría que de­cir que los bra­si­le­ños, co­mo los me­xi­ca­nos, es­tán har­tos de la co­rrup­ción gu­ber­na­men­tal y que se com­pro­ba­ron di­ver­sos ac­tos de co­rrup­ción, ma­yor o menor, efec­tua­dos ba­jo los go­bier­nos de Lu­la da Sil­va y de Dil­ma Rous­seff.

Otro pun­to es que la in­se­gu­ri­dad en Bra­sil es tam­bién un pro­ble­ma que aso­la a la po­bla­ción. Ro­bos a mano ar­ma­da, se­cues­tros, trá­fi­co de per­so­nas, nar­co­trá­fi­co, lo mis­mo que se ve aquí pe­ro en un te­rri­to­rio cua­tro ve­ces ma­yor y con di­fe­ren­cias más agu­das, son el pan nues­tro de ca­da día.

Por eso Bol­so­na­ro re­sul­tó un can­di­da­to pre­si­den­cial tan atrac­ti­vo, in­clu­so pa­ra ni­chos po­bla­cio­na­les a los cua­les el hoy pre­si­den­te elec­to de Bra­sil agre­dió ver­bal­men­te, co­mo mu­je­res, in­dí­ge­nas, ho­mo­se­xua­les y afro­des­cen­dien­tes. Mu­chas de esas per­so­nas se­ña­lan que no vo­ta­ron por él por cues­tio­nes ideológicas, sino por qué tie­ne muy cla­ro qué ha­cer pa­ra com­ba­tir la de­lin­cuen­cia, pa­ra am­pliar los sis­te­mas de sa­lud y se­gu­ri­dad so­cia­les, pa­ra per­mi­tir la por­ta­ción de ar­mas pa­ra la le­gí­ti­ma de­fen­sa, pa­ra evi­tar que la edu­ca­ción se­xual en las es­cue­las pri­ma­rias pro­mue­va los va­lo­res gays, pa­ra im­po­ner ma­yo­res sanciones a los de­li­tos de abu­so se­xual en con­tra de mu­je­res, re­du­cir la deu­da pú­bli­ca y las ta­sas de in­te­rés, en­tre otras co­sas. Bol­so­na­ro pre­sen­tó un ca­tá­lo­go de pro­pues­tas de sen­ti­do co­mún que re­sul­ta­ron muy atrac­ti­vas pa­ra el elec­to­ra­do blan­co, mas­cu­lino y de cla­se al­ta, pe­ro tam­bién pa­ra cier­tos sec­to­res que su­pues­ta­men­te ten­drían que ha­ber si­do fa­vo­re­ci­dos por la iz­quier­da. Hay una cons­tan­te en­tre es­tos gru­pos y es que per­ci­ben que el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res —el de Lu­la— co­mo or­ga­ni­za­ción es­tá in­te­gra­da por hi­pó­cri­tas po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­tos, que di­cen ser de iz­quier­da y se pa­sean con re­lo­jes de lu­jo y ro­pa de mar­ca; que di­cen ser igua­li­ta­rios y en el fon­do son su­ma­men­te ra­cis­tas, ho­mo­fó­bi­cos y co­rrup­tos.

El ca­so es que Bra­sil en­tra a la lis­ta de paí­ses con go­bier­nos ul­tra­na­cio­na­lis­tas, en don­de no só­lo hu­bo una al­ter­nan­cia de par­ti­dos en el po­der, sino que hu­bo un cam­bio de 180 gra­dos. Mé­xi­co cum­ple la pri­me­ra pre­mi­sa, la se­gun­da no, pe­ro no por ello el discurso lo­pe­zo­bra­do­ris­ta es me­nos es­tri­den­te. Se tra­ta de un po­pu­lis­mo dis­tin­to.

Fo­to: afp

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.