Fue un vo­to vis­ce­ral

Hay una po­la­ri­za­ción so­cial en ese país que in­clu­so se pue­de apre­ciar de ma­ne­ra geo­grá­fi­ca, ex­po­ne el in­ves­ti­ga­dor de la UNAM

El Economista (México) - Los Políticos - - ALTERNANCIA EN BRASIL - Por Die­go Ba­di­llo die­go.ba­di­llo@ele­co­no­mis­ta.mx

La elec­ción del ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro co­mo pre­si­den­te de Bra­sil va a traer re­per­cu­sio­nes no só­lo pa­ra Amé­ri­ca la­ti­na, sino pa­ra to­do el mun­do, ase­ve­ró el aca­dé­mi­co Ma­rio Oje­da Revah.

En en­tre­vis­ta di­jo que las re­per­cu­sio­nes de la for­ma de go­ber­nar del pró­xi­mo man­da­ta­rio bra­si­le­ño pue­den ser de or­den mun­dial, pues es­ta­rá al fren­te de la oc­ta­va eco­no­mía mun­dial, el quin­to país más gran­de del mun­do con más de ocho mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos y el quin­to más po­bla­do.

Ade­más, se tra­ta de un im­por­tan­te pro­duc­tor de ma­te­rias pri­mas y re­pre­sen­ta una im­por­tan­te re­ser­va hí­dri­ca y de oxí­geno pa­ra el pla­ne­ta.

Di­jo que es una po­ten­cia eco­nó­mi­ca que vie­ne sa­lien­do de un pe­rio­do di­fí­cil.

El aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes His­tó­ri­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co ex­pu­so que el triun­fo de Jair Bol­so­na­ro en la dispu­ta por la pre­si­den­cia de Bra­sil se ex­pli­ca por la es­tre­pi­to­sa caí­da de la eco­no­mía bra­si­le­ña, des­pués de un pe­rio­do de bo­nan­za que se sus­ten­tó prin­ci­pal­men­te por el co­mer­cio de ma­te­rias pri­mas en una épo­ca don­de apa­ren­te­men­te era in­sa­cia­ble la de­man­da chi­na de esos pro­duc­tos.

Re­cor­dó que Bra­sil tu­vo un pe­rio­do de cre­ci­mien­to es­pec­ta­cu­lar de 7% anual que coin­ci­dió con la épo­ca en que el pre­si­den­te Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va es­ta­ba en el po­der y le per­mi­tió di­se­ñar e im­ple­men­tar pro­gra­mas so­cia­les que sa­ca­ron a un nú­me­ro im­por­tan­te de bra­si­le­ños de la mi­se­ria e hi­cie­ron in­gre­sar a la cla­se me­dia a mu­chas fa­mi­lias que es­ta­ban en si­tua­ción de po­bre­za.

Lo ma­lo, aña­dió, es que esa bo­nan­za eco­nó­mi­ca es­ta­ba an­cla­da en ba­ses muy en­de­bles por­que a la pri­me­ra os­ci­la­ción a la ba­ja de los com­mo­di­ties “se vino aba­jo el cas­ti­llo de nai­pes”.

Ade­más, otro fac­tor que ex­pli­ca la reac­ción del elec­to­ra­do, indicó, son los su­ce­si­vos es­cán­da­los de co­rrup­ción que in­vo­lu­cra­ron al go­bierno y a al con­jun­to de la cla­se po­lí­ti­ca de Bra­sil, prin­ci­pal­men­te al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res del expresidente Lu­la, indicó.

En re­su­men, di­jo que los bra­si­le­ños ejer­cie­ron un vo­to de cas­ti­go pa­ra ex­pre­sar su des­con­ten­to por la co­rrup­ción, los du­ros tiem­pos eco­nó­mi­cos y la in­se­gu­ri­dad. Es más, di­jo que fue un vo­to vis­ce­ral.

Fue una ex­pre­sión con­tra lo que se per­ci­be co­mo el es­ta­blish­ment; un vo­to an­ti­sis­te­ma.

ES UNA SO­CIE­DAD PO­LA­RI­ZA­DA

El in­ves­ti­ga­dor de la UNAM di­jo que hay una po­la­ri­za­ción so­cial en ese país que in­clu­so se pue­de apre­ciar de ma­ne­ra geo­grá­fi­ca: hay un su­r­es­te bra­si­le­ño blan­co, ra­cis­ta, cla­sis­ta que es­tá en con­tra de las po­lí­ti­cas so­cia­les apli­ca­das por los regímenes de Lu­la y Dil­ma Rous­seff y un no­res­te que es el que ha si­do be­ne­fi­cia­do de es­tas po­lí­ti­cas pú­bli­cas de cor­te so­cial don­de fun­cio­na­ron pro­gra­mas co­mo Bol­sa Fa­mi­lia y que es don­de se en­cuen­tran tam­bién las clien­te­las del PT.

Al mis­mo tiem­po hay una po­la­ri­za­ción de cla­se, don­de por un la­do es­tán las cla­ses blan­cas aco­mo­da­das y del otro las et­nias, agre­gó.

Y en­tre ese pa­no­ra­ma de po­la­ri­za­ción, se en­cuen­tran los ho­mó­fo­bos, los mi­só­gi­nos, co­mo el pre­si­den­te elec­to, que con un discurso po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to que hi­zo sen­ti­do a uno de los dos po­los de la po­bla­ción bra­si­le­ña.

En­ton­ces, una vez con­su­ma­do el triun­fo de Bol­so­na­ro, una de las preo­cu­pa­cio­nes des­de afue­ra del país es qué va a ha­cer en cuan­to a te­mas am­bien­ta­les por­que se sa­be que tie­ne in­ten­ción de con­fis­car re­ser­vas de tie­rra (que fun­cio­nan co­mo amor­ti­gua­mien­to eco­ló­gi­co) pa­ra de­di­car­las a la agri­cul­tu­ra y ganadería con los im­pac­tos ne­ga­ti­vos que po­dría ge­ne­rar en el me­dio am­bien­te.

Por otra par­te, se ob­ser­va con preo­cu­pa­ción una po­si­ble alianza con Trump pa­ra de­rro­car al pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro.

Ex­pli­có que la preo­cu­pa­ción sur­ge de las declaraciones de Trump, quien alar­deó que es­ta­ble­ce­ría una alianza mi­li­tar con Bra­sil. De con­cre­tar­se al­go así, ge­ne­ra­ría una si­tua­ción de pre­sión e ines­ta­bi­li­dad en la re­gión.

Va a ha­ber re­per­cu­sio­nes no só­lo pa­ra nues­tro país, sino pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.